Pro­teí­nas: vi­ta­les, pe­ro con me­di­da

Su con­su­mo en ex­ce­so du­ran­te la ni­ñez pue­de traer com­pli­ca­cio­nes a lar­go pla­zo.

Mamá joven - - CONTENIDO - Por Ma­ría Ya­nory Oban­do

Brin­dar a su be­bé una die­ta ba­lan­cea­da des­de los pri­me­ros años es muy im­por­tan­te pa­ra que dis­fru­te de una vi­da sa­lu­da­ble. Has­ta los 6 me­ses de edad, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) ha re­co­men­da­do que la úni­ca ali­men­ta­ción que de­be re­ci­bir es la le­che ma­ter­na, pues ob­tie­ne de ella to­do lo que re­quie­re pa­ra su ade­cua­do desa­rro­llo. ¡No ne­ce­si­ta na­da más! Sin em­bar­go, con­for­me va cre­cien­do, su co­mi­di­ta de­be ir com­ple­men­tán­do­se, pau­la­ti­na­men­te, a par­tir del sex­to mes, con to­dos los gru­pos de ali­men­tos pa­ra ga­ran­ti­zar que ob­ten­ga las vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y otros nu­trien­tes esen­cia­les que su cuer­po de­man­da pa­ra que to­do mar­che bien.

Las pro­teí­nas son ma­cro­nu­trien­tes esen­cia­les pa­ra él y pa­ra to­dos los se­res hu­ma­nos, a cual­quier edad. Se en­car­gan del cre­ci­mien­to, re­pa­ra­ción de te­ji­dos y, en ge­ne­ral, ga­ran­ti­zan el buen fun­cio­na­mien­to de to­do el cuer­po. Su in­ges­ta de­be man­te­ner­se cons­tan­te en to­das las eta­pas de la vi­da: des­de el vien­tre ma­terno has­ta la ve­jez. Du­ran­te el em­ba­ra­zo, la ma­dre le brin­da a su hi­jo(a) la can­ti­dad ne­ce­sa­ria pa­ra su desa­rro­llo a tra­vés del cor­dón um­bi­li­cal. Pos­te­rior­men­te, la re­ci­be a tra­vés de la le­che ma­ter­na y de los ali­men­tos.

Son los com­po­nen­tes más abun­dan­tes en el cuer­po, des­pués del agua. Y en los lac­tan­tes, tie­nen un pa­pel esen­cial en el desa­rro­llo de los múscu­los, la for­ma­ción del ce­re­bro, el buen fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y di­ges­ti­vo e in­clu­si­ve ayu­dan a re­du­cir el ries­go de su­frir so­bre­pe­so en el fu­tu­ro.

A pe­sar de ser tan im­por­tan­tes, de­be te­ner cla­ro que su con­su­mo no de­be so­bre­pa­sar la can­ti­dad su­ge­ri­da, se­gún la edad y ta­lla del ni­ño. Un ex­ce­so po­dría de­ri­var en so­bre­pe­so o ge­ne­rar es­trés a ór­ga­nos co­mo el hí­ga­do y los ri­ño­nes, en­car­ga­dos de pro­ce­sar­las.

Pa­ra co­no­cer con exac­ti­tud cuán­ta pro­teí­na de­be su­mi­nis­trar­le, es ne­ce­sa­rio asis­tir a con­sul­ta con el pe­dia­tra, quien le da­rá in­di­ca­cio­nes pre­ci­sas pa­ra vi­gi­lar que los ni­ve­les de ami­noá­ci­dos de la pro­teí­na que su­mi­nis­tra sean los ade­cua­dos y así fa­vo­re­cer un desa­rro­llo y ga­nan­cia de pe­so sa­lu­da­bles.

Es cla­ve ase­so­rar­se con pro­fe­sio­na­les de la sa­lud pa­ra to­mar de­ci­sio­nes in­for­ma­das en cuan­to a la nu­tri­ción de sus hi­jos y fo­men­tar des­de eda­des tem­pra­nas bue­nos há­bi­tos ali­men­ti­cios que les da­rán gran­des beneficios a lo lar­go de sus vi­das.

AVI­SO IM­POR­TAN­TE: LA LE­CHE MA­TER­NA ES EL ME­JOR ALI­MEN­TO PA­RA EL LACTANTE

El ali­men­to com­ple­men­ta­rio NAN® OPTIPRO® 3 Cre­ci­mien­to no es un sus­ti­tu­to de la le­che ma­ter­na sino un ali­men­to es­pe­cial­men­te ade­cua­do pa­ra ni­ños sa­nos a par­tir de los 12 me­ses. Se de­ben se­guir las in­di­ca­cio­nes de hi­gie­ne y pre­pa­ra­ción in­clui­das en la eti­que­ta. Mar­cas re­gis­tra­das usa­das ba­jo li­cen­cia de su ti­tu­lar So­cié­té des Pro­duits Nestlé S.A., Ca­se Pos­ta­le 353, 1800 Ve­vey, Sui­za.

MAN­TE­NER UNA DIE­TA BA­LAN­CEA­DA DES­DE EDA­DES TEM­PRA­NAS TIE­NE GRAN IM­POR­TAN­CIA PA­RA DIS­FRU­TAR DE UNA VI­DA SA­LU­DA­BLE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.