Ex­pre­sio­nes de bur­bu­jas

Exis­ten va­rios ti­pos de co­pas pa­ra con­su­mir vi­nos es­pu­man­tes y de­be­mos apren­der a ele­gir ade­cua­da.

Mamá joven - - CONTENIDO - Por Ji­me­na Ama­ya

Los es­pu­man­tes son aso­cia­dos co­mún­men­te a las ce­le­bra­cio­nes y se cree que de­ben ser siem­pre con­su­mi­dos en co­pa Flau­ta. Es­to es al­go que es­tá cam­bia­do por­que los es­pu­man­tes no son so­lo li­co­res de lu­jo pa­ra brin­dar, sino que sir­ven pa­ra acom­pa­ñar a to­da una ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca o re­la­jar­se en con un cóc­tel al la­do de una pis­ci­na, en va­so cor­to.

Es im­por­tan­te que se­pa que ca­da be­bi­da tie­ne su pro­pia for­ma de ser­vir­se y las ra­zo­nes pa­ra ello. Ex­per­tos de la re­co­no­ci­da ca­sa de Chan­don nos guían en el pro­ce­so y nos cuen­tan so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas de las co­pas y va­sos idea­les pa­ra de­gus­tar un vino es­pu­mo­so, de acuer­do con las pro­pie­da­des de la be­bi­da y la oca­sión.

CO­PA POMPADOUR: PER­FEC­TA PA­RA LAS FIES­TAS

Se­gún la le­yen­da, fue la pri­me­ra co­pa ela­bo­ra­da en por­ce­la­na a fi­na­les del si­glo XVIII, di­se­ña­da úni­ca­men­te pa­ra es­pu­man­tes. Se reali­zó ba­jo en­car­go de Ma­ría An­to­nie­ta, la es­po­sa del rey Luis XVI, to­man­do co­mo mo­de­lo su seno iz­quier­do. Sin em­bar­go, la cul­tu­ra po­pu­lar se en­car­gó rá­pi­da­men­te de atri­buir el mol­de al seno de Ma­da­me de Pompadour, la aman­te del rey, quien dio nom­bre fi­nal a la co­pa. No obs­tan­te, la Taz­za, co­mo se lla­ma­ba en un prin­ci­pio, no se po­pu­la­ri­zó sino has­ta fi­na­les del si­glo XIX.

La co­pa Pompadour se ca­rac­te­ri­za por ser muy abier­ta, lo que per­mi­te dis­fru­tar del es­pu­man­te con ma­yor ra­pi­dez, y li­ge­ra­men­te ce­rra­da por los bor­des, por lo que con­si­gue que su con­te­ni­do se man­ten­ga en su in­te­rior in­clu­so cuan­do la per­so­na la sos­tie­ne en la mano y es­tá en mo­vi­mien­to.

Des­de la dé­ca­da de 1930 has­ta me­dia­dos de los años 70 fue la rei­na de las ce­le­bra­cio­nes por su elegancia y ca­pa­ci­dad pa­ra sos­te­ner me­jor el es­pu­man­te, pe­ro en la ac­tua­li­dad ha per­di­do po­pu­la­ri­dad. Es ideal pa­ra be­ber Chan­don Brut Na­tu­re.

CO­PA FLAU­TA: IDEAL AL PA­RA BRIN­DAR DE UNA CE­LE­BRA­CIÓN.

Es la ver­sión su­pe­rior de la Pompadour y hoy es la más usa­da pa­ra los brin­dis. Por su for­ma, lar­ga y es­tre­cha, lo­gra que el car­bó­ni­co de los es­pu­man­tes no se es­ca­pe con ra­pi­dez y que los aro­mas que­den con­cen­tra­dos, al tiem­po que per­mi­te ver co­mo las bur­bu­jas su­ben has­ta la su­per­fi­cie. Ade­más, pue­de ser sos­te­ni­da sin afec­tar la tem­pe­ra­tu­ra del es­pu­man­te. Es una de las co­pas más an­ti­guas que exis­ten, su ori­gen es ga­lo-ro­mano y es per­fec­ta pa­ra brin­dar con Chan­don Ex­tra Brut.

CO­PA TULIPA: PER­FEC­TA PA­RA ACOM­PA­ÑAR CUAL­QUIER CO­MI­DA CON UN ES­PU­MAN­TE

Es con­si­de­ra­da por los ex­per­tos co­mo la me­jor co­pa pa­ra ser­vir un es­pu­man­te. La ven co­mo una for­ma me­jo­ra­da de la Flau­ta, pe­ro con cur­vas. Gra­cias a su for­ma –an­cha en el cen­tro y li­ge­ra­men­te es­tre­cha en el ex­tre­mo–con­si­gue res­pe­tar la tem­pe­ra­tu­ra del lí­qui­do y evi­ta que el car­bó­ni­co se es­ca­pe, pe­ro ade­más po­see la cur­va­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra que los aro­mas se con­cen­tren, ofre­cien­do una ex­pe­rien­cia ol­fa­ti­va muy su­pe­rior a las an­te­rio­res.

Con es­ta co­pa se pue­de de­gus­tar de un Chan­don Ro­sé y cap­tu­rar sus aro­ma fres­co y se­do­so, con no­tasn de fru­tos ro­jos y flo­ra­les.

VA­SO OLD-FASHIONED O ROCK GLASS: LA ME­JOR OP­CIÓN PA­RA RE­LA­JAR­SE CON UN CÓC­TEL.

Es un va­so pe­que­ño, con po­ca al­tu­ra, pe­ro bas­tan­te an­cho, ideal pa­ra cóc­te­les con hie­lo. Aun­que se em­plea con ma­yor po­pu­la­ri­dad pa­ra ser­vir el fa­mo­so whisky en las ro­cas, tam­bién se pue­de usar pa­ra cual­quier be­bi­da a ba­se de es­pu­man­te con hie­lo, co­mo un Chan­don Dé­li­ce con pe­pino o al­baha­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.