El ar­te del bon­sai

Mamá joven - - CONTENIDO - Por Ca­los Lach­ner, ge­ren­te de Ur­bio Lands­ca­pe De­sign

Más que ar­bo­li­tos en una ma­ce­ta, los bon­sáis son sím­bo­los de una cul­tu­ra mi­le­na­ria, con un cla­ro objetivo fi­nal: crear re­pre­sen­ta­cio­nes en mi­nia­tu­ra de la na­tu­ra­le­za.

Con­lle­van mu­cho tra­ba­jo, de­di­ca­ción y re­sul­ta­dos que de­man­dan pa­cien­cia. El com­pro­mi­so na­ce des­de el ins­tan­te que nos ha­ce­mos car­go de un ser vi­vien­te que, con el pa­sar de los años, po­dría con­ver­tir­se en una pe­que­ña obra de ar­te.

Téc­ni­cas bá­si­cas de man­te­ni­mien­to y cui­da­dos ge­ne­ra­les

• Ma­ce­tas de en­tre­na­mien­to: Se usan al prin­ci­pio. Son de ma­yor ta­ma­ño y pro­fun­di­dad que en las lue­go se con­ser­va­rá el bon­sái. Per­mi­ten ace­le­rar el cre­ci­mien­to y, prin­ci­pal­men­te, au­men­tar el gro­sor de su tron­co.

• Po­da de ra­mas: Se uti­li­za pa­ra mo­de­lar y dar­le for­ma al bon­sái, al igual que pa­ra au­men­tar su ra­mi­fi­ca­ción.

• Alam­bra­do, pesas y ten­so­res: To­dos se uti­li­zan pa­ra mo­di­fi­car la for­ma de cre­ci­mien­to ha­bi­tual del bon­sái y po­der co­rre­gir cual­quier im­per­fec­ción en la for­ma de sus ra­mas o tron­co.

• Po­da de raí­ces: Es una téc­ni­ca pa­ra el man­te­ni­mien­to pe­rió­di­co que per­mi­te es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to de raí­ces nue­vas y re­no­var su ca­pa­ci­dad pa­ra ab­sor­ber agua y nu­trien­tes.

• De­fo­lia­ción: Es la po­da es­tra­té­gi­ca de las ho­jas pa­ra re­du­cir po­co a po­co el ta­ma­ño de las nue­vas y así lo­grar una me­jor pro­por­ción es­té­ti­ca.

• Luz: Al ser ár­bo­les, la ma­yo­ría de los bon­sái ne­ce­si­tan bas­tan­te ex­po­si­ción di­rec­ta al sol, es­pe­cial­men­te si dan

LA PA­LA­BRA BON­SAI SIG­NI­FI­CA “ÁR­BOL SEM­BRA­DO EN UN RE­CI­PIEN­TE DE PO­CA PRO­FUN­DI­DAD”.

flo­ra­ción o fru­tos. Hay al­gu­nas va­rie­da­des que po­drían so­bre­vi­vir en in­te­rio­res, cer­ca de al­gu­na ven­ta­na o en la te­rra­za, sin em­bar­go, lo re­co­men­da­do es sa­car­los a re­ci­bir luz y ven­ti­la­ción va­rias ve­ces a la se­ma­na.

• Rie­go: La can­ti­dad de rie­go ne­ce­sa­rio pa­ra ca­da ár­bol depende del sus­tra­to en el que ha­ya si­do sem­bra­do y su ubi­ca­ción –den­tro o fue­ra de la ca­sa–. Si es­tá en pie­dra vol­cá­ni­ca, su rie­go de­be­rá ser dia­rio, mien­tras que si fue sem­bra­do en tie­rra –que tie­ne la ca­pa­ci­dad de re­te­ner agua– pue­de va­riar de una a tres ve­ces por se­ma­na.

• Fer­ti­li­za­ción: ¡Es­ta es cla­ve pa­ra el desa­rro­llo sa­lu­da­ble de un bon­sái! Al te­ner po­cas raí­ces, se le de­be su­mi­nis­trar lo ne­ce­sa­rio pa­ra que ten­ga de don­de ali­men­tar­se. Los fer­ti­li­zan­tes gra­nu­la­res se pue­den co­lo­car una vez ca­da dos o tres me­ses, mien­tras que los li­qui­dos se pue­den apli­car dos ve­ces al mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.