EDI­TO­RIAL

APELE A LAS EMO­CIO­NES Y SE VOL­VE­RÁ INOL­VI­DA­BLE

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Carta Del Editor - Mar­ce­la Ji­mé­nez Edi­to­ra mar­ce­la.ji­me­nez@gru­po­cer­ca.com

En el 2008, cuan­do es­tar en Fa­ce­book no era más im­por­tan­te pa­ra las mar­cas que te­ner un buen es­lo­gan pu­bli­ci­ta­rio, dos jó­ve­nes es­ta­dou­ni­den­ses mar­ca­ron –sin sa­ber­lo– una ten­den­cia que hoy sien­ta las ba­ses de un mar­ke­ting exi­to­so. Aman­tes de Co­ca-co­la, bus­ca­ron el per­fil de la mar­ca en es­ta red so­cial y al per­ca­tar­se que es­te no exis­tía aún, de­ci­die­ron abrir­lo.

La pá­gi­na cre­ció so­la, sin pro­mo­cio­nar­se, sin una es­tra­te­gia mi­llo­na­ria, sin un com­mu­nity ma­na­ger de­trás. Na­ció de sus se­gui­do­res y se ali­men­tó por mu­cho tiem­po de quie­nes real­men­te ama­ban la mar­ca. Hoy es el se­gun­do per­fil ofi­cial más se­gui­do en Fa­ce­book, so­lo su­pe­ra­do por el de Ba­rack Oba­ma.

Aun­que el de Co­ca-co­la pa­só a ma­nos de la com­pa­ñía un tiem­po des­pués, el he­cho de ser crea­do por sus pro­pios se­gui­do­res re­fle­ja la cer­ca­nía que tie­ne la mar­ca con el con­su­mi­dor, sin im­por­tar la ge­ne­ra­ción a la que per­te­nez­ca.

Lo cier­to es que es­ta­mos en una era don­de es im­per­do­na­ble no en­ten­der el idio­ma en el que los con­su­mi­do­res ha­blan, y hoy es­te idio­ma es sin du­da digital. Si en el 2008 Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be su­ma­ban so­lo 374,000 usua­rios en Fa­ce­book, pa­ra el 2015 la co­mu­ni­dad ce­rra­ba en 18.2 mi­llo­nes de per­fi­les re­gio­na­les, se­gún el es­tu­dio ili­fe­belt 2015.

Es cla­ro que el cre­ci­mien­to de los ca­na­les di­gi­ta­les es im­pa­ra­ble, así que si las mar­cas quie­ren so­bre­vi­vir en el tiem­po, de­ben es­cu­char lo que sus se­gui­do­res les de­man­dan en es­te me­dio y so­bre to­do, ge­ne­rar un víncu­lo que va­ya más allá del pro­duc­to que quie­ren ven­der­le.

El úl­ti­mo ran­king de las mar­cas más re­cor­da­das en la re­gión, rea­li­za­do por Mer­ca­dos & Ten­den­cias y Dich­ter & Nei­ra, lo com­prue­ba. Las mar­cas que no se bo­rran con el tiem­po son aque­llas que se preo­cu­pan por desa­rro­llar una co­ne­xión emo­cio­nal con sus se­gui­do­res, que se in­ser­tan en sus vi­das y aca­pa­ran lo más ín­ti­mo de su co­ti­dia­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.