La exa­ge­ra­da pro­mo­ción de im­pues­tos en EE.UU.

Sea cual sea el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos, una pro­pues­ta que pro­ba­ble­men­te con­ti­nua­rá con vi­da es la in­tro­duc­ción de un im­pues­to a las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras (ITF).

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Contenido - KEN­NETH RO­GOFF Ex eco­no­mis­ta je­fe del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), y pro­fe­sor de Eco­no­mía y Po­lí­ti­ca Pú­bli­ca en la Uni­ver­si­dad de Har­vard.

Por Ken­neth Ro­goff Ex eco­no­mis­ta je­fe del FMI y pro­fe­sor de Eco­no­mía y Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas en la Uni­ver­si­dad de Har­vard.

CAM­BRID­GE – Si bien de nin­gu­na for­ma es una idea alo­ca­da, un ITF no lle­ga a ser la pa­na­cea que sus de­fen­so­res de la iz­quier­da du­ra sos­tie­nen que es. Sin du­da, es un sus­ti­tu­to deficiente de una re­for­ma fis­cal pro­fun­da des­ti­na­da a lo­grar que el sis­te­ma sea más sim­ple, más trans­pa­ren­te y más pro­gre­si­vo.

A me­di­da que en­ve­je­ce la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se y la de­sigual­dad den­tro del país em­peo­ra, y si se su­po­ne que las tasas de in­te­rés so­bre la deu­da na­cio­nal au­men­ta­rán con el tiem­po, los im­pues­tos de­be­rán su­bir, ur­gen­te­men­te pa­ra los ri­cos, pe­ro tam­bién al­gún día pa­ra la cla­se me­dia. No hay una va­ri­ta má­gi­ca, y la idea po­lí­ti­ca­men­te con­ve­nien­te de un im­pues-

to “Ro­bin Hood” a las transac­cio­nes en bol­sa es­tá sien­do pro­mo­cio­na­do de ma­ne­ra exa­ge­ra­da.

Es cier­to, un nú­me­ro de paí­ses avan­za­dos ya re­cu­rre a un ti­po u otro de im­pues­tos a las transac­cio­nes (ITF). El Reino Uni­do ha te­ni­do un “im­pues­to de se­llo” a la ven­ta de ac­cio­nes du­ran­te si­glos, y EE.UU. tu­vo uno des­de el año 1914 has­ta el 1964. La Unión Eu­ro­pea con­si­de­ra en sus me­sas de tra­ba­jo un plan po­lé­mi­co que gra­va­ría una ga­ma mu­cho más am­plia de transac­cio­nes.

La cam­pa­ña pre­si­den­cial del se­na­dor es­ta­dou­ni­den­se Ber­nie San­ders, que do­mi­na el de­ba­te in­te­lec­tual en el Par­ti­do De­mó­cra­ta, abo­gó a fa­vor de un im­pues­to de ba­se am­plia que abar­ca ac­cio­nes, bo­nos e ins­tru­men­tos de­ri­va­dos (que in­clu­yen una am­plia ga­ma de ins­tru­men­tos más com­ple­jos, ta­les co­mo las op­cio­nes y los swaps). El ar­gu­men­to que se es­gri­me es que un im­pues­to de es­te ti­po ayu­da­rá a re­pri­mir las fuer­zas que con­du­je­ron a la cri­sis fi­nan­cie­ra, re­cau­da­rá una can­ti­dad su­rrea­lis­ta de in­gre­sos pa­ra pa­gar por cau­sas pro­gre­sis­tas, y ape­nas afec­ta­rá a los con­tri­bu­yen­tes de cla­se me­dia.

Has­ta el mo­men­to, Hi­llary Clin­ton, la can­di­da­ta de­mó­cra­ta, ha adop­ta­do una ver­sión más es­tre­cha que ten­dría co­mo ob­je­ti­vo prin­ci­pal­men­te los co­rre­do­res de bol­sa de al­ta fre­cuen­cia, quie­nes dan cuen­ta de un gran por­cen­ta­je de to­das las transac­cio­nes de ac­cio­nes, y cu­ya con­tri­bu­ción al bie­nes­tar so­cial es dis­cu­ti­ble.

Clin­ton, sin em­bar­go, bien pue­de des­pla­zar­se más cer­ca de la po­si­ción de San­ders con el tiem­po, tal co­mo lo ha he­cho en otros asun­tos. Do­nald Trump, el can­di­da­to re­pu­bli­cano, aún no ha ar­ti­cu­la­do una po­si­ción cohe­ren­te so­bre el te­ma, pe­ro sus pun­tos de vis­ta a me­nu­do lle­gan a ser no­ta­ble­men­te si­mi­la­res a los de San­ders.

La idea de gra­var las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras se re­mon­ta a John May­nard Key­nes en la dé­ca­da de 1930 y fue con­si­de­ra­da por el pro­fe­sor de Ya­le y pre­mio No­bel Ja­mes To­bin en la dé­ca­da de 1970.

La­men­ta­ble­men­te, es­ta ló­gi­ca no se man­tu­vo par­ti­cu­lar­men­te bien, ni en teo­ría ni en la prác­ti­ca. La idea que es­tá es­pe­cial­men­te equi­vo­ca­da es la que in­di­ca que los ITF hu­bie­ran so­se­ga­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el acre­cen­ta­mien­to de la cri­sis fi­nan­cie­ra del año 2008. Si­glos de ex­pe­rien­cia res­pec­to a cri­sis fi­nan­cie­ras, in­clu­so en paí­ses con im­pues­tos a las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras, in­si­núan fuer­te­men­te lo con­tra­rio.

Lo que real­men­te se ne­ce­si­ta es una me­jor re­gu­la­ción de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. La pro­fun­da­men­te im­per­fec­ta y difícil de ma­ne­jar ley Dodd Frank de 2010, con sus mi­les de pá­gi­nas de dis­po­si­cio­nes, es una me­di­da pro­vi­sio­nal; po­cas per­so­nas se­rias la ven co­mo una so­lu­ción a lar­go pla­zo. Es real­men­te una me­jor idea for­zar a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras a emi­tir mu­cho más ca­pi­tal (ac­cio­nes), tal co­mo Anat Ad­ma­ti de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford pro­pu­so.

Cuan­to se obli­ga a más ban­cos a eva­luar los ries­gos so­bre la ba­se de las pér­di­das de los ac­cio­nis­tas, en lu­gar de eva­luar­los en ba­se a los res­ca­tes del go­bierno, el sis­te­ma es­ta­rá más se­gu­ro.

El pro­ble­ma fun­da­men­tal con los ITF es que son dis­tor­sio­nan­tes; por ejem­plo, al re­du­cir los pre­cios de las ac­cio­nes, los ITF ha­cen que cap­tar ca­pi­tal sea más ca­ro pa­ra las em­pre­sas. Es cier­to que to­dos los im­pues­tos son dis­tor­sio­nan­tes, y es cier­to que el go­bierno tie­ne que re­cau­dar di­ne­ro de al­gu­na ma­ne­ra. Sin em­bar­go, los eco­no­mis­tas ven a los ITF co­mo un te­ma es­pe­cial­men­te pro­ble­má­ti­co por­que dis­tor­sio­nan la ac­ti­vi­dad de in­ter­me­dia­ción, lo que am­pli­fi­ca sus efec­tos. Un im­pues­to mo­des­to que se di­rec­cio­na de ma­ne­ra es­tre­cha, tal co­mo ocu­rre con el im­pues­to ITF en el Reino Uni­do, no pa­re­ce cau­sar mu­cho da­ño; pe­ro, la can­ti­dad de in­gre­sos que ge­ne­ra es mo­des­ta.

Si se desea ob­te­ner ma­yo­res in­gre­sos, se tie­ne que lan­zar la red de re­cau­da­ción so­bre un ám­bi­to más am­plio. Es por es­ta ra­zón que el plan de San­ders cu­bre los ins­tru­men­tos de­ri­va­dos que elu­di­rían los ITF. Sin em­bar­go, ex­ten­der el im­pues­to a los ins­tru­men­tos de­ri­va­dos es un te­ma com­pli­ca­do, de­bi­do a que su com­ple­ji­dad ha­ce que sea difícil de­fi­nir con pre­ci­sión lo que se de­be gra­var.

Sin du­da, es difícil de­ter­mi­nar si las des­pro­por­cio­na­das es­ti­ma­cio­nes de in­gre­sos de la cam­pa­ña de San­ders po­drían lle­gar a con­cre­tar­se; mu­chos es­tu­dios su­gie­ren lo con­tra­rio. San­ders in­di­ca que EE.UU. pue­de re­cau­dar más de cin­co ve­ces la can­ti­dad que re­cau­da el Reino Uni­do me­dian­te sus im­pues­tos es­tre­cha­men­te di­rec­cio­na­dos – una can­ti­dad equi­va­len­te a más del 10% de los in­gre­sos pro­ve­nien­tes del im­pues­to so­bre la ren­ta de las per­so­nas.

EE.UU. ne­ce­si­ta de­ses­pe­ra­da­men­te una re­for­ma fis­cal in­te­gral, lo ideal se­ría un im­pues­to pro­gre­si­vo so­bre el con­su­mo. En cual­quier ca­so, un ITF di­se­ña­do de ma­ne­ra apro­pia­da pue­de lle­gar a ser so­la­men­te una pe­que­ña par­te de una es­tra­te­gia mu­cho más gran­de, ya sea una es­tra­te­gia res­pec­to a la re­for­ma del sis­te­ma de im­pues­tos o una re­la­ti­va a la re­gu­la­ción de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros.

Tra­duc­ció­na­les­pa­ñol­po­rro­cíol.ba­rrien­tos. Copy­right:pro­jec­tsyn­di­ca­te,2016 www.pro­ject-syn­di­ca­te.org

Con­for­me se obli­gue a más ban­cos a eva­luar los ries­gos so­bre la ba­se de las pér­di­das de los ac­cio­nis­tas, en lu­gar de eva­luar­los en ba­se a los res­ca­tes del go­bierno, el sis­te­ma es­ta­rá más se­gu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.