Los dos erro­res his­tó­ri­cos del Reino Uni­do

Pri­me­ro un re­fe­rén­dum y lue­go un in­for­me, po­nen en ja­que al Reino Uni­do y su fu­tu­ro co­mo na­ción.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Opinión - DA­NIEL PA­NE­DAS Vi­ce­pre­si­den­te de Gru­po Cer­ca

El in­for­me Chil­cot, en­car­ga­do por Gor­don Brown en 2009 pa­ra es­cla­re­cer las ra­zo­nes que lle­va­ron al Reino Uni­do a en­trar en la gue­rra de Irak, fue pen­sa­do más co­mo una re­vi­sión his­tó­ri­ca que co­mo un re­par­to de cul­pas; sin em­bar­go, inevi­ta­ble­men­te, la con­fir­ma­ción de to­do lo que ya se sa­bía, des­tro­zó lo que que­da­ba de la ima­gen de Tony Blair.

Y es que la ac­tua­ción del entonces Pri­mer Mi­nis­tro fue com­pla­cien­te con los de­seos de Geor­ge Bush. Am­bos acom­pa­ña­ron y va­li­da­ron una gue­rra to­tal­men­te in­jus­ti­fi­ca­da pa­ra la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

No ha­bía un pe­li­gro glo­bal in­mi­nen­te. Ja­más se pu­do com­pro­bar que se es­tu­vie­ran pro­du­cien­do y al­ma­ce­nan­do ar­mas de des­truc­ción ma­si­va. Des­pués de tre­ce años y 150,000 muer­tos ci­vi­les, por fin com­pro­ba­mos que no era ne­ce­sa­ria esa gue­rra. Aho­ra bien, es muy sim­ple de­mos­trar la re­la­ción en­tre ese con­flic­to y la ex­pan­sión del te­rro­ris­mo a ni­vel glo­bal. To­do sa­lió mal, y en Reino Uni­do ya exis­te la con­vic­ción de que su par­ti­ci­pa­ción fue un error his­tó­ri­co.

David Ca­me­ron ya es his­to­ria y que­da­rá sig­na­do co­mo el hom­bre que mu­rió tra­tan­do de apa­gar el fue­go que él mis­mo desató. Su apuesta, se­gún él, era se­gu­ra: ofre­ció un re­fe­rén­dum, ne­go­ció con­di­cio­nes es­pe­cia­les con Bru­se­las y con­vo­có la consulta por la per­ma­nen­cia en la Unión Eu­ro­pea, to­do con­ven­ci­do de que se­ría un trá­mi­te.

Pe­ro una cam­pa­ña co­mo es­ta se pue­de sa­lir de con­trol. El opor­tu­nis­ta Nigel Fa­ra­ge, del UKIP (Par­ti­do de la In­de­pen­den­cia de Reino Uni­do), hu­yó ape­nas se dio cuen­ta que ha­bía ga­na­do, sa­bien­do que es im­po­si­ble que se cum­pla lo que pro­me­tió. Michael Go­ve, del par­ti­do Con­ser­va­dor, trai­cio­nó a Bo­ris John­son, aho­ra nue­vo mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, y am­bos que­da­ron fue­ra de ca­rre­ra.

Los la­bo­ris­tas se di­vi­den y Je­remy Corbyn pier­de el li­de­raz­go por su ti­bie­za. Y mien­tras tan­to, los con­ser­va­do­res, en pleno des­con­cier­to, en­cuen­tran en la se­rie­dad de The­re­sa May la al­ter­na­ti­va pa­ra con­du­cir un bar­co que va di­rec­to a la tor­men­ta.

Londres, Es­co­cia e Ir­lan­da del Nor­te vo­ta­ron por que­dar­se den­tro de la Unión, el res­to de In­gla­te­rra y Ga­les por ir­se. Los me­jor edu­ca­dos por que­dar­se. Los jó­ve­nes tam­bién. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, los que más dis­fru­ta­ron los be­ne­fi­cios de per­te­ne­cer a Eu­ro­pa y que no en­ten­die­ron qué se es­ta­ba vo­tan­do fue­ron quie­nes de­ci­die­ron la elec­ción. Con la sa­li­da, no se so­lu­cio­na­rá la in­mi­gra­ción y el país se­rá más dé­bil. Ade­más, afron­ta el ries­go de la de­sin­te­gra­ción, por­que Es­co­cia ya anun­ció abier­ta­men­te su de­seo de per­te­ne­cer a Eu­ro­pa y, a me­diano pla­zo, pue­de plan­tear otro re­fe­rén­dum pa­ra in­de­pen­di­zar­se del Reino Uni­do, es­ta vez con ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de éxi­to.

Es­te po­dría ser un se­gun­do gran error his­tó­ri­co. Es muy pron­to pa­ra sa­car gran­des con­clu­sio­nes y nos lle­va­rá unos años sa­ber­lo, pe­ro es po­si­ble que es­te­mos asis­tien­do al ori­gen de la trans­for­ma­ción de la Gran Bre­ta­ña, en la pe­que­ña In­gla­te­rra.

Con la sa­li­da, no se so­lu­cio­na­rá la in­mi­gra­ción y el país se­rá más dé­bil. Ade­más, afron­ta el ries­go de la de­sin­te­gra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.