¿Cuán­to le co­bra la co­rrup­ción a Cen­troa­mé­ri­ca?

Anual­men­te, la co­rrup­ción le qui­ta a la eco­no­mía mun­dial en­tre US$1.5 y US$2 bi­llo­nes de dó­la­res, se­gún es­ti­ma­cio­nes del FMI. La fac­tu­ra no es aje­na pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca, ¿pe­ro qué ha­ce la re­gión por re­du­cir es­te mal?

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Contenido - Por Ale­jan­dra Or­dó­ñez ale­jan­dra.or­do­nez@gru­po­cer­ca.com

Anual­men­te, es­te mal le qui­ta a la eco­no­mía mun­dial cer­ca de US$2 bi­llo­nes. La fac­tu­ra no es aje­na pa­ra la re­gión.

Gua­te­ma­la vuel­ve a le­van­tar la fren­te un año des­pués de ser des­ta­pa­do an­te sus ojos uno de los ma­yo­res ca­sos de co­rrup­ción en su his­to­ria. En abril del 2015, un país con­mo­cio­na­do ates­ti­gua­ba los re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción en­ca­be­za­da por la Co­mi­sión Con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la (CICIG) y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co (MP), que de­ja­ba al des­cu­bier­to una es­truc­tu­ra de co­rrup­ción que ha­bía to­ma­do el con­trol de las adua­nas pa­ra ge­ne­rar be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos.

¿La sor­pre­sa? La CICIG y el MP impu­taban co­mo los ca­be­ci­llas de di­cha es­truc­tu­ra cri­mi­nal, al entonces pre­si­den­te y vi­ce­pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca, Ot­to Pé­rez Mo­li­na y Ro­xa­na Bal­det­ti Elías.

El ca­so “La Lí­nea” so­lo fue el ini­cio y pron­to el país se vio su­mer­gi­do en una vo­rá­gi­ne de acon­te­ci­mien­tos que in­clu­yó la re­nun­cia del bi­no­mio pre­si­den­cial, su pro­ce­sa­mien­to y en­car­ce­la­mien­to.

Un año des­pués, las in­ves­ti­ga­cio­nes si­guen avan­zan­do y Gua­te­ma­la

“Un sis­te­ma ju­di­cial creí­ble, ade­más de re­du­cir la co­rrup­ción, au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de cum­pli­mien­to de las nor­mas”,

HUM­BER­TO LÓPEZ, DI­REC­TOR DEL BAN­CO MUNDIALPARA CEN­TROA­MÉ­RI­CA.

des­cu­bre el tras­fon­do de una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal que in­vo­lu­cra ex fun­cio­na­rios de go­bierno, jue­ces, per­so­nas, em­pre­sas pri­va­das y en­ti­da­des ban­ca­rias. Así que aho­ra es­tá en ma­nos de los juz­ga­dos re­sol­ver ca­sos co­mo La­go de Ama­titlán, Im­pu­ni­dad y De­frau­da­ción, Re­des, Bu­fe­te de la Im­pu­ni­dad, TCQ, La­va­do y Po­lí­ti­ca, Ne­go­cian­tes de la Sa­lud y Coop­ta­ción del Es­ta­do.

Ade­más, el país se en­fren­ta a la com­pli­ca­da ta­rea de re­cu­pe­rar los más de US$288 mi­llo­nes que has­ta el mo­men­to se con­ta­bi­li­zan co­mo pér­di­da del Es­ta­do por co­rrup­ción, so­lo en el úl­ti­mo año.

Co­mo Gua­te­ma­la, hoy por hoy las so­cie­da­des a ni­vel mun­dial si­guen en­fren­tan­do en la co­rrup­ción un gra­ve obs­tácu­lo pa­ra avan­zar en la con­so­li­da­ción de los sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos. En Cen­troa­mé­ri­ca, la de­bi­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas y fal­ta de cum­pli­mien­to efec­ti­vo de las le­yes vi­gen­tes son dos fac­to­res cla­ves que pro­mue­ven la co­rrup­ción, ase­gu­ra Lu­cia­na Tor­chia­ro, coor­di­na­do­ra re­gio­nal de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal.

“En la re­gión los sis­te­mas de pe­sos y con­tra­pe­sos no siem­pre fun­cio­nan de ma­ne­ra efec­ti­va y los ór­ga­nos de con­trol no cuen­tan con los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra rea­li­zar su tra­ba­jo. Por otro la­do, si bien en to­dos los paí­ses exis­te le­gis­la­ción an­ti­co­rrup­ción, és­tas se vio­lan o no se im­ple­men­tan”, ase­ve­ra.

¿Cuán­to nos cues­ta la co­rrup­ción?

De acuer­do con el in­for­me “La Co­rrup­ción: Sus ca­mi­nos, su im­pac­to en la so­cie­dad y una agen­da pa­ra su eli­mi­na­ción”, ela­bo­ra­do por el Ins­ti­tu­to Cen­troa­me­ri­cano de Es­tu­dios Fis­ca­les (ICE­FI), uno de los de­ba­tes acer­ca del es­tu­dio de la co­rrup­ción gra­vi­ta al­re­de­dor de las me­to­do­lo­gías o fór­mu­las que po­drían ser uti­li­za­das pa­ra es­ti­mar su cos­to eco­nó­mi­co.

Carlos Mel­gar, in­ves­ti­ga­dor de di­cho ins­ti­tu­to, ase­gu­ra que en la prác­ti­ca

La co­rrup­ción es sin du­da el ma­yor obs­tácu­lo pa­ra el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial de un país, se­gún el Ban­co Mun­dial.

re­sul­ta una ta­rea difícil, si no im­po­si­ble, de­ter­mi­nar el cos­to real y exac­to de la co­rrup­ción. En va­rios paí­ses de la re­gión se ha in­ten­ta­do cuan­ti­fi­car ese cos­to eco­nó­mi­co, sin em­bar­go re­sul­ta muy difícil por­que se eva­lúa el te­ma por la vía de la per­cep­ción.

“En Gua­te­ma­la hi­ci­mos un ejer­ci­cio pa­ra cal­cu­lar el cos­to de la co­rrup­ción. Es­ta­ble­ci­mos ru­bros vul­ne­ra­bles den­tro del pre­su­pues­to vi­gen­te en 2015 y lle­ga­mos a la con­clu­sión que apro­xi­ma­da­men­te US$550 mi­llo­nes se pier­den por cau­sa de la co­rrup­ción”, ase­gu­ra.

En Pa­na­má, a fi­na­les de ese mis­mo año, Amado Phi­lip de An­drés, di­rec­tor re­gio­nal de la Ofi­ci­na de las Na­cio­nes Uni­das con­tra el De­li­to, de­ta­lló que un 1% del PIB (unos US$520 mi­llo­nes) se pier­de anual­men­te por cul­pa de es­te fe­nó­meno.

Aun­que sin una ci­fra exac­ta del cos­to eco­nó­mi­co de la co­rrup­ción, la Aso­cia­ción Na­cio­nal de la Em­pre­sa Pri­va­da (ANEP), de El Salvador, in­for­mó que el país po­dría per­der has­ta un 5% de su Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) de­bi­do a la co­rrup­ción y a la in­efi­cien­cia del Es­ta­do.

En Ni­ca­ra­gua la fis­ca­li­za­ción de los bie­nes pú­bli­cos ha re­sul­ta­do muy deficiente, ca­si US$4 mil mi­llo­nes pro­ve­nien­tes de la coope­ra­ción pe­tro­le­ra ve­ne­zo­la­na que han in­gre­sa­do al país des­de que Da­niel Or­te­ga re­tor­nó al po­der en 2007, no han si­do fis­ca­li­za­dos y se des­co­no­ce su des­tino. Así que, ¿cuán­to le cues­ta la co­rrup­ción anual­men­te a Ni­ca­ra­gua? Na­die se atre­ve a cuan­ti­fi­car­la, pues no exis­te evi­den­cia cer­te­ra de­bi­do a la fal­ta fis­ca­li­za­ción con­fia­ble.

Mu­cho más que di­ne­ro

Los efec­tos ne­ga­ti­vos de la co­rrup­ción en los paí­ses de la re­gión van mu­cho más allá que la pér­di­da de los bie­nes eco­nó­mi­cos de los Es­ta­dos. De acuer­do con el Ban­co Mun­dial (BM), la co­rrup­ción es sin du­da el ma­yor obs­tácu­lo pa­ra el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial de un país. Su ejer­ci­cio no so­lo me­nos­ca­ba los re­cur­sos que se ne­ce­si­tan pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de sus ha­bi­tan­tes, sino que tam­bién des­in­cen­ti­va las in­ver­sio­nes y fre­na el desa­rro­llo eco­nó­mi­co. De ahí que exis­ta una co­rre­la­ción po­si­ti­va en­tre el ni­vel de trans­pa­ren­cia de un país y su pues­to en el Ín­di­ce Glo­bal de Com­pe­ti­ti­vi­dad del Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial.

“La co­rrup­ción ale­ja la in­ver­sión ex­tran­je­ra. Los in­ver­sio­nis­tas no quie­ren lle­var sus ca­pi­ta­les a paí­ses don­de hay co­rrup­ción”, ex­pre­sa Ju­lio Cé­sar de la Ro­sa, coor­di­na­dor ge­ne­ral de la Alian­za Do­mi­ni­ca­na con­tra la Co­rrup­ción (ADOCCO).

Hum­ber­to López, Di­rec­tor del BM pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca, ase­gu­ra que la co­rrup­ción es un enemi­go pú­bli­co del desa­rro­llo de la re­gión. Ade­más de ge­ne­rar una enor­me in­jus­ti­cia so­cial, afec­ta as­pec­tos del desa­rro­llo co­mo el in­gre­so per cá­pi­ta, el cre­ci­mien­to

eco­nó­mi­co, la mor­ta­li­dad in­fan­til, la des­nu­tri­ción, la al­fa­be­ti­za­ción, el ac­ce­so a la sa­lud y la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca, en­tre otros.

Tor­chia­ro coin­ci­de y agre­ga que se­gún el FMI el cos­to de la co­rrup­ción en el Trián­gu­lo Nor­te es de US$52 mi­llo­nes, lo que equi­va­le al 68% del PBI anual, por lo que per­pe­túa la po­bre­za y la de­sigual­dad, al dis­mi­nuir la ca­li­dad de los ser­vi­cios pú­bli­cos. “Hoy la­men­ta­ble­men­te la vi­da pre­sen­te y fu­tu­ra de los cen­troa­me­ri­ca­nos y do­mi­ni­ca­nos es­tá con­di­cio­na­da por los al­tos ni­ve­les de co­rrup­ción”, ex­pre­sa.

Pa­ra Man­fre­do Ma­rro­quín, ana­lis­ta po­lí­ti­co y pre­si­den­te de Ac­ción Ciu­da­da­na, la co­rrup­ción ha­ce fra­ca­sar la mi­sión del Es­ta­do de Gua­te­ma­la, el cual na­ció pa­ra cum­plir ob­je­ti­vos co­mo el bien co­mún y la jus­ti­cia so­cial. “Na­da de eso se ha lo­gra­do ma­te­ria­li­zar por la co­rrup­ción. Las ins­ti­tu­cio­nes prác­ti­ca­men­te es­tán en quie­bra en tér­mi­nos de cre­di­bi­li­dad y le­gi­ti­mi­dad, e in­clu­so, fi­nan­cie­ra­men­te ha­blan­do”, ex­pre­só.

Es­te mis­mo pa­no­ra­ma se re­pli­ca en paí­ses co­mo El Salvador, don­de aun­que se han ex­pe­ri­men­ta­do avan­ces, “ha­ce fal­ta mu­cho tra­ba­jo ya que han ha­bi­do mu­chos obs­tácu­los por par­te del Go­bierno”, ase­gu­ra Car­mi­na Cas­tro de Vi­lla­ma­rio­na, in­ves­ti­ga­do­ra de es­tu­dios le­ga­les de la Fun­da­ción Sal­va­do­re­ña pa­ra el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y So­cial (FUSADES).

To­do es cues­tión de vo­lun­tad

El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) cal­cu­la que la co­rrup­ción su­po­ne un cos­to de en­tre US$1.5 bi­llo­nes y US$2 bi­llo­nes al año pa­ra la eco­no­mía mun­dial. Se­gún el FMI, la co­rrup­ción es un fe­nó­meno que da­ña la ca­pa­ci­dad de los Es­ta­dos pa­ra au­men­tar los in­gre­sos y lle­var a ca­bo sus fun­cio­nes bá­si­cas. Ade­más, ase­gu­ra, in­fla los cos­tos en el pro­ce­so de con­tra­ta­ción pú­bli­ca so­ca­van­do la can­ti­dad y la ca­li­dad del gas­to pú­bli­co.

De ahí que en su in­for­me Co­rrup­ción: Cos­tos y Es­tra­te­gias Mi­ti­gan­tes, re­co- mien­de a los paí­ses, en­tre otras co­sas, es­ta­ble­cer nue­vas ins­ti­tu­cio­nes es­pe­cia­li­za­das pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción, así co­mo mar­cos le­ga­les efec­ti­vos y la adop­ción de es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les en lo que a trans­pa­ren­cia fi­nan­cie­ra y fis­cal se re­fie­re.

“El FMI re­co­mien­da áreas don­de se pue­de con­cen­trar la trans­pa­ren­cia y fa­ci­li­ta­ción de los trá­mi­tes, re­gu­la­ción eco­nó­mi­ca y es­ta­do de de­re­cho, pe­ro no da una re­ce­ta úni­ca, sino que se tie­nen que bus­car pla­nes in­te­gra­les que sean im­ple­men­ta­dos de una ma­ne­ra mul­ti­fa­cé­ti­ca”, ase­gu­ra Cas­tro de Vi­lla­ma­rio­na, de FUSADES.

Man­fre­do Ma­rro­quín con­si­de­ra que las re­co­men­da­cio­nes del FMI son opor­tu­nas y po­drían ser apli­ca­bles en Gua­te­ma­la, siem­pre y cuan­do exis­ta la vo­lun­tad po­lí­ti­ca de po­ner­las en prác­ti­ca.

“Con vo­lun­tad to­do es apli­ca­ble, el pro­ble­ma es que en Gua­te­ma­la la vo­lun­tad ha es­ta­do del la­do de ha­cer ne­go­cios y vol­ver­se ri­cos a tra­vés de la ges­tión pú­bli­ca”, di­ce.

Con Ma­rro­quín con­cuer­da De la Ro­sa, de ADOCCO, quien re­sal­ta el da­ño que pro­vo­ca a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na la fal­ta de vo­lun­tad por par­te de los ac­to­res de los pro­ce­sos, quie­nes se “han en­car­ga­do de ven­der la idea de que a la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca se lle­ga pa­ra en­ri­que­cer­se”.

Al res­pec­to, el per­so­ne­ro del Ban­co Mun­dial, opi­na: “En es­te sen­ti­do, creo que es im­por­tan­te re­co­no­cer los es­fuer­zos que Gua­te­ma­la es­tá ha­cien­do pa­ra per­se­guir ju­di­cial­men­te ac­tos de co­rrup­ción. Ten­ga­mos en cuen­ta que un sis­te­ma ju­di­cial creí­ble, ade­más de re­du­cir la co­rrup­ción, au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de cum­pli­mien­to de las nor­mas”, ex­pre­sa.

Es­fuer­zos… ¿A me­dias?

Aun­que los paí­ses de la re­gión han ve­ni­do tra­ba­jan­do en po­lí­ti­cas an­ti­co­rrup­ción, que de al­gu­na for­ma si­guen las re­co­men­da­cio­nes del FMI, aún el avan­ce es tí­mi­do. En Ni­ca­ra­gua por ejem­plo, la efec­ti­vi­dad de la Con­tra­lo-

ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca se en­cuen­tra en te­la de du­da, pues aun­que en abril de es­te año se re­ci­bie­ron 5,099 de­cla­ra­cio­nes de pro­bi­dad, só­lo se ve­ri­fi­ca­ron 471, evi­den­cian­do el rit­mo de avan­ce en es­ta ma­te­ria aun es len­to.

Mien­tras tan­to, en Pa­na­má, Isa­bel May­tín, di­rec­to­ra ge­ne­ral de la Au­to­ri­dad Na­cio­nal de Trans­pa­ren­cia y Ac-

ce­so a la In­for­ma­ción (ANTAI), de­ta­lla que la más re­cien­te ini­cia­ti­va en la que tra­ba­jan es la ela­bo­ra­ción de una Ley An­ti­co­rrup­ción que con­tem­ple te­mas en los que el país ha mos­tra­do re­za­go, así co­mo nor­mas que re­gu­len los con­flic­tos de in­tere­ses, me­di­das de pro­tec­ción pa­ra de­nun­cian­tes y prohi­bi­cio­nes pa­ra las em­pre­sas san­cio-

El cos­to de la co­rrup­ción en el Trián­gu­lo Nor­te de Cen­troa­mé­ri­ca es de US$52 mil mi­llo­nes, lo que equi­va­le al 68% del PBI anual.

na­das por ac­tos de co­rrup­ción en el ex­tran­je­ro.

Por otro la­do, Mar­cos Ro­drí­guez, Se­cre­ta­rio de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na, Trans­pa­ren­cia y An­ti­co­rrup­ción de la Se­cre­ta­ría de Trans­pa­ren­cia y Co­rrup­ción de El Salvador, ase­gu­ra que su país es­tá en­fo­can­do sus es­fuer­zos en el for­ta­le­ci­mien­to del Ins­ti­tu­to de Ac­ce­so a la In­for­ma­ción, “in­cul­cán­do­les a to­dos los or­ga­nis­mos del Es­ta­do el ren­dir cuen­tas a la po­bla­ción ci­vil”.

Sin em­bar­go, mien­tras Ro­drí­guez ase­gu­ra que El Salvador ha avan­za­do mu­cho gra­cias a la crea­ción de la Ley de Ac­ce­so a la In­for­ma­ción Pú­bli­ca y el Ins­ti­tu­to de Ac­ce­so a la In­for­ma­ción, la in­ves­ti­ga­do­ra de FUSADES en­fa­ti­za en que el país ne­ce­si­ta un en­fo­que sis­té­mi­co, ya que fal­tan me­di­das pa­ra in­te­grar las ins­ti­tu­cio­nes y pa­ra ga­ran­ti­zar el ac­ce­so a la in­for­ma­ción. Esa mis­ma fa­len­cia ex­pe­ri­men­tan paí­ses co­mo Hon­du­ras, don­de se­gún Mel­gar, “es­tá el Ins­ti­tu­to de Ac­ce­so a la In­for­ma­ción Pú­bli­ca (IAIP) pe­ro no fun­cio­na co­mo de­be­ría”.

Por otro la­do, Tor­chia­ro re­sal­ta que es fun­da­men­tal que los ciu­da­da­nos tam­bién se in­vo­lu­cren de lleno en la lu­cha an­ti­co­rrup­ción y exi­jan a los go­bier­nos la rendición cla­ra de cuen­tas. Al res­pec­to, el Co­mi­sio­na­do Iván Ve­lás­quez, de la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal Con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la (CICIG), con­clu­ye que “la so­cie­dad tie­ne que unir­se pa­ra erra­di­car la co­rrup­ción. Só­lo a tra­vés de la ac­ción de la so­cie­dad es po­si­ble que ca­sos co­mo los que aho­ra es­ta­mos pre­sen­tan­do no vuel­van a ocu­rrir”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.