La men­ti­ra y el li­de­raz­go

Que los ob­je­ti­vos de los lí­de­res jus­ti­fi­quen al­gu­nas ve­ces una in­sin­ce­ri­dad no im­pli­ca que to­das las men­ti­ras sean igua­les ni que de­ba­mos sus­pen­der el jui­cio mo­ral en esos ca­sos.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Opinión - JO­SEPH S. NYE JR. Pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Har­vard y au­tor de Is the American Cen­tury Over? (¿Ter­mi­nó el si­glo de Es­ta­dos Uni­dos?).

CAM­BRID­GE – Es­ta tem­po­ra­da elec­to­ral, han si­do fre­cuen­tes las acu­sa­cio­nes de des­ho­nes­ti­dad. Du­ran­te el de­ba­te por el “Bre­xit” en Gran Bre­ta­ña, los dos ban­dos se acu­sa­ron mu­tua­men­te de dis­tor­sio­nar la ver­dad. Pe­ro la ra­pi­dez con que el cam­po ven­ce­dor pro Bre­xit co­men­zó a des­de­cir­se de sus pro­me­sas de cam­pa­ña, mien­tras las afir­ma­cio­nes del cam­po per­de­dor re­sul­ta­ban cier­tas, se­ña­la cuál de los dos de­cía las co­sas co­mo son.

En la cam­pa­ña pa­ra la elec­ción pre­si­den­cial de los Es­ta­dos Uni­dos, el vir­tual can­di­da­to re­pu­bli­cano, Do­nald Trump, se re­fi­rió ca­si siem­pre a su com­pe­ti­dor más cer­cano en las pri­ma­rias co­mo “Ted Cruz el men­ti­ro­so”.

Trump tam­po­co deja pa­sar opor­tu­ni­dad de ado­sar­le el ca­li­fi­ca­ti­vo de “des­ho­nes­ta” a Hi­llary Clin­ton, la vir­tual can­di­da­ta de­mó­cra­ta. Cuan­do ha­ce po­co Clin­ton pro­nun­ció un cui­da­do dis­cur­so so­bre po­lí­ti­ca ex­te­rior, Trump di­jo que era “una men­ti­ro­sa de

Trump di­jo mu­chas más fal­se­da­des que cual­quie­ra de sus opo­nen­tes, y un exa­men re­ve­la­ría que la ma­yo­ría (tal vez to­das) fue­ron en in­te­rés pro­pio.

pri­me­ra”. Pe­ro Po­li­tifact, una or­ga­ni­za­ción que se de­di­ca a co­rro­bo­rar lo que di­cen los po­lí­ti­cos, de­ter­mi­nó que eran fal­sas el 60% de las afir­ma­cio­nes de Trump que in­ves­ti­gó des­de el ini­cio de su cam­pa­ña, con­tra un 12% pa­ra Clin­ton.

Al­gu­nos cí­ni­cos no dan im­por­tan­cia a es­tos in­ter­cam­bios en­tre can­di­da­tos; los con­si­de­ran una con­duc­ta tí­pi­ca de po­lí­ti­cos. Pe­ro es­to es un error, ya que im­pli­ca pa­sar por al­to se­rias cues­tio­nes re­la­cio­na­das con el gra­do de ho­nes­ti­dad que es­pe­ra­mos de nues­tros lí­de­res.

Es cier­to que en al­gu­nos ca­sos pre­fe­ri­mos que los po­lí­ti­cos no di­gan to­da la ver­dad. En tiem­po de gue­rra o du­ran­te una ope­ra­ción an­ti­te­rro­ris­ta, el en­ga­ño pue­de ser con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra la vic­to­ria o el éxi­to, que cla­ra­men­te re­dun­dan en nues­tro in­te­rés.

Hay otros ca­sos no tan dra­má­ti­cos pe­ro no me­nos im­por­tan­tes. A ve­ces, los lí­de­res tie­nen ob­je­ti­vos que di­fie­ren de los de gran par­te de sus se­gui­do­res, así que op­tan por en­ga­ñar­los, en vez de re­ve­lar las di­fe­ren­cias. Cuan­do esas men­ti­ras son en in­te­rés pro­pio (pa­ra ocul­tar la co­rrup­ción o com­pla­cer la va­ni­dad del lí­der), la cen­su­ra mo­ral es in­me­dia­ta y ade­cua­da. Pe­ro hay otros lí­de­res que cuan­do tie­nen ob­je­ti­vos di­fe­ren­tes a los de sus se­gui­do­res, ha­cen gran­des es­fuer­zos pa­ra edu­car a los po­si­bles crí­ti­cos y lo­grar que adop­ten otro pun­to de vis­ta.

Sin em­bar­go, a ve­ces no hay tiem­po su­fi­cien­te pa­ra cam­biar el pa­re­cer de los se­gui­do­res, o es­tos es­tán de­ma­sia­do di­vi­di­dos pa­ra lle­gar a un con­sen­so que per­mi­ta sos­te­ner una ac­ción co­lec­ti­va. Su­ce­de entonces que al­gu­nos lí­de­res adop­tan una vi­sión pa­ter­na­lis­ta y los en­ga­ñan en aras de lo que con­si­de­ran un bien ma­yor o a más lar­go pla­zo.

Por ejem­plo, cuan­do Lyn­don B. John­son era je­fe del blo­que ma­yo­ri­ta­rio en el Se­na­do de los Es­ta­dos Uni­dos, en­ga­ñó a sus sim­pa­ti­zan­tes su­re­ños pa­ra lo­grar la apro­ba­ción de la ley de de­re­chos ci­vi­les de 1957. Char­les de Gau­lle no re­ve­ló su es­tra­te­gia pa­ra la in­de­pen­den­cia de Ar­ge­lia cuan­do asu­mió la pre­si­den­cia de Fran­cia en 1958, por­que sa­bía que si lo ha­cía con­de­na­ría el plan al fra­ca­so. John F. Ken­nedy no re­ve­ló a la opi­nión pú­bli­ca que una de las con­di­cio­nes del acuer­do que pu­so fin pa­cí­fi­co a la Cri­sis de los Mi­si­les en 1962 fue la re­ti­ra­da de las ar­mas nu­clea­res es­ta­dou­ni­den­ses en Tur­quía.

Fran­klin D. Roo­se­velt min­tió en re­la­ción con un ata­que ale­mán a un des­truc­tor de Es­ta­dos Uni­dos, pa­ra ven­cer la re­sis­ten­cia ais­la­cio­nis­ta a ayu­dar a Gran Bre­ta­ña an­tes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Y Wins­ton Chur­chill afir­mó que “la ver­dad es tan pre­cio­sa que siem­pre de­be ir pro­te­gi­da por una guar­dia de men­ti­ras”.

Que los ob­je­ti­vos de los lí­de­res jus­ti­fi­quen al­gu­nas ve­ces una in­sin­ce­ri­dad no im­pli­ca que to­das las men­ti­ras sean igua­les ni que de­ba­mos sus­pen­der el jui­cio mo­ral en esos ca­sos. A me­nu­do el en­ga­ño ma­quia­vé­li­co es par­te de una es­tra­te­gia; por ejem­plo, en una ne­go­cia­ción o cuan­do se tra­ta de con­ven­cer a un gru­po de per­so­nas pa­ra que acep­ten ob­je­ti­vos nue­vos. Pe­ro hay que te­ner en cuen­ta la in­ten­ción. Cuan­do el en­ga­ño es por in­te­rés pro­pio, en vez de una es­tra­te­gia pa­ra be­ne­fi­ciar a otros se con­vier­te en un ac­to de ma­ni­pu­la­ción egoís­ta.

Aún ad­mi­tien­do que el en­ga­ño a ve­ces pue­de ser ne­ce­sa­rio, sub­sis­te la du­da de si el ob­je­ti­vo es im­por­tan­te, si no hay otros me­dios pa­ra lo­grar­lo, si hay ries­go de que la men­ti­ra sien­te un pre­ce­den­te o ejem­plo que in­vi­te a otros a ha­cer lo mis­mo, qué da­ño cau­sa­rá a las di­ver­sas víc­ti­mas y si los men­ti­ro­sos de­be­rán res­pon­der por sus men­ti­ras (que más tar­de su con­duc­ta sea des­cu­bier­ta y ha­ya que ex­pli­car­la).

En su li­bro When­pre­si­den­ts­lie, el his­to­ria­dor Eric Al­ter­man con­clu­ye que las men­ti­ras pre­si­den­cia­les “se con­vier­ten inevi­ta­ble­men­te en mons­truos que es­tran­gu­lan a sus crea­do­res”.

Y los pre­si­den­tes pue­den sen­tar ma­los pre­ce­den­tes. La men­ti­ra de Roo­se­velt en 1941 res­pec­to del ata­que ale­mán al des­truc­tor Greer de­jó la puer­ta abier­ta a la des­crip­ción muy ador­na­da con la que en 1964 el pre­si­den­te John­son anun­ció un ata­que nor­viet­na­mi­ta a bu­ques de los Es­ta­dos Uni­dos, lo que con­du­jo a la re­so­lu­ción del Gol­fo de Ton­kin.

A los lí­de­res no les cues­ta na­da con­ven­cer­se de que es­tán di­cien­do una men­ti­ra pia­do­sa por el bien de sus se­gui­do­res, cuan­do so­lo mien­ten por con­ve­nien­cia po­lí­ti­ca o per­so­nal. Por eso es tan im­por­tan­te pa­ra una de­mo­cra­cia exa­mi­nar aten­ta­men­te la na­tu­ra­le­za del cálcu­lo de me­dios y fi­nes que ha­cen los lí­de­res. Pue­de ha­ber ca­sos en que es­ta­re­mos de acuer­do con que un lí­der po­lí­ti­co nos mien­ta, pe­ro de­ben ser los me­nos, y su­je­tos a un cui­da­do­so es­cru­ti­nio. Lo con­tra­rio su­po­ne des­va­lo­ri­zar la mo­ne­da de cam­bio de la de­mo­cra­cia y re­du­cir la ca­li­dad del dis­cur­so po­lí­ti­co.

Por eso los cí­ni­cos se equi­vo­can al des­es­ti­mar la re­tó­ri­ca de Trump co­mo sim­ple co­sa de po­lí­ti­cos. Si Po­li­tifact y otras or­ga­ni­za­cio­nes si­mi­la­res es­tán en lo cier­to, los po­lí­ti­cos no son to­dos igual de men­ti­ro­sos. Trump di­jo mu­chas más fal­se­da­des que cual­quie­ra de sus opo­nen­tes, y un exa­men re­ve­la­ría que la ma­yo­ría (tal vez to­das) fue­ron en in­te­rés pro­pio. Pa­ra pre­ser­var la in­te­gri­dad de la de­mo­cra­cia es im­pres­cin­di­ble una pren­sa in­de­pen­dien­te y ac­ti­va que ve­le por la ver­dad; pe­ro tam­bién un elec­to­ra­do que se opon­ga al ci­nis­mo y a la de­gra­da­ción del dis­cur­so po­lí­ti­co.

Wins­ton Chur­chill afir­mó que “la ver­dad es tan pre­cio­sa que siem­pre de­be ir pro­te­gi­da por una guar­dia de men­ti­ras”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.