Apren­da a es­qui­var las mi­nas le­ga­les

En el ám­bi­to em­pre­sa­rial no exis­te la in­mu­ni­dad to­tal con­tra el pe­li­gro le­gal, pe­ro exis­ten for­mas de dis­mi­nuir­lo. Las pa­la­bras cla­ves son pre­ven­ción y con­trol de da­ños.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Bufetes - OS­CAR CAS­TI­LLO, di­rec­tor de la es­cue­la de De­re­cho de la UPOLI RAÚL LEZ­CANO, es­pe­cia­lis­ta en ries­go in­for­má­ti­co

El mun­do en­te­ro su­cum­bió a las re­ve­la­cio­nes de Ed­ward Sno­wen, en su mo­men­to ad­mi­nis­tra­dor de sis­te­mas de la fir­ma Booz Allen Ha­mil­ton, quien fil­tró in­for­ma­ción so­bre los pro­gra­mas de es­pio­na­je de la Agen­cia Cen­tral de In­te­li­gen­cia (CIA por sus si­glas en in­glés).

Snow­den te­nía ac­ce­so com­ple­to, co­mo em­plea­do de uno de los con­tra­tis­tas ex­ter­nos del go­bierno nor­te­ame­ri­cano, a to­da la in­for­ma­ción de vi­gi­lan­cia que re­co­pi­la­ba y guar­da­ba la Agen­cia de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, que lue­go fil­tró a los me­dios en una cru­za­da por de­fen­der el de­re­cho a la pri­va­ci­dad de los nor­te­ame­ri­ca­nos.

El CEO de la fir­ma en aquel entonces, Ralph Sh­ra­der, es­ta­ba sen­ta­do en la sa­la de su ca­sa un do­min­go por la tar­de cuan­do vio por te­le­vi­sión las re­ve­la­cio­nes. En ese mo­men­to se en­te­ró que Snow­den era em­plea­do de Booz Allen, la em­pre­sa que él di­ri­gía.

Ese “oh Dios mío” nun­ca lo ol­vi­da­rá de se­gu­ro. Pro- ce­dió a in­ves­ti­gar y de­cla­ró más tar­de que Snow­den, quien só­lo te­nía unos cuan­tos me­ses en la em­pre­sa, ha­bía to­ma­do el em­pleo pre­ci­sa­men­te pa­ra ga­nar el ac­ce­so a esa in­for­ma­ción y cum­plir con su “agen­da”.

Si bien Booz Allen es­tu­vo en un ven­da­val me­diá­ti­co al prin­ci­pio, el mis­mo Sh­ra­der acep­tó que los me­dios even­tual­men­te di­fe­ren­cia­ban al con­tra­tis­ta (Booz Allen) del em­plea­do (Snow­den). Me­dios más es­pe­cia­li­za­dos se en­fo­ca­ron in­clu­so en el pa­pel y el al­can­ce de los con­tra­tis­tas de in­te­li­gen­cia fe­de­ral.

¿Qué po­día ha­cer Booz Allen en ese mo­men­to? El da­ño ma­yor ya es­ta­ba he­cho. Las em­pre­sas cen­troa­me­ri-

“Evi­tar el ries­go es me­jor que cu­rar­lo ya que cu­rar­lo con­lle­va ac­cio­nes judiciales, dis­trae a la ge­ren­cia y ge­ne­ra gran­des gas­tos”.

ca­nas pue­den ser el blan­co de em­plea­dos in­fie­les tam­bién. Pro­ba­ble­men­te no con las mis­mas pro­por­cio­nes, pe­ro que con un gol­pe con­tun­den­te, po­drían des­truir años y has­ta dé­ca­das de éxi­to em­pre­sa­rial.

¿Qué ha­cer en esos ca­sos? Pa­ra Os­car Cas­ti­llo, di­rec­tor de la es­cue­la de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ni­ca- ra­gua (UPOLI), evi­tar el ries­go es me­jor que cu­rar­lo, “ya que cu­rar­lo con­lle­va ac­cio­nes judiciales, dis­trae a la ge­ren­cia y ge­ne­ra gran­des gas­tos”.

Va­rios ex­per­tos de la re­gión cuen­tan a Mer­ca­dos & Ten­den­cias có­mo de­be blin­dar­se, en cier­ta me­di­da, una em­pre­sa con­tra tres ries­gos que ase­chan a las em­pre­sas del si­glo XXI:

“En la re­gión que­da mu­cho por ha­cer en cuan­to a ries­gos tec­no­ló­gi­cos. Es­ta­mos muy dis­tan­tes de con­si­de­rar­nos le­gal­men­te blin­da­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.