10 for­mas en que cam­bió la RSE

Lo que ini­ció co­mo un mo­vi­mien­to ti­bio y fo­ca­li­za­do, ha cam­bia­do has­ta con­ver­tir­se en una obli­ga­ción cor­po­ra­ti­va. Así es­tá cam­bian­do la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial en la re­gión.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Sumario - Por Rek­ha Chan­di­ra­ma­ni rek­ha.chan­di­ra­ma­ni@gru­po­cer­ca.com

Toby Heaps, CEO y co-fun­da­dor de Corporate Knights, acu­ñó el tér­mino “ca­pi­ta­lis­mo lim­pio” pa­ra re­fe­rir­se a las com­pa­ñías que in­vier­ten en trans­for­mar sus pro­ce­sos por ha­cer­los más ami­ga­bles con el me­dio am­bien­te, re­du­cien­do las emi­sio­nes de car­bono y en ge­ne­ral, mi­ti­gar su hue­lla am­bien­tal. Al res­pec­to, el pre­cur­sor del ran­king de “Las 100 em­pre­sas más sos­te­ni­bles a ni­vel mun­dial” re­ve­ló que las com­pa­ñías des­ti­nan hoy 76% más re­cur­sos que ha­ce cin­co años al de­sa­rro­llo de ener­gía lim­pia, lo que de­mues­tra que “el mun­do es­tá lis­to pa­ra fi­nan­ciar la re­vo­lu­ción ver­de”. El te­rreno que ha ga­na­do la ener­gía lim­pia es un ejem­plo de có­mo es­tán mu­tan­do la for­ma en que las em­pre­sas ha­cen ne­go­cios y atien­den sus res­pon­sa­bi­li­da­des so­cia­les. Del mo­de­lo tra­di­cio­nal, que con­sis­tía en se­pa­rar pre­su­pues­tos pa­ra “gas­tar” en obras y do­na­cio­nes, la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial se ha con­ver­ti­do en una in­ver­sión que ase­gu­ra be­ne­fi­cios in­cal­cu­la­bles a lar­go pla­zo. Fe­li­pe Pé­rez, pro­fe­sor Pleno del INCAE Bu­si­ness School, ex­pli­ca es­te fe­nó­meno co­mo un cam­bio en las fuen­tes de ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas, don­de los as­pec­tos tra­di­cio­na­les pier­den fuer­za pa­ra dar pa­so a un con­cep­to más in­te­gral, en el que jus­ta­men­te las em­pre­sas más exi­to­sas son aque­llas que lo­gran una co­ne­xión real con sus pú­bli­cos. Pe­ro, ¿de qué de­pen­de ese víncu­lo? Des­de la óp­ti­ca de Bernardo Kliks­berg, con­si­de­ra­do un gu­rú de la RSE, de as­pec­tos ca­da vez más reales co­mo la ma­yor pre­sión de los con­su­mi­do­res res­pon­sa­bles y de la opi­nión pú­bli­ca, la exi­gen­cia de un ma­yor equi­li­brio en­tre tra­ba­jo y fa­mi­lia y las de­man­das de po­lí­ti­cas no con­ta­mi­nan­tes. En Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, las com­pa­ñías vi­ven jus­ta­men­te esa tran­si­ción, re­co­no­ce Pé­rez, y por en­de es cla­ro que exis­ten dis­tin­tos ni­ve­les pa­ra ca­ta­lo­gar las ini­cia­ti­vas de sos­te­ni­bi­li­dad, des­de aque­llas que las han asi­mi­la­do co­mo par­te de su ADN has­ta las que aún las per­ci­ben co­mo do­na­cio­nes pun­tua­les. “Ca­da año re­gis­tra­mos más em­pre­sas que adop­tan mo­de­los sos­te­ni­bles” ase­gu­ró Te­re­sa Moll de Al­fa­ro, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Su­mar­se, aso­cia­ción que im­pul­sa la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial en Pa­na­má. Lo an­te­rior se con­fir­ma en un son­deo rea­li­za­do a 80 com­pa­ñías, de las cua­les más del 50% ase­gu­ró te­ner una es­tra­te­gia de RSE, más del 60% un plan de vo­lun­ta­ria­do cor­po­ra­ti­vo y el 79% al­gún ti­po de alian­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.