Dis­rup­ción con me­nos dó­la­res y más em­pren­di­mien­to

Uber, Fa­ce­book, Net­flix… to­das si­nó­ni­mos de in­no­va­ción tan­to en pro­duc­tos co­mo en mo­de­los de ne­go­cio. En la re­gión hay una cul­tu­ra de em­pren­di­mien­to que bus­ca se­guir sus pa­sos, pe­ro con un es­ti­lo de es­ca­la, e hí­bri­do en­tre star­tups y com­pa­ñías con­so­li­da­da

Mercados & Tendencias Costa Rica - - ¿ Dónde Estamos? - Por Aman­da Ro­das aman­da.ro­das gru­po­cer­ca.com

Tes­la Mo­tors tie­ne otra idea au­daz que quie­re unir con su pro­pues­ta de co­ches eléc­tri­cos pa­ra el mun­do, una nueva lí­nea de ba­te­rías que es­pe­ran re­cons­truir la red eléc­tri­ca pa­ra la in­dus­tria, las em­pre­sas de ser­vi­cios pú­bli­cos y el mer­ca­do re­si­den­cial. Son ba­te­rías fi­jas pa­ra uso re­si­den­cial que se co­mer­cia­li­za­rán ba­jo la mar­ca Tes­la Energy y que apro­ve­chan las eco­no­mías de es­ca­la pa­ra crear un mer­ca­do de al­ma­ce­na­mien­to de elec­tri­ci­dad que crez­ca al mis­mo rit­mo que el de la ener­gía so­lar. Es­to es par­te de los es­fuer­zos que co­lo­can a Tes­la Mo­tors en la lis­ta de las em­pre­sas más dis­rup­ti­vas del mun­do. Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na tie­nen tam­bién ejem­plos cla­ros de em­pre­sas – ya sea em­pren­di­mien­tos o in­dus­trias más con­so­li­da­das- que dis­po­nen de ideas real­men­te in­no­va­do­ra y un mo­de­lo de ne­go­cio que es a su vez prác­ti­co y am­bi­cio­so, al pun­to de con­ver­tir­se en agen­tes de cam­bio de sus res­pec­ti­vos sec­to­res. Los ejem­plos en la re­gión son abun­dan­tes, ya sea una em­pre­sa que pro­du­ce pro­duc­tos de lim­pie­za con for­mu­la­cio­nes ami­ga­bles con el am­bien­te; o una com­pa­ñía que re­vo­lu­cio­na el tra­di­cio­nal sec­tor agro­pe­cua­rio con el uso de dro­nes. Aun­que abun­dan las star­tups, aque­llas que es­tán em­pe­zan­do ca­mino, tam­bién hay al­gu­nas que tie­nen más ex­pe­rien­cia, pe­ro de­fi­nen su seg­men­to gra­cias a una pro­pues­ta in­no­va­do­ra.

To­do de­pen­de del em­pren­di­mien­to

Gran par­te de esa in­no­va­ción pro­vie­ne de los em­pren­di­mien­tos. Se­gún es­ta­dís­ti­cas del 2015 del Glo­bal En­tre­pre­neurs­hip Mo­ni­tor (GEM), Gua­te­ma­la es el país de Cen­troa­mé­ri­ca que tie­ne el ín­di­ce de ac­ti­vi­dad de em­pren­di­mien­to más al­to, con un 20.4%. En el ca­so de El Sal­va­dor, es­te al­can­za un 15.3%. Es­te país se ca­rac­te­ri­za por dos as­pec­tos, pri­me­ro, la gran can­ti­dad de per­so­nas que es­tán con­si­de­ran­do em­pren­der un ne­go­cio pro­pio (40%, fren­te al 34% en la re­gión de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be) y se­gun­do, que exis­te una per­cep­ción ne­ga­ti­va res­pec­to a las opor­tu­ni­da­des de mer­ca­do y un al­to te­mor al fra­ca­so. Cos­ta Ri­ca por su par­te, po­see un 11.3% de ac­ti­vi­dad de em­pren­di­mien­to y en di­cha po­bla­ción, la in­ten­cio­na­li­dad de ser em­pren­de­dor es so­lo del 29%. Hon­du­ras y Ni­ca­ra­gua no apa­re­cen en la lis­ta de di­chos in­di­ca­do­res. Pa­ra Ramón Can­del, ex­di­rec­tor del Cen­tro de Em­pren­di­mien­to de la Es­cue­la Su­pe­rior de Eco­no­mía y Ne­go­cios (ESEN), en El Sal­va­dor, los em­pren­de­do­res se en­fren­tan con tres gran­des re­tos. Pri­me­ro, que se re­quie­re de una con­so­li­da­ción del sec­tor; se­gun­do, una dis­mi­nu­ción de par­te del Go­bierno de la tra­mi­to­lo­gía pa­ra que el em­pren­de­dor pue­da for­ma­li­zar­se y ven­der; y ter­ce­ro, el ac­ce­so al fi­nan­cia­mien­to. “Ha­ce al­gu­nos años, ser em­pren­de­dor era si­nó­ni­mo de ser des­em­plea­do; aho­ra en día, ser em­pren­de­dor es co­mo lle­var una me­da­lli­ta al mé­ri­to y al ho­nor que no to­dos se la pue­den y quie­ren po­ner”, con­clu­yó Can­del. De acuer­do a los ex­per­tos, pa­ra em­pren­der un ne­go­cio que per­du­re es ne­ce­sa­rio más que plan­tear­se una idea in­no­va­do­ra, se tra­ta tam­bién de un mo­de­lo de ne­go­cio que pue­da re­sis­tir la prue­ba del tiem­po, la po­si­ble com­pe­ten­cia que sur­ja y, por su­pues­to, que to­me en con­si­de­ra­ción las de­man­das del usua­rio. A con­ti­nua­ción, una lis­ta de esos ejem­plos de dis­rup­ción que han sig­ni­fi­ca­do cam­bios re­le­van­tes en el mer­ca­do re­gio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.