La evo­lu­ción del li­de­raz­go en Cen­troa­mé­ri­ca

Es­ta­mos ha­cien­do una pur­ga pa­ra sa­lir con lí­de­res po­si­ti­vos, co­la­bo­ra­ti­vos y em­pren­de­do­res que si­gan ayu­dan­do al pro­gre­so de la re­gión. Pe­ro se­gui­mos en deu­da en mu­chos te­mas.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Branded Content - Por En­ri­que Bo­la­ños Rec­tor de INCAE Bu­si­ness School

En 2006 Cen­troa­mé­ri­ca es­ta­ba en un pun­to de in­fle­xión, la im­ple­men­ta­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio con Es­ta­dos Uni­dos mar­ca­ría un hi­to en có­mo se uni­ría la re­gión pa­ra en­fren­tar un mun­do ca­da vez más in­ter­co­nec­ta­do. En los úl­ti­mos 10 años, el mun­do ha vi­vi­do mu­cho: la cri­sis del 2008, el gi­ro en el es­que­ma geo­po­lí­ti­co con una Chi­na más do­mi­nan­te, los ca­sos de co­rrup­ción, y un cam­bio cli­má­ti­co que es­tá gol­pean­do ca­da vez más du­ro al glo­bo. En es­te tiem­po he­mos evo­lu­cio­na­do ha­cia un li­de­raz­go más in­te­gra­do. Los es­fuer­zos con­jun­tos por me­jo­rar la in­fra­es­truc­tu­ra de la re­gión, han per­mi­ti­do que ten­ga­mos una red eléc­tri­ca in­ter­co­nec­ta­da, me­jo­res vías, y obras de gran en­ver­ga­du­ra. Du­ran­te los úl­ti­mos 10 años tam­bién he­mos vis­to có­mo han sur­gi­do im­por­tan­tes li­de­raz­gos en el sec­tor pri­va­do. Hoy te­ne­mos gran­des em­pre­sas re­gio­na­les que apo­yan al de­sa­rro­llo. Mien­tras que la ta­sa de ac­ti­vi­dad em­pren­de­do­ra es­tá en­tre el 10% y el 20%, una ci­fra aus­pi­cio­sa que ca­si lle­ga al pro­me­dio de Amé­ri­ca La­ti­na. La re­gión po­co a po­co ha ido re­co­no­cien­do el li­de­raz­go co­la­bo­ra­ti­vo co­mo un te­ma de es­tra­te­gia em­pre­sa­rial y po­lí­ti­ca pú­bli­ca más allá del as­pec­to de jus­ti­cia so­cial que re­pre­sen­ta. Con la in­te­gra­ción de la mu­jer se ge­ne­ra un ma­yor desem­pe­ño fi­nan­cie­ro y un ma­yor pro­gre­so de las na­cio­nes, ya que ellas son quie­nes más re­cur­sos in­vier­ten en la fa­mi­lia y su cui­do; y re­pre­sen­tan la mi­tad del ta­len­to hu­mano de la re­gión. Tam­bién he­mos vis­to có­mo en es­tos úl­ti­mos años la éti­ca se ha vuel­to una ca­rac­te­rís­ti­ca que bus­ca­mos ca­da vez más en nues­tros lí­de­res. Los ca­sos de co­rrup­ción y fal­ta de trans­pa­ren­cia han si­do un lla­ma­do de aten­ción fuer­te y hoy es cla­ve mos­trar que te­ne­mos lí­de­res ca­pa­ces de tra­ba­jar de for­ma éti­ca, por­que la po­bla­ción ya no se­gui­rá to­le­ran­do la co­rrup­ción de sus lí­de­res. Sí, es­ta­mos ha­cien­do una pur­ga pa­ra sa­lir con lí­de­res po­si­ti­vos, co­la­bo­ra­ti­vos y em­pren­de­do­res que si­gan ayu­dan­do al pro­gre­so de la re­gión. Pe­ro se­gui­mos en deu­da en mu­chos te­mas pa­ra po­der ir más allá. Aún te­ne­mos re­tos pa­ra apo­yar a los em­pren­de­do­res. De­be­mos con­ti­nuar bus­can­do ins­tan­cias de in­te­gra­ción pa­ra en­fren­tar te­mas co­mo la mi­gra­ción y el cam­bio cli­má­ti­co. De­be­mos de­jar de ver só­lo el PIB pa­ra me­dir el pro­gre­so so­cial y co­men­zar a re­vi­sar in­di­ca­do­res que nos ayu­den a ha­cer me­di­das efec­ti­vas pa­ra en­fren­tar la de­sigual­dad y la po­bre­za. De­be­mos mo­der­ni­zar nues­tras ins­ti­tu­cio­nes pa­ra que se adap­ten a la fle­xi­bi­li­dad que ne­ce­si­tan los nue­vos ne­go­cios, las mu­je­res y los mi­llen­nials. Me gus­ta ver lo que ha avan­za­do el li­de­raz­go en la re­gión, y es­pe­ro que si­ga evo­lu­cio­nan­do pa­ra ser un ejem­plo pa­ra el res­to del mun­do. El pró­xi­mo avan­ce es­tá en las ma­nos de to­dos no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.