El des­per­tar in­mo­bi­lia­rio en Ni­ca­ra­gua

Exo­ne­ra­cio­nes, in­cen­ti­vos gu­ber­na­men­ta­les, es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca y paz so­cial son los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles del au­ge in­mo­bi­lia­rio que vi­ve Ni­ca­ra­gua.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Especial Inmobiliario Nicaragua - Por Leo­nar­do Co­ca Palacios leo­nar­do.co­ca@gru­po­cer­ca.com

Du­ran­te los úl­ti­mos cin­co años el sec­tor in­mo­bi­lia­rio ni­ca­ra­güen­se ha re­vi­vi­do y en pro­me­dio se cons­tru­yen en­tre 3,500 y 4,000 vi­vien­das anua­les, aun­que los pla­nes de la Cá­ma­ra de Ur­ba­ni­za­do­res de Ni­ca­ra­gua es lle­gar pron­to a 7, 000 vi­vien­das por año. La ro­bus­tez del sec­tor, es en par­te re­fle­jo de una de­ci­sión que asu­mió el país ha­ce ca­si dos dé­ca­das al po­ner en vi­gen­cia la Ley de In­cen­ti­vos pa­ra la In­dus­tria Tu­rís­ti­ca de la Re­pú­bli­ca de Ni­ca­ra­gua ( Ley 306). Con es­te de­cre­to el mer­ca­do ni­ca­ra­güen­se ase­gu­ró diez años de exo­ne­ra­cio­nes fis­ca­les en es­te sec­tor. Des­de en­ton­ces Ni­ca­ra­gua se con­vir­tió en un pa­raí­so pa­ra las in­ver­sio­nes en ac­ti­vi­da­des tu­rís­ti­cas, que van des­de la in­tro­duc­ción de una ta­bla de surf o equi­po pa­ra bu­ceo has­ta la cons­truc­ción de ho­te­les de ca­de­nas in­ter­na­cio­na­les. “El mar­co le­gal pa­ra las in­ver­sio­nes en Ni­ca­ra­gua po­see una ar­mo­nía úni­ca”, ase­gu­ra la agen­cia de pro­mo­ción de in­ver­sio­nes Pro­ni­ca­ra­gua, or­ga­nis­mo que en­fa­ti­za en sus do­cu­men­tos ofi­cia­les que las ga­ran­tías pa­ra la in­ver­sión y el de­sa­rro­llo de ne­go­cios es­tán res­pal­da­das por la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de la Re­pú­bli­ca. En enero de 2015 la aper­tu­ra del Ho­li­day Inn Ex­press en Ni­ca­ra­gua, su­mó 114 ha­bi­ta­cio­nes y US$12 mi­llo­nes a las obras de es­te sec­tor; sien­do uno de los on­ce pro­yec­tos ho­te­le­ros que fue­ron apro­ba­dos en el país pa­ra ese mis­mo año, con una in­ver­sión to­tal de US$32.9 mi­llo­nes. Al la­do de los in­cen­ti­vos fis­ca­les del sec­tor tu­rís­ti­co, Héc­tor La­ca­yo, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Ur­ba­ni­za­do­res de Ni­ca­ra­gua (CADUR) con­si­de­ra que otros fac­to­res que han si­do de­ter­mi­nan­tes pa­ra el de­sa­rro­llo ace­le­ra­do del sec­tor in­mo­bi­lia­rio es el dé­fi­cit ha­bi­ta­cio­nal de más de 900.000 uni­da­des. La­ca­yo tam­bién nom­bró el sub­si­dio gu­ber­na­men­tal pa­ra ad­qui­rir vi­vien­das de in­te­rés so­cial, el cual es­tá res­pal­da­do por la

Ley Es­pe­cial pa­ra el Fo­men­to de la Cons­truc­ción de Vi­vien­da y de Ac­ce­so a la Vi­vien­da de In­te­rés So­cial (Ley 677). “Una mul­ti­pli­ci­dad de ac­to­res es­tán in­vo­lu­cra­dos aho­ra en es­te be­ne­fi­cio pa­ra los sec­to­res de ba­jos in­gre­sos y don­de el mer­ca­do ya jue­ga un pa­pel im­por­tan­te”, afir­ma La­ca­yo. En­tre los ac­to­res cla­ve del au­ge in­mo­bi­lia­rio ni­ca­ra­güen­se es­tán las 32 em­pre­sas ur­ba­ni­za­do­ras for­ma­les aglu­ti­na­dos en CADUR que han pla­ni­fi­ca­do has­ta 22,707 vi­vien­das en los úl­ti­mos cin­co años, que re­pre­sen­ta un mon­to apro­xi­ma­do de US$850 mi­llo­nes; de los cua­les US$400 mi­llo­nes se ha ob­te­ni­do por ven­tas y US$450 mi­llo­nes de las vi­vien­das que es­tán dis­po­ni­bles, mon­to que se es­pe­ra sea eje­cu­ta­do du­ran­te los pró­xi­mos cin­co años, ex­pli­ca el lí­der gre­mial. La bue­na repu­tación in­ter­na­cio­nal de Ni­ca­ra­gua co­mo el país más se­gu­ro de Amé­ri­ca La­ti­na, con es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca y al­to ín­di­ce de paz so­cial son as­pec­tos que tam­bién han con­tri­bui­do a que los baby boo­mers (ju­bi­la­dos pen­sio­na­dos) de Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá fi­jen su mi­ra­da y des­pier­te su in­te­rés por di­ver­sos des­ti­nos en Ni­ca­ra­gua, en­tre los que des­ta­can Gra­na­da, León, San Juan del Sur, To­la y Ma­ta­gal­pa. El in­te­rés de los ju­bi­la­dos ha im­pul­sa­do el de­sa­rro­llo de ur­ba­ni­za­cio­nes de lu­jo con la co­mo­di­dad, se­gu­ri­dad y con­for­ta­bi­li­dad de pri­mer or­den, en­tre las que des­ta­can Vie­jo San­to Do­min­go, El Cor­ti­jo de la Sie­rra, La Ta­lan­gue­ra, Gran Pa­cí­fi­ca y Gua­ca­li­to de la Is­la.

¿Pro­ble­mas en el pa­raí­so?

A pe­sar al buen mo­men­to que vi­ve el sec­tor in­mo­bi­lia­rio, el 2016 ini­ció con un sin­sa­bor, da­da la des­ace­le­ra­ción que ex­pe­ri­men­tó la in­dus­tria de la cons­truc­ción ni­ca­ra­güen­se má­xi­mo al te­ner las ci­fras del 2015 co­mo los in­di­ca­do­res com­pa­ra­ti­vos más cer­ca­nos, pues el año pa­sa­do el país vi­vió un cre­ci­mien­to ré­cord del 25,4%. Al di­na­mis­mo ya men­cio­na­do, se de­be su­mar que con­tri­bu­yó con 1,3 pun­tos por­cen­tua­les a la ta­sa de cre­ci­mien­to del PIB (seis ve­ces más que el 2014), de­bi­do al fuer­te cre­ci­mien­to en la in­ver­sión, tan­to en el sec­tor pú­bli­co co­mo pri­va­do. Esa des­ta­ca­ble ci­fra se dio co­mo re­sul­ta­do del au­men­to de las edi­fi­ca­cio­nes re­si­den­cia­les (9,8%), no re­si­den­cia­les (33,9%), obras de in­ge­nie­ría ci­vil (33,1%) y ser­vi­cios de cons­truc­ción (25,0%), de acuer­do con un aná­li­sis de la Cá­ma­ra Ni­ca­ra­güen­se de la Cons­truc­ción (CNC). En cuan­to al pa­pel del sec­tor pri­va­do du­ran­te el 2015, sin du­da se con­vir­tió en un pi­lar pa­ra la cons­truc­ción, ya que se eje­cu­ta­ron pro­yec­tos de su­ma im­por­tan­cia, prin­ci­pal­men­te en la zo­na de Managua. Así lo de­mues­tran da­tos del Ban­co Cen­tral de Ni­ca­ra­gua (BCN), los cua­les in­di­can que en el cuar­to tri­mes­tre de 2015, el país re­gis­tró un to­tal de 243,912 m2 de obra re­si­den­cial cons­trui­da, 37,262 de co­mer­cio 84,849 de ser­vi­cio y 14,502 de in­dus­tria, a ni­vel na­cio­nal. “En el pri­mer tri­mes­tre de 2016, la cons­truc­ción pri­va­da re­gis­tró un com­por­ta­mien­to re­gu­lar, sin en­con­trar­se una mar­ca­da evo­lu­ción en los nue­vos pro­yec­tos, pa­ra es­te pe­río­do en par­ti­cu­lar”, de­ta­lló el re­por­te del BCN. Los re­sul­ta­dos del úl­ti­mo pe­rio­do en­tre enero y mar­zo res­pon­die­ron a dis­mi­nu­cio­nes en edi­fi­ca­cio­nes con des­tino re­si­den­cial (-14,9%), ser­vi­cio (-14,9%) e in­dus­tria (-47,5%), cu­yo sal­do ne­ga­ti­vo lo so­pe­só el au­men­to que se dio en las cons­truc­cio­nes co­mer­cia­les, el cual ca­si al­can­za el 35%. Sin em­bar­go, ese ci­clo de me­nor cre­ci­mien­to en los pri­me­ros me­ses ha cam­bia­do, con­for­me avanza el año, y eso lle­na de op­ti­mis­mo a quie­nes tra­ba­jan en di­cho sec­tor. El re­to es cla­ro: que el 2016 cie­rre con un cre­ci­mien­to de al me­nos el 20%. “Nues­tro sec­tor es­tá di­na­mi­zan­do real­men­te la eco­no­mía y es­ta­mos to­man­do mu­chas me­di­das, mu­chas pro­pues­tas pa­ra que real­men­te los pro­yec­tos se lle­ven a ca­bo”, ex­pre­só Rodrigo Pereira, pre­si­den­te de CNC. Sin em­bar­go, pa­ra el lí­der gre­mial, si Ni­ca­ra­gua quie­re me­jo­rar sus es­ta­dís­ti­cas en es­te ru­bro, re­sul­ta ur­gen­te que la in­ver­sión pri­va­da na­cio­nal co­mien­ce a ge­ne­rar más. “Tris­te­men­te, si lo ana­li­za­mos, la in­ver­sión ex­tran­je­ra ha si­do ma­yor que la in­ver­sión pri­va­da na­cio­nal. Ya es­tán sa­lien­do obras muy in­tere­san­tes y muy im­por­tan­tes que, con­si­de­ro, se pue­den ni­ve­lar con la in­ver­sión ex­tran­je­ra pri­va­da”, con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.