El me­dio en el que es­ta­mos

En tiem­pos de seg­men­ta­ción, ce­le­ri­dad y aper­tu­ra, se re­quie­ren ini­cia­ti­vas que co­nec­ten a los gru­pos de in­te­rés con ob­je­ti­vos co­mu­nes; y si es­tán bien orien­ta­das, las re­vis­tas son un vehícu­lo pa­ra lo­grar­lo.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Especial Inmobiliario Nicaragua - Por Gus­ta­vo Hals­band Pu­bli­cis­ta

Siem­pre exis­te un pla­cer es­pe­cial cuan­do se lee con cal­ma un ar­tícu­lo en una re­vis­ta. Es co­mo dar­se un mo­men­to pa­ra re­fle­xio­nar so­bre un te­ma, y a la vez in­for­mar­se. Uno se sien­te im­por­tan­te al ser con­si­de­ra­do den­tro de un me­dio, por sus pre­fe­ren­cias, gus­tos o co­no­ci­mien­tos. Por es­ta ra­zón y mu­chas otras, hay quie­nes opi­nan, que las re­vis­tas son un buen vehícu­lo pa­ra unir y re­unir, a la vez que pue­den di­ver­tir. Cla­ro es­tá que es­to de­pen­de de su ade­cua­ción a los nue­vos tiem­pos, del res­pe­to que se le ten­ga al lec­tor y per­mi­si­bi­li­dad de los di­fe­ren­tes pen­sa­mien­tos por par­te del edi­tor. En es­tos tiem­pos de seg­men­ta­ción, de aper­tu­ra y de po­co tiem­po, es im­por­tan­te alen­tar ini­cia­ti­vas que co­nec­ten pro­fe­sio­na­les, sec­to­res o gru­pos de in­te­rés, fa­vo­re­cien­do el bien co­mún. A las re­vis­tas se les exi­ge cir­cu­la­ción, lec­to­res, pe­ro tam­bién au­to­ri­dad, per­so­na­li­dad e ima­gi­na­ción. Com­pe­tir con el tiem­po que aca­pa­ran otros me­dios que ha­cen del co­lor, el so­ni­do y el mo­vi­mien­to to­do un mun­do con­for­ta­ble, es una ta­rea di­fí­cil. Sin du­da ca­da día más se avanza ha­cia re­vis­tas con pú­bli­cos bien de­fi­ni­dos y es­pe­cí­fi­cos, un des­tino que, a jui­cio de los en­ten­di­dos, las re­vis­tas com­par­ten con los pe­rió­di­cos. Re­sul­ta sor­pren­den­te ver que en mo­men­tos don­de to­do tien­de ha­cia la glo­ba­li­za­ción y la co­ne­xión vía In­ter­net, los me­dios grá­fi­cos bien ma­ne­ja­dos si­guen na­cien­do. No se sa­be has­ta qué pun­to la bús­que­da de una ma­yor y más cer­ca­na co­mu­ni­ca­ción con pú­bli­cos es­pe­cí­fi­cos, pue­de in­fluir en el avan­ce de las re­vis­tas o pu­bli­ca­cio­nes se­lec­ti­vas. Ocu­rre que, así co­mo la te­le­vi­sión es im­pac­to, la re­vis­ta es una opor­tu­ni­dad pa­ra ar­gu­men­tar. Es­te es otro ti­po de co­mu­ni­ca­ción que di­fí­cil­men­te se de­je a un la­do a pe­sar de la tec­no­lo­gía.

Las re­vis­tas ofre­cen más in­ten­si­dad de lec­tu­ra que otros me­dios. Mu­chas ve­ces, son úti­les pa­ra cier­tos anun­cian­tes, que tie­nen un pú­bli­co muy es­pe­cí­fi­co y a ve­ces in­sen­si­ble a los men­sa­jes ma­si­vos. El lec­tor de es­te me­dio tie­ne más tiem­po pa­ra pen­sar, pa­ra ana­li­zar, pa­ra ab­sor­ber, tan­to el ma­te­rial edi­to­rial co­mo los anun­cios. En es­pe­cial si des­cu­bre que el con­te­ni­do pu­bli­ci­ta­rio es tam­bién pa­ra él y que cons­ti­tu­ye una in­for­ma­ción que no pue­de pa­sar por al­to. En sín­te­sis, si las re­vis­tas es­tán bien orien­ta­das y con­for­ma­das con pro­fe­sio­na­lis­mo, son un buen vehícu­lo que bien me­re­cen ser es­ti­mu­la­das por lec­to­res, anun­cian­tes y agen­cias de pu­bli­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.