CO­MU­NI­DAD de TI más GRAN­DE Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be aho­ra con 9 PLA­TA­FOR­MAS

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Panorama Politico -

ES­PE­CIAL M& T JO­VEN

mien­tras Ni­ca­ra­gua ne­ce­si­ta 110,8 años pa­ra lo­grar­lo. Hon­du­ras por su par­te, tie­ne el ma­yor re­to en cuan­to a la edu­ca­ción prees­co­lar, pues se­gún los cálcu­los del in­for­me es­tá a 253 y 289 años de al­can­zar la co­ber­tu­ra de Amé­ri­ca La­ti­na y la OCDE.

El mis­mo ejer­ci­cio se reali­zó en fun­ción de cuán­to de­ben au­men­tar las ta­sas de co­ber­tu­ra edu­ca­ti­va re­gio­na­les pa­ra al­can­zar es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les en el año fi­nal del bono de­mo­grá­fi­co. En es­ta lí­nea, Cos­ta Ri­ca y Pa­na­má tie­nen cua­tro años pa­ra au­men­tar en 3.9 y 9.9 pun­tos por­cen­tua­les, res­pec­ti­va­men­te, sus ta­sas de co­ber­tu­ra si quie­ren lo­grar la uni­ver­sa­li­za­ción de su edu­ca­ción me­dia. De lo­grar­lo, el pa­no­ra­ma se vis­lum­bra más fa­vo­re­ce­dor pa­ra los años que le si­guen al bono de­mo­grá­fi­co de am­bas na­cio­nes.

To­dos los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les han emi­ti­do sus aler­tas fuer­tes y cla­ras res­pec­to al te­ma. La ex­pe­rien­cia de Asia se pue­de re­pli­car en las otras re­gio­nes del mun­do que hoy avan­zan sin mar­cha atrás so­bre el bono de­mo­grá­fi­co, sin em­bar­go se ne­ce­si­ta pla­ni­fi­ca­ción y so­bre to­do, vi­sión a lar­go pla­zo.

“Si se in­vier­te de for­ma ade­cua­da en la ju­ven­tud, per­mi­tién­do­le par­ti­ci­par en la to­ma de de­cis sio­ne­so es que a afec­ta­rá­nec­ta á su v vi­da­da y adop­ta adop­tan­do­do po po­lí­ti­cast cas que re­fuer­cen el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, se po­dría al­can­zar un bono de­mo­grá­fi­co de has­ta US$500 mil mi­llo­nes por año, du­ran­te 30 años”, ad­vier­te el Fon­do de Po­bla­ción de las Na­cio­nes Uni­das (UNFA).

En las pró­xi­mas dé­ca­das, Cen­troa­mé­ri­ca ten­drá la po­bla­ción en edad pro­duc­ti­va más gran­de de su his­to­ria. El desafío de usar el bono a nues­tro fa­vor

En las pró­xi­mas dé­ca­das, Cen­troa­mé­ri­ca ten­drá la po­bla­ción en edad pro­duc­ti­va más gran­de de su his­to­ria. Pa­ra apro­ve­char es­to, Jai­me Or­dó­ñez y Luis Car­los Oli­va­res, di­rec­tor y ofi­cial de pro­yec­tos del Ins­ti­tu­to Cen­troa­me­ri­cano de Go­ber­na­bi­li­dad, con­si­de­ran que las so­cie­da­des de­be­rán en­fren­tar desafíos his­tó­ri­cos en di­ver­sos ám­bi­tos, lo que po­dría ge­ne­rar ten­sio­nes en­tre los ob­je­ti­vos y prio­ri­da­des de cor­to y lar­go pla­zo.

¿Qué opor­tu­ni­da­des trae el bono de­mo­grá­fi­co pa­ra Amé­ri­ca Cen­tral y el Ca­ri­be, en tér­mi­nos de em­pleo y pro­duc­ti­vi­dad?

Es un even­to de cam­bio ver­ti­gi­no­so, por­que que el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal ha si­do no­ta­ble, por ejem­plo, en un pe­río­do de 15 años se ha ex­pe­ri­men­ta­do un au­men­to del 30% en la po­bla­ción. La re­gión cen­troa­me­ri­ca­na tie­ne que ob­ser­var di­cho pro­ce­so de re­cam­bio pa­ra uti­li­zar­lo en su fa­vor. En cual­quier mo­men­to, la aten­ción a las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas que se ocu­pan de las con­di­cio­nes ac­tua­les de los ci­clos eco­nó­mi­cos de­be­ría te­ner prio­ri­dad. Tal vez es­to nun­ca ha si­do tan cier­to co­mo en la ac­tua­li­dad an­te la co­yun­tu­ra de un bono de­mo­grá­fi­co. El ele­men­to más im­por­tan­te a to­mar en con­si­de­ra­ción es el im­pac­to de la edu­ca­ción en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de la re­gión.

¿Có­mo el bono de­mo­grá­fi­co ha re­plan­tea­do los mo­de­los edu­ca­ti­vos de la re­gión?

En los úl­ti­mos 15 años, ha ha­bi­do un au­men­to de la de­man­da por la in­for­ma­ción so­bre las ca­pa­ci­da­des per­so­na­les. El con­cep­to de com­pe­ten­cias cla­ve se ha con­ver­ti­do en un com­po­nen­te vi­tal en el vo­ca­bu­la­rio de los res­pon­sa­bles de la for­mu­la­ción de po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas y de los re­for­ma­do­res. La cues­tión de eva­luar y me­dir la ppro­duc­ción de los pro­ce­sos edu­ca­ti­vos es un te­ma de dis­cu­sión que des­en­ca­de­na un gran in­te­rés en to­do el mun­do. Pa­ra la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na es acon­se­ja­ble po­ner la vis­ta en los pa­rá­me­tros in­ter­na­cio­na­les, por ejem­plo los de la OCDE.

¿Cuál de­be ser la prio­ri­dad pa­ra sa­car ma­yor pro­ve­cho a es­ta tran­si­ción?

Sin em­bar­go, con aten­ción a lo re­la­ti­vo a la edu­ca­ción es me­nes­ter in­sis­tir en el com­po­nen­te de lar­go pla­zo pa­ra ga­ran­ti­zar la efec­ti­vi­dad del cam­bio. Pri­me­ra­men­te una cues­tión cen­tral es la cons­truc­ción de una me­di­da sin­té­ti­ca de las ha­bi­li­da­des de la mano de obra de una na­ción que pue­da ser em­pa­re­ja­do con el re­sul­ta­do eco­nó­mi­co. Con po­cas ex­cep­cio­nes, sin em­bar­go, las me­di­das di­rec­tas del lo­gro de los in­di­vi­duos en la fuer­za de tra­ba­jo no es­tán dis­po­ni­bles, y el aná­li­sis de­be ba­sar­se en las ha­bi­li­da­des me­di­das du­ran­te el pe­río­do es­co­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.