E

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Tendencias -

n mar­zo de 2016 en­tró en vi­gor una nor­ma­ti­va que im­pu­so diez nue­vas re­gu­la­cio­nes pa­ra pro­duc­tos del ta­ba­co co­mer­cia­li­za­dos en la Unión Eu­ro­pea, que van des­de au­men­tar las ad­ver­ten­cias sa­ni­ta­rias grá­fi­cas in­clui­das en los em­pa­ques de los ci­ga­rros a un 65% del em­pa­que de los ci­ga­rros, has­ta eli­mi­nar sa­bo­res co­mo el men­tol.

A ni­vel mun­dial, es­ta in­dus­tria tam­bién en­fren­ta prohi­bi­cio­nes de to­das las for­mas de pu­bli­ci­dad en 29 paí­ses y paga im­pues­tos por en­ci­ma del 75% del pre­cio al por me­nor del pro­duc­to en otros 33 des­ti­nos, se­gún re­gis­tros de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS).

Las ma­yo­res exi­gen­cias le­ga­les y las pre­sio­nes en torno a los ries­gos que cau­sa el ta­ba­quis­mo a la sa­lud han obli­ga­do a las fir­mas ta­ba­ca­le­ras a in­ver­tir en in­ves­ti­ga­ción y el desa­rro­llo de pro­duc­tos pa­ra ofre­cer al­ter­na­ti­vas me­nos per­ju­di­cia­les. Un don­de el ci­ga­rro elec­tró­ni­co to­ma fuer­za.

Aun­que la in­dus­tria de los ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos si­gue sien­do más pe­que­ña – me­nos del 1% del mer­ca­do del ta­ba­co- el año pa­sa­do, las ci­fras glo­ba­les en ven­tas ron­da­ron los US$7 mil mi­llo­nes; una ci­fra que ha cre­ci­do a pa­sos agi­gan­ta­dos si to­ma­mos en cuen­ta que no fue has­ta 2007 que es­tos dis­po­si­ti­vos lle­ga­ron al mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano. Su éxi­to co­mer­cial hi­zo que las gran­des ta­ba­ca­le­ras vol­vie­ran su mi­ra­da a es­te mer­ca­do.

En 2014 Phi­lip Mo­rris In­ter­na­cio­nal anun­ció la ad­qui­si­ción de Ni­co­cigs, la prin­ci­pal com­pa­ñía de ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos de Reino Uni­do; dos años an­tes su com­pe­ti­dor Bri­tish Ame­ri­can To­bac­co (BAT) ha­bía com­pra­do una start-up de­di­ca­da a es­te mer­ca­do.

Ade­más, las re­gu­la­cio­nes apro­ba­das en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa fue­ron ajus­ta­das y am­bas re­co­mien­dan a los fa­bri­can­tes de ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos la pre­sen­ta­ción de evi­den­cia clí­ni­ca de ries­gos pa­ra la sa­lud, en­tre

DI­CIEM­BRE 2016

otros re­qui­si­tos que re­quie­ren tiem­po y re­cur­sos. La po­si­bi­li­dad de cum­plir con es­tas nue­vas re­glas del jue­go ha he­cho cre­cer el in­te­rés de las ta­ba­ca­le­ras en es­te seg­men­to del mer­ca­do.

“El re­na­ci­mien­to en la in­no­va­ción de pro­duc­tos le­jos de los ci­ga­rri­llos com­bus­ti­bles tra­di­cio­na­les ha vis­to cier­ta­men­te un au­ge en la in­ves­ti­ga­ción so­bre pro­duc­tos de la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción y el sur­gi­mien­to de una tec­no­lo­gía muy nue­va. Es­ta­mos cons­tan­te­men­te bus­can­do ma­ne­ras de me­jo­rar los pro­duc­tos exis­ten­tes y desa­rro­llar nue­vos con­cep­tos” di­jo Chris Proc­tor, di­rec­tor cien­tí­fi­co de BAT en una en­tre­vis­ta du­ran­te el fo­ro en Bru­se­las.

Los ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos es­tán di­se­ña­dos pa­ra si­mu­lar el ac­to de fu­mar ta­ba­co al pro­du­cir un ae­ro­sol con sa­bor que tie­ne la apa­rien­cia y la sen­sa­ción del hu­mo de ta­ba­co y que su­mi­nis­tra ni­co­ti­na, pe­ro con me­nos de los pro­duc­tos quí­mi­cos tó­xi­cos que se pro­du­cen al que­mar las ho­jas de ta­ba­co. De­bi­do a que li­be­ran ni­co­ti­na sin que­mar ta­ba­co, los ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos po­drían pa­re­cer una al­ter­na­ti­va más se­gu­ra y me­nos tó­xi­ca.

Sin em­bar­go, la cla­ve del éxi­to pa­ra to­das las ini­cia­ti­vas de re­duc­ción de da­ños es la acep­ta­ción de los con­su­mi­do­res, y no to­dos los fumadores que quie­ren o ne­ce­si­tan de­jar de fu­mar es­tán dis­pues­tos a cam­biar a los ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos. Al­gu­nos pue­den pre­fe­rir un pro­duc­to que re­cuer­da más a su hu­mo tra­di­cio­nal, sin la ex­po­si­ción a la ma­yo­ría de los tó­xi­cos con­te­ni­dos en el hu­mo del ta­ba­co. La bús­que­da del San­to Grial, pa­re­ce, más cer­ca de ter­mi­nar gra­cias a la in­no­va­ción.

Ha­ce 13 años Phi­lip Mo­rris In­ter­na­cio­nal (PMI) co­men­zó a tra­ba­jar en un por­ta­fo­lio de pro­duc­tos de po­ten­cial ries­go re­du­ci­do a tra­vés de su di­vi­sión PMI Scien­ce ubi­ca­do en Neu­châ­tel, Sui­za. Tras una in­ver­sión de más de US$2000 mi­llo­nes y ca­si una dé­ca­da de in­ves­ti­ga­ción de un equi­po de más de 400 cien­tí­fi­cos, la em­pre­sa lo­gró desa­rro­llar cua­tro pla­ta­for­mas. Dos de ellas se plan­tea­ron ba­jo el sis­te­ma elec­tró­ni­co de ad­mi­nis­tra­ción de ni­co­ti­na y los otros dos es­tán

TEN­DEN­CIAS

Ecua­ción de la re­duc­ción del da­ño

Re­duc­ción del da­ño pro­duc­tos de ries­go re­du­ci­do pro­duc­to, to­xi­ci­dad y otros ries­gos nú­me­ro de per­so­nas que ha­cen el switch

pro­duc­tos atrac­ti­vos

Pre­fe­ren­cia de los con­su­mi­do­res

No so­lo los con­su­mi­do­res tie­nen que dar el vis­to bueno al ci­ga­rro elec­tró­ni­co. Los or­ga­nis­mos re­gu­la­do­res to­da­vía se mues­tran muy cau­te­lo­sos.

ba­sa­das en el ca­len­ta­mien­to del ta­ba­co (Heat-not-burn) de es­ta na­ció IQOS.

Es­te es un dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co que ca­lien­ta el ta­ba­co por de­ba­jo del pun­to de com­bus­tión a 350 gra­dos cen­tí­gra­dos, a di­fe­ren­cia de los 800 gra­dos de un ci­ga­rri­llo con­ven­cio­nal, evi­tan­do así la com­bus­tión y la pro­duc­ción de hu­mo y ce­ni­za que son los que con­tie­nen las sus­tan­cias no­ci­vas.

El ca­len­ta­dor fun­cio­na con una ba­te­ría re­car­ga­ble y las uni­da­des que con­tie­nen el ta­ba­co, lla­ma­das “Heats­ticks”, son más cor­tas que los ci­ga­rri­llos con­ven­cio­na­les, pe­ro es­tán he­chas tam­bién con pa­pel y fil­tro. Es­te me­ca­nis­mo es vi­tal re­pli­car al má­xi­mo po­si­ble la ex­pe­rien­cia tra­di­cio­nal del fu­ma­dor y evi­tar que vuel­va a con­su­mir el ci­ga­rri­llo con­ven­cio­nal.

IQOS ya se es­tá co­mer­cia­li­zan­do en al­gu­nos paí­ses de Eu­ro­pa y Asia. y se tie­ne pre­vis­to que pa­ra el 2017 Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na sea la pun­ta de lan­za del mer­ca­do en Amé­ri­ca La­ti­na.

La apues­ta por pro­duc­tos de ries­go re­du­ci­do y so­bre to­do los de “heat-not-burn” va en se­rio. Ha­ce dos años la em­pre­sa in­vir­tió más de US$600 mi­llo­nes en una nue­va fá­bri­ca en Italia pa­ra pro­du­cir sus com­po­nen­tes y se es­ti­ma que en 10 o 15 años és­tos cons­ti­tu­yan el 15% de su por­ta­fo­lio, lo que po­dría ga­ran­ti­zar man­te­ner­se y desa­rro­llar es­te ne­go­cio en el lar­go pla­zo.

Acep­ta­ción: la cla­ve pa­ra éxi­to

Pro­duc­tos co­mo es­te pue­den ser cla­ve pa­ra que los fumadores ten­gan más op­cio­nes de dis­mi­nuir el da­ño pro­vo­ca-

Hom­bres 22%

Mu­je­res 18%

Hom­bres 23%

do por el ta­ba­co. Uno de los de­fen­so­res acé­rri­mos de es­ta teo­ría y crea­dor de la “ecua­ción del re­duc­ción del da­ño” es el an­ti­guo je­fe de la Ac­ción pa­ra el Ta­ba­quis­mo y la Sa­lud (ASH) de Gran Bre­ta­ña Cli­ve Ba­tes quien ex­pli­ca que “se bus­ca que la re­duc­ción de ries­go sea la ma­yor po­si­ble y que el nu­me­ro de con­su­mi­do­res que ha­gan el cam­bio sea el ma­yor po­si­ble. El im­pac­to en la sa­lud pú­bli­ca es el pro­duc­to real de esas co­sas, así que si exis­te un pro­duc­to ver­da­de­ra­men­te se­gu­ro que na­die quie­re usar, na­die se va a cam­biar y eso no es bueno”

Pe­ro no so­lo los con­su­mi­do­res tie­nen que dar el vis­to bueno. Los or­ga­nis­mos re­gu­la­do­res to­da­vía se mues­tran muy cau­te­lo­sos a la ho­ra eva­luar las nue­vas al­ter­na­ti­vas y es­to re­pre­sen­ta un ver­da­de­ro re­to pa­ra la in­dus­tria ta­ba­ca­le­ra.

Mu­je­res 4%

Hom­bres 24% 8%

“La OMS pre­di­ce que va a ha­ber un bi­llón de muer­tes cau­sa­das por fu­mar. Se ne­ce­si­tan nue­vas es­tra­te­gias por­que hay que te­ner op­cio­nes pa­ra los fumadores. La idea no es aca­bar con los es­fuer­zos que ya exis­ten sino com­ple­men­tar­los pa­ra ace­le­rar el pro­ce­so de re­du­cir ese ries­go” di­ce el doc­tor Kons­tan­ti­nos Far­sa­li­nos.

Cli­ve Ba­tes va más allá y afir­ma que “hay per­so­nas que quie­ren es­tar de una gue­rra per­ma­nen­te con un enemi­go con­ve­nien­te, pe­ro al es­tar en una gue­rra con una in­dus­tria tie­nen po­ca hu­mil­dad ha­cia el con­su­mi­dor”.

Aho­ra el de­ba­te se cen­tra jus­ta­men­te en las in­ves­ti­ga­cio­nes y si es­tas se­rán ca­pa­ces de con­ven­cer o no a las au­to­ri­da­des de sa­lud que has­ta el mo­men­to se han re­sis­ti­do a acep­tar sus con­clu­sio­nes. Ha­brá que es­pe­rar tam­bién que am­bas par­tes se pon­gan de acuer­do pa­ra es­ta­ble­cer el mar­co re­gu­la­to­rio ade­cua­do. Se­rá la mis­ma cien­cia la que al fi­nal in­cli­ne la ba­lan­za y qui­zás se­re­mos los tes­ti­gos de la trans­for­ma­ción de la in­dus­tria ta­ba­ca­le­ra que per­ma­ne­ció prac­ti­ca­men­te in­tac­ta por más de 500 años.

Pre­va­len­cia del fu­ma­do en adul­tos en Cen­troa­mé­ri­ca

Mu­je­res

Hom­bres 30%

Mu­je­res 20%

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.