Fue­ra de la ca­pi­tal, so­lo los va­lien­tes so­bre­vi­ven

Em­pe­zar un ne­go­cio fue­ra de las ciu­da­des es ca­si una ta­rea im­po­si­ble en la re­gión. Aún así, un gru­po de em­pre­sa­rios ya lo es­tá ha­cien­do.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Sumario - Por Ale­jan­dra Or­dó­ñez ale­jan­dra.or­do­nez@gru­po­cer­ca.com

Ubi­ca­da en el ki­ló­me­tro 77 en Sa­ca­te­pé­quez, Gua­te­ma­la, se en­cuen­tra San Lo­ren­zo El Cu­bo, una al­dea ador­na­da por los vol­ca­nes de Agua, Fue­go y Aca­te­nan­go, que has­ta ha­ce so­lo unas dé­ca­das te­nía la pro­duc­ción agrí­co­la co­mo prác­ti­ca­men­te su úni­co mo­tor de cre­ci­mien­to pe­ro hoy ha des­per­ta­do su po­ten­cial em­pren­de­dor.

Par­te de la trans­for­ma­ción de es­te po­bla­do, que se en­cuen­tra a uno 15 mi­nu­tos de An­ti­gua Gua­te­ma­la, ini­ció en 2012 cuan­do el em­pre­sa­rio Phi­lip Wil­son asu­mió el ries­go de in­ver­tir US$1,8 mi­llo­nes para tras­la­dar su emprendimiento so­cial, Eco­fil­tro, a es­ta zo­na.

La me­ta de Eco­fil­tro era cla­ra: ter­mi­nar con la fal­ta de agua po­ta­ble en las áreas ru­ra­les de Gua­te­ma­la, y se­gún cuen­ta su fun­da­dor, San Lo­ren­zo El Cu­bo era el es­ce­na­rio per­fec­to da­do que su ubi­ca­ción so­bre la Ru­ta Na­cio­nal 14, fa­ci­li­ta­ba el ac­ce­so a la Cos­ta Sur y el Al­ti­plano, dos de las áreas con más pro­ble­mas de ac­ce­so al agua po­ta­ble en el país.

Cuan­do Wil­son em­pe­zó a pla­ni­fi­car la cons­truc­ción de su nue­va fá­bri­ca, el ob­je­ti­vo era pro­du­cir 8 mil fil­tros al mes. Hoy, cua­tro años des­pués, la com­pa­ñía que di­ri­ge ade­más con­tri­bu­ye con ge­ne­ra­ción de 70 em­pleos en es­ta zo­na. Pe­ro no ha si­do una ta­rea sen­ci­lla.

Lo que su­ce­de, ex­pli­ca Da­vid Ca­sa­so­la, ana­lis­ta eco­nó­mi­co del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas Na­cio­na­les (CIEN), es que en Gua­te­ma­la aún exis­te re­cha­zo al es­ta­ble­ci­mien­to de in­cen­ti­vos de nue­va ge­ne­ra­ción que fa­ci­li­ten la des­cen­tra­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas en el área me­tro­po­li­ta­na y que ac­ti­ven la eco­no­mía en otras re­gio­nes del te­rri­to­rio na­cio­nal.

“En Gua­te­ma­la to­da­vía es cos­to­so es­ta­ble­cer ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas le­jos del área me­tro­po­li­ta­na, en don­de los bie­nes pú­bli­cos que de­be brin­dar el Es­ta­do (se­gu­ri­dad, ac­ce­so a in­fra­es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va, cen­tros edu­ca­ti­vos, ser­vi­cios

En los pró­xi­mos tres años, 2 de ca­da 5 gua­te­mal­te­cos pon­drá en mar­cha un nue­vo ne­go­cio. Y, en los cin­co años si­guien­tes, el 49.7% de los em­pren­de­do­res ge­ne­ra­rá en­tre 1 y 5 em­pleos CEN­TRO DE EMPRENDIMIENTO KIRZNER DE LA UNI­VER­SI­DAD FRAN­CIS­CO MARROQUÍN (UFM)

de sa­lud) no lle­gan a su des­tino y en otros ca­sos, son de ba­ja ca­li­dad”, ex­pli­ca Ca­sa­so­la.

Es­ta si­tua­ción se re­pi­te en Cos­ta Ri­ca, don­de la ma­yo­ría de es­fuer­zos para im­pul­sar nue­vos ne­go­cios se con­cen­tran en el área me­tro­po­li­ta­na, ase­gu­ra Ge­rar­do Vi­lla­lo­bos, coor­di­na­dor del Pro­gra­ma Una-em­pren­de­do­res de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal.

Ne­go­cios con­tra­co­rrien­te

En el no­roes­te de Cos­ta Ri­ca, una po­si­bi­li­dad de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co fue­ra de la me­tró­po­li lle­gó de la mano de Fran­klin Chang Díaz, quien en 2005 fun­dó Ad As­tra Roc­ket, una com­pa­ñía de in­ge­nie­ría ae­ro­es­pa­cial de­di­ca­da al desa­rro­llo de tec­no­lo­gías de pro­pul­sión avan­za­da ba­sa­das en plas­ma.

De pro­fe­sión as­tro­nau­ta de la NASA, es­te cos­ta­rri­cen­se-es­ta­dou­ni­den­se vio en la pro­vin­cia de Gua­na­cas­te la opor­tu­ni­dad de apor­tar al país una op­ción di­fe­ren­te de desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, rom­pien­do el es­que­ma de es­ta­ble­cer­se en el Gran Área Me­tro­po­li­ta­na (GAM).

“Uno no se ima­gi­na vi­vien­do ni tra­ba­jan­do en un lu­gar que no sea el GAM, y se pien­sa que to­do lo que pa­sa, se con­cen­tra en San Jo­sé. Eso per­mea en la in­dus­tria y tam­bién en el Go­bierno, el cual fun­cio­na cen­tra­li­za­do en la ca­pi­tal”, re­la­ta Jo­se An­to­nio Cas­tro, di­rec­tor cien­tí­fi­co de Ad As­tra Roc­ket y quien ase­gu­ra que uno de los ob­je­ti­vos de ins­ta­lar­se en Gua­na­cas­te era pro­veer­le a es­ta pro­vin­cia un ca­mino de desa­rro­llo dis­tin­to al agra­rio y al tu­rís­ti­cos, que es a lo que es­tán acos­tum­bra­dos.

Des­pués de 11 años, ase­gu­ra Cas­tro, tie­ne la me­ta de cre­cer un 30%, aun­que es­to de­man­da­rá cier­ta re­bel­día de su par­te, pues no exis­te un eco­sis­te­ma bá­si­co para ha­cer ne­go­cios, y gran par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad re­cae en sus hom­bros y en la ca­pa­ci­dad que ten­gan de na­dar con­tra­co­rrien­te.

En su ca­so, el ta­len­to es­pe­cia­li­za­do es un te­ma crí­ti­co, y an­te la fal­ta de los pro­fe­sio­na­les idó­neos para lle­nar sus pla­zas, Ad As­tra Roc­ket ha op­ta­do por ex­por­tar ta­len­to des­de otras re­gio­nes del país, así co­mo es­ta­ble­cer con­ve­nios con uni­ver­si­da­des para que en­víen a sus es­tu­dian­tes a rea­li­zar sus pa­san­tías con ellos.

Un es­tu­dio ela­bo­ra­do por la Coa­li­ción Cos­ta­rri­cen­se de

Ini­cia­ti­vas para el Desa­rro­llo (Cinde) con­fir­ma es­te pa­no­ra­ma, ya que al ana­li­zar cin­co zo­nas pe­ri­fé­ri­cas (el Pa­cí­fi­co Nor­te, el Pa­cí­fi­co Cen­tral, la Zo­na Nor­te, el Ca­ri­be y Zo­na Sur) de­ter­mi­nó que aun cuan­do tie­nen el po­ten­cial para el desa­rro­llo de em­pre­sas po­co tra­di­cio­na­les co­mo tec­no­lo­gías lim­pias o in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo en bio­tec­no­lo­gía, tie­ne enor­mes de­bi­li­da­des en su en­torno para ha­cer ne­go­cios.

Tal co­mo ex­pli­có Jor­ge Se­que­ria, di­rec­tor de Cinde, es­tas re­gio­nes tie­ne enor­mes re­za­gos en te­mas co­mo in­fra­es­truc­tu­ra, ac­ce­so a elec­tri­ci­dad y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, pe­ro el te­ma más crí­ti­co es el ta­len­to. “No te­ne­mos la gen­te que se re­quie­re, con la ca­pa­ci­ta­ción que se re­quie­re y con bi­lin­güis­mo, y esa es la ra­zón nú­me­ro uno por la cual no pue­de ir a in­ver­sión a es­tas zo­nas” ex­pli­có.

Por otro la­do, los re­sul­ta­dos del Glo­bal En­tre­pre­neurs­hip Mo­ni­tor (GEM) “pa­re­cie­ra que en al­gu­nas re­gio­nes no he­mos pro­pi­cia­do las con­di­cio­nes para ge­ne­rar un am­bien­te idó­neo para crear nue­vos ne­go­cios”, se­ña­la Arian­na Tris­tán, di­rec­to­ra de In­no­va­ción de la Cá­ma­ra de In­dus­trias de Cos­ta Ri­ca (CICR), quien a mo­do de ejem­plo re­cal­có los re­sul­ta­dos de las re­gio­nes Hue­tar Atlán­ti­ca, Cho­ro­te­ga y Brun­ca.

“No es una sor­pre­sa pe­ro sí una luz de alar­ma que la es­tas tres zo­nas ten­gan la me­nor per­cep­ción de opor­tu­ni­da­des para em­pren­der, y en el ca­so de la re­gión Atlán­ti­ca, se evi­den­cia un des­cen­so sos­te­ni-

Para que los in­cen­ti­vos fis­ca­les di­fe­ren­cia­dos es ne­ce­sa­rio or­ques­tar in­ter­ven­cio­nes en los te­rri­to­rios en don­de se quie­re atraer in­ver­sión DA­VID CA­SA­SO­LA DEL CIEN

do en es­te in­di­ca­dor des­de el 2010”, de­ta­lló Tris­tán.

De acuer­do con la vo­ce­ra de la gre­mial cos­ta­rri­cen­se, en su país es pre­ci­sa­men­te la Re­gión Brun­ca la que pre­sen­ta el por­cen­ta­je más ba­jo de per­so­nas con in­ten­cio­nes de em­pren­der. Ade­más, en con­jun­to con la Atlán­ti­ca, son las de ma­yor mor­ta­li­dad de los em­pren­di­mien­tos, con una ta­sa cer­ca­na al 90%; un ni­vel que des­de su vi­sión, ha­ce que sea prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble que se per­ci­ban los efec­tos po­si­ti­vos del em­pren­de­du­ris­mo.

El GEM tam­bién evi­den­cia que Gua­te­ma­la es un país en don­de mu­chas per­so­nas per­ci­ben opor­tu­ni­da­des de ne­go­cios y con­si­de­ran te­ner las ha­bi­li­da­des para ini­ciar­los. La ma­yo­ría de los gua­te­mal­te­cos as­pi­ra te­ner un ne­go­cio pro­pio para ga­nar­se la vi­da, no obs­tan­te, el pro­ce­so de em­pren­der un ne­go­cio en el país es un desafío da­das las ba­rre­ras edu­ca­ti­vas, eco­nó­mi­cas y le­ga­les que afron­tan los em­pren­de­do­res.

Aún así, el Cen­tro de Emprendimiento Kirzner de la Uni­ver­si­dad Fran­cis­co Marroquín (UFM), es­ti­ma que en los pró­xi­mos tres años, 2 de ca­da 5 gua­te­mal­te­cos pon­drá en mar­cha un nue­vo ne­go­cio. Y, en los cin­co años si­guien­tes, el 49.7% de los em­pren­de­do­res ge­ne­ra­rá en­tre 1 y 5 em­pleos.

La Aso­cia­ción Gua­te­mal­te­ca de Ex­por­ta­do­res (AGEXPORT) de­ta­lla que las ar­te­sa­nías, mue­bles y ali­men­tos es­tán en­tre las in­dus­trias don­de más se em­pren­den ne­go­cios.

Mien­tras tan­to, la Aso­cia­ción Gua­te­mal­te­ca de Ex­por­ta­do­res (AGEXPORT) de­ta­lla que las ar­te­sa­nías, mue­bles y ali­men­tos es­tán en­tre las in­dus­trias que más bus­can los cha­pi­nes para em­pren­der ne­go­cios.

Fal­ta de in­cen­ti­vos

Pe­ro ¿qué es­tán ha­cien­do los paí­ses en con­cre­to para desa­rro­llar eco­sis­te­mas de em­pren­de­du­ris­mo fue­ra de la ca­pi­tal?, en Cos­ta Ri­ca y El Sal­va­dor se pro­veen in­cen­ti­vos fis­ca­les di­fe­ren­cia­dos, otor­gan­do un más be­ne­fi­cios a aque­llas em­pre­sas que se ins­ta­lan fue­ra de la ca­pi­tal. Pe­ro es im­por­tan­te re­co­no­cer, que para que es­te ti­po de in­cen­ti­vos ten­gan los efec­tos es­pe­ra­dos, es ne­ce­sa­rio or­ques­tar in­ter­ven­cio­nes en los te­rri­to­rios en don­de se quie­re atraer in­ver-

sión, “por­que ta­sas im­po­si­ti­vas di­fe­ren­cia­das no son su­fi­cien­tes para atraer in­ver­sio­nes fuer­tes de lar­go pla­zo”, ase­gu­ra Ca­sa­so­la, del CIEN.

Ade­más, el es­ta­ble­ci­mien­to de al­gu­nas ciu­da­des in­ter­me­dias en la re­gión, no so­lo a la ge­ne­ra­ción de más em­pren­di­mien­tos, sino tam­bién al for­ta­le­ci­mien­to de sec­to­res po­co tra­di­cio­na­les o ex­plo­ta­dos, ase­ve­ra Al­ber­to Lo­zano Fe­rra­ra, co­mi­sio­na­do pre­si­den­te de la Co­mi­sión para la De­fen­sa y Pro­mo­ción de la Com­pe­ten­cia (CDPC) de Honduras.

Una de es­tas ini­cia­ti­vas es jus­ta­men­te la pro­pues­ta por Fun­da­ción para el Desa­rro­llo de Gua­te­ma­la ( FUNDESA), que im­pli­ca­ría la in­ver­sión de unos US$6,000 mi­llo­nes para el desa­rro­llo de nue­ve po­los ur­ba­nos, en­tre ellas ciu­da­des por­tua­rias y tu­rís­ti­cas.

En esa lí­nea Lo­zano Fe­rra­ra re­co­no­ce co­mo en Honduras el tu­ris­mo es uno de los prin­ci­pa­les mo­to­res de las in­ver­sio­nes por par­te del ca­pi­tal pri­va­do.

“Hay pla­nes gu­ber­na­men­ta­les orien­ta­dos a fa­vo­re­cer y dar a co­no­cer las ri­que­zas na­tu­ra­les y be­lle­za na­tu­ral del país, las cua­les in­cen­ti­van a la po­bla­ción a ha­cer tu­ris­mo in­terno. Ade­más, es con­si­de­ra­ble el di­na­mis­mo que vie­ne re­por­tán­do­se en la pro­duc­ción de pro­duc­tos agroin­dus­tria­les”, de­ta­lló Lo­zano Fe­rra­ra.

En el ca­so de Cos­ta Ri­ca, agre­ga Juan Car­los Mar­tí, di­rec­tor del CIE-TEC ( Cen­tro de In­cu­ba­ción de Em­pre­sas del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co), es “el la­bo­ra­to­rio per­fec­to para ge­ne­rar em­pren­di­mien­tos ba­sa­dos en la in­no­va­ción”, de­bi­do a que la edu­ca­ción téc­ni­ca es bue­na, hay un al­to ni­vel de adop­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías y la cos­ta­rri­cen­se es una so­cie­dad muy ho­ri­zon­tal.

En es­te país, la re­gión Hue­tar Nor­te es­tá co­bran­do re­le­van­cia en cuan­to a em­pren­di­mien­tos se re­fie­re. La po­bla­ción de es­tas tie­rras de es­ca­so re­lie­ve, con cli­ma tro­pi­cal hú­me­do y en don­de la llu­via es una cons­tan­te a lo lar­go de to­do el año, es la que per­ci­be de me­jor for­ma las opor­tu­ni­da­des para em­pren­der. “Lo po­si­ti­vo es que en la ma­yo­ría de las re­gio­nes el emprendimiento es con­si­de­ra­do co­mo una op­ción de ca­rre­ra desea­ble. Por ello, con más ra­zón, des­de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca, de­be im­pul­sar­se el ca­pi­tal hu­mano em­pren­de­dor, así co­mo los fac­to­res que in­ci­den so­bre el es­pa­cio de opor­tu­ni­da­des para em­pren­der”, agre­gó la di­rec­ti­va de la Cá­ma­ra de In­dus­trias.

Pe­ro no so­lo el Go­bierno y el sec­tor pri­va­do es­tán bus­can­do es­tra­te­gias para im­pul­sar la pro­mo­ción del em­pren­de­du­ris­mo fue­ra de las ciu­da­des. La Aca­de­mia tam­bién es­tá ha­cien­do su par­te. La UNA por ejem­plo, es­tá orien­tan­do sus es­fuer­zos a for­ta­le­cer su ofer­ta aca­dé­mi­ca en la zo­na ru­ral, es­ta­ble­cien­do se­des en di­ver­sas áreas fue­ra de la GAM, en don­de se im­par­ten cur­sos para em­pren­de­do­res. Di­chos cur­sos, ase­gu­ra Vi­lla­lo­bos, han te­ni­do muy bue­na res­pues­ta por par­te de los po­bla­do­res de di­chas áreas. “Abri­mos apro­xi­ma­da­men­te 12 cur­sos por ci­clo lec­ti­vo y más o me­nos son 600 es­tu­dian­tes los que aten­de­mos”, re­sal­tó.

Fi­nal­men­te Se­que­ria ad­vier­te que par­te del im­pul­so de­be ve­nir des­de la pro­pia co­mu­ni­dad y de su ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­zar­se para ofre­cer una ven­ta­ni­lla úni­ca de aten­ción que le fa­ci­li­te los trá­mi­tes al em­pre­sa­rio.

En Honduras el tu­ris­mo es uno de los prin­ci­pa­les mo­to­res que es­tá im­pul­san­do las in­ver­sio­nes por par­te del ca­pi­tal pri­va­do. AL­BER­TO LO­ZANO FE­RRA­RA, de la Co­mi­sión para la De­fen­sa y Pro­mo­ción de la Com­pe­ten­cia.

Ha­ce 10 me­ses Jairo Re­yes, ori­gi­na­rio de San Lo­ren­zo El Cu­bo en Gua­te­ma­la, cam­bió sus tra­di­cio­na­les tra­ba­jos de car­pin­te­ría, me­cá­ni­ca y co­mo ayu­dan­te de al­ba­ñil por un em­pleo for­mal. Al igual que otros 69 lu­ga­re­ños, él es uno de los co­la­bo­ra­do­res de Eco­fil­tro. La de­ci­sión de es­ta com­pa­ñía de abrir una fá­bri­ca de fil­tros de agua fue­ra de las ciu­da­des cen­tra­les del país. En su ca­so, es­to se tra­du­jo en la po­si­bi­li­dad de re­to­mar sus es­tu­dios y op­tar por un tí­tu­lo de Pe­ri­to Con­ta­dor el pró­xi­mo año, de­bi­do a que sus in­gre­sos au­men­ta­ron y a que aho­ra cuen­ta con un ho­ra­rio fi­jo. “Ha­ber po­di­do re­gre­sar a es­tu­diar es bueno para mí por­que al gra­duar­me ten­dré me­jo­res opor­tu­ni­da­des. Ade­más, la em­pre­sa ha re­sul­ta­do de be­ne­fi­cio para mi co­mu­ni­dad y para las otras cer­ca­nas”, ase­ve­ra Re­yes, quien agre­ga que des­pués de gra­duar­se, bus­ca­rá in­gre­sar a la uni­ver­si­dad para es­tu­diar Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas.

La em­pre­sa Eco­fil­tro se ubi­ca en San Lo­ren­zo El Cu­bo, una al­dea ubi­ca­da en Sa­ca­te­pé­quez, Gua­te­ma­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.