Evi­te que las va­ca­cio­nes le ro­ben su pro­duc­ti­vi­dad

Aun­que las em­pre­sas es­pe­ran que sus co­la­bo­ra­do­res re­gre­sen del des­can­so con una do­sis ex­tra de ener­gía no siempre es así, por eso de­ben pre­pa­rar una es­tra­te­gia para re­to­mar las ope­ra­cio­nes sin afec­tar el ren­di­mien­to.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Sumario - Por Aman­da Ro­das y Es­te­fa­nía Flo­res aman­da.ro­das@gru­po­cer­ca.com

Las em­pre­sas es­pe­ran que sus co­la­bo­ra­do­res re­gre­sen del des­can­so con una do­sis ex­tra de ener­gía, pe­ro no siempre es así.

El ex­ce­so de ho­ras de tra­ba­jo y de car­ga la­bo­ral fue­ron una com­bi­na­ción le­tal para Mat­su­ri Ta­kahas­hi, una co­la­bo­ra­do­ra del gi­gan­te ja­po­nés de pu­bli­ci­dad Den­tsu, que tras sie­te me­ses de ope­rar para es­ta com­pa­ñía de­ci­dió sal­tar des­de un edi­fi­cio de su em­pre­sa por­que no so­por­ta­ba más la pre­sión.

Aun­que pa­re­ce un ca­so ex­tre­mo, la reac­ción que tu­vo Ta­kahas­hi es­tu­vo mo­ti­va­da por el es­trés la­bo­ral, un mal co­ti­diano en las ofi­ci­nas, y aun cuan­do sue­le re­la­cio­nar­se con la can­ti­dad de ho­ras de tra­ba­jo, pue­de lle­gar tras un pe­rio­do pro­lon­ga­do de va­ca­cio­nes. Es­te mal se co­no­ce co­mo de­pre­sión post­va­ca­cio­nes y pue­de afec­tar su pro­duc­ti­vi­dad.

A ni­vel mun­dial, en­ti­da­des co­mo la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia en Es­pa­ña y la re­clu­ta­do­ra Rands­tad, es­ti­man que en­tre un 35% y un 57% de los tra­ba­ja­do­res pa­de­cen es­te sín­dro­me post­va­ca­cio­nes, que ge­ne­ra tras­tor­nos fí­si­cos, psi­co­so­má­ti­cos y psi­co­so­cia­les, ade­más de mer­mar el ren­di­mien­to y ele­var las ta­sas de le­sio­nes en la ofi­ci­na.

“Un ca­so fre­cuen­te es que las per­so­nas re­gre­sen de sus via­jes jus­to el día an­tes de re­in­te­grar­se al tra­ba­jo y es­to ha­ce que la men­te no ten­ga tiem­po de aco­plar­se al cam­bio” ex­pli­ca Ma­rio Sa­li­nas, con­sul­tor em­pre­sa­rial en For­ma­ción Pro­fe­sio­nal y Ca­pa­ci­ta­ción.

Por es­to una de las pri­me­ras re­co­men­da­cio­nes del es­pe­cia­lis­ta es que las em­pre­sas con­tri­bu­yan a que en es­te pri­mer día de tra­ba­jo las car­gas la­bo­ra­les sean equi­li­bra­das para que el em­plea­do se aco­ple pau­la­ti­na­men­te.

Sa­li­nas ade­más ha­ce én­fa­sis en la ne­ce­si­dad de mo­ni­to­rear a los co­la­bo­ra­do­res en los pri­me­ros días de su re­in­cor­po­ra­ción, da­do que es­te sín­dro­me sue­le pre­sen­tar­se en­tre el día uno y el día 10 del re­gre­so al tra­ba­jo.

Por otro la­do, uno de los prin­ci­pa­les efec­tos no­ci­vos que el es­trés pos­va­ca­cio­nes pue­de ge­ne­rar en una or­ga­ni­za­ción es una ba­ja en la pro­duc­ti­vi­dad.

Se es­ti­ma que los em­plea­do­res po­drían aho­rrar­se al me­nos el 30% de lo que pier­den por fal­ta de pro­duc­ti­vi­dad y sus­ti­tu­ción de las per­so­nas con tras­tor­nos de sa­lud men­tal, me­dian­te me­di­das sen­ci­llas de pre­ven­ción e iden­ti­fi­ca­ción tem­pra­na, se­gún el in­for­me “De­pre­sión en el ám­bi­to la­bo­ral” (De­pres­sion in the work­pla­ce), ela­bo­ra­do por la Fe­de­ra­ción Mun­dial de la Sa­lud Men­tal ( World Fe­de­ra­tion for Men­tal Health – WFMH).

Para es­to es vi­tal que Re­cur­sos Hu­ma­nos o el en­car­ga­do del per­so­nal desem­pe­ñe un pa­pel de li­de­raz­go, fa­ci­li­ta­ción, ase­so­ría y de­fen­sa, con el ob­je­ti­vo de fa­ci­li­tar la re­cu­pe­ra­ción y aho­rrar cos­tos per­so­na­les y eco­nó­mi­cos.

Ajus­tes al ter­mó­me­tro

Un pri­mer pa­so que la com­pa­ñía de­be se­guir para prevenir es­te sín­dro­me es in­cluir una po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad y sa­lud en el tra­ba­jo.

Adi­cio­nal­men­tees im­por­tan­te que pres­te aten­ción a cier­tas con­duc­tas que pue­den aler­tar a tiem­po de que al­gún miem­bro de su equi­po su­fre de es­ta de­pre­sión:

• Apa­tía ha­cia los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo.

• Has­tío por rea­li­zar las la­bo­res dia­rias.

• Fal­ta de con­cen­tra­ción.

• In­de­ci­sión o pro­ble­mas de me­mo­ria.

• Can­san­cio al rea­li­zar cual­quier ac­ti­vi­dad eje­cu­ta­da en un am­bien­te la­bo­ral.

La re­co­men­da­ción prin­ci­pal es que las em­pre­sas in­cen­ti­ven ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas, nue­vas y más crea­ti­vas, que ele­ven las me­tas de los em­plea­dos, tan­to per­so­na­les co­mo pro­fe­sio­na­les.

Tam­bién se re­co­mien­da que cuan­do se lle­gue a iden­ti­fi­car que los co­la­bo­ra­do­res co­mien­zan a lle­gar más tar­de, no cum­plen con los pla­zos para ha­cer las la­bo­res co­ti­dia­nas o se evi­den­cie una des­or­ga­ni­za­ción la­ten­te en su tra­ba­jo, los em­plea­do­res de­ben ac­tuar y rein­ven­tar el am­bien­te la­bo­ral.

En cuan­to a la pre­sen­cia de apa­tía y des­mo­ti­va­ción, el con­se­jo prin­ci­pal es di­vi­dir el tra­ba­jo y sa­ber­lo pla­ni­fi­car. En es­te as­pec­to, los em­plea­do­res jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal y cla­ve, pues ellos pue­den lle­gar a orien­tar es­ta pla­ni­fi­ca­ción de­bi­do a que no to­das las per­so­nas tie­nen la ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­zar su tiem­po y fun­cio­nes.

El sín­dro­me post­va­ca­cio­nal, por lo ge­ne­ral, se su­pera en un par de días y no re­quie­re nin­gún tra­ta­mien­to o in­ter­ven­ción, pe­ro si los sín­to­mas se man­tie­nen se­rá ne­ce­sa­rio eva­luar otros as­pec­tos que pue­den es­tar de- trás de es­tas con­duc­tas y es re­co­men­da­ble con­sul­tar el pro­ble­ma con un mé­di­co.

Fi­nal­men­te Glo­ría Ruano, Con­sul­to­ra Em­pre­sa­rial de Pri­ce­wa­ter­hou­se­coo­pers (PWC), ad­vier­te que no to­do es res­pon­sa­bi­li­dad de la com­pa­ñía y por ello ha­ce én­fa­sis en on­ce re­co­men­da­cio­nes que pue­den ser adop­ta­das en con­jun­to con los co­la­bo­ra­do­res, de­ta­lla­dos a con­ti­nua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.