La ban­ca ya no pien­sa so­lo en bit­coins

Las crip­to­mo­ne­das no han lle­ga­do ma­si­va­men­te a Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y eso ya ni si­quie­ra de­be­ría preo­cu­par­nos. Ex­per­tos de­po­si­tan una tec­no­lo­gía su­pe­rior la apues­ta para re­for­mu­lar el sis­te­ma fi­nan­cie­ro re­gio­nal. ¿Cuá­les son nues­tras oport

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Sumario - Por Mar­ce­la Ji­mé­nez mar­ce­la.ji­me­nez@gru­po­cer­ca.com

La crip­to­mo­ne­da no se ha ma­si­fi­ca­do en la re­gión, pe­ro eso ya no es un pro­ble­ma. Ex­per­tos apun­tan ha­cia una tec­no­lo­gía su­pe­rior para re­for­mu­lar la ban­ca.

La fluc­tuan­te eco­no­mía la­ti­noa­me­ri­ca­na jue­ga a nues­tro fa­vor cuan­do de bit­coins se tra­ta. Es­ta mo­ne­da di­gi­tal, la más po­pu­lar y de ma­yor va­lor en el mer­ca­do, ha co­bra­do fa­ma en la re­gión gra­cias –en par­te– a la ines­ta­bi­li­dad, la caí­da de los pre­cios del pe­tró­leo y de las ma­te­rias pri­mas, así co­mo la re­ce­sión eco­nó­mi­ca de Chi­na.

Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Ve­ne­zue­la y Mé­xi­co dan fe de lo an­te­rior. Es­tas na­cio­nes acu­die­ron a los bit­coins co­mo una for­ma de aten­der la cri­sis y tra­tar de re­cu­pe­rar el con­trol so­bre su pro­pia di­vi­sa. Co­mo re­sul­ta­do, la re­gión lo­gró rom­per los ré­cords de adop­ción de es­ta mo­ne­da di­gi­tal en el 2015, cuan­do las transac­cio­nes co­mer­cia­les con bit­coins al­can­za­ron un im­pre­sio­nan­te cre­ci­mien­to de 1,700% con res­pec­to al ini­cio de ese mis­mo año, se­gún dio a co­no­cer el pro­ce­sa­dor de pa­gos Bit­pay.

En tér­mi­nos de es­ta crip­to­mo­ne­da, el rei­na­do lo tie­ne Ar­gen­ti­na pe­ro otros paí­ses no se que­dan atrás y al con­tra­rio ana­lis­tas del sec­tor han apun­ta­do an­tes a la ven­ta­na de opor­tu­ni­da­des que pue­den en­con­trar en la crip­to­mo­ne­da. Por ejem­plo, Bra­sil ce­rró el 2015 con vo­lu­men anual de bit­coins 16% ma­yor al del 2014 y re­por­tó ga­nan­cias que su­pe­raron en 92% las del real bra­si­le­ño ese mis­mo año, se­gún el por­tal lo­cal bit­va­lor.

Aún así, la his­to­ria en Cen­troa­mé­ri­ca es muy dis­tin­ta. Gi­lles Maury, ge­ren­te de Tec­no­lo­gía, Me­dios y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de De­loit­te, ex­pli­ca que el país que más se ha acer­ca­do al ma­ne­jo de bit­coins es Pa­na­má, don­de cier­tos ac­to­res han he­cho un uso efec­ti­vo con vo­lu­men y transac­cio­nes im­por­tan­tes, pe­ro no se ha tras­la­da­do a ni­vel de po­bla­ción.

Sí, en Cen­troa­mé­ri­ca se ha ha­bla­do de bit­coins y sí, ha ha­bi­do al­gu­nas ini­cia­ti­vas pun­tua­les, pe­ro es­ta crip­to-

El block­chain ven­drá a ge­ne­rar dis­rup­ción en una se­rie de in­dus­trias y creo que en la re­gión es­ta de­be ser la prio­ri­dad aho­ri­ta a ni­vel de em­pre­sas GI­LLES MAURY, Ge­ren­te de Tec­no­lo­gía, Me­dios y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de De­loit­te.

mo­ne­da no se ha ma­si­fi­ca­do ni es­tá to­man­do el ca­mino para ha­cer­lo. Ni aquí, ni en el res­to del mun­do, acla­ra Maury.

Por eso el ex­per­to no se preo­cu­pa de­ma­sia­do por que no ha­yan lle­ga­do los bit­coins a la re­gión, pues la aten­ción, de­ter­mi­na, de­be es­tar en al­go más im­por­tan­te y con ma­yor ca­pa­ci­dad de im­pac­tar a dis­tin­tas in­dus­trias: el block­chain, una tec­no­lo­gía que fun­cio­na co­mo un li­bro de con­ta­bi­li­dad pú­bli­ca don­de se re­gis­tran las ope­ra­cio­nes de com­pra- ven­ta o cual­quier otra transac­ción. So­bre es­ta ba­se es que fun­cio­nan los bit­coins. ¿Le in­tere­sa el block­chain a la re­gión?

Gran­des en­ti­da­des fi­nan­cie­ras a ni­vel mun­dial co­mo el Ban­co San­tan­der, UBS y Gold­man Sachs, en­tre otros, han de­ja­do muy cla­ra su am­bi­ción de vol­ver la tec­no­lo­gía block­chain una alia­da del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Las ra­zo­nes son cla­ras, por un la­do per­mi­ti­ría ha­cer sus ope­ra­cio­nes más se­gu­ras y efi­cien­tes, y por el otro, le per­mi­ti­ría reducir cos­tos de in­fra­es­truc­tu­ra (has­ta más de US$20 bi­llo­nes, se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por San­tan­der en 2015). Sin em­bar­go to­do es muy ex­pe­ri­men­tal. Aun­que es­tos ban­cos han in­ver­ti­do gran­des su­mas de dinero en in­ves­ti­ga­ción so­bre la tec­no­lo­gía, fal­ta bas­tan­te para ver sis­te­mas de block­chain for­mal­men­te ins­ta­la­dos.

Al­go si­mi­lar su­ce­de en nues­tra re­gión. Para que en Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be se im­ple­men­te es­ta tec­no­lo­gía fal­ta bas­tan­te, pe­ro la po­si­bi­li­dad sí se es­tá dis­cu­tien­do, so­bre to­do en la in­dus­tria fi­nan­cie­ra.

Se­gún co­men­tó Fer­nan­do Sanz, in­ves­ti­ga­dor y con­sul­tor de TI y crip­to­mo­ne­das, a la Re­vis­ta IT NOW, el block­chain le in­tere­sa a los ban­cos por­que fa­ci­li­ta el pro­ce­so de va­li­da­ción en las trans­fe­ren­cias y per­mi­te aho­rrar gas­tos y ries­gos de­bi­do a la par­ti­ci­pa­ción de múl­ti­ples en­ti­da­des, sin te­ner que ex­po­ner in­for­ma­ción sen­si­ble.

“Block­chain es al­go que no va­mos a ig­no­rar, sin em­bar­go hay re­tos, co­mo la fal­ta de re­cur­so hu­mano para im­ple­men­tar es­ta tec­no­lo­gía. Por eso es im­por­tan­te fo­men­tar la ca­pa­ci­ta­ción. Por otro la­do, hay pre­con­cep­tos inexac­tos ge­ne­ra­li­za­dos so­bre es­te con­cep­to”, aco­ta­ba el ex­per­to.

A la re­co­men­da­ción an­te­rior se su­man las de Maury, quien con­si­de­ra que los pa­sos a se­guir en es­te ca­mino son: in­for­mar­se so­bre lo que exis­te a ni­vel tec­no­ló­gi­co, a ni­vel lo­cal y glo­bal; y ob­ser­var mer­ca­dos si­mi­la­res más avan­za­dos para des­ci­frar có­mo los gran­des ac­to­res han des­ti­na­do re­cur­sos para pro­bar la tec­no­lo­gía.

A ni­vel de ban­cos cen­tra­les en la re­gión, el te­ma no es nue­vo. En el ca­so de El Sal­va­dor, el Cen­tral ase­gu­ra que en es­te mo­men­to no tie­nen co­no­ci­mien­to ni con­sul­tas del sis­te­ma fi­nan­cie­ro al res­pec­to, sin em­bar­go acla­ra que an­te el au­ge de los pa­gos mó­vi­les, se es­tá desa­rro­llan­do una in­ves­ti­ga­ción so­bre las crip­to­mo­ne­das, sus al­can­ces, for­mas de ope­ra­ción y ries­gos.

En Cos­ta Ri­ca, el Ban­co Cen­tral tie­ne una po­si­ción si­mi­lar e in­di­ca que por ser

Block­chain es al­go que no va­mos a ig­no­rar, sin em­bar­go hay re­tos, co­mo la fal­ta de re­cur­so hu­mano para im­ple­men­tar es­ta tec­no­lo­gía FER­NAN­DO SANZ, in­ves­ti­ga­dor y con­sul­tor de TI y crip­to­mo­ne­das.

una tec­no­lo­gía que va más allá de los sis­te­mas de pa­go, pues in­vo­lu­cra a los sis­te­mas eco­nó­mi­cos y fi­nan­cie­ros lo­ca­les y ex­tran­je­ros, se en­cuen­tran en una fa­se ini­cial de ex­plo­ra­ción.

Maury de­ter­mi­na que uno de los ma­yo­res desafíos en cuan­to al te­ma de block­chain es la re­gu­la­ción. “Lo que se ha ob­ser­va­do en otros mer­ca­dos –y uno lo ve en un sec­tor co­mo las Fin­tech– es que vie­nen star­tups a sa­tis­fa­cer una se­rie de prue­bas que no es­tán re­gu­la­das o vie­nen a cu­brir so­lo una par­te pe­que­ña de una ca­de­na de va­lor, por lo tan­to tam­po­co en­tran a ser su­je­tos de re­gu­la­ción”, ex­pli­ca el ana­lis­ta de De­loit­te.

El te­ma de la re­gu­la­ción es com­ple­jo en sí. Fa­bio­la He­rre­ra, di­rec­to­ra del De­par­ta­men­to de Sis­te­mas de Pa­go del Ban­co Cen­tral de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, ex­pli­ca que la ma­yo­ría de las ju­ris­dic­cio­nes del mun­do han si­do neu­tra­les en cuan­to a la re­gu­la­ción de las crip­to­mo­ne­das.

“Al­gu­nos paí­ses las han prohi­bi­do en sus ju­ris­dic­cio­nes por con­si­de­rar que son un me­dio para la­var ac­ti­vos y otros de­li­tos, otros han ofi­cia­li­za­do su uso para fi­nes im­po­si­ti­vos, al­gu­nos han ma­ni­fes­ta­do que no las van a re­gu­lar por en­ten­der que su na­tu­ra­le­za no es la mis­ma del dinero emi­ti­do por ban­cos cen­tra­les”, apun­ta.

Se­gún in­di­ca, la en­ti­dad se ha su­ma­do a un gru­po de re­gu­la­do­res que ana­li­za el sur­gi­mien­to de las mo­ne­das di­gi­ta­les y sus lí­mi­tes le­ga­les, por lo que has­ta el mo­men­to man­tie­ne úni­ca­men­te una po­si­ción de ob­ser­va­ción y vi­gi­lan­cia. Sin em­bar­go, agre­ga que en lo que sí se es­tá tra­ba­jan­do es en una re­gu­la­ción que per­mi­ta un uso más efi­cien­te, se­gu­ro y trans­pa­ren­te del dinero elec­tró­ni­co en su país.

Maury con­clu­ye que el bit­coin abrió a ni­vel glo­bal una bre­cha para el block­chain, tec­no­lo­gía que a su pa­re­cer tie­ne in­clu­so más po­ten­cial de im­pac­to, pe­ro ade­más lo hi­zo en un mo­men­to en el que la po­bla­ción tie­ne más ma­du­rez para acep­tar los ser­vi­cios di­gi­ta­les y esa es la ma­yor opor­tu­ni­dad, con­si­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.