¿La cul­pa la tu­vie­ron los eco­no­mis­tas?

Aun­que no hu­bie­ran po­di­do fre­nar a Do­nald Trump, los eco­no­mis­tas ha­brían te­ni­do un ma­yor im­pac­to en el de­ba­te pú­bli­co si se hu­bie­ran ce­ñi­do más a la en­se­ñan­za de su dis­ci­pli­na, en lu­gar de aliar­se con los pro­mo­to­res de la glo­ba­li­za­ción.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Sumario - ©Pro­jec­tsyn­di­ca­te1995–2016

Por da ni ro­drik, pro­fe­sor de eco­no­mía Po­lí­ti­ca en la es­cue­la de go­bierno john f. Ken­nedy de la uni­ver­si­dad de har­vard.

CAMBRIDGE – Cuan­do mi li­bro ¿La glo­ba­li­za­ción­hai­do de­ma­sia­do­le­jos? fue a im­pren­ta ha­ce ca­si dos dé­ca­das, me pu­se en con­tac­to con un eco­no­mis­ta muy co­no­ci­do para pe­dir­le que es­cri­bie­ra un co­men­ta­rio en la con­tra­ta­pa. En el li­bro yo de­cía que, en au­sen­cia de una res­pues­ta gu­ber­na­men­tal más con­cer­ta­da, un ex­ce­so de glo­ba­li­za­ción agra­va­ría las di­vi­sio­nes so­cia­les, exa­cer­ba­ría los pro­ble­mas de dis­tri­bu­ción y mi­na­ría los acuer­dos so­cia­les do­més­ti­cos -ar­gu­men­tos que, des­de en­ton­ces, se han vuel­to mo­ne­da co­rrien­te.

El eco­no­mis­ta pu­so re­pa­ros. Di­jo que, en reali­dad, no es­ta­ba en desacuer­do con nin- guno de los aná­li­sis, pe­ro que te­nía mie­do de que mi li­bro ofre­cie­ra "mu­ni­ción para los bár­ba­ros". Los pro­tec­cio­nis­tas se ser­vi­rían de los ar­gu­men­tos del li­bro so­bre los as­pec­tos ne­ga­ti­vos de la glo­ba­li­za­ción para jus­ti­fi­car su agen­da es­tre­cha y egoís­ta.

Es una reac­ción que to­da­vía re­ci­bo de mis co­le­gas eco­no­mis­tas. Uno de ellos le­van­tó la mano du­bi­ta­ti­va­men­te lue­go de una con­ver­sa­ción y pre­gun­tó: ¿no te preo­cu­pa que se ha­ga abu­so de tus ar­gu­men­tos y ter­mi­nen fa­vo­re­cien­do a los de­ma­go­gos y po­pu­lis­tas que es­tás de­nun­cian­do?

Siempre exis­te el ries­go de que aque­llos con quie­nes di­sen­ti­mos se apro­pien de nues­tros ar­gu­men­tos en el de­ba­te

Cuan­do los eco­no­mis­tas ma­ti­zan sus ar­gu­men­tos, en efec­to es­tán fa­vo­re­cien­do a un gru­po de bár­ba­ros por so­bre otro

pú­bli­co. Pe­ro nun­ca en­ten­dí por qué mu­chos eco­no­mis­tas creen que es­to im­pli­ca te­ner que tor­cer nues­tro ra­zo­na­mien­to so­bre el co­mer­cio en una di­rec­ción de­ter­mi­na­da. La pre­mi­sa im­plí­ci­ta pa­re­ce ser que só­lo hay bár­ba­ros en uno de los la­dos del de­ba­te co­mer­cial. Apa­ren­te­men­te, aque­llos que se que­jan de las re­glas de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio o de los acuer­dos co­mer­cia­les son pro­tec­cio­nis­tas des­agra­da­bles, mien­tras que quie­nes los res­pal­dan siempre es­tán del la­do de los án­ge­les.

En ver­dad, mu­chos en­tu­sias­tas del co­mer­cio tam­bién es­tán mo­ti­va­dos por sus pro­pias agen­das es­tre­chas y egoís­tas. Las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas que de­fien­den re­glas so­bre pa­ten­tes más es­tric­tas, los ban­cos que pre­sio­nan por un ac­ce­so sin res­tric­cio­nes a los mer­ca­dos ex­tran­je­ros o las mul­ti­na­cio­na­les que so­li­ci­tan tri­bu­na­les de ar­bi­tra­je es­pe­cia­les no tie­nen una ma­yor con­si­de­ra­ción por el in­te­rés pú­bli­co que los pro­tec­cio­nis­tas. De ma­ne­ra que cuan­do los eco­no­mis­tas ma­ti­zan sus ar­gu­men­tos, en efec­to es­tán fa­vo­re­cien­do a un gru­po de bár­ba­ros por so­bre otro.

Ya ha­ce mu­cho tiem­po que exis­te una re­gla tá­ci­ta de com­pro­mi­so pú­bli­co para los eco­no­mis­tas se­gún la cual de­ben de­fen­der el co­mer­cio y no re­pa­rar de­ma­sia­do en la le­tra chi­ca. Es­to ha ge­ne­ra­do una si­tua­ción cu­rio­sa. Los mo­de­los es­tán­dar de co­mer­cio con los cua­les tra­ba­jan los eco­no­mis­tas nor­mal­men­te tie­nen fuer­tes efec­tos dis­tri­bu­ti­vos: las pér­di­das de in­gre­sos de cier­tos gru­pos de pro­duc­to­res o ca­te­go­rías de tra­ba­ja­do­res son la otra ca­ra de los "ré­di­tos del co­mer­cio". Y los eco­no­mis­tas ha­ce mu­cho que sa­ben que las fa­llas del mer­ca­do -in­clui­dos el mal fun­cio­na­mien­to de los mer­ca­dos la­bo­ra­les, las im­per­fec­cio­nes del mer­ca­do de cré­di­to, las ex­ter­na­li­da­des del co­no­ci­mien­to o am­bien­ta­les y los mo­no­po­lios- pue­den in­ter­fe­rir en la ob­ten­ción de esos ré­di­tos.

Tam­bién sa­ben que los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos de los acuer­dos co­mer­cia­les que atra­vie­san las fron­te­ras para dar for­ma a re­gu­la­cio­nes do­més­ti­cas -co­mo su­ce­de con el en­du­re­ci­mien­to de las re­glas so­bre pa­ten­tes o la coor­di­na­ción de los re­que­ri­mien­tos de sa­lud y se­gu­ri­dad- son esen­cial­men­te am­bi­guos.

Sin em­bar­go, se pue­de con­tar con que los eco­no­mis­tas re­pi­tan co­mo lo­ros las ma­ra­vi­llas de la ven­ta­ja com­pa­ra­ti­va y del li­bre co­mer­cio ca­da vez que se ha­ble de acuer­dos co­mer­cia­les. Re­cu­rren­te­men­te han mi­ni­mi­za­do los te­mo­res en ma­te­ria dis­tri­bu­ti­va, aun­que hoy re­sul­te evi­den­te que el im­pac­to dis­tri­bu­ti­vo de, por ejem­plo, el Acuer­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te o el in­gre­so de Chi­na a la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio fue­ron im­por­tan­tes para las co­mu­ni­da­des más di­rec­ta­men­te afec­ta­das en Es­ta­dos Uni­dos. So­brees­ti­ma­ron la mag­ni­tud de las ga­nan­cias agre­ga­das a par­tir de los acuer­dos co­mer­cia­les, aun­que esas ga­nan­cias han si­do re­la­ti­va­men­te pe­que­ñas des­de por lo me­nos los años 1990. Han res­pal­da­do la pro­pa­gan­da que re­tra­ta los acuer­dos co­mer­cia­les de hoy co­mo "acuer­dos de li­bre co­mer­cio", aun­que Adam Smith y Da­vid Ri­car­do se re­vol­ca­rían en sus tum­bas si le­ye­ran el Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co.

Es­ta re­ti­cen­cia a ser ho­nes­tos res­pec­to del co­mer­cio les ha cos­ta­do a los econo-

Si hu­bie­ran si­do más di­rec­tos res­pec­to del la­do ne­ga­ti­vo del co­mer­cio, po­drían ha­ber te­ni­do ma­yor cre­di­bi­li­dad co­mo ac­to­res ho­nes­tos en es­te de­ba­te

mis­tas su cre­di­bi­li­dad an­te la po­bla­ción. Peor aún, ha ali­men­ta­do los ar­gu­men­tos de sus opo­nen­tes. La in­ca­pa­ci­dad de los eco­no­mis­tas de ofre­cer un pa­no­ra­ma com­ple­to so­bre el co­mer­cio, con to­das las dis­tin­cio­nes y ad­ver­ten­cias ne­ce­sa­rias, ha he­cho que re­sul­ta­ra más fácil em­ba­dur­nar al co­mer­cio, mu­chas ve­ces equi­vo­ca­da­men­te, con to­do ti­po de efec­tos ad­ver­sos.

Por ejem­plo, a pe­sar de to­do lo que pue­de ha­ber con­tri­bui­do el co­mer­cio a la cre­cien­te de­sigual­dad, es só­lo un fac­tor que con­tri­bu­ye a esa ten­den­cia am­plia -y, con to­da pro­ba­bi­li­dad, un fac­tor me­nor, com­pa­ra­do con la tec­no­lo­gía-. Si los eco­no­mis­tas hu­bie­ran si­do más di­rec­tos res­pec­to del la­do ne­ga­ti­vo del co­mer­cio, po­drían ha­ber te­ni­do ma­yor cre­di­bi­li­dad co­mo ac­to­res ho­nes­tos en es­te de­ba­te.

De la mis­ma ma­ne­ra, po­dría­mos ha­ber te­ni­do una dis­cu­sión pú­bli­ca más in­for­ma­da so­bre el dum­ping so­cial si los eco­no­mis­tas hu­bie­ran es­ta­do dis­pues­tos a ad­mi­tir que las im­por­ta­cio­nes pro­ve­nien­tes de paí­ses don­de los de­re­chos la­bo­ra­les no es­tán pro­te­gi­dos efec­ti­va­men­te plan­tean cues­tio­nes se­rias so­bre la jus­ti­cia dis­tri­bu­ti­va. Se po­dría ha­ber he­cho una dis­tin­ción en­tre aque­llos ca­sos don­de los sa­la­rios ba­jos en paí­ses po­bres re­fle­jan una ba­ja pro­duc­ti­vi­dad y aque­llos ca­sos don­de se re­gis­tran vio­la­cio­nes ge­nui­nas de los de­re­chos. Y el grue­so del co­mer­cio que no plan­tea es­te ti­po de te­mo­res po­dría ha­ber es­ta­do me­jor ais­la­do de las acu­sa­cio­nes de "co­mer­cio in­jus­to".

Del mis­mo mo­do, si los eco­no­mis­tas hu­bie­ran es­cu­cha­do a sus crí­ti­cos que ad­ver­tían so­bre la ma­ni­pu­la­ción de la mo­ne­da, los des­equi­li­brios co­mer­cia­les y las pér­di­das de em­pleos, en lu­gar de ape­gar­se a mo­de­los que ig­no­ra­ban esos pro­ble­mas, po­drían ha­ber es­ta­do en una me­jor po­si­ción para con­tra­rres­tar los ar­gu­men­tos exa­ge­ra­dos so­bre el im­pac­to ad­ver­so de los acuer­dos co­mer­cia­les en el em­pleo.

En re­su­men, si los eco­no­mis­tas hu­bie­ran ma­ni­fes­ta­do pú­bli­ca­men­te los re­pa­ros, in­cer­ti­dum­bres y es­cep­ti­cis­mo de la sa­la de se­mi­na­rios, po­drían ha­ber­se con­ver­ti­do en me­jo­res de­fen­so­res de la eco­no­mía mun­dial. De­sa­for­tu­na­da­men­te, su ce­lo a la ho­ra de de­fen­der el co­mer­cio de sus enemi­gos re­sul­tó con­tra­pro­du­cen­te. Si los de­ma­go­gos con sus co­men­ta­rios ab­sur­dos so­bre el co­mer­cio hoy es­tán sien­do es­cu­cha­dos -y, en Es­ta­dos Uni­dos y otras par­tes, es­tán ga­nan­do po­der- al me­nos par­te de la cul­pa de­be­ría re­caer so­bre los im­pul­so­res aca­dé­mi­cos del co­mer­cio.

DA­NI RO­DRIK Pro­fe­sor de Eco­no­mía Po­lí­ti­ca en la Es­cue­la de Go­bierno John F. Ken­nedy de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, es el au­tor de Eco­no­mics Ru­les: The Rights and Wrongs of the Dis­mal Scien­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.