La con­quis­ta mo­der­na de los ma­res

Mercados & Tendencias Costa Rica - - News -

Lle­ga un pun­to en la vi­da los mi­llo­na­rios en el que una man­sión y una co­lec­ción de au­tos de lu­jo no son su­fi­cien­tes. Le pa­sa a mu­chos, pe­ro no a to­dos, y aun­que al ini­cio se re­sis­tan, las mie­les de ser due­ños de un ya­te ven­cen a cual­quie­ra, has­ta al mis­mo Ste­ve Jobs.

En 1980 un Jobs más jo­ven y en­fo­ca­do le ase­gu­ra­ba vehe­men­te­men­te al pe­rio­dis­ta John Mar­koff que no ha­bría un ya­te en su fu­tu­ro. Unos 28 años des­pués, un can­sa­do y en­fer­mo Jobs co­men­za­ba a tra­ba­jar en un pro­yec­to se­cre­to, uno que no al­can­za­ría a ver lis­to en vi­da. En el 2008, el ge­nio tec­no­ló­gi­co de­po­si­tó en el di­se­ña­dor Phi­lip­pe Starck la ta­rea de crear un ya­te inigua­la­ble, que ter­mi­nó cos­tan­do US$120 mi­llo­nes y mi­dien­do 78 me­tros de lar­go.

El “Ve­nus”, co­mo fue nom­bra­do, es­tá lleno de mis­te­rio y eso lo ha­ce más in­tere­san­te a los ojos de los cu­rio­sos. Se di­ce que fue cons­trui­do por as­ti­lle­ros ho­lan­de­ses; que cuen­ta con un cris­tal es­pe­cial idea­do por el mis­mo di­se­ña­dor de las Ap­ple Sto­res, ca­paz de dar so­por­te es­truc­tu­ral; que el con­trol de la em­bar­ca­ción se lle­va a tra­vés de una hi­le­ra de imacs de 27 pul­ga­das; y que in­clu­so to­do el ya­te pue­de ser ma­ne­ja­do a tra­vés de un dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co inalám­bri­co. Lo cier­to es que na­die lo sa­be a exac­ti­tud, pues son muy po­cos los que lo han vis­to en per­so­na.

Pe­ro Jobs no fue ni se­rá el úni­co CEO aman­te de los ya­tes de al­to ni­vel. Aun­que no tie­ne uno pro­pio, Bill Ga­tes pa­sa sus va­ca­cio­nes a bor­do del Se­re­ne, un na­vío de al­qui­ler de 134 me­tros por el que pa­ga US$4.4 mi­llo­nes a la se­ma­na. Mien­tras, Larry Elli­son, CEO de Ora­cle, se des­co­nec­ta del mun­do en el Mu­sas­hi, un ya­te de 88 me­tros.

Las aguas ya no son so­lo pla­cer. La ad­qui­si­ción de ya­tes se ha con­ver­ti­do en uno de los más gran­des lu­jos de los mi­llo­na­rios, un ca­pri­cho cu­yo cos­to par­te de los US$2 mi­llo­nes pe­ro que con fa­ci­li­dad pue­den al­can­zar los US$400 mi­llo­nes.

Des­de em­bar­ca­cio­nes re­la­ti­va­men­te “pe­que­ñas” de unos 30 o 35 pies (unos 9-10.5 me­tros), has­ta man­sio­nes flo­tan­tes con he­li­puer­tos, pis­ci­nas, gim­na­sios, pan­ta­llas de ci­ne, spa, decenas de ha­bi­ta­cio­nes y un sub­ma­rino in­clui­do por si al­go sa­le mal. To­do ca­be en el mun­do de los ya­tes se­gún la ca­pa­ci­dad de quien los com­pra o al­qui­la.

Gian Inoc­cen­ti, em­pre­sa­rio de Cons­tru­met (com­pa­ñía es­pe­cia­li­za­da en es­truc­tu­ras me­tá­li­cas pa­ra na­ves in­dus­tria­les) co­men­ta que lo in­tere­san­te de es­tas em­bar­ca­cio­nes pri­va­das es que no so­lo ayu­dan al des­can­so, sino tam­bién son una he­rra­mien­ta útil cuan­do de net­wor­king y for­ta­le­ci­mien­to de re­la­cio­nes per­so­na­les se tra­ta. Por es­to, ase­gu­ra que usa su ya­te tan­to con su hi­jo, co­mo con em­pre­sa­rios so­cios en Guatemala, Cos­ta Ri­ca, Ni­ca­ra­gua, Pa­na­má y Mé­xi­co, en­tre otros.

En la re­gión, ca­da vez es más co­mún que un mi­llo­na­rio se dé el gus­to de te­ner uno, ya sea pa­ra pes­ca de­por­ti­va o pa­ra usar­lo pa­ra pa­sear, cuen­ta Jor­ge Sa­ca, ge­ren­te de Mas­por Ma­ri­ne El Sal­va­dor.

La em­pre­sa a la que Sa­ca re­pre­sen­ta ma­ne­ja la ven­ta en Cen­troa­mé­ri­ca de la re­co­no­ci­da mar­ca Prin­cess, cu­yos ya­tes son fa­bri­ca­dos en In­gla­te­rra. Se­gún de­ta­lla, exis­ten dis­tin­tos ti­pos de em­bar­ca­cio­nes que se­du­cen a los al­tos eje­cu­ti­vos en nues­tros paí­ses. En pri­mer lu­gar se en­cuen­tran los Prin­cess, que van des­de los 39 a los 135 pies y son de­man­da­dos pa­ra pes­ca, pa­seos o una op­ción com­bi­na­da. Tam­bién es­tán los Pur­suit, una mar­ca he­cha en Es­ta­dos Uni­dos y que in­cor­po­ra lan­chas con mo­to­res fue­ra de bor­da y di­se­ña­das co­mo un hí­bri­do en­tre la pes­ca de­por­ti­va y la di­ver­sión fa­mi­liar, aun­que al­gu­nos es­tán más orien­ta­dos pa­ra una u otra fun­ción, ex­pli­ca.

Por otra par­te, la ex­clu­si­va mar­ca Tia­ra es re­co­no­ci­da por ser muy fi­na en to­dos sus aca­ba­dos, y per­te­ne­ce a los mis­mos due­ños de Per­suit, en­fo­ca­dos en ya­tes pe­que­ños, de 30 a 53 pies.

Pe­ro más allá de los ta­ma­ños, sin du­da lo que es­tá mar­can­do un cam­bio drás­ti­co y una ten­den­cia en­tre los nue­vos ri­cos des­de ha­ce al­gu­nos años es el lu­jo. “La po­si­bi­li­dad de te­ner una ca­sa per­fec­ta, a la an­ti­gua o más mi­ni­ma­lis­ta, so­bre las aguas, es lo que bus­can”, in­di­ca Sa­ca.

To­do de­pen­de del es­pa­cio, pe­ro en ge­ne­ral los ya­tes cuen­tan con una sa­la, bal­cón, co­me­dor, cuar­to, ba­ños y un área de con­trol; en la me­di­da en que au­men­ta de ta­ma­ño, se van agre­gan­do más co­mo­di­da­des, co­mo ha­bi­ta­cio­nes ex­tra, ba­res, pis­ci­nas, spas, etc.

“En la te­rra­za, al­gu­nos tie­nen has­ta ja­cuz­zi y fun­cio­na prác­ti­ca­men­te co­mo una te­rra­za al ai­re li­bre, pe­ro en el mar”, ex­pli­ca el ge­ren­te y es­pe­cia­lis­ta.

Sa­ca agre­ga que hay dos ti­pos de ten­den­cias prin­ci­pa­les cuan­do de pre­fe­ren­cias de ya­tes se tra­ta. Por un la­do, es­tá el mi­llo­na­rio que le gus­ta una de­co­ra­ción so­bria, más clá­si­ca; por el otro, la in­fluen­cia mi­ni­ma­lis­ta y mo­der­na, in­clu­so lo ex­tra­va­gan­te. “Los ru­sos los pi­den has­ta con en­cha­pes de oro, pe­ro aquí en Cen­troa­mé­ri­ca es bas­tan­te mo­derno, mi­ni­ma­lis­ta, un es­ti­lo eu­ro­peo es lo que se es­tá vien­do”, afir­ma Sa­ca.

En cuan­to a los ta­ma­ños, por lo ge­ne­ral en la re­gión los Prin­cess más bus­ca­dos son los que mi­den en­tre 50 y 80 pies, y los pre­cios de es­tos va­rían en­tre los US$2 mi­llo­nes has­ta los US$7 u US$8 mi­llo­nes.

In­te­rio­res más exi­gen­tes

Hoy en día, los eje­cu­ti­vos y los gran­des em­pre­sa­rios son más de­ta­llis­tas con los in­te­rio­res, pe­ro tam­bién hay una ten­den­cia muy fuer­te en la re­gión con el te­ma de la tec­no­lo­gía. El ge­ren­te de Mas­por Ma­ri­ne ex­pli­ca que “por ejem­plo, aho­ra exis­ten unos gi­ros­co­pios que fun­cio­nan pa­ra es­ta­bi­li­zar el ya­te, pa­ra que no se mue­va mu­cho cuan­do van ha­cia los la­dos na­ve­gan­do, o al es­tar an­cla­do. Es­to es al­go nue­vo que la gen­te lo es­tá exi­gien­do más ca­da vez”.

Así mis­mo, las so­li­ci­tu­des de to­do un equi­po com­ple­to de na­ve­ga­ción es par­te in­te­gral de los pe­di­dos, in­clui­dos ra­da­res más com­ple­jos y has­ta pi­lo­tos au­to­má­ti­cos. Y, aun­que hay pe­di­dos de ya­tes de­por­ti­vos, los más de­man­da­dos son los des­ti­na­dos al en­tre­te­ni­mien­to.

Sa­ca cuen­ta que la in­dus­tria ha cre­ci­do tan­to que hay mar­cas que se es­pe­cia­li­zan in­clu­so en ofre­cer al com­pra­dor el ti­po de ma­de­ra que quie­ren, co­mo la San Lo­ren­zo, he­cha en Ita­lia.

En cuan­to a los des­ti­nos, el lí­mi­te es la ima­gi­na­ción, el ni­vel

La po­si­bi­li­dad de te­ner una ca­sa per­fec­ta, a la an­ti­gua o más mi­ni­ma­lis­ta, so­bre las aguas, es lo que bus­can

de aven­tu­ra que se bus­ca, o el ti­po de di­ver­sión. Hay mu­chos ya­tes gran­des que es­tán en Mia­mi pe­ro via­jan cons­tan­te­men­te a Baha­mas, o a los Ca­yos de Be­li­ce. Otro pun­to de an­cla­je co­mún es Pa­na­má, des­de don­de se ha­cen tra­ve­sías por las is­las cer­ca­nas.

Tam­bién des­ti­nos co­mo Can­cún, Pro­gre­so o Yu­ca­tán, en el Atlán­ti­co, o La Paz y Ca­bo San Lu­cas son pun­tos muy co­mu­nes pa­ra los mi­llo­na­rios de la re­gión. Ade­más exis­te quie­nes los em­bar­ca y en­vía a Eu­ro­pa pa­ra pa­sar allá la tem­po­ra­da de ve­rano en el Me­di­te­rrá­neo. “Ese ti­po de ya­te es gran­de, de en­tre­te­ni­mien­to. En Eu­ro­pa, a la gen­te le gus­ta ir de pue­bli­to en pue­bli­to, Por­to Fino un día, des­pués a San­ta Mar­ga­ri­ta, y así van co­no­cien­do”, afir­ma Sa­ca.

Ex­cen­tri­ci­da­des so­bre las olas

Las ten­den­cias van cam­bian­do. Ha­ce unos 60 años, los due­ños de ya­tes eran mul­ti­mi­llo­na­rios grie­gos o del Me­dio Orien­te, pe­ro en las úl­ti­mas dos dé­ca­das, son los ru­sos y los es­ta­dou­ni­den­ses los que más es­tán com­pran­do, los que ad­quie­ren los más gran­des y los más so­fis­ti­ca­dos en tec­no­lo­gía.

Los ya­tes gran­des del pa­sa­do me­dían en­tre 50 y 60 me­tros, pe­ro los ru­sos co­men­za­ron a pe­dir­los de 100 me­tros o más.

Sin em­bar­go, es­to no sig­ni­fi­ca que se pue­da ge­ne­ra­li­zar. Siem­pre hay al­gún es­ta­dou­ni­den­se que bus­ca al­go más so­brio, o un cen­troa­me­ri­cano cu­yo su es­ti­lo es­tá mar­ca­do por la in­fluen­cia eu­ro­pea con un to­que de mo­der­ni­dad. Y es que los ya­tes no só­lo tie­nen que ver con el lu­jo, sino, so­bre to­do, con el con­fort, el dis­fru­tar de la vi­da.

En ge­ne­ral, la ten­den­cia es que los jó­ve­nes pre­fie­ren ya­tes pe­que­ños, bien ilu­mi­na­dos, es­pa­cio­sos, con pla­ta­for­mas pa­ra lan­zar­se al agua, en­fo­ca­dos en la di­ver­sión. Mien­tras que los clien­tes más en­tra­dos en años in­clu­so pien­san en la pri­va­ci­dad, en evi­tar a los pa­pa­raz­zis.

En­tre las pe­ti­cio­nes más ex­tra­va­gan­tes, el Ri­sing Sun ocu­pa las pri­me­ras po­si­cio­nes. El ya­te es ac­tual­men­te pro­pie­dad de Da­vid Gef­fen, em­pre­sa­rio holly­woo­den­se, sin em­bar­go an­tes es­tu­vo en las ma­nos del CEO de Ora­cle, Larry Elli­son, quien lo ven­dió por US$200 mi­llo­nes. Tie­ne una can­cha de ba­lon­ces­to, ade­más de 82 ha­bi­ta­cio­nes y una sa­la de bi­llar, en­tre otros ca­pri­chos.

El Az­zam por otra par­te, tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad que la sui­te prin­ci­pal es a prue­ba de ex­plo­sio­nes. No en vano el je­que Ja­li­fa bin Za­yen pa­gó unos US$480 mi­llo­nes por una em­bar­ca­ción con una lon­gi­tud de 180 me­tros.

Mien­tras que el Du­bai, que per­te­ne­ce al pri­mer mi­nis­tro de Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Moham­med bin Ras­hid Al Mak­toum, tie­ne en su ya­te una pis­ta de squash, he­li­cóp­te­ro, una sa­la de ci­ne, dis­co­te­ca y va­rios tea­tros, ade­más de 11 apar­ta­men­tos VIP.

En es­te mun­do de los ya­tes, lo que man­da es el di­ne­ro y en­tre más se tie­ne, más di­ver­ti­da es la con­quis­ta mo­der­na de las aguas.

ENERO - FE­BRE­RO 2017

Seis paí­ses, seis even­tos, una ce­le­bra­ción. En el mar­co de su dé­ci­mo aniver­sa­rio Mer­ca­dos & Ten­den­cias abrió una ventana mos­trar có­mo se trans­for­ma­rán los ne­go­cios de la re­gión an­te la nue­va eco­no­mía.

Pro­gra­ma­dos con una ló­gi­ca que re­sul­ta­ría com­ple­ta­men­te caó­ti­ca pa­ra un ope­ra­rio de car­ne y hue­so, los ro­bots Ki­va de Ama­zon han lle­va­do to­da la ges­tión de en­tre­gas de es­ta com­pa­ñía de co­mer­cio elec­tró­ni­co ha­cia un pro­ce­so más efi­cien­te. Lo no tan bueno de es­te cam­bio es que su in­te­li­gen­cia ha des­pla­za­do al 90% de la pla­ni­lla de es­ta com­pa­ñía.

Aun así es­ta trans­for­ma­ción es po­si­ti­va, da­do que el rol del ser hu­mano es­ta­rá ca­da vez más en el va­lor que apor­ta a un ne­go­cio y no tan­to a la can­ti­dad de tra­ba­jo que rea­li­za. Así lo ex­pli­có Marc Vidal, ex­po­si­tor in­ter­na­cio­nal e in­ver­sor tec­no­ló­gi­co en la char­la Nue­vae­co­no­míay fu­tu­ro­so­cio­eco­nó­mi­co, que dic­tó an­te em­pre­sa­rios y to­ma­do­res de de­ci­sión de la re­gión, en El Sal­va­dor, Cos­ta Ri­ca, Pa­na­má y Ni­ca­ra­gua, co­mo par­te de la ce­le­bra­ción del 10° aniver­sa­rio de Mer­ca­dos&ten­den­cias.

“En los úl­ti­mos diez años to­dos los pro­duc­tos sus­cep­ti­bles de ser di­gi­ta­les han pa­sa­do a ser ser­vi­cios. Por eso hoy ve­mos có­mo la com­pa­ñía más gran­de de ta­xis (Uber) no tie­ne un so­lo vehícu­lo, o co­mo la red de ha­bi­ta­cio­nes más ex­ten­sa (Arbnb) no tie­ne una so­la ha­bi­ta­ción... to­do lo que es di­gi­ta­li­za­ble ha pa­sa­do a ser un ser­vi­cio”, en­fa­ti­zó Vidal.

En es­te contexto, re­cal­có, las em­pre­sas que quie­ran so­bre- vi­vir de­be­rán mi­grar del ac­tual mo­de­lo ba­sa­do en pro­duc­ción a uno ba­sa­do en apren­di­za­je, ade­más de apren­der a sa­car pro­ve­cho de un en­torno de da­tos.

“Vi­vi­re­mos el In­ter­net por­que to­do lo que su­ce­de al­re­de­dor nues­tro se­rá a par­tir de la ges­tión de da­tos, con ob­je­tos y con nues­tro día a día”, re­cal­có Vidal.

Al mis­mo tiem­po se­ña­ló que el mo­de­lo de in­for­ma­ción que re­ci­bi­mos en es­tos mo­men­tos se ba­sa fun­da­men­tal­men­te en que fun­cio­na­mos con 34GB al día lo que sig­ni­fi­ca que men­tal­men­te ad­mi­nis­tra­mos in­for­ma­ción su­fi­cien­te en cuan­to a imá­ge­nes, tex­tos, pe­lí­cu­las, etc. A prin­ci­pios de si­glo XX el ser hu­mano ges­tio­na­ba ape­nas 12 GB, pe­ro en la Edad Me­dia ges­tio­na­ba ape­nas 1GB.

“Hoy día so­mos ca­pa­ces de ges­tio­nar mu­cho más in­for­ma­ción con el mis­mo ce­re­bro gra­cias a la tec­no­lo­gía”, aco­tó.

Vidal en­fo­có su con­fe­ren­cia en torno a te­mas co­mo el cam­bio de épo­ca, em­pren­di­mien­to, crea­ti­vi­dad, in­no­va­ción y trans­for­ma­ción di­gi­tal.

Con­clu­yó in­vi­tan­do a los pre­sen­tes a es­ta­ble­cer un plan in­te­gral de trans­for­ma­ción di­gi­tal en sus em­pre­sas que les per­mi­tan es­ta­ble­cer pro­ce­sos de desa­rro­llos am­pa­ra­dos en la tec­no­lo­gía dis­rup­ti­va que lle­gó pa­ra que­dar­se. “La tec­no­lo­gía no es una op­ción”, di­jo Vidal.

ENERO - FE­BRE­RO 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.