Sin el fra­ca­so ini­cial, Net­flix no exis­ti­ría

Mercados & Tendencias Costa Rica - - News -

Hoy fac­tu­ra US$2,600 mi­llo­nes anua­les, pe­ro Net­flix ini­ció con nú­me­ros ro­jos. Mitch Lo­we, co-fun­da­dor de la em­pre­sa re­ve­ló al­gu­nas de las cla­ves que les per­mi­tie­ron dar ese gi­ro.

“To­do em­pe­zó cuan­do el DVD sa­lió por pri­me­ra vez” re­cor­dó Lo­we. En aquel mo­men­to, y lue­go de que Reed Hastings, la men­te de­trás de Net­flix, tu­vie­ra que pa­gar una bo­chor­no­sa mul­ta de US$40 por de­vol­ver tar­de una pe­lí­cu­la ren­ta­da, la idea de en­viar DVDS a do­mi­ci­lio dio vi­da a un ne­go­cio mul­ti­mi­llo­na­rio.

“Nos di­mos cuen­ta de que un DVD pe­sa­ba me­nos de 1 oz y que po­días en­viar­lo por co­rreo a un cos­to muy ba­jo y pen­sa­mos que esa po­día ser una ex­ce­len­te for­ma pa­ra que los clien­tes no tu­vie­ra que ir al vi­deo. La idea fue po­ner la pe­lí­cu­la en un so­bre­ci­to—la car­ta de nues­tro pri- mer lo­go— y el clien­te pa­ga­ba US$5 por se­ma­na”.

Aun­que el ne­go­cio so­na­ba pro­me­te­dor, Net­flix tu­vo su pri­mer contratiempo. “La gen­te pen­só que el mo­de­lo era in­tere­san­te, pe­ro na­die era re­cu­rren­te”, con­tó Lo­we.

Un día, al ver su al­ma­cén aba­rro­ta­do de DVDS uno de los fun­da­do­res di­jo: Por qué es­tán to­dos es­tos DVDS aquí, si de­be­rían es­tar con los clien­tes y dio la orden de ha­cer­les lle­gar a ellos al­gu­nas pe­lí­cu­las. “Nos to­mó unos tres me­ses pe­ro crea­mos un sis­te­ma de sus­crip­ción don­de el clien­te po­día de­jar­se cua­tro pe­lí­cu­las e ir­las ro­tan­do co­mo qui­sie­ra”, ex­pli­có Lo­we.

Sin em­bar­go es­ta idea tam­bién fa­lló, por­que ca­da vez que cam­bia­ban las pe­lí­cu­las per­dían di­ne­ro, ya que los usua­rios que­rían pe­lí­cu­las nue­vas to­dos los días. “Hi­ci­mos prue­bas des­de sep­tiem­bre de 1999 has­ta fe­bre­ro del 2000, y nos di­mos cuen­ta que las per­so­nas no veían mu­cho las pe­lí­cu­las y por eso desis­ti­mos de la idea de ven­der pe­lí­cu­las y man­dar­las por co­rreo, pe­ro nos que­da­mos con el sis­te­ma de sus­crip­ción y ahí se­gui­mos cre­cien­do”, en­fa­ti­zó el em­pre­sa­rio.

Desis­ti­mos de la idea de ven­der pe­lí­cu­las y man­dar­las por co­rreo y nos que­da­mos so­lo con el sis­te­ma de sus­crip­ción.

La dis­rup­ción que le cau­só Net­flix a su in­dus­tria fue tal, que hoy no so­lo el trono que una vez tu­vo Block­bus­ter en la ren­ta de vi­deos es dispu­tado por otros ju­ga­do­res co­mo Hu­lu y el mis­mo Ama­zon, sino que las ca­ble­ras es­tán sien­do pre­sio­na­das pa­ra rein­ven­tar­se.

Du­ran­te su vi­si­ta a Cos­ta Ri­ca, en el mar­co del Ti­go Bu­si­ness Fo­rum, Mitch Lo­we con­tó có­mo ha­ce dos dé­ca­das ayu­dó a dar vi­da a Net­flix y aho­ra con­cen­tra su aten­ción en Mo­vie­pass, una star­tup que ofre­ce un ser­vi­cio de sus­crip­ción pa­ra sa­las de ci­ne don­de los es­pec­ta­do­res pue­den ver to­do lo que quie­ran.

¿Có­mo pre­vie­ron, ha­ce dos dé­ca­das, que el ne­go­cio es­ta­ba en las pe­lí­cu­las on­li­ne?

Al ini­cio, cuan­do es­tá­ba­mos pen­san­do en qué nom­bre po­ner­le a la com­pa­ñía, lo que ha­cía­mos era en­viar vi­deos

1997

por co­rreo, en­ton­ces pen­sa­mos lla­mé­mos­lo pe­lí­cu­las por co­rreo. En­ton­ces creo que no lo pre­vi­mos, pe­ro de al­gu­na for­ma to­do cal­zo pa­ra lle­gar al In­ter­net.

¿Qué fue lo que les per­mi­tió con­ver­tir­se en una ten­den­cia?

Par­te de la cul­tu­ra de la com­pa­ñía es apren­der lo que a la gen­te le gus­ta y lo que no le gus­ta de un ser­vi­cio. En­ton­ces ha­ce­mos mu­chos es­tu­dios to­do el tiem­po, y por ejem­plo nos di­mos cuen­ta que la gen­te odia el pro­ce­so de en­con­trar una pe­lí­cu­la.

¿Cuál fue la cla­ve pa­ra cam­biar la ren­ta de DVDS por lo que hoy es Net­flix?

Creo que lo más im­por­tan­te son las per­so­nas den­tro de la com­pa­ñía, el equi­po tra­ba­ja­ba co­mo una uni­dad en­fo­ca­da en una mis­ma ac­ción. Pe­ro ade­más usa­mos US$15 mi­llo­nes en pu­bli­ci­dad.

2000

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.