E Evi­te que el mie­do fi­nan­cie­ro le ro­be el sue­ño

L lunes 24 de agos­to de 2015 Chi­na ti­ñó de rojo las bol­sas de va­lo­res de to­do el mun­do. Ese día los in­ver­sio­nis­tas en­fren­ta­ron un día bru­tal, cuan­do los mer­ca­dos ac­cio­na­rios se vi­nie­ron de pi­ca­da, arras­tra­dos por las caí­das de 8,4% y 7,8%, de las bol­sas d

Mercados & Tendencias Costa Rica - - News -

por evi­tar sa­lir gol­pea­das an­te una even­tual tur­bu­len­cia fi­nan­cie­ra. Pe­ro es­ta ecua­ción no es sen­ci­lla.

Por un la­do la ines­ta­bi­li­dad de los mer­ca­dos, y por otro, las de­no­mi­na­das gue­rras fi­nan­cie­ras –un tér­mino co­mún­men­te uti­li­za­do pa­ra ilus­trar cuan­do gru­pos de po­der se con­vier­ten en crea­do­res de ren­tas, es de­cir, que uti­li­zan su in­fluen­cia eco­nó­mi­ca pa­ra in­fluir so­bre el or­den del sis­te­ma y be­ne­fi­ciar­se– ge­ne­ran un en­torno com­pli­ca­do pa­ra to­mar de­ci­sio­nes a lo in­terno de las com­pa­ñías.

Desde la óp­ti­ca de Pe­dro Aguilar, ge­ren­te de Ries­go de la fir­ma Al­de­sa, aun cuan­do

El te­mor de que una re­ce­sión mundial vuel­ve agi­tar los mer­ca­dos se ha con­ver­ti­do en el nue­vo Co­co de los empresarios, pe­ro aun cuan­do no se pue­da evi­tar la cri­sis hay for­mas de dis­mi­nuir los ries­gos.

no hay re­ce­tas má­gi­cas pa­ra blin­dar­se de es­tos ries­gos, que una em­pre­sa sal­ga bien o mal li­bra­da pa­sa por dos de­ci­sio­nes cla­ves: 1. Con­tar con una sa­na es­truc­tu­ra de go­bierno corporativo y 2. Ase­gu­rar­se que sus prác­ti­cas de ges­tión de ries­go no solo son sa­lu­da­bles, sino que ade­más es­tán ali­nea­das con los ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos de la or­ga­ni­za­ción.

Por otro la­do, aun cuan­do la exis­ten­cia de vo­la­ti­li­dad en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros per­mi­te a los in­ver­sio­nis­tas y a las em­pre­sas que par­ti­ci­pan en los mer­ca­dos bur­sá­ti­les en­con­trar op­cio­nes de ga­nan­cias al es­pe­cu­lar –com­pra ba­ra­to y ven­de ca­ro– Luis Die­go He­rre­ra, eco­no­mis­ta del Gru­po Fi­nan­cie­ro Aco­bo, coin­ci­de en que el efec­to ne­ga­ti­vo de un panorama ad­ver­so de­pen­de siem­pre del aná­li­sis y el ade­cua­do seguimiento que ha­ga el equi­po ge­ren­cial pa­ra pre­ver es­tas si­tua­cio­nes y to­mar de­ci­sio­nes.

Aun así, He­rre­ra tam­bién re­co­no­ce que “di­ver­si­fi­car los ries­gos” pue­de ser un me­ca­nis­mo que le per­mi­ta a una com­pa­ñía mi­ni­mi­zar las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas de esos mo­vi­mien­tos ad­ver­sos. Es­to im­pli­ca dis­tri­buir el ries­go de un por­ta­fo­lio de in­ver­sión en una ga­ma de pro­duc­tos, ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros, sec­to­res eco­nó­mi­cos, mo­ne­das o pla­zos.

Pe­ro aun con es­tas pre­vi­sio­nes, Jorge Mo­ra, ana­lis­ta eco­nó­mi­co de la con­sul­to­ra Ecoa­ná­li­sis, ex­pli­ca que es ne­ce­sa­rio ana­li­zar otros ta­les co­mo: la mag­ni­tud de las tur­bu­len­cias fi­nan­cie­ras, la in­for­ma­ción del en­torno, la si­tua­ción im­pe­ran­te, la es­truc­tu­ra fi­nan­cie­ra y las pers­pec­ti­vas de cada com­pa­ñía.

MAR­ZO 2017

Ries­gos a la vis­ta

Cuan­do la bur­bu­ja del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio es­ta­dou­ni­den­se, que ya lle­va­ba una dé­ca­da ges­tan­do­se, desató la cri­sis del sec­tor hi­po­te­ca­rio sub­pri­me, ge­ne­ran­do de­vas­ta­do­ras con­se­cuen­cias co­mo el en­du­re­ci­mien­to del cré­di­to en to­do el mun­do o la quie­bra de ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras, to­dos nos hi­ci­mos la misma pregunta: ¿Aca­so los ban­que­ros, eco­no­mis­tas, ban­cos cen­tra­les y res­pon­sa-

¿QUÉ ES UNA GUE­RRA FI­NAN­CIE­RA?

El tér­mino Gue­rras Fi­nan­cie­ras po­dría de­fi­nir­se de tres ma­ne­ras: 1. Me­di­das eco­nó­mi­cas y pre­sio­nes fi­nan­cie­ras que im­po­ne una país so­bre otro. Un ejem­plo de ello fue­ron las ac­cio­nes adop­ta­das por Oc­ci­den­te con­tra Irán o Ru­sia en años re­cien­tes. 2. Gue­rra de Di­vi­sas: Es­ta me­di­da, co­no­ci­da co­mo de­va­lua­ción com­pe­ti­ti­va lo que bus­ca es re­du­cir el va­lor real de las ex­por­ta­cio­nes, vol­vién­do­las más ba­ra­tas -en tér­mi­nos re­la­ti­vos- en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal y lo­gran­do be­ne­fi­ciar al sec­tor ex­por­ta­dor. 3. Im­pues­tos a los mo­vi­mien­tos co­mer­cia­les o a la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta. Un ca­so re­cien­te son las po­lí­ti­cas anun­cia­das por el pre­si­den­te de EE.UU. Do­nal Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.