Las marcas de lu­jo se vuel­ven te­chies

Smartp­ho­nes, ta­blets, au­ri­cu­la­res, smart­watch, dro­nes e in­clu­so con­so­las de vi­deo­jue­gos son al­gu­nos de los apa­ra­tos tec­no­ló­gi­cos ofre­ci­dos por marcas de re­nom­bre en el mun­do del lu­jo.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Tecnologia - Por Shei­la Sal­ga­do shei­la.sal­ga­do@gru­po­cer­ca.com

Dcom­pa­ti­bles, hoy en día van de la mano con la in­no­va­ción en un mun­do glo­ba­li­za­do don­de las exi­gen­cias de los con­su­mi­do­res son ca­da vez ma­yo­res y de­man­dan, a am­bas in­dus­trias, ob­je­tos mu­cho más per­so­na­li­za­dos y gla­mo­ro­sos que com­bi­nen a la per­fec­ción la mo­da con la era di­gi­tal.

Es por ello que ac­tual­men­te, los dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos más per­so­na­les co­mo los Smartp­ho­nes o Ta­blets, por men­cio­nar al­gu­nos, son los apa­ra­tos por los cua­les los con­su­mi­do­res es­tán acu­mu­lan­do más y más po­der en re­la­ción con las marcas de lu­jo, in­di­ca un es­tu­dio de la fi rma con­sul­to­ra Mckin­sey. ise­ños im­pe­ca­bles con oro y dia­man­tes, son so­lo al­gu­nas de las ex­cen­tri­ci­da­des que bus­can los aman­tes del lu­jo y la tec­no­lo­gía en los apa­ra­tos que pre­ten­den ad­qui­rir den­tro de un ex­clu­si­vo mer­ca­do.

La ex­clu­si­vi­dad que bus­can los com­pra­do­res ha orien­ta­do a mu­chas marcas, a rein­ven­tar­se y apos­tar por es­te mer­ca­do, cu­ya opor­tu­ni­dad de ne­go­cio abre un aba­ni­co con po­si­bi­li­da­des tan in­fi­ni­tas co­mo los gus­tos que se pue­den en­con­trar en el cam­po de la mo­da.

El lu­jo y la tec­no­lo­gía, que pa­ra mu­chos en otros tiem­pos no eran pa­ra na­da

He­rra­mien­ta de ven­ta

Pa­ra es­ta con­sul­to­ra, la ima­gen de los clien­tes del lu­jo, se mues­tra ca­da vez más di­gi­tal, mó­vil y so­cial, por las ex­pec­ta­ti­vas que se van in­cre­men­tan­do acer­ca de lo que es­tán bus­can­do en su ex­pe­rien­cia de com­pra, pues di­chos con­su­mi­do­res le apues­tan a la per­fec­ción y ex­clu­si­vi­dad en los apa­ra­tos tec­no­ló­gi­cos que pre­ten­den ad­qui­rir.

La re­la­ción que es­tán ex­pe­ri­men­tan­do es­tás in­dus­trias va des­de el uso de la tec­no­lo­gía pa­ra la ven­ta de pro­duc­tos, así co­mo alian­zas pa­ra per­so­na­li­zar los apa­ra­tos que em­pre­sas de re­nom­bre co­mo Ap­ple o Sam­sung ofre­cen en área de los Smartp­ho­nes.

Es así co­mo la du­pla de la in­dus­tria del lu­jo con la tec­no­lo­gía, es­tá al­can­zan­do ni­ve­les mu­cho ma­yo­res en los úl­ti­mos años, pues la in­ves­ti­ga­ción de Mckin­sey; Di­gi­tal In si de: get­wi red to de­li ver t he ul­ti­ma t el uxury ex pe

rien­ce, re­fie­re que la ace­le­ra­ción de las ven­tas de lu­jo rea­li­za­das en lí­nea es una pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción de cre­ci­mien­to en es­ta in­dus­tria.

Se es­ti­ma que las ven­tas en lí­nea de ar­tícu­los de lu­jo su­pe­ran sis­te­má­ti­ca­men­te a las del mer­ca­do mun­dial to­tal, pues en los úl­ti­mos años, han cre­ci­do cua­tro ve­ces más rá­pi­do, es de­cir, a una ta­sa anual del 27%, fren­te al 7% de las ven­tas fue­ra de lí­nea.

Es por ello que ac­tual­men­te, los dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos más per­so­na­les co­mo los Smartp­ho­nes o Ta­blets, por men­cio­nar al­gu­nos, son los apa­ra­tos por los cua­les los con­su­mi­do­res es­tán acu­mu­lan­do más y más po­der

La evo­lu­ción del mer­ca­do glo­bal de bie­nes per­so­na­les de lu­jo, es ca­da vez ma­yor. Pa­ra 2020, los ex­per­tos pre­vén que la cuo­ta de ven­tas en lí­nea se du­pli­que y pa­se del 6%, pro­yec­ción de 2014, al 12%. Y pa­ra 2025, tri­pli­ca­rá al 18%, es de­cir, la in­dus­tria mo­ve­rá en lí­nea unos €70 mil mi­llo­nes (apro­xi­ma­da­men­te US$75.300 mi­llo­nes).

Los es­tu­dios in­di­can que los mer­ca­dos de lu­jo de Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos, se man­tie­nen co­mo los más gran­des del mun­do, no obs­tan­te con­su­mi­do­res, eu­ro­peos, ára­bes y ru­sos si­guen la lí­nea de com­pra de apa­ra­tos tec­no­ló­gi­cos so­fis­ti­ca­dos.

Apos­tan­do a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes

I e lu­xury ba­ro me­ter, se­ña­la que en el re­to de al­can­zar un nue­vo pú­bli­co y nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, las fir­mas de lu­jo de­ben re­de­fi­nir­se, pa­ra com­pla­cer a un mer­ca­do más exi­gen­te y más di­gi­tal.

Es­te or­ga­nis­mo es­ta­ble­ce que los Mi­llen­nials, na­ti­vos di­gi­ta­les, son de la era de los vi­deo­jue­gos y se mue­ven cons­tan­te­men­te en­tre lo vir­tual y lo real. Sus re­la­cio­nes y sus ex­pec­ta­ti­vas de las marcas son otras. Por tan­to las com­pa­ñías que es­tén en el ne­go­cio de­ben “li­mi­tar su pro­duc­ción y po­ten­ciar la ven­ta de series li­mi­ta­das”.

La in­no­va­ción en pro­duc­tos tam­bién reúne di­ver­si­dad de ejem­plos. Tal vez uno de los más re­le­van­tes sea el po­ten­cial im­pac­to de los smart­wat­ches en la re­lo­je­ría.

La re­vo­lu­ción di­gi­tal de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y la for­ma de re­la­cio­nar­se con el lu­jo, así co­mo los as­pec­tos de in­no­va­ción, en gran medida vie­nen in­fluen­cia­dos por las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de com­pra­do­res, es por ello que ca­da vez más em­pre­sas ofre­cen ar- tícu­los en edi­cio­nes más li­mi­ta­das y mu­cho más cos­to­sas.

Por buen ca­mino

De­loit­te re­sal­ta que el cli­ma eco­nó­mi­co pa­ra las em­pre­sas de bie­nes de lu­jo so­bre to­do en Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y Ja­pón es, en con­jun­to, po­si­ti­vo. Por tan­to di­chas com­pa­ñías de bie­nes de lu­jo de­ben ser des­pués de mu­chos años de cre­ci­mien­to es­tan­ca­do, la economía que es­tá so­bre to­do en un ca­mino po­si­ti­vo, gra­cias a la adop­ción e im­pul­so que han to­ma­do con la tec­no­lo­gía que es un mer­ca­do con el que es­tá tra­ba­jan­do.

In­di­có que el con­su­mi­dor de lu­jo so­fis­ti­ca­do es di­gi­tal­men­te ca­da vez más. Y la tec­no­lo­gía es por tan­to pa­ra la in­dus­tria del lu­jo un desafío sig­ni­fi­ca­ti­vo.

La con­sul­to­ra apun­tó que 2015 fue un año “in­te­li­gen­te” pa­ra las com­pa­ñías de lu­jo, pe­ro el sec­tor necesita se­guir for­jan­do en su re­la­ción ca­da vez ma­yor con las tec­no­lo­gías. Pues se de­be to­mar en cuen­ta la rá­pi­da evo­lu­ción del per­fil del con­su­mi­dor y es ahí don­de las em­pre­sas de­ben com­pren­der los de­seos cam­bian­tes pa­ra for­ta­le­cer el va­lor de las marcas.

Alian­za por la ex­clu­si­vi­dad

La con­sul­to­ra sos­tie­ne que ha lle­ga­do el mo­men­to de de­jar de ig­no­rar la re­la­ción exis­ten­te en­tre el mun­do di­gi­tal y el del lu­jo, por tan­to las marcas de­ben adop­tar nue­vas tec­no­lo­gías y re­de­fi­nir sus pro­duc­tos.

Un ejem­plo de có­mo las re­la­cio­nes se es­tán afian­zan­do, son las alian­zas que han es­ta­ble­ci­do ha­ce un par de años atrás, gran­des ju­ga­do­res tan­to de tec­no­lo­gía co­mo del mun­do del di­se­ño, pa­ra el ca­so en 2015 la com­pa­ñía Chi­na Hua­wei en­ta­bló re­la­cio­nes con la re­co­no­ci­da mar­ca aus­tria­ca Swa­rovs­ki.

La unión de Hua­wei y Swa­rovs­ki, se hi­zo pa­ra crear un smart­watch car­ga­do del lu­jo más ex­clu­si­vo, en ese sen­ti­do, se apos­tó por el sis­te­ma ope­ra­ti­vo de Goo­gle pa­ra el in­te­rior, An­droid Wear, y un di­se­ño clá­si­co en el exterior, a fin de rom­per los mol­des es­ta­ble­ci­dos por otras em­pre­sas.

Es así co­mo lle­gó al mer­ca­do el Hua­wei Watch Je­wel, un re­di­se­ño del mo­de­lo bá­si­co con 68 cris­ta­les de Swa­rovs­ki que en­mar­can una es­fe­ra de 1,5 mi­lí­me­tros so­bre un cha­sis de oro rosa, con dos ti­pos de co­rrea, una blan­ca y otra azul, en un blan­co per­la y azul za­fi­ro.

Un dron cha­pa­do en oro

Na­da más y na­da me­nos que US$24.000 es el pre­cio que ten­drá que pa­gar quien desee com­prar el dron de oro más cos­to­so de la in­dus­tria, es una ex­clu­si­va Gold Edi­tion ofre­ci­da en lí­nea por la tien­da Dro­nes Di­rect.

Es­te lu­jo­so apa­ra­to lla­ma­do “DJI Phan­tom 4”, que es­ta cha­pa­do en oro de 24 qui­la­tes, vie­ne con una ba­te­ría, un con­trol re­mo­to, dos sets de hé­li­ces, un so­por­te pa­ra te­lé­fono mó­vil, un car­ga­dor, una abra­za­de­ra de car­dán, un bol­so de al­ma­ce­na­mien­to pa­ra las hé­li­ces, una ca­ja y una tar­je­ta SD de 16GB.

En cuan­to a ren­di­mien­to, es ca­paz de ir tan al­to co­mo a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.