Apren­der por fran­qui­cia aje­na

La ren­ta­bi­li­dad y con­fia­bi­li­dad en com­pa­ra­ción con los ne­go­cios tra­di­cio­na­les, han per­mi­ti­do desa­rro­llar un mo­de­lo de ne­go­cio atrac­ti­vo.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Sumario - Por Ma­nuel Avendaño y Ro­mil­ka Pé­rez ma­nuel.aven­dano@gru­po­cer­ca.com

Bien se di­ce que pa­ra apren­der hay que ex­pe­ri­men­tar en car­ne pro­pia. Eso sí, en te­mas de ne­go­cios nun­ca es­tá de más, to­mar las bue­nas prác­ti­cas y co­no­cer los erro­res que otros co­me­tie­ron.

So­bre las fran­qui­cias se han es­cri­to his­to­rias de te­rror y de fan­ta­sía. Hay quie­nes ase­gu­ran que es un mo­de­lo de ne­go­cio má­gi­co que con mu­cho es­fuer­zo pue­de lle­nar­le los bol­si­llos de di­ne­ro al fran­qui­cia­ta­rio, pe­ro tam­bién en­con­tra­mos las vo­ces de quie­nes au­gu­ran un fu­tu­ro no tan pro­me­te­ros pa­ra cier­to ti­po de marcas en es­te mo­de­lo, es­pe­cial­men­te aque­llas que con­ver­gen en ni­chos muy saturados co­mo ali­men­tos, ro­pa o ju­gue­tes.

Pe­ro no sea­mos pre­jui­cio­sos, las fran­qui­cias son un mo­de­lo de ne­go­cios que pue­den ge­ne­rar mu­chas lec­cio­nes y mu­cho apren­di­za­je pa­ra quie­nes va­lo­ran o han va­lo­ra­do al­gu­na vez en su vi­da la po­si­bi­li­dad de com­prar una mar­ca y ex­plo­tar­la en su país.

Las fran­qui­cias son exi­to­sas, de eso no hay du­da, ve­mos en el mer­ca­do al­gu­nas marcas que son prác­ti­ca­men­te im­pe­rios en sus sec­to­res, en­tre ellas, Mc Do­nald`s, Fo­re­ver 21 o Sub­way. To­das es­tas em­pre­sas ge­ne­ran mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en el mun­do dia­ria­men­te. Eso sí, las fran­qui­cias no son pa­ra to­dos, ni to­dos es­tán he­chos pa­ra com­prar, ad­mi­nis­trar y desa­rro­llar una fran­qui­cia.

La ad­qui­si­ción co­mer­cial de una mar­ca, ser­vi­cio o pro­duc­to con una ima­gen ya es­ta­ble­ci­da, se ha con­ver­ti­do, en una de las op­cio­nes de ne­go­cios más im­por­tan­tes de­bi­do a la ren­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra que sus­ten­ta es­te ti­po de co­mer­cio.

Pe­que­ños y me­dia­nos em­pren­de­do­res han de­ci­di­do in­ser­tar­se en es­te mo­de­lo de ne­go­cio, ya que no so­lo pro­me­te una am­plia ca­pa­ci­dad de ex­pan­sión en cor­to tiem­po, sino que tam­bién ge­ne­ra ele­va­dos in­gre­sos, en com­pa­ra­ción con los que ofre­ce el mer­ca­do tra­di­cio­nal.

Sin em­bar­go, las ca­rac­te­rís­ti­cas an­te­rio­res no ga­ran­ti­zan que es­tén blin­da­das o exen­tas de las ci­fras de mor­tan­dad de los ne­go­cios, de­bi­do a di­ver­sas cau­sas que pue­den lle­var a es­te ti­po de em­pre­sa al de­cli­ve.

La fran­qui­cia es un con­tra­to me­dian­te el cual, una em­pre­sa (el fran­qui­cia­dor), ce­de a otra (el fran­qui­cia­do) el de­re­cho a la ex­plo­ta­ción de un con­jun­to de de­re­chos de pro­pie­dad in­dus­trial o in­te­lec­tual. Pa­ra ac­ce­der a ese de­re­cho de­be can­ce­lar un mon­to que de­fi­ni­rá ca­da fran­qui­cia­dor.

Car­los Pe­ral­ta, ge­ren­te de ges­tión so­cial y ca­pa­ci­ta­ción de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio y Pro­duc­ción de San­tia­go, en Re­pú­bli­ca Dominicana, ex­pli­ca que lo pri­me­ro que se de­be ha­cer an­tes de mon­tar una fran­qui­cia es co­no­cer el mer­ca­do por un pe­río­do con­si­de­ra­ble.

El ges­tor de lo­gís­ti­cas y ca­pa­ci­ta­ción pa­ra em­pren­de­do­res en­tien­de que esa es la me­jor ma­ne­ra de iden­ti­fi­car si un mo­de­lo de ne­go­cio se­rá exi­to­so y re­pli­ca­ble. Ade­más si el ti­po de fran­qui­cia cuen­ta con las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias que im­pli­can ope­rar en dis­tin­tos paí­ses.

En to­dos los ne­go­cios exis­te una in­fi­ni­dad de ries­gos, lo im­por­tan­te es an­ti­ci­par­se a ellos con un buen acom­pa­ña­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.