Más allá del check in de lu­jo

La ex­pe­rien­cia que pue­da te­ner un clien­te del sec­tor ho­te­le­ro re­pre­sen­ta un fac­tor pri­mor­dial a la ho­ra de se­lec­cio­nar el hos­pe­da­je.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Sumario - Por Aman­da Ro­das aman­da.ro­das@gru­po­cer­ca.com

Ya no bas­ta so­la­men­te con hos­pe­dar­se en un sun­tuo­so ho­tel, aho­ra las per­so­nas de­man­dan una ex­pe­rien­cia úni­ca que com­bi­ne la na­tu­ra­le­za con ac­ti­vi­da­des irre­pe­ti­bles.

Ima­gi­na dor­mir en un ca­ra­col, so­bre el hie­lo o de­ba­jo del mar? Son al­gu­nas de las al­ter­na­ti­vas ho­te­le­ras que aho­ra se ofer­tan en el mun­do… Atrás que­dó la sa­tis­fac­ción de te­ner una ha­bi­ta­ción, ya que hoy el di­se­ño y el lu­jo man­dan pa­ra dar el check in a una op­ción.

Kaks­laut­ta­nen, un ho­tel en Fin­lan­dia, por ejem­plo, cuen­ta con iglús de cris­tal pa­ra ob­ser­var las au­ro­ras bo­rea­les, la al­dea lo­ca­li­za­da en la La­po­nia, en el sec­tor mon­ta­ño­so de Saa­ri­sel­kä y en las ve­cin­da­des de Par­que Na­cio­nal Ur­ho Kek­ko­nen, a 35 ki­ló­me­tros del ae­ro­puer­to de Iva­lo, se man­tie­ne a ni­ve­les cá­li­dos in­clu­so con tem­pe­ra­tu­ras ex­te­rio­res de -30°C.

Ca­da iglú del ho­tel es­tá pro­vis­to de un ba­ño y ca­mas de lu­jo, se abre des­de di­ciem­bre de ca­da año has­ta fi­na­les de abril.

Pe­ro si pre­fie­re alo­jar­se en un re­sort si­tua­do a es­ca­sos me­tros de una cos­ta pa­ra­di­sía­ca, no co­mo co­mún­men­te se ha­ce en pla­ya, sino en el in­te­rior del océano, The Manta Re­sort Ho­tel, Pem­ba Is­land, es la op­ción ideal.

Des­de el 2006, el ar­qui­tec­to Mi­kael Gen­barg y la em­pre­sa que lle­va su nom­bre, Gen­berg Un­der­wa­ter, ideó una ini­cia­ti­va pa­ra cons­truir apar­ta­men­tos ba­jo los la­gos de Es­to­col­mo, Sue­cia.

Ba­sán­do­se en es­ta idea, en The Manta Re­sort, si­tua­do en la is­la de Pem­ba (Zan­zí­bar), dis­pu­so de un alo­ja­mien­to de en­sue­ño de 250 me­tros de la cos­ta, cua­tro me­tros ba­jo el Océano Ín­di­co y con vis­tas al fon­do ma- rino, ro­dea­do de una im­pre­sio­nan­te fau­na acuá­ti­ca.

Po­dría tam­bién ele­gir un ho­tel que cuen­te con dos ex­clu­si­vas re­cá­ma­ras en un avión Fu­se­la­je 727, en me­dio de la sel­va de Cos­ta Ri­ca. Lo más im­pre­sio­nan­te es que pue­de dis­fru­tar de una ce­na en la te­rra­za to­man­do una co­pa de vino mien­tras ob­ser­va en los ár­bo­les a los tu­ca­nes, mo­nos, pe­re­zo­sos, en­tre otros ani­ma­les.

Adap­tar­se a las nue­vas exi­gen­cias del clien­te ha si­do el éxi­to de es­tos ho­te­les. El lu­jo se en­fren­ta, co­mo to­do el sec­tor, aun­que en su ám­bi­to, a los nue­vos retos ge­ne­ra­dos por los cam­bios que se es­tán pro­du­cien­do en el clien­te, se­ña­la Wi­lliam Ra­mos, ex­per­to ho­te­le­ro y pro­pie­ta­rio de ho­tel Bou­ti­que Sal & Luz.

Es­tos cam­bios res­pon­den o han si­do im­pul­sa­dos por el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal, que de­man­da lu­jo, se tra­ta de una po­bla­ción que ron­da en­tre los 35 y 45 años, o in­clu­so más jo­ven, “que en el te­rreno ho­te­le­ro no es na­da fiel a las marcas que con­quis­ta­ron ni a sus pa­dres ni si­quie­ra a la ge­ne­ra­ción an­te­rior, y que es muy in­fluen­cia­ble por las re­des so­cia­les o lo que pue­da en­con­trar en in­ter­net y las re­co­men­da­cio­nes de otros via­je­ros”, de­ta­lla Ra­mos.

Mag­ma, con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da en el sec­tor ho­te­le­ro, di­jo a M&T que los clien­tes aho­ra bus­can más ex­pe­rien­cia, au­ten­ti­ci­dad, pe­ro so­bre to­do, con­tac­to y res­pe­to a la na­tu­ra­le­za.

Es más, es­te ti­po de clien­te tie­ne una con­vi­ven­cia con el via­je­ro de lu­jo ma­du­ro que bus­ca sa­tis­fac­ción in­ma­te­rial;

ABRIL 2017

y el pro­ce­den­te de mer­ca­dos emer­gen­tes co­mo los asiá­ti­cos o la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

En­ton­ces, el nue­vo lu­jo de­be es­tar car­ga­do de so­fis­ti­ca­ción, mo­der­ni­dad y mu­cha crea­ti­vi­dad pa­ra que las ge­ne­ra­cio­nes que ron­dan has­ta los 50 años má­xi­mo pue­dan ha­cer el check in en ese ho­tel que cum­pla con las ca­rac­te­rís­ti­cas que bus­can.

El Lu­xury 2.0

Las cam­pa­ñas tra­di­cio­na­les pa­san inad­ver­ti­das por los usua­rios y clien­tes, ya no se mo­ti­van con lo co­mún, es­tán abier­tos a ex­pe­ri­men­tar, a la vi­ven­cia, a sen­tir, ase­gu­ra Mau­ri­cio Re­ci­nos, ex­per­to en Mar­ke­ting y ca­te­drá­ti­co del Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Economía y Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas de El Sal­va­dor (Isea­de).

ABRIL 2017

Y es que el lu­jo, in­di­ca Adriano Ba­llén, con­sul­tor de Mag­ma, es mu­cho más que pa­gar al­tas su­mas de di­ne­ro por un bien -lo cual pue­de ron­dar en pro­me­dio los US$600 una es­ta­día- es des­per­tar el de­seo de ser ex­clu­si­vo y di­fe­ren­te, de te­ner aque­llo que pa­ra otros es muy di­fí­cil de ob­te­ner, lo es­ca­so, lo úni­co…

El mer­ca­do mun­dial en­fo­ca­do al seg­men­to don­de los via­je­ros desean hos­pe­dar­se en lu­ga­res ex­cén­tri­cos y car­ga­dos de co­mo­di­da­des co­rres­pon­de a un 10% del con­su­mo pri­va­do. Así lo re­ve­ló el in­for­me El Uni­ver­so del lu­jo: Una Vi­sión Glo­bal y Es­tra­té­gi­ca de los Aman­tes del Lu­jo, pu­bli­ca­do en 2003.

Se­gún es­ti­ma­cio­nes he­chas por la con­sul­to­ra Brain & Com­pany, el cre­ci­mien­to del mer­ca­do de lu­jo a ni­vel glo­bal pa­ra el 2014 se es­ti­mó en un 7 %, por­cen­ta­je que año con año to­ma una por­ción ma­yor del mer­ca­do glo­bal.

“El con­cep­to de ex­pe­rien­cia de lu­jo, po­dría de­fi­nir­se en­ton­ces co­mo to­dos aque­llos mo­men­tos que qui­sie­ra vi­vir el usua­rio de lu­jo o el clien­te de lu­jo, quien es­tá dis­pues­to a pa­gar ele­va­das can­ti­da­des de di­ne­ro en tan­to pue­da sen­tir­se ex­clu­si­vo”, in­di­ca Ba­llén.

Ra­mos se­ña­la que con el tiem­po, ca­da uno se­lec­cio­na sus pro­duc­tos de lu­jo en fun­ción de la ver­da­de­ra ca­li­dad y de sus pa­sio­nes per­so­na­les, aquel que le ge­ne­ra ego y so­bre to­do sa­tis­fac­ción.

A es­to se agre­ga que en los úl­ti­mos años, de acuer­do a la con­sul­to­ra THR, el con­su­mi­dor se ha he­cho más ma­du­ro y se da cuen­ta que el ver­da­de­ro lu­jo es leer un li­bro en la na­tu­ra­le­za, asis­tir a una pues­ta de sol des­de un lu­gar ex­cep­cio­nal o vi­vir un mo­men­to de ale­gría con su fa­mi­lia.

“El lu­jo ya no es úni­ca­men­te al­go ma­te­rial, sino al­go más emo­cio­nal que com­por­ta vi­vir ex­pe­rien­cias en­ri­que­ce­do­ras y me­mo­ra­bles. Es­ta­mos en el mun­do del lu­xury 2.0 que ca­rac­te­ri­za ca­da vez más a los paí­ses ma­du­ros -Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, Es­ta­dos Uni­dos, Ja­pón, en­tre otros”, ex­pli­ca Ba­llén.

De acuer­do con in­for­ma­ción pu­bli­ca­da en Top Ho­tels Pro­jects, pa­ra el 2013 se es­ti­mó la aper­tu­ra al pú­bli­co de más de 1.500 ho­te­les de pri­me­ra cla­se con 546.700 ha­bi­ta­cio­nes en to­do el mun­do, 207 ho­te­les en Asia, con 848 ho­te­les de lu­jo en Eu­ro­pa, 451 en Nor­tea­mé­ri­ca, 93 en Áfri­ca, 43 en Su­da­mé­ri­ca y 30 en Ocea­nía, en­tre otros pro­yec­tos en cur­so.

To­do por la ex­pe­rien­cia

¿Qué bus­ca el hués­ped? La ex­pe­rien­cia que pue­da te­ner un clien­te del sec­tor ho­te­le­ro re­pre­sen­ta un fac­tor pri­mor­dial a la ho­ra de se­lec­cio­nar el hos­pe­da­je.

Pa­ra lo­grar­lo, los ho­te­les de­ben in­ten­tar de­fi­nir el per­fil del hués­ped de lu­jo. “Y aun­que no es fá­cil de­fi­nir a es­te ti­po de hués­ped de­bi­do a que no exis­te una ca­te­go­ri­za­ción de­fi­ni­da; un per­fil cla­ro por gé­ne­ro, por edad, por ra­za o re­li­gión ayu­da­ría a orien­tar a los ho­te­les a su ofer­ta. Sin em­bar­go, de acuer­do con los ele­va­dos pre­cios que hay que pa­gar y a los ser­vi­cios que ofre­cen los ho­te­les de lu­jo (co­mo el Man­da­rin Orien­tal en Nue­va York cu­ya ta­ri­fa su­pera los 500 dó­la­res por no­che), pa­re­ce que exis­te cier­ta con­di­ción de par­te del clien­te”, se­ña­la Re­ci­nos.

Al­gu­nos de ellos son: pai­sa­jes, co­lo­res del lu­gar, aro­mas y so­bre to­do in­no­va­ción, tal es el ca­so del Ho­tel Burj Al Arab, en Du­bai, don­de el lu­jo y el con­fort son el men­sa­je cla­ro que trans­mi­ten ca­da uno de los es­pa­cios di­se­ña­dos pa­ra vi­vir el lu­jo.

¿Cuán­to es­tá dis­pues­to a pa­gar el hués­ped de lu­jo?, “po­dría­mos de­cir que en ge­ne­ral el pre­cio no es un fac­tor res­tric­ti- vo pa­ra es­te exi­gen­te hués­ped, es más, te­ner la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar de las her­mo­sas pla­yas de Tai­lan­dia, la mo­der­ni­dad de Las Ve­gas, el ro­man­ti­cis­mo de Paris, la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca de South Beach en Mia­mi y la ex­clu­si­vi­dad de lu­ga­res co­mo Gs­taad en Sui­za, las pla­yas de Tai­lan­dia, y la ma­gia de la gla­mu­ro­sa Ve­ne­cia, es un lu­jo al que no to­dos pue­den ac­ce­der don­de el pre­cio no es una li­mi­tan­te a la ho­ra de ele­gir”, ase­gu­ra Ba­llén.

Hay dos as­pec­tos que han cam­bia­do. Del lu­jo tra­di­cio­nal al nue­vo lu­jo. Ha­ce años el con­su­mi­dor de lu­jo bus­ca­ba el es­ta­tus y pres­ti­gio so­cial. Hoy es­to ha cam­bia­do, lo im­por­tan­te es vi­vir la ex­pe­rien­cia, sen­tir­se úni­co, agre­ga Ra­mos.

El lu­jo ya no es si­nó­ni­mo de di­ne­ro. El con­su­mi­dor lo que bus­ca es la vi­ven­cia, es de­cir la ex­pe­rien­cia que pue­de es­tar vin­cu­la­da a una com­pra o dis­fru­tar de un ser­vi­cio, es un es­ti­lo de vi­da, ha­cer lo que quie­re ha­cer pa­ra sen­tir­se fe­liz.

Aun­que el sis­te­ma de ca­li­fi­ca­ción más co­mún es el de es­tre­llas, pa­ra al­gu­nos te­ner 4 o 5 no es su­fi­cien­te pa­ra ca­li­fi­car a un ho­tel co­mo de lu­jo.

La AAA ha he­cho es­tu­dios y ha otor­ga­do ca­li­fi­ca­cio­nes a apro­xi­ma­da­men­te 32.000 ho­te­les en Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Mé­xi­co y el Ca­ri­be. Ade­más de ser par­te de la eva­lua­ción en paí­ses co­mo el Reino Uni­do, se­gún Mag­ma.

Es­te exa­men in­clu­ye fac­to­res co­mo lim­pie­za, co­mo­di­dad, se­gu­ri­dad, ade­más de los ser­vi­cios y de­co­ra­ción. Las ca­li­fi­ca­cio­nes van des­de la más sen­ci­lla has­ta la más lu­jo­sa, en una es­ca­la de dia­man­tes de uno a cin­co.

Sin em­bar­go, pe­se a ser mu­chas las pro­pie­da­des eva­lua­das ca­da año, me­nos del 1% ob­tie­ne la má­xi­ma ca­li­fi­ca­ción de cin­co dia­man­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.