Las exi­gen­cias pa­ra in­gre­sar a la OCDE

Lle­va im­plí­ci­to un ries­go: el ries­go mo­ral o mo­ral­ha­zard que apli­ca tan­to pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras co­mo pa­ra los de­po­si­tan­tes. Un se­gu­ro de de­pó­si­tos pue­de des­in­cen­ti­var la vi­gi­lan­cia que reali­cen los de­po­si­tan­tes so­bre las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­ci

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Opinion -

La cri­sis fi­nan­cie­ra del 2008 obli­gó al Co­mi­té so­bre Mer­ca­dos Fi­nan­cie­ros (CMF) de la OCDE a re­vi­sar las ga­ran­tías exis­ten­tes en el sec­tor fi­nan­cie­ro glo­bal pa­ra cu­brir sus res­pon­sa­bi­li­da­des an­te un es­ce­na­rio per­ju­di­cial pa­ra los con­su­mi­do­res e in­ver­sio­nis­tas. Con la ex­cep­ción de Nue­va Ze­lan­da, en la actualidad to­dos los paí­ses miem­bros cuen­tan con un es­que­ma de se­gu­ro de de­pó­si­tos.

En vir­tud del pro­ce­so de ad­he­sión que for­mu­la Cos­ta Ri­ca, di­cha or­ga­ni­za­ción emi­tió re­co­men­da­cio­nes pa­ra crear ma­yor se­gu­ri­dad en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro do­més­ti­co. Una de las re­co­men­da­cio­nes con­sis­te en la crea­ción de un sis­te­ma de se­gu­ro de de­pó­si­tos ya que úni­ca­men­te los ban­cos pú­bli­cos cuen­tan con ga­ran­tía es­ta­tal.

El pre­sen­te ar­tícu­lo tie­ne co­mo fi­na­li­dad ex­po­ner cuá­les son las prin­ci­pa­les ob­ser­va­cio­nes que di­cha or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal ha rea­li­za­do en torno a la fi­gu­ra del se­gu­ro de de­pó­si­tos, fun­da­men­tal­men­te a tra­vés del in­for­me Fi­nan­cial Cri­sis:de­po­si­tin­su­ran­ceand Re­la­ted Fi­nan­cial­sa­fety­net As­pects rea­li­za­do por Se­bas­tian Schich, Di­rec­tor de la Di­vi­sión de Asun­tos Fi­nan­cie­ros de la OCDE.

Se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra y Com­pe­ten­cia

Pa­ra la OCDE, la se­gu- ri­dad fi­nan­cie­ra está con­for­ma­da por la in­ter­re­la­ción de cua­tro ejes: su­per­vi­sión y re­gu­la­ción pru­den­cial, un pres­ta­mis­ta de úl­ti­ma ins­tan­cia, re­so­lu­ción ban­ca­ria y se­gu­ro de de­pó­si­tos. Pre­ci­sa­men­te, la úl­ti­ma cri­sis in­ter­na­cio­nal mos­tró que los sis­te­mas de se­gu­ro de de­pó­si­to con ba­jos ni­ve­les de co­ber­tu­ra o ase­gu­ra­mien­to par­cial pue­den ser in­efi­cien­tes en pre­ve­nir la caí­da de ban­cos.

Asi­mis­mo, di­fe­ren­tes ni­ve­les de pro­tec­ción al de­po­si­tan­te ge­ne­ra cues­tio­na­mien­tos so­bre la po­si­bi­li­dad de que la pro­vi­sión de ga­ran­tías se con­vier­ta en una he­rra­mien­ta que otor­gue ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas des­lea­les so­bre ins­ti­tu­cio­nes o sec­to­res que ope­ran en el mis­mo mer­ca­do pe­ro que ofre­cen una me­nor ga­ran­tía. Se­gún ex­pli­ca el en­te, las ven­ta­jas des­lea­les pue­den sur­gir vis-à-vis con fi­gu­ras con­trac­tua­les si­mi­la­res a los de­pó­si­tos o en­tre ins­ti­tu­cio­nes que no go­zan de la mis­ma ga­ran­tía, ya sea en el mis­mo país o re­gio­nal­men­te.

Por otra par­te, un es­que­ma de se­gu­ro de de­pó­si­tos Lec­cio­nes apren­di­das con la cri­sis

Se­gún ex­pli­ca la OCDE, con el ob­je­ti­vo de res­tau­rar la con­fian­za del pú­bli­co y de los in­ter­me­dia­rios fi­nan­cie­ros, en el año 2008 los paí­ses re­du­je­ron la ame­na­za de la caí­da de los ban­cos crean­do un am­bien­te fa­vo­ra­ble pa­ra los de­po­si­tan­tes.

En pri­mer lu­gar, se in­tro­du­jo el sis­te­ma de se­gu­ro de de­pó­si­tos en to­dos aque­llos paí­ses fal­tan­tes. En se­gun­do tér­mino, cuan­do el se­gu­ro ya exis­tía se rea­li­za­ron re­for­mas ta­les co­mo ele­var tem­po­ral- men­te el ni­vel de co­ber­tu­ra y se eli­mi­na­ron los acuer­dos del co-se­gu­ro. Fi­nal­men­te, al­gu­nos paí­ses emi­tie­ron de­cla­ra­cio­nes pro­me­tien­do co­ber­tu­ras ili­mi­ta­das ( Ale­ma­nia, Aus­tra­lia, Hong Kong, por ejem­plo) y se pro­te­gie­ron ade­más otro ti­po de ope­ra­cio­nes que his­tó­ri­ca­men­te se en­con­tra­ban ex­clui­das.

Con es­te pa­no­ra­ma, los con­su­mi­do­res e in­ver­sio­nis­tas con­ti­nua­ron in­yec­tan­do li­qui­dez al sis­te­ma que les per­mi­tió a las en­ti­da­des ban­ca­rias re­fi­nan­ciar­se. Se­gún ex­pli­ca la OCDE, es­to per­mi­tió ganar tiem­po y se res­tau­ró la con­fian­za de mu­chos de­po­si­tan­tes, sin em­bar­go, tam­bién le­van­tó cues­tio­na­mien­tos.

Pa­ra la efec­ti­vi­dad y cre­di­bi­li­dad de un sis­te­ma de de­pó­si­tos es crí­ti­co la exis­ten­cia de un fon­deo real y su­fi­cien­te. Un es­que­ma de se­gu­ro de de­pó­si­tos pue­de con­tar con re­cur­sos pro­pios (ex an­te) o no (ex post), o ser una com­bi­na­ción de am­bos.

En el ca­so de los es­que­mas ex an­te se de­be de­fi­nir un mo­de­lo pa­ra cal­cu­lar la in­ver­sión

Pa­ra la efec­ti­vi­dad y cre­di­bi­li­dad de un sis­te­ma de de­pó­si­tos es crí­ti­co la exis­ten­cia de un fon­deo real y su­fi­cien­te

que de­be­rán rea­li­zar las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras. Es­ta­dos Uni­dos por ejem­plo, tra­ba­ja con el mo­de­lo risk-ba­sed­pre­miums, es de­cir, las pri­mas de apor­te se cal­cu­lan con ba­se en una me­to­do­lo­gía de ries­go que con­si­de­ra el ba­lan­ce de los de­pó­si­tos ase­gu­ra­dos y el ni­vel de ries­go que la ins­ti­tu­ción co­lo­ca so­bre el fon­do (His­tory & Po­licy).

Sin em­bar­go, es cla­ro que el fon­do pue­de lle­gar a ser in­su­fi­cien­te una vez que ocu­rra la caí­da del ban­co. La pre­gun­ta que sur­ge en­ton­ces es de qué for­ma se van a re­cu­pe­rar los fon­dos una vez ter­mi­ne el si­nies­tro -es­ce­na­rio que tam­bién apli­ca pa­ra los mo­de­los ex post-. Es­to ad­quie­re vi­tal im­por­tan­cia si se en­fren­ta una si­tua­ción com­pli­ca­da en el mer­ca­do pues los es­fuer­zos por ge­ne­rar re­cur­sos adi­cio­na­les se con­fron­tan con el ries­go de fo­men­tar de­sa­rro­llos cí­cli­cos.

Por ejem­plo, la caí­da de una de los prin­ci­pa­les en­ti­da­des de de­pó­si­tos en los Es­ta­dos Uni­dos, ge­ne­ró pér­di­das que obli­ga­ron al FDIC

EDI­CIÓN 116

(Fe­de­ral De­po­sit In­su­ran­ce Cor­po­ra­tion) a re­du­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te sus re­ser­vas, sin em­bar­go, gran par­te de di­cho cos­to ha si­do re­cu­pe­ra­do en la me­di­da en que los ac­ti­vos de di­chas ins­ti­tu­cio­nes fue­ron li­qui­da­das.

En la actualidad, Es­ta­dos Uni­dos ga­ran­ti­za has­ta la su­ma de US$250,000 y con la pro­mul­ga­ción del Dodd-frank­walls­tree­tre­form and­con­su­mer­pro­tec­tio­nact (2010), el FDIC de­be man­te­ner una pro­por­ción de re­ser­va de al me­nos el 1.35% del to­tal de los de­pó­si­tos ase­gu­ra­dos.

Co­ber­tu­ra y Efi­cien­cia

La ex­pe­rien­cia del ban­co Nort­hern Rock en In­gla­te­rra (2007) mos­tró que el me­ca­nis­mo de se­gu­ro de de­pó­si­tos de ese país era dé­bil. La si­tua­ción de di­cha en­ti­dad des­en­ca­de­nó un ries­go de contagio sis­té­mi­co que fi­nal­men­te con­lle­vó a la na­cio­na­li­za­ción de la en­ti­dad un año más tar­de.

Hoy la CMF con­si­de­ra que una de las prin­ci­pa­les lec­cio­nes del Nort­hern Rock es que un sis­te­ma de se­gu­ro de de­pó­si­tos efec­ti­vo de­be man­te­ner ni­ve­les de co­ber­tu­ra su­fi­cien­tes. Un ase­gu­ra­mien­to par­cial o de ba­jo ni­vel pue­de ser no efec­ti­vo pa­ra pre­ve­nir la caí­da de la en­ti­dad.

Por otra par­te, el mo­de­lo del se­gu­ro de­be ser efi­cien­te. Una vez que el de­po­si­tan­te so­li­ci­ta su ac­ti­va­ción, el di­ne­ro de­be ser en­tre­ga­do rá­pi­da­men­te al con­su­mi­dor. En el ca­so de los Es­ta­dos Uni­dos, los pa­gos se de­ben rea­li­zar "lo más pron­to po­si­ble" y en Europa los pa­gos de­ben ma­te­ria­li­zar­se en tres me­ses.

En sín­te­sis, su­fi­cien­cia, efi­cien­cia y al­can­ce ge­ne­ral son tres de los re­qui­si­tos ne­ce­sa­rios pa­ra con­tar con un mo­de­lo pro­duc­ti­vo de se­gu­ro de de­pó­si­tos.

La ten­sión con el pres­ta­mis­ta de úl­ti­ma ins­tan­cia

Pa­ra la OCDE, en el plano con­cep­tual exis­te una dis­tin­ción en­tre el pres­ta­mis­ta de úl­ti­ma ins­tan­cia y el se­gu- ro de de­pó­si­tos. Mien­tras que el pri­me­ro está re­la­cio­na­do con ili­qui­dez tem­po­ral, el se­gu­ro de de­pó­si­tos re­mi­te a la in­sol­ven­cia.

No obs­tan­te, pue­den sur­gir ten­sio­nes en­tre am­bas fi­gu­ras. Si el ban­co cen­tral in­ter­vie­ne pa­ra in­yec­tar li­qui­dez a una ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra que des­pués de­vie­ne in­sol­ven­te, el pres­ta­mis­ta de úl­ti­ma ins­tan­cia está re­du­cien­do el co­la­te­ral dis­po­ni­ble pa­ra pro­te­ger a los de­po­si­tan­tes.

Por es­to, las ga­ran­tías que se acep­ten de­ben ser de­bi­da­men­te re­vi­sa­das pa­ra evi­tar que los ban­cos ofrez­can co­mo co­la­te­ral prés­ta­mos que han si­do ge­ne­ra­dos a tra­vés de prác­ti­cas de cré­di­to ries­go­sas, pues en es­tos ca­sos es cla­ro que se ex­po­ne al de­po­si­tan­te a un ries­go ma­yor.

Que­da en­ton­ces pen­dien­te la ta­rea pa­ra las au­to­ri­da­des su­per­vi­so­ras na­cio­na­les de crear un mo­de­lo de se­gu­ro de de­pó­si­tos que se ajus­te a es­tas y otras re­co­men­da­cio­nes y fo­men­te un mo­de­lo ban­ca­rio de pri­mer or­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.