La ban­ca tra­di­cio­nal en la “nue­va eco­no­mía” y el rol de Fin­tech en las fi­nan­zas

OPI­NIÓN

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Opinion -

En la actualidad el mun­do en­fren­ta di­ver­sos cam­bios que es­tán re­con­fi­gu­ran­do la reali­dad en la cual vi­vi­mos, con­vir­tién­do­se en un en­torno do­mi­na­do por el po­der de la in­for­ma­ción y la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca; a raíz de es­te nue­vo es­ce­na­rio, se evi­den­cian mega tendencias que con­ver­gen e in­ter­vie­nen in­dis­cu­ti­ble­men­te en la for­ma de ha­cer ne­go­cios y que es­tán cam­bian­do pro­gre­si­va­men­te a la so­cie­dad, im­pac­tan­do in­clu­si­ve en nues­tra re­gión.

Una de las mega tendencias, en bo­ga tan­to en paí­ses desa­rro­lla­dos co­mo emer­gen­tes, es la ha­bi­li­dad de in­no­var pa­ra ge­ne­rar nue­vas for­mas de crear va­lor, dan­do lu­gar a nue­vos mo­de­los de ne­go­cios, pe­ro sin de­jar de la­do los tra­di­cio­na­les. Ba­jo es­tas con­di­cio­nes em­pre­sa­ria­les que di­fie­ren de có­mo se ve­nían ha­cien­do las co­sas, es co­mo se es­ta­ble­ció el tér­mino “nue­va eco­no­mía”, crea­da a fi­na­les de los años 90´s, la cual se cen­tra en la in­for­ma­ción y el co­no­ci­mien­to co­mo pi­la­res pa­ra la pro­duc­ti­vi­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad, y ca­rac­te­ri­zán­do­se por la rea­li­za­ción de ne­go­cios en for­ma elec­tró­ni­ca, re-con­ce­bir la ofer­ta y la de­man­da y con­quis­tar o am­pliar mer­ca­dos en el mar­co de la glo­ba­li­za­ción.

Es­tre­cha­men­te li­ga­do a es­te con­cep­to na­ce la ten- den­cia “Fin­tech”, la cual se fun­da­men­ta en el desa­rro­llo de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros ba­sa­dos en la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca; eje cen­tral del pre­sen­te ar­tícu­lo, cu­yo ob­je­ti­vo es dar una ma­cro vi­sión de la im­por­tan­cia y po­ten­cial que im­pli­ca “Fin­tech” y su im­pac­to en el ne­go­cio de la ban­ca tra­di­cio­nal.

EDI­CIÓN 116

Co­men­za­re­mos con ex­pli­car, en el sen­ti­do más eti­mo­ló­gi­co, el con­cep­to “Fin­tech”; el cual vie­ne de la su­ma de los vo­ca­blos en in­glés “fi­nan­cial” y “tech­no­logy”, de for­ma li­te­ral se pue­de de­du­cir que es­ta­mos ha­blan­do de las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas que ofre­cen ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, al mar­gen de las com­pa­ñías tra­di­cio­na­les co­mo lo so­mos los Ban­cos. Es­ta de­fi­ni­ción res­pon­de a la reali­dad, da­do que día con día son más las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas que apa­re­cen con nue­vas al­ter­na­ti­vas pa­ra in­ver­sión y fi­nan­cia­mien­to. Aho­ra bien, si se de­ja de la­do la li­te­ra­li­dad y se en­fo­ca el con­cep­to co­mo tal, es via­ble de­cir en una for­ma am­plia­da que “Fin­tech” se re­fie­re a las “em­pre­sas que pres­tan ser­vi­cios fi­nan­cie­ros a tra­vés de la tec­no­lo­gía”; es aquí en es­te pun­to, don­de el aba­ni­co de opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio se abre pa­ra las com­pa­ñías tra­di­cio­na­les que ya cuen­tan con el múscu­lo tec­no­ló­gi­co pa­ra desa­rro­llar un fuer­te po­ten­cial en pa­ra­le­lo a su ya bien co­no­ci­da for­ma tra­di­cio­nal de ope­rar.

Co­mo bien po­dría su­po­ner­se que es­te “boom” tec­no­ló­gi­co está im­pac­tan­do to­do el sec­tor em­pre­sa­rial y to­das sus áreas de ne­go­cio y la Ban­ca no es la ex­cep­ción, es cla­ro que la lle­ga­da de las em­pre­sas “Fin­tech” ha obli­ga­do a la ban­ca tra­di­cio­nal a per­ca­tar­se y adap­tar­se a es­ta nue­va reali­dad, en­fo­cán­do­se ar­dua­men­te en con­cre­tar su es­tra­te­gia de ca­ra a la era di­gi­tal.

Hoy en día, gra­cias a la vi­sión es­tra­té­gi­ca del ne­go­cio y a los es­fuer­zos tác­ti­cos de los de­par­ta­men­tos de TI, los ban­cos son más tec­no­ló­gi­cos, ofre­cien­do ser­vi­cios de ex­ce- len­te ca­li­dad me­dian­te sus por­ta­les de ban­ca en lí­nea, sa­can­do pro­ve­cho de los nue­vos ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción co­mo lo son las re­des so­cia­les, las “apps” y los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les; no obs­tan­te, la ca­rre­ra en los ser­vi­cios de ban­ca di­gi­tal ape­nas ini­cia, la cons­tan­cia y di­na­mis­mo en los avan­ces tec­no­ló­gi­cos obli­ga a evo­lu­cio­nar e in­no­var de ma­ne­ra co­ti­dia­na pa­ra ser com­pe­ten­tes, efi­cien­tes y bus­car la ex­ce­len­cia en el ser­vi­cio al clien­te.

De­be to­mar­se muy en cuen­ta que las trans­for­ma­cio­nes de los úl­ti­mos años no son só­lo en el plano tec­no­ló­gi­co, sino que exis­te un fuer­te cam­bio tam­bién en los pa­ra­dig­mas so­cia­les y cul­tu­ra­les, el con­cep­to de “Fin­tech” ha lle­ga­do pa­ra sa­tis­fa­cer a un mer­ca­do de clien­tes que re­quie­ren nue­vas pro­pues­tas de ser­vi­cios con al­ta di­fe­ren­cia­ción, me­dian­te mo­de­los de co­la­bo­ra­ción y au­to ser­vi­cio des­de sus dis­po­si­ti­vos mó­vi­les; y tam­bién pa­ra sa­tis­fa­cer la de­man­da de la ge­ne­ra­ción “mi­llen­nials”, cu­ya for­ma na­tu­ral de ha­cer las co­sas es me­dian­te la tec­no­lo­gía (mo­vi­li­dad, apps, ser­vi­cios en la nu­be, au­to ser­vi­cio, et­cé­te­ra).

A pe­sar de los pro­nós­ti­cos ex­tre­mis­tas y alar­mis­tas de que es­ta ten­den­cia fo­men­ta­rá la des­apa­ri­ción de la ban­ca tra­di­cio­nal, és­ta con­ser­va­rá su pa­pel pre­pon­de­ran­te en va­rias aris­tas del ne­go­cio fi­nan­cie­ro, da­do que los ban­cos tie­nen una in­fra­es­truc­tu­ra con­so­li­da­da pa­ra el ma­ne­jo y cui­da­do de los bie­nes de los clien­tes y es­tán re­gi­dos por le­yes y po­lí­ti­cas de los go­bier­nos de ca­da país, lo que brin­da se­gu­ri­dad y ga­ran­tía a sus clien­tes, as­pec­tos que aún no es­tán con­so­li­da­dos en las re­cien­tes “Fin­tech”.

Ba­jo es­ta te­sis, más que un im­pac­to pa­ra la ban­ca tra­di­cio­nal, la era del “Fin­tech” se vis­lum­bra co­mo una gran opor­tu­ni­dad que pue­de desem­bo­car en dos ver­tien­tes pa­ra la ban­ca tra­di­cio­nal:

a) Mu­chos ban­cos es­tán apos­tan­do por alian­zas con em­pre­sas Fin­tech e in­ver­tir pa­ra ad­qui­rir el desa­rro­llo de ser­vi­cios y tra­ba­jar de la mano en el desa­rro­llo de sus apli­ca­ti­vos es­ti­mu­lan­do nue­vos ni­chos in­no­va­do­res de ma­ne­ra con­tro­la­da; sien­do Asia y Europa re­gio­nes don­de más ha cre­ci­do es­ta in­ver­sión y es­te ti­po de alian­za es­tra­té­gi­ca.

b) Otros ban­cos se cen­tran en el desa­rro­llo de una es­tra­te­gia di­gi­tal pro­pia que rein­ven­te su “mo­dus ope­ran­di”, apro­ve­chan­do el “back­ground” tec­no­ló­gi­co con el que cuen­tan los ban­cos y amal­ga­mán­do­lo con su ex­pe­rien­cia en el ni­cho fi­nan­cie­ro pa­ra desa­rro­llar su pro­pia pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca “Fin­tech”.

En Cos­ta Ri­ca, se de­no­ta muy in­ci­pien­te es­ta mega ten­den­cia y con muy po­cos em­pren­di­mien­tos; un ejem­plo es la “py­me” Mas­ter­zon, la cual ofre­ce ser­vi­cios co­mo fac­to­reo y prés­ta­mos pa­ra em­pre­sas. Adi­cio­nal­men­te, al igual que en otros mu­chos paí­ses, en Cos­ta Ri­ca no exis­te una le­gis­la­ción y re­gu­la­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra es­te ti­po de em­pre­sas, la ope­ra­ción de és­tas y el ma­ne­jo de fon­dos son te­mas que ne­ce­sa­ria­men­te de­be­rán ser ana­li­za­dos y re­gu­la­dos por la Su­pe­rin­ten­den­cia Ge­ne­ral de Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros ( SUGEF), a fin de que exis­ta el res­pal­do re­que­ri­do en ma­te­ria re­gu­la­to­ria, mo­ti­vo por el cual de­ben te­ner­se las pre­cau­cio­nes del ca­so.

El Con­glo­me­ra­do Ban­co Na­cio­nal, que ha si­do pio­ne­ro en el ne­go­cio de la ban­ca ba­sa­da en la tec­no­lo­gía y la in­no­va­ción di­gi­tal, con­si­de­ran­do y adop­tan­do la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca y las tendencias mun­dia­les, cuen­ta con una es­tra­te­gia di­gi­tal que le ha per­mi­ti­do brin­dar a su ex­ten­sa y di­ver­sa po­bla­ción de clien­tes, de pro­duc­tos fi­nan­cie­ros ac­ce­si­bles des­de sus dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, uti­li­zan­do apli­ca­cio­nes mó­vi­les con una in­ter­faz sim­ple, fres­ca, ver­sá­til y muy ami­ga­ble, tal es el ca­so de las ‘apps’: BN Mó­vil, BN SINPE Mó­vil y BN Mi Ban­co. De igual ma­ne­ra, cuen­ta con la op­ción del por­tal “web” de In­ter­net Ban­king, el cual brin­da una am­plia ga­ma de ser­vi­cios, sien­do es­tas op­cio­nes orien­ta­das al clien­te no tra­di­cio­nal y que no gus­ta de rea­li­zar vi­si­tas pre­sen­cia­les a las ofi­ci­nas ban­ca­rias.

Ca­be des­ta­car que, aún con el éxi­to ob­te­ni­do en los ser­vi­cios di­gi­ta­les y sien­do fiel a su cul­tu­ra de me­jo­ra con­ti­nua y pa­sión por la ex­ce­len­cia, el Con­glo­me­ra­do Ban­co Na­cio­nal es cons­cien­te de que hay mu­cho ca­mino por re­co­rrer y que el lí­mi­te es su pro­pia ima­gi­na­ción; sien­do la in­no­va­ción e in­ves­ti­ga­ción par­tes esen­cia­les del ADN de su es­tra­te­gia di­gi­tal. En lí­nea con lo an­te­rior, en el Con­glo­me­ra­do Ban­co Na­cio­nal y co­mo par­te de nues­tra es­tra­te­gia di­gi­tal, aún y cuan­do te­ne­mos la ex­pe­rien­cia, el co­no­ci­mien­to téc­ni­co y pla­ta­for­mas con tec­no­lo­gía de pun­ta, no des­car­ta­mos el con­tar con un es­que­ma de co­la­bo­ra­ción y alian­za con em­pre­sas “Fin­tech”, eso sí, ba­jo una pro­pues­ta se­ria, con­cre­ta, re­gu­la­da y so­bre­to­do que brin­de un al­to va­lor pa­ra nues­tro ac­ti­vo más im­por­tan­te, nues­tros clien­tes.

EDI­CIÓN 116

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.