HE­RE­DE­ROS

GUA­TE­MA­LA

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Negocios -

El Ver­dea­zul de los 29 años

De la mano del Ing. Al­ber­to Va­lla­rino, quien li­de­ró las ope­ra­cio­nes de Gru­po Ver­dea­zul en­tre 1988 y 2006, el ban­co pa­na­me­ño se desarrolla co­mo uno de los más gran­des de Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be. Va­lla­rino se en­fo­có en el desa­rro­llo de va­lo­res y Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va del ban­co, y lle­vó es­ta fi­lo­so­fía a Gru­po Ver­dea­zul a tra­vés de la Fun­da­ción Gru­po Ver­dea­zul en 2007. Es­ta ini­cia­ti­va per­mi­tió otor­gar re­cur­sos a va­rias co­mu­ni­da­des y pro­gra­mas so­cia­les en to­do Pa­na­má. Des­de 2006, Gru­po fa­mi­liar Ver­dea­zul ha cre­ci­do pa­ra con­ver­tir­se en una em­pre­sa de in­ver­sión di­ver­si­fi­ca­da, con un ma­ne­jo de ac­ti­vos que su­pe­ran la can­ti­dad de US$1.0 bi­llón, y em­plea a más de 1.000 pro­fe­sio­na­les.

La fa­mi­lia de los 13 paí­ses

Cor­po­ra­ción Mul­ti In­ver­sio­nes (CMI), una em­pre­sa fa­mi­liar mul­ti­na­cio­nal con pre­sen­cia en tres con­ti­nen­tes, aun­que sus ope­ra­cio­nes es­tán con­cen­tra­das par­ti­cu­lar­men­te en Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be. Du­ran­te años la Cor­po­ra­ción ha si­do di­ri­gi­da por Luis Bosch Gu­tié­rrez y Juan Jo­sé Gu­tié­rrez Ma­yor­ga co­mo re­pre­sen­tan­tes de las fa­mi­lias Bosch Gu­tié­rrez y Gu­tié­rrez Ma­yor­ga pa­ra la di­rec­ción y es­ta­ble­ci­mien­to de es­tra­te­gias en­ca­mi­na­das a au­men­tar los ni­ve­les de com­pe­ti­ti­vi­dad y cre­ci­mien­to del gru­po em­pre­sa­rial, el cual es con­si­de­ra­do de los más só­li­dos y pu­jan­tes de la re­gión. Ac­tual­men­te, CMI cuen­ta con 7 uni­da­des de ne­go­cio, pre­sen­cia en 13 paí­ses y más de 36 mil co­la­bo­ra­do­res. Sus in­ver­sio­nes es­tán con­cen­tra­das en el seg­men­to de res­tau­ran­tes de co­mi­da rá­pi­da, así co­mo mo­li­ne­ría, ope­ra­cio­nes pe­cua­rias, ge­ne­ra­ción de ener­gía re­no­va­ble, cons­truc­ción y ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras. Su em­pre­sa em­ble­ma es Po­llo Cam­pe­ro, con­si­de­ra­da una de las prin­ci­pa­les ca­de­nas de res­tau­ran­tes en La­ti­noa­mé­ri­ca, la cual fue fun­da­da en 1971 y un año des­pués co­men­zó su ex­pan­sión ha­cia Cen­troa­mé­ri­ca, ini­cian­do por El Sal­va­dor.

Quirós, la fa­mi­lia de las seis dé­ca­das

Sa­muel Quirós pu­so los US$1.143 pa­ra una em­pre­sa que des­pués de 65 años se convertiría en hol­ding: Gru­po Q. El fun­da­dor, de­di­ca­do de lleno a la co­mer­cia­li­za­ción de ca­fé, ha di­cho mu­chas ve­ces que la evo­lu­ción no ha si­do fá­cil, sin em­bar­go el tra­ba­jo y com­pro­mi­so los ha he­cho lle­gar a co­mer­cia­li­za­ción de más de 14 mar­cas de vehícu­los y pre­sen­cia a ni­vel re­gio­nal. “En 1962 tu­ve la suer­te de que se me die­ra la dis­tri­bu­ción de los vehícu­los di­rec­ta­men­te de Ja­pón y ese fue el prin­ci­pio del cre­ci­mien­to de lo que se con­vir­tió en Gru­po Q”, des­ta­ca. Con 88 años, Sa­muel ha for­ma­do un equi­po que in­clu­ye sus hi­jos, y miem­bros ex­ter­nos pa­ra li­de­rar su ne­go­cio de Gru­po Q. Es­te em­pre­sa­rio ha fun­da­do a lo lar­go de su vi­da al me­nos tres em­pre­sas exi­to­sas: Sa­qui­ro, que lue­go se trans­for­mó en Gru­po Q; The Cof­fee Cup, que di­ri­ge jun­to a su es­po­sa, Ley­la de Quirós; y Qua­lity Grains.

Gru­po Flo­res y sus tres ge­ne­ra­cio­nes

Gru­po Flo­res se ha con­so­li­da­do en el mer­ca­do hon­du­re­ño co­mo una de las em­pre­sas más só­li­das de la in­dus­tria au­to­mo­triz, mis­ma que ha si­do im­pul­sa­da por tres ge­ne­ra­cio­nes que han lle­va­do las rien­das de la com­pa­ñía a la ci­ma de es­te ne­go­cio. Es un con­glo­me­ra­do de diez em­pre­sas que con­for­man Gru­po Flo­res, cu­yos ini­cios en el mer­ca­do au­to­mo­vi­lís­ti­co co­men­za­ron en 1923 de la mano de don Va­len­tín Flo­res Ca­bre­ra cuan­do fun­dó Ga­ra­je Flo­res. La em­pre­sa que se con­so­li­do en 1956 al con­ver­tis­te en el pri­mer con­ce­sio­na­rio To­yo­ta pa­ra Cen­tro Amé­ri­ca y se­gun­do de To­yo­ta Mo­tor Cor­po­ra­tion en Amé­ri­ca La­ti­na, pa­so pos­te­rior­men­te a ma­nos de Alan Ed­gar­do Flo­res y su es­po­sa Ro­sa Pa­vón, quie­nes he­re­da­ron la com­pa­ñía a sus hi­jos Ali­ne, Evelyn y Alan Flo­res Pa­vón, los res­pon­sa­bles en la actualidad de di­ri­gir el Gru­po. Los he­re­de­ros ase­gu­ran que un apor­te im­por­tan­te al ne­go­cio es la am­plia­ción de la vi­sión em­pre­sa­rial de su abue­lo y pa­dre. Pues des­de ca­da cam­po en el que se han in­vo­lu­cra­do han im­pul­sa­do la evo­lu­ción de Gru­po Flo­res por me­dio de la in­no­va­ción, pa­sión, mo­der­ni­za­ción ha si­do el se­cre­to pa­ra li­de­rar por más de se­sen­ta años la com­pa­ñía en el país. La ta­rea ase­gu­ran los he­re­de­ros, es em­pe­zar a for­mar la ge­ne­ra­ción que les pre­ce­de, ba­jo los prin­ci­pios de la em­pre­sa a fin de se­guir bus­can­do la me­jo­ra con­ti­nua, co­mo la cons­tan­te, que ha si­do el se­cre­to pa­ra li­de­rar por más de se­sen­ta años la com­pa­ñía en el país. “Nos enor­gu­lle­ce sa­ber que so­mos el mo­tor que mue­ve una na­ción apor­tan­do desa­rro­llo eco­nó­mi­co a nues­tros co­la­bo­ra­do­res, pro­vee­do­res, clien­tes, en ge­ne­ral a Hon­du­ras y la re­gión Cen­troa­me­ri­ca­na”, co­men­tó Ali­ne Flo­res, vi­ce­pre­si­den­ta de Gru­po Flo­res.

Po­ma, cua­tro ge­ne­ra­cio­nes li­de­ran­do

Gru­po Po­ma es una me­ga­cor­po­ra­ción fa­mi­liar que re­pre­sen­ta nu­me­ro­sas em­pre­sas pri­va­das, den­tro de las cua­les des­ta­can seis di­vi­sio­nes: Ex­cel Au­to­mo­triz, Fi­nan­cie­ra, In­dus­trial, Gru­po Ro­ble, Gru­po Real y Fun­da­ción Po­ma (ESEN y FUSAL). El pi­lar de es­ta em­pre­sa lo han cons­trui­do cua­tro ge­ne­ra­cio­nes que ini­cia­ron con el li­de­raz­go de Bar­to­lo­mé Po­ma, abue­lo del ac­tual lí­der del con­glo­me­ra­do: Ri­car­do Po­ma. La vi­sión de ne­go­cios de Ri­car­do Po­ma ha pasado a ma­nos de An­drés, Al­ber­to y Fer­nan­do Po­ma, lo­gran­do que la em­pre­sa fa­mi­liar pros­pe­re y se po­si­cio­ne co­mo una de las más po­de­ro­sas en la re­gión. Ri­car­do Po­ma, ad­mi­nis­tra los ne­go­cios que se en­cuen­tran en­tre Gua­te­ma­la y Pa­na­má cuan­tio­sas com­pa­ñías de los sec­to­res: au­to­mo­triz, ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, in­dus­trial, ho­te­le­ría y cen­tros co­mer­cia­les. El CEO de Gru­po Po­ma cuen­ta con una maes­tría en Ad­mi­nis­tra­ción de Ne­go­cios (MBA, por sus si­glas en in­glés) en la Universidad de Har­vard. En la actualidad, Gru­po Po­ma cuen­ta con más de 12.000 em­plea­dos y tie­ne una ta­sa de ge­ne­ra­ción de em­pleo cer­ca­na al 12% anual. Es­ta em­pre­sa fa­mi­liar, man­tie­ne una política de re­ten­ción de ta­len­to a tra­vés de una cons­tan­te ca­pa­ci­ta­ción y una se­rie de pro­gra­mas de in­cen­ti­vos. “Lo más im­por­tan­te son las per­so­nas. Si uno no se ro­dea de las me­jo­res per­so­nas, no se lo­gra na­da ya que es­tas son las que ha­cen la di­fe­ren­cia y con ellas se pue­de dar el me­jor pro­duc­to y los me­jo­res ser­vi­cios”, co­men­ta Ri­car­do Po­ma. Las pro­yec­cio­nes de es­te con­glo­me­ra­do em­pre­sa­rial se ba­san en op­ti­mi­zar sus mé­to­dos de tra­ba­jo ya exis­ten­tes y así po­ten­ciar el ta­len­to del co­la­bo­ra­dor, bus­can­do siem­pre per­so­nas con ex­ce­len­cia en sus co­no­ci­mien­tos e in­ter­re­la­cio­nes. Pa­ra Gru­po Po­ma, la ge­ne­ra­ción de em­pleo de ca­li­dad se ase­gu­ra al re­vi­sar las pres­ta­cio­nes de los em­plea­dos anual­men­te, con el afán de me­jo­rar­las.

EDI­CIÓN 116

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.