Un tra­go con his­to­ria y tra­di­ción

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Lifestyle -

do de Es­ta­dos Uni­dos, Hai­tí, Chi­le, Ita­lia y Ale­ma­nia, en­tre otros.

A pe­sar de ser el des­ti­la­do con más tra­di­ción en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, el pa­trón de su con­su­mo está cam­bian­do en los úl­ti­mos años de­bi­do a di­fe­ren­tes factores. El pri­me­ro y más evi­den­te es la pro­li­fe­ra­ción de otros li­co­res. Hoy en día, exis­te mul­ti­tud de mar­cas y es­pi­ri­tuo­sos pre­mium que lle­gan al país y que es­tán al al­can­ce de to­do el mun­do, al mar­gen de su pre­cio y del pú­bli­co al que va di­ri­gi­do.

Por ejem­plo, en los úl­ti­mos cin­co años el con­su­mo de vod­ka ha in­cre­men­ta­do de for­ma con­si­de­ra­ble en­tre los jó­ve­nes de 18 y 25 años, mien­tras que el whisky es el pre­fe­ri­do de los con­su­mi­do­res de 30 a 45 años.

Otro fac­tor im­por­tan­te tie­ne que ver con los lu­ga­res don­de se con­su­me el ron. En el ca­so de la cla­se me­dia, lo más nor­mal es re­unir­se con los ami­gos en un li­quors­to­re , ya que es­tos lo­ca­les les ofre­cen un am­bien­te más re­la­ja­do y me­nos for­mal a un pre­cio más eco­nó­mi­co. Pe­ro por otro la­do, el tar­get más ex­clu­si­vo, el de un ni­vel ad­qui­si­ti­vo su­pe­rior, pre­fie­re dis­fru­tar de un buen tra­go en un res­tau­ran­te de lu­jo o un lo­cal de mo­da, in­de­pen­dien­te­men­te de su edad o se­xo.

Y por úl­ti­mo, la per­so­na que con­su­me ron hoy en día, sea de la mar­ca que sea, no es tan “pu­ris­ta” co­mo an­tes. Es de­cir, que no lo to­ma so­lo con hie­lo, sino que pre­fie­re de­lei­tar­se de su gran sa­bor en un tra­go com­bi­na­do de su­ge­ren­tes in­gre­dien­tes. Tan­to es así, que el ron es una de las be­bi­das fa­vo­ri­tas de los bar­ten­ders pa­ra pre­pa­rar cóc­te­les gra­cias a su ver­sa­ti­li­dad, lo cual no pa­sa des­aper­ci­bi­do pa­ra el do­mi­ni­cano, en ge­ne­ral, que ca­da día es más fan de es­tos lla­ma­ti­vos com­bi­na­dos. En­tre los pre­fe­ri­dos y más de­man­da­dos está el mo­ji­to, un clá­si­co que nun­ca pa­sa de mo­da y, en prin­ci­pio, sen­ci­llo de ela­bo­rar: ron, azú­car, agua con gas, lima y hier­ba­bue­na.

Mo­da o no, el ca­so es que los mi­xó­lo­gos se han con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te a la ho­ra de ex­plo­tar las ca­rac­te­rís­ti­cas in­trín­se­cas de cual­quier es­pi­ri­tuo­so com­bi­nán­do­lo con ju­gos de fru­tas, hier­bas fres­cas, es­pe­cias y fru­tas de tem­po­ra­da. Ellos son ex­per­tos en la ma­te­ria, pe­ro mu­chos son los que se han subido a es­te tren y han co­men­za­do a in- ven­tar re­ce­tas pa­ra im­pre­sio­nar a sus ami­gos o fa­mi­lia­res.

Pa­ra ello, su crea­ti­vi­dad y sus do­tes de bar­ten­der son im­pres­cin­di­bles, aun­que si desean ir más allá exis­te una am­plia y va­ria­da ofer­ta in­for­ma­ti­va al res­pec­to: li­bros, vi­deos, blogs, tu­to­ria­les en in­ter­net, etc., que con­tri­bu­yen a que cual­quie­ra se ani­me a pro­bar y se crea Tom Crui­se en Cock­tail. El re­sul­ta­do: to­do ti­po de cóc­te­les, sen­ci­llos y li­ge­ros, o más ele­gan­tes y so­fis­ti­ca­dos, por­que en la va­rie­dad está el gus­to, y una pa­ra­fer­na­lia que con­vier­te el he­cho de dis­fru­tar de un buen tra­go en una ex­pe­rien­cia sen­so­rial a to­dos los ni­ve­les.

Aho­ra bien, in­de­pen­dien­te­men­te de to­dos es­tos factores, el ron si­gue sien­do el lí­der in­dis­cu­ti­ble del mer­ca­do de los des­ti­la­dos en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Por eso, es la be­bi­da que no pue­de fal­tar en nin­gún even­to so­cial que se pre­cie: des­de una ce­le­bra­ción fa­mi­liar has­ta una reunión de ne­go­cios, pa­san­do por una pre­mie­re de ci­ne, un fo­ro ins­ti­tu­cio­nal o em­pre­sa­rial, el lan­za­mien­to de un nue­vo pro­duc­to, un fes­ti­val de mú­si­ca, una fe­ria te­má­ti­ca o la Se­ma­na de la Mo­da Do­mi­ni­ca­na. Sin pa­sar por al­to, que sa­lir a to­mar al­go tras ter­mi­nar la jor­na­da de tra­ba­jo es una de las tra­di­cio­nes con más arrai­go y el ron, uno de los tra­gos pre­fe­ri­dos del fa­mo­so af­ter­work.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.