ES TAR­DE, PE­RO HAY TIEM­PO

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Editorial - Ma­nuel Aven­da­ño EDI­TOR EN JE­FE ma­nuel.avendano@gru­po­cer­ca.com

Es tar­de, ca­si siem­pre lo es cuan­do el ser hu­mano se per­ca­ta de que las co­sas van mal. La bue­na no­ti­cia es que en el te­ma del cam­bio cli­má­ti­co, to­da­vía hay tiem­po pa­ra to­mar ac­cio­nes y me­di­das que pue­den ayu­dar a mi­ti­gar sus efec­tos, o bien, a pro­lon­gar las con­di­cio­nes ac­tua­les.

El Acuer­do de París es un hi­to his­tó­ri­co en el que 195 paí­ses es­tam­pa­ron su fir­ma con el fie pro­pó­si­to de –fi­na­le­men­te– unir es­fuer­zos y en­ca­mi­nar al pla­ne­ta ha­cia una cau­sa co­mún: lu­char con­tra el ca­len­ta­mien­to glo­bal con ac­cio­nes ar­ti­cu­la­das e in­ver­sio­nes con­si­de­ra­bles que per­mi­tan po­ner di­ne­ro en es­ta cru­za­da.

El pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, no es pre­ci­sa­men­te el pri­mer cre­yen­te del cam­bio cli­má­ti­co, y hay quie­nes se atre­ven a de­cir que es un con­cep­to crea­do pa­ra mo­ver mi­les de mi­llo­nes e im­pul­sar la in­ci­pien­te in­dus­tria ver­de que ti­ñe de me­dio am­bien­te to­dos los pro­duc­tos y ser­vi­cios.

¿Pe­ro qué tie­ne de ma­lo que el mun­do se con­vier­ta ha­cia la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te? Es la ho­ra del pla­ne­ta, y no pre­ci­sa­men­te de apa­gar las lu­ces y en­cen­der las ve­las pa­ra ge­ne­rar un cam­bio que so­lo ocu­rre una vez al año. To­do lo con­tra­rio, es el mo­men­to de que las per­so­nas, los paí­ses, los go­bier­nos y las em­pre­sas unan es­fuer­zos pa­ra ayu­dar al me­dio a am­bien­te en una gue­rra con­tra un gue­rre­ro si­len­cio­so que ca­da vez nos ha­ce más da­ño: El cam­bio cli­má­ti­co.

Tam­bién es cier­to que Amé­ri­ca Cen­tral y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en­fren­ta­ron en­tre 2014 y 2015 la épo­ca se­ca más fuer­te de los úl­ti­mos 90 años, lo que ge­ne­ró bas­tas pér­di­das al sec­tor agrí­co­la de los paí­ses quie­nes con­ta­ron por mi­llo­nes de dó­la­res las pér­di­das en di­fe­ren­tes cul­ti­vos co­mo el arroz y los fri­jo­les.

El im­pac­to del fe­nó­meno de El Ni­ño no se pue­de mi­ni­mi­zar, al me­nos en la re­gión, por­que nin­gún país en­tre Gua­te­ma­la y Pa­na­má es­ta­ba lis­to pa­ra en­fren­tar to­das las im­pli­ca­cio­nes que es­te abrup­to cam­bio cli­má­ti­co pro­vo­có. Se­quía en el Pa­cí­fi­co y fuer­tes llu­vias con inun­da­cio­nes en el Ca­ri­be. Na­die su­po lo que pa­só has­ta que em­pe­za­ron a vi­vir las con­se­cuen­cias.

Los go­bier­nos tu­vie­ron que su­frir y sa­car re­cur­sos de don­de no te­nían pa­ra ayu­dar a los pro­duc­to­res agrí­co­las, pri­me­ro a sub­sis­tir y se­gun­do a man­te­ner sus ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas con­tra la ad­ver­si­dad que eso re­pre­sen­tó.

El Acuer­do de París vie­ne a lla­mar la aten­ción de to­dos los paí­ses del mun­do y los in­vi­ta a pre­ve­nir en lu­gar de reac­cio­nar an­te las ca­tás­tro­fes. Aho­ra el mun­do de­be es­pe­rar has­ta que el 55% de las na­cio­nes que sus­cri­bie­ron el acuer­do lo ra­ti­fi­quen pa­ra que pue­da em­pe­zar a desa­rro­llar­se.

Es­te acuer­do tam­bién su­po­ne un re­to pa­ra la re­gión por­que los paí­ses ten­drán que ha­cer gran­des in­ver­sio­nes en pro­gra­mas e im­ple­men­ta­ción de po­lí­ti­cas am­bien­ta­les que ayu­den a lo­grar esa me­ta glo­bal de man­te­ner el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra mun­dial por de­ba­jo de los 2 gra­dos cen­tí­gra­dos.

El tiem­po se aca­ba. El re­loj si­gue avan­zan­do y el mun­do co­rre con­tra él, ca­da quien ha­ce su par­te, pe­ro es mo­men­to de pre­gun­tar­se ¿Es su­fi­cien­te?

Si no lo es, es mo­men­to de arro­llar las man­gas y po­ner ma­nos a la obra, to­dos. Em­pre­sa­rios, go­bier­nos, paí­ses y per­so­nas, el cam­bio cli­má­ti­co exis­te y ne­ce­si­ta ac­cio­nes con­cre­tas pa­ra que sus efec­tos no si­gan gol­pean­do la eco­no­mía mun­dial. Pe­ro si por el con­tra­rio us­ted cree que to­do lo que se ha­ce es su­fi­cien­te, en­ton­ces sién­te­se en su si­lla y con­ti­núe con su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.