Las ca­rre­ras del fu­tu­ro

Las pro­fe­sio­nes más ren­ta­bles apun­tan a las in­ge­nie­rías, pe­ro aún pre­va­le­ce la atrac­ción por lo tra­di­cio­nal. ¿Qué ofre­ce el mer­ca­do?

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Sumario - Por Ale­jan­dra Or­dó­ñez / ale­jan­dra.or­do­nez@gru­po­cer­ca.com

Las pro­fe­sio­nes más ren­ta­bles apun­tan a las in­ge­nie­rías, pe­ro aún pre­va­le­ce la atrac­ción por lo tra­di­cio­nal. ¿Qué ofre­ce el mer­ca­do?

Ele­gir una ca­rre­ra no es co­sa fá­cil, y aun­que en es­ta de­ci­sión se de­ben con­si­de­rar las pre­fe­ren­cias per­so­na­les, es ne­ce­sa­rio tam­bién to­mar en cuen­ta las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do la­bo­ral y las po­si­bi­li­da­des de con­tra­ta­ción de ca­ra al fu­tu­ro.

Es bien sa­bi­do que los egre­sa­dos uni­ver­si­ta­rios tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de cre­ci­mien­to que aque­llos que no han cur­sa­do una ca­rre­ra, sin em­bar­go, aún per­sis­ten al­gu­nos pro­ble­mas aso­cia­dos a la com­pa­ti­bi­li­dad de los pén­sum de es­tu­dio y las exi­gen­cias ac­tua­les del mun­do la­bo­ral. Por ello, orien­ta­do­res uni­ver­si­ta­rios re­co­mien­dan que los uni­ver­si­ta­rios se in­for­men ade­cua­da­men­te an­tes de de­ci­dir­se por una ca­rre­ra y que op­ten, de pre­fe­ren­cia, por aque­llas que in­vo­lu­cren in­no­va­ción y desa­rro­llo so­cial.

Va­rios es­tu­dios re­sal­tan el im­pac­to de la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial en la uni­ver­si­dad, ya que es­tos jó­ve­nes han cre­ci­do y desa­rro­lla­do en am­bien­tes al­ta­men­te tec­no­lo­gi­za­dos y ven a la edu­ca­ción co­mo una mer­can­cía pa­ra ser ad­qui­ri­da y con­su­mi­da. Asi­mis­mo, es­pe­ran que el apren­di­za­je y el tra­ba­jo no re­sul­te com­pli­ca­do y sea di­ver­ti­do, y so­bre to­do, bus­can una pro­fe­sión que los ayu­de a re­cu­pe­rar rá­pi­da­men­te el di­ne­ro in­ver­ti­do en sus es­tu­dios y les per­mi­ta ac­ce­der a un fu­tu­ro de sol­ven­cia eco­nó­mi­ca.

Y es que los ex­per­tos ex­po­nen que la edu­ca­ción es una in­ver­sión y, co­mo tal, im­pli­ca afron­tar cos­tos pa­ra ob­te­ner los be­ne­fi­cios es­pe­ra­dos. Pe­ro, ¿hay al­gu­na ma­ne­ra de ga­ran­ti­zar que la ca­rre­ra ele­gi­da va a te­ner un re­torno de la in­ver­sión ade­cua­do?

De acuer­do con Adol­fo Rodas, Ge­ren­te de Ca­pi­tal Hu­mano de De­loit­te, an­tes de to­mar una de­ci­sión so­bre la ca­rre­ra aca­dé­mi­ca a ele­gir, es ne­ce­sa­rio dar­le una mi­ra­da al mun­do de los ne­go­cios, in­de­pen­dien­te­men­te si se tie­ne la idea de in­cor­po­rar­se al mun­do la­bo­ral desa­rro­llan­do sus pro­pios ne­go­cios, o es­ta­ble­cer­se den­tro de una or­ga­ni­za­ción exis­ten­te, y que ello le pu­die­ra per­mi­tir re­cu­pe­rar lo in­ver­ti­do en su for­ma­ción, “aun­que por su­pues­to no se­ría el fin úl­ti­mo”.

El con­sul­tor re­sal­ta que no hay una “re­ce­ta” pa­ra ele­gir su ca­rre­ra aca­dé­mi­ca, y re­co­mien­da se­lec­cio­nar al­gu­na ca­rre­ra que le ge­ne­re in­te­rés y pa­sión, in­de­pen­dien­te­men­te de cual­quier in­te­rés mo­ne­ta­rio, lo cual pue­de de­ri­var en la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner éxi­to eco­nó­mi­co, pe­ro a cam­bio de la frus­tra­ción que im­pli­ca tra­ba­jar en una pro­fe­sión que no lle­na ni sa­tis­fa­ce.

Mi­gue­li­na Ve­ras, Di­rec­to­ra de Ma­cros Con­sul­ting, coin­ci­de con Rodas, y en­fa­ti­za que en cuan­to a la elec­ción de ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria ella pre­fie­re no uti­li­zar la pa­la­bra “ren­ta­ble”, ya que la ren­ta­bi­li­dad es un tér­mino ne­ta­men­te eco­nó­mi­co, mien­tras la elec­ción de la pro­fe­sión en la que se va a la­bo­rar in­vo­lu­cra no solo un sa­la­rio, sino cre­ci­mien­to per­so­nal, desa­rro­llo, in­te­gra­ción, so­cia­li­za­ción y sa­tis­fac­ción, en­tre otros fac­to­res. “Más bien ten­dría­mos que ha­blar de cuá­les son los sec­to­res con me­jo­res prác­ti­cas sa­la­ria­les”, de­cla­ra.

Rodas in­di­ca que, en ma­te­ria de ren­ta­bi­li­dad, las ca­rre­ras con orien­ta­ción en tec­no­lo­gía di­gi­tal, ro­bó­ti­ca y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ( aso­cia­da a má­qui­nas in­te­li­gen­tes), lle­van la de­lan­te­ra. Por otro la­do, Ma­ría Te­re­sa Bis­tué, rec­to­ra de ADEN In­ter­na­tio­nal Bu­si­ness School, ex­pli­ca que, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, a ni­vel mun­dial se po­dría con­si­de­rar que los sec­to­res más ren­ta­bles pa­ra tra­ba­jar son los re­la­cio­na­dos a las TIC. “Me re­fie­ro a to­do lo vin­cu­la­do a tec­no­lo­gías, con apli­ca­ción en in­no­va­ción y en tec­no­lo­gías de pro­ce­sos so­bre los sis­te­mas pro­duc­ti­vos”, ex­po­ne.

Y es que hay que con­si­de­rar que el mer­ca­do la­bo­ral es­tá en cons­tan­te mo­vi­mien­to, y aho­ra se ha­bla de te­mas co­mo la re­vo­lu­ción de ha­bi­li­da­des, ya que se es­pe­ra que, a fu­tu­ro, mu­chas fun­cio­nes hu­ma­nas sean rea­li­za­das por ro­bots, pro­vo­can­do así que las ta­reas y fun­cio­nes la­bo­ra­les se mo­di­fi­quen crean­do pues­tos que aún no exis­ten. Por ello, las ca­rre­ras re­la­cio­na­das con IT, ro­bó­ti­ca o in­ge­nie­ría forman par­te del lis­ta­do de las más pro­me­te­do­ras.

Y es ahí pre­ci­sa­men­te don­de sur­ge la opor­tu­ni­dad, ya que es­tos son de los sec­to­res en los que es más no­to­ria la no ali­nea­ción de las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do con el ta­len­to hu­mano que es­tán ge­ne-

Iden­ti­fi­can­do opor­tu­ni­da­des

ran­do las uni­ver­si­da­des. “Las tec­no­lo­gías es­tán im­preg­nan­do ab­so­lu­ta­men­te to­do, ello es un in­con­ve­nien­te pa­ra las em­pre­sas ya que no en­cuen­tran lo­cal­men­te los ta­len­tos globales que hoy se ne­ce­si­tan”, ex­pli­ca Bis­tué, quien agre­ga, que al no con­tar con ca­pi­tal hu­mano ca­pa­ci­ta­do, las em­pre­sas de­ben bus­car­lo afue­ra, lo cual re­sul­ta en más cos­tos pa­ra és­tas y me­nos opor­tu­ni­da­des pa­ra los pro­fe­sio­na­les cen­troa­me­ri­ca­nos. “Hoy en día las em­pre­sas de­man­dan pro­fe­sio­na­les con una for­ma­ción global, in­te­gral y de di­ver­si­dad cul­tu­ral”, ase­ve­ra. Gus­to por lo tra­di­cio­nal

Aun­que es evi­den­te que el mer­ca­do la­bo­ral de­man­da com­pe­ten­cias ca­da vez más es­pe­cí­fi­cas y tec­ni­fi­ca­das a las uni­ver­si­da­des, los mi­llen­nials de la re­gión si­guen apos­tan­do por las ca­rre­ras tra­di­cio­na­les.

Una mues­tra de ello son las 27 uni­ver­si­da­des pú­bli­cas que forman par­te del Con­se­jo Su­pe­rior Uni­ver­si­ta­rio Cen­troa­me­ri­cano ( CSUCA), en las que las cien­cias so­cia­les y hu­ma­ni­da­des son las op­cio­nes pre­di­lec­tas de los es­tu­dian­tes de la re­gión. Es­to, en­tra en con­flic­to con lo que el sec­tor pro­duc­ti­vo bus­ca y de­man­da en la ac­tua­li­dad.

“Las ca­rre­ras tra­di­cio­na­les, co­mo ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas, si­guen sien­do las ca­rre­ras más so­li­ci­ta­das por los es­tu­dian­tes, tan­to en la uni­ver­si­dad pú­bli­ca co­mo en la pri­va­da”, ase­gu­ra Alex Fer­nán­dez, pre­si­den­te de la Uni­ver­si­dad La­ti­na de Cos­ta Ri­ca. Y aun­que ca­da vez los es­tu­dian­tes tie­nen me­jo­res orien­ta­cio­nes pro­fe­sio­na­les, “se­gui­mos pen­san­do que hay mu­chí­si­ma opor­tu­ni­dad la­bo­ral en el área de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y las ca­rre­ras de tec­no­lo­gías di­gi­ta­les, que se es­tán des­per­di­cian­do por­que los jó­ve­nes no es­tán yen­do en ma­sa a esas opor­tu­ni­da­des, y de al­gu­na for­ma no han lo­gra­do ha­cer esa co­ne­xión en­tre lo que son las ca­rre­ras con gran ofer­ta ha­cia el fu­tu­ro y lo que es­tán es­co­gien­do”, ma­ni­fies­ta.

Por su par­te, Sil­vio De Fran­co, Rec­tor de la Uni­ver­si­dad Tho­mas Mo­re de Ni­ca­ra­gua, con­fir­ma que se ha man­te­ni­do una li­ge­ra pre­fe­ren­cia ha­cia las ca­rre­ras en áreas ge­ren­cia­les, sin em­bar­go, se ha sos­te­ni­do la de­man­da en Eco­no­mía, In­ge­nie­rías y Cien­cias Po­lí­ti­cas.

“No tra­ta­mos de es­tar a la mo­da en tér­mi­nos de ca­rre­ras, pues to­da mo­da es pa­sa­je­ra y el éxi­to no pro­vie­ne de es­tu­diar una ca­rre­ra en par­ti­cu­lar, sino de lo que uno ha­ce con ella, lo cual de­pen­de del ca­rác­ter, de la ac­tua­ción pro­fe­sio­nal y de man­te­ner­se siem­pre al día en ha­bi­li­da­des y co­no­ci­mien­tos re­le­van­tes”, ase­gu­ra.

Y aun­que aún per­sis­te la elec­ción por tra­di­ción, tam­bién hay otros fac­to­res que ac­tual­men­te in­ter­vie­nen al mo­men­to de ele­gir una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria, ta­les co­mo la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, tiem­po, res­pon­sa­bi­li­da­des y la pre­fe­ren­cia de acuer­do a las ca­rre­ras in­ter­me­dias cur­sa­das.

“Re­cor­de­mos que los pro­ce­sos de re­clu­ta­mien­to y se­lec­ción, to­man los es­tu­dios co­mo uno de los re­qui­si­tos, más no el úni­co. Tam­bién se bus­ca en­tre los can­di­da­tos co­no­cer el desa­rro­llo de sus com­pe­ten­cias y ha­bi­li­da­des. Los can­di­da­tos en una bús­que­da de em­pleo son equi­li­bra­dos en­tre sus es­tu­dios, ex­pe­rien­cias y com­pe­ten­cias”, ex­pli­ca Krist­hal Gal­dá­mez, Bu­si­ness De­ve­lo­per Ma­na­ger de Man­po­wer Gua­te­ma­la. ¿Es ren­ta­ble mi ca­rre­ra?

A prio­ri es di­fí­cil po­der de­fi­nir­lo. Cuan­do una per­so­na ini­cia una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal in­ter­vie­nen di­ver­sos fac­to­res co­mo la de­di­ca­ción, la uni­ver­si­dad ele­gi­da, e in­clu­so, “el mun­do de las re­la­cio­nes”, así co­mo los ne­go­cios, las po­si­bi­li­da­des de via­jar al ex­te­rior o el do­mi­nio de di­fe­ren­tes idio­mas. “Es­to ha­ce a que la ca­rre­ra ele­gi­da re­sul­te más o me­nos lu­cra­ti­va”, ase­gu­ra Bis­tué.

Con eso cla­ro, pa­ra de­fi­nir la ren­ta­bi­li­dad de una ca­rre­ra, la rec­to­ra de ADEN re­co­mien­da rea­li­zar un aná­li­sis de mer­ca­do pa­ra de­ter­mi­nar qué es lo que las em­pre­sas bus­can, cuá­les son las ma­yo­res de­man­das la­bo­ra­les y, en fun­ción de ello, bus­car una for­ma­ción que cu­bra di­chas de­man­das.

Sin em­bar­go, hay que con­si­de­rar que la ver­da­de­ra ren­ta­bi­li­dad de una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal se ve­rá al mo­men­to de que el es­tu­dian­te pue­da apli­car los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos en una ex­pe­rien­cia

“El éxi­to no pro­vie­ne de es­tu­diar una ca­rre­ra en par­ti­cu­lar”. Sil­vio De Fran­co, rec­tor de la Uni­ver­si­dad Tho­mas Mo­re.

la­bo­ral. “Re­cor­de­mos que to­do pro­fe­sio­nal tie­ne un ini­cio en su ca­rre­ra y la cur­va de apren­di­za­je va ali­nea­da a la re­mu­ne­ra­ción a ob­te­ner”, di­ce Gal­dá­mez.

Aun­que la de­man­da aca­dé­mi­ca se ha man­te­ni­do es­ta­ble en la úl­ti­ma dé­ca­da, las uni­ver­si­da­des de la re­gión no ig­no­ran las ne­ce­si­da­des del mun­do la­bo­ral ac­tual y es­tán tra­ba­jan­do en ha­cer los ajus­tes ne­ce­sa­rios pa­ra de­fi­nir nue­vos en­fo­ques en­ca­mi­na­dos en al­can­zar un re­di­se­ño cu­rri­cu­lar.

Una de ellas es la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca Cen­troa­me­ri­ca­na (UNITEC), en Hon­du­ras, que rea­li­za una la­bor de in­ves­ti­ga­ción pa­ra de­fi­nir dón­de se en­cuen­tra el dé­fi­cit de pro­fe­sio­na­les pa­ra así po­der crear ca­rre­ras que van a te­ner de­man­da la­bo­ral na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Es­to lo lo­gra, ase­gu­ra Mar­lon Bre­ve, vi­ce­rrec­tor aca­dé­mi­co, a tra­vés de una co­mu­ni­ca­ción cons­tan­te con los em­plea­do­res lo­ca­les.

“La cla­ve es­tá en con­sul­tar al sec­tor pri­va­do y pú­bli­co, y pre­gun­tar ha­cia dón­de va el país y la re­gión, así co­mo qué com­pe­ten­cias ne­ce­si­tan en los pro­fe­sio­na­les pa­ra di­se­ñar ca­rre­ras que res­pon­dan a esas com­pe­ten­cias y a las áreas es­pe­cia­li­za­das iden­ti­fi­ca­das don­de se va in­ver­tir”, re­fie­re.

Por su par­te, la Uni­ver­si­dad La­ti­na de Cos­ta Ri­ca ase­gu­ra con­tar con un con­se­jo con­sul­ti­vo de pro­fe­sio­na­les, y adi­cio­nal­men­te, un con­se­jo ase­sor del mer­ca­do, en el que par­ti­ci­pan los 10 ma­yo­res em­plea­do­res e in­fluen­cia­do­res del mer­ca­do la­bo­ral cos­ta­rri­cen­se y que in­clu­ye em­pre­sas trans­na­cio­na­les co­mo HP, In­tel y Mi­cro­soft, así co­mo en­ti­da­des co­mo el Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio Ex­te­rior ( COMEX), la Pro­mo­to­ra de Co­mer­cio Ex­te­rior (PROCOMER) y la Coa­li­ción Cos­ta­rri­cen­se de Ini­cia­ti­vas de Desa­rro­llo (CINDE).

“To­do pro­fe­sio­nal tie­ne un ini­cio en su ca­rre­ra y la cur­va de apren­di­za­je va ali­nea­da a la re­mu­ne­ra­ción a ob­te­ner”. Krist­hal Gal­dá­mez, Man­po­wer GT.

“Ade­más, par­ti­ci­pa­mos en las fe­rias de em­pleo, don­de te­ne­mos un con­tac­to di­rec­to con ca­si 1.000 em­pre­sas de Cos­ta Ri­ca, que nos aler­tan de cuá­les son las ten­den­cias que es­tán de­man­dan­do el mer­ca­do”, ma­ni­fies­ta Fer­nán­dez.

Mien­tras tan­to, la Uni­ver­si­dad Jo­sé Si­meón Ca­ñas (UCA), aca­ba de abrir una ofi­ci­na de orien­ta­ción pro­fe­sio­nal, en­car­ga­da de en­se­ñar­le al es­tu­dian­te a ubi­car­se en el mer­ca­do la­bo­ral. “In­clu­so a apren­der a ven­der­se des­de su cu­rrí­cu­lum y se le ayu­da a ubi­car­se en áreas ap­tas pa­ra el ni­vel en el que es­tá”, de­ta­lla Dul­ci­nea Flo­res, ge­ren­te de Co­mu­ni­ca­ción Or­ga­ni­za­cio­nal de esa ca­sa de es­tu­dios, y quien agre­ga que es im­por­tan­te que la per­so­na ten­ga pre­sen­te “ac­tua­li­zar­se año con año pa­ra po­der me­jo­rar y as­pi­rar a al­go me­jor”. Mer­ca­do de­man­dan­te

In­du­da­ble­men­te la na­tu­ra­le­za del tra­ba­jo es­tá cam­bian­do, im­pul­sa­da por la ace­le­ra­ción de la co­nec­ti­vi­dad y tec­no­lo­gía cog­ni­ti­va. Así co­mo los sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA), ro­bó­ti­ca y he­rra­mien­tas cog­ni­ti­vas cre­cen en so­fis­ti­ca­ción, ca­si to­dos los tra­ba­jos es­tán sien­do rein­ven­ta­dos, crean­do lo que mu­chos lla­man “la fuer­za la­bo­ral au­men­ta­da.” A me­di­da que es­ta ten­den­cia to­ma ve­lo­ci­dad, las em­pre­sas de­ben re­con­si­de­rar có­mo di­se­ñar las ta­reas, or­ga­ni­zar el tra­ba­jo y pla­near un cre­ci­mien­to fu­tu­ro.

Se­gún De­loit­te, la au­to­ma­ti­za­ción, compu­tación cog­ni­ti­va y las ma­sas, son pa­ra­dig­mas cam­bian­tes que re­for­ma­rán la fuer­za la­bo­ral aho­ra y en el fu­tu­ro cer­cano. Por ello, las or­ga­ni­za­cio­nes es­tán re­di­se­ñan­do ta­reas pa­ra sa­car ven­ta­ja de los ro­bots y de los sis­te­mas cog­ni­ti­vos pa­ra te­ner la opor­tu­ni­dad de re­plan­tear el tra­ba­jo en torno a lo que se le lla­ma “ha­bi­li­da­des hu­ma­nas esen­cia­les.”

La con­sul­to­ra re­fi­rió tam­bién que a par­tir del 2017, las or­ga­ni­za­cio­nes de­be­rán ex­pe­ri­men­tar e im­ple­men­tar he­rra­mien­tas cog­ni­ti­vas, en­fo­cán­do­se en en­tre­nar a la gen­te pa­ra usar­las, y re­fle­xio­nar so­bre el rol de las per­so­nas mien­tras más y más ta­reas se au­to­ma­ti­zan.

Por ello, se re­quie­re re­plan­tear ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les y di­se­ñar nue­vas for­mas de tra­ba­jar y de apren­der, tan­to en las em­pre­sas co­mo en lo in­di­vi­dual.

KPMG coin­ci­de y re­sal­ta co­mo una ten­den­cia ge­ne­ral el que las or­ga­ni­za­cio­nes so­li­ci­ten pro­fe­sio­na­les con co­no­ci­mien­tos en el área de tec­no­lo­gía y fi­nan­zas, sien­do los cen­tros de ser­vi­cios com­par­ti­dos el prin­ci­pal sec­tor em­plea­dor lo­cal.

Se­gún Cynthia Sa­na­bria, res­pon­sa­ble del de­par­ta­men­to de Peo­ple & Chan­ge de KPMG Cos­ta Ri­ca, la ca­rre­ra de ma­yor de­man­da en el país es la in­ge­nie­ría, de pre­fe­ren­cia con co­no­ci­mien­tos en ne­go­cios. Sin em­bar­go, ase­gu­ra, es­te per­fil no re­sul­ta tan sen­ci­llo de con­se­guir en el país, “lo que ha pro­vo­ca­do lo que se co­no­ce co­mo una ‘gue­rra por el ta­len­to’, en es­pe­cial en los sec­to­res de in­dus­tria y ser­vi­cios y el de ban­ca y fi­nan­zas”, ex­pli­có.

Es­to que­dó en evi­den­cia a fi­na­les de 2016, cuan­do Man­po­we­rg­roup dio a co­no­cer los re­sul­ta­dos de su es­tu­dio es­ca­sez de ta­len­to, el cual evi­den­ció que exis­te una bre­cha en­tre la ofer­ta y la de­man­da. En la in­ves­ti­ga­ción, los to­ma­do­res de de­ci­sión de las em­pre­sas en­cues­ta­das con­fir­ma­ron que los obs­tácu­los prin­ci­pa­les pa­ra cu­brir un pues­to son: La fal­ta de ex­pe­rien­cia, los can­di­da­tos no cuen­tan con ha­bi­li­da­des téc­ni­cas (cer­ti­fi­ca­cio­nes, idio­mas, ha­bi­li­da­des en TI y nu­mé­ri­cas), los can­di­da­tos tie­nen al­tas ex­pec­ta­ti­vas sa­la­ria­les y los que no cuen­tan con ha­bi­li­da­des bá­si­cas (pro­fe­sio­na­lis­mo ha­bi­li­da­des in­ter­per­so­na­les, adap­ta­bi­li­dad). A tono con las exi­gen­cias del mer­ca­do

Las con­di­cio­nes ya es­tán da­das a ni­vel global, por lo que las uni­ver­si­da­des re­gio­na­les han te­ni­do que re­plan­tear­se al­gu­nos fac­to­res con el ob­je­ti­vo de sa­tis­fa­cer las de­man­das ac­tua­les del sec­tor em­pre­sa­rial y del mer­ca­do la­bo­ral.

Por otro la­do, se han per­ca­ta­do que pa­ra lo­grar ser com­pe­ti­ti­vas a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, de­ben ade­cuar­se a lo que re­quie­ren las em­pre­sas hoy en día.

De ahí que, por ejem­plo, la Uni­ver­si­dad Tho­mas Mo­re bus­ca ofre­cer ca­rre­ras que es­tán fue­ra del en­fo­que tra­di­cio­nal, y la Uni­ver­si­dad La­ti­na ase­gu­ra es­tar tra­ba­jan­do en la mo­der­ni­za­ción de las ca­rre­ras que forman par­te del pén­sum, al mis­mo tiem­po que abren nue­vos pro­gra­mas orien­ta­dos a las ne­ce­si­da­des ac­tua­les. “Se tra­ta de su­plir la es­ca­sez en tec­no­lo­gías di­gi­ta­les, ya que hay un ex­ce­so de de­man­da la­bo­ral que no he­mos lo­gra­do cu­brir”, ex­pli­có Fer­nán­dez, quien ase­ve­ró que es­tán tra­ba­jan­do muy fuer­te en la eco­no­mía di­gi­tal, así co­mo las ti­tu­la­cio­nes y pro­gra­mas que pue­dan ve­nir tan­to a ni­vel de gra­do co­mo aque­llos en ca­rre­ras cor­tas.

Asi­mis­mo, el pre­si­den­te de di­cha ca­sa de es­tu­dios ase­gu­ró que no se cen­tran úni­ca­men­te en ge­ne­rar nue­vas op­cio­nes de ca­rre­ras, sino tam­bién en ac­tua­li­zar cu­rrí­cu­la de aque­llas que ac­tual­men­te ofer­tan. “De las 70 ca­rre­ras que te­ne­mos en es­te mo­men­to, to­das es­tán sien­do re­vi­sa­das pa­ra ac­tua­li­zar sus cu­rrícu­los y sus con­te­ni­dos, o in­clu­so la me­to­do­lo­gía de en­se­ñan­za y apren­di­za­je”, de­ta­lló.

Mien­tras tan­to, en la UCA se rea­li­zan es­tu­dios de se­gui­mien­to de las ne­ce­si­da­des de mer­ca­do pa­ra sa­ber exac­ta­men­te qué es lo que és­te pi­de. Por ello, cuen­ta con una gran can­ti­dad de di­plo­ma­dos, pa­ra que los es­tu­dian­tes pue­dan ac­tua­li­zar­se ca­da cier­to tiem­po.

Por otro la­do, ob­te­ner un tí­tu­lo a ni­vel de li­cen­cia­tu­ra ya no es, por lo ge­ne­ral, el fi­nal de la tra­yec­to­ria uni­ver­si­ta­ria y ca­da vez más , con­tar con for­ma­ción de pos­gra­do mar­ca la di­fe­ren­cia al mo­men­to de bus­car ob­te­ner el re­torno de su in­ver­sión en edu­ca­ción.

“Hoy en día el mer­ca­do es tan cam­bian­te que uno de­be cons­truir cons­tan­te­men­te su em­plea­bi­li­dad, ser ele­gi­ble por par­te de las em­pre­sas y pa­ra ello hay que mar­car la di­fe­ren­cia en­tre los otros pos­tu­lan­tes al mis­mo pues­to en una cor­po­ra­ción”, ase­gu­ra la Rec­to­ra de ADEN.

Man­po­wer con­cuer­da y re­sal­ta que las per­so­nas que po­seen pos­gra­do son pre­fe­ri­bles pa­ra al­gu­nos pues­tos, más aún en aque­llos don­de se ne­ce­si­te per­so­nas con ca­pa­ci­da­des es­pe­cí­fi­cas. Sin em­bar­go, di­ce Gal­dá­mez, es­to de­be ir de la mano con su ex­pe­rien­cia la­bo­ral. “En al­gu­nos pues­tos no es re­que­ri­do el pos­gra­do, sin em­bar­go tie­nen co­mo re­qui­si­to, por ejem­plo, ha­blar un se­gun­do idio­ma o co­no­ci­mien­to de al­gu­na pla­ta­for­ma o sis­te­ma es­pe­cí­fi­co. Por ello, lo re­co­men­da­ble es que el es­tu­dian­te in­da­gue de acuer­do al pues­to y sec­tor, cuá­les son los re­que­ri­mien­tos so­li­ci­ta­dos”, ex­pli­có.

36

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.