La trans­for­ma­ción on­li­ne quie­re arra­sar con los eje­cu­ti­vos

Len­tes vir­tua­les, lá­pi­ces in­te­li­gen­tes y me­sas in­ter­ac­ti­vas, son al­gu­nas de las he­rra­mien­tas que es­tán cam­bian­do el pro­ce­so de en­se­ñan­za-apren­di­za­je en la for­ma­ción de pro­fe­sio­na­les en el mun­do.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Sumario - Por Shei­la Sal­ga­do shei­la.sal­ga­do@gru­po­cer­ca.com

Nue­vas he­rra­mien­tas in­ter­ac­ti­vas es­tán cam­bian­do el pro­ce­so de en­se­ñan­zaa­pren­di­za­je en la for­ma­ción de pro­fe­sio­na­les en el mun­do.

El en­torno de los lí­de­res em­pre­sa­ria­les de hoy dis­ta mu­cho del de ha­ce mu­chos años, es por ello que los nue­vos me­ca­nis­mos de for­ma­ción pro­fe­sio­nal de eje­cu­ti­vos se ha tras­for­ma­do y se ha adap­ta­do a nue­vas pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas de apren­di­za­je que van des­de el e-lear­ning a la Reali­dad Au­men­ta­da (RA).

Las uni­ver­si­da­des evo­lu­cio­nan e implementan nue­vos sis­te­mas que des­ta­can por cla­ses en vi­deo, trans­mi­sio­nes en vi­vo, vi­deo chats, in­ter­ac­cio­nes y re­des so­cia­les pa­ra for­mar a sus pro­fe­sio­na­les, sien­do las ca­rre­ras eje­cu­ti­vas be­ne­fi­cia­das, lo que le per­mi­te a los gra­dua­dos en es­ta área me­jo­rar sus co­no­ci­mien­tos y au­men­tar sus ca­pa­ci­da­des.

En la ac­tua­li­dad las po­si­bi­li­da­des de for­ma­ción de ma­ne­ra on­li­ne son in­fi­ni­tas, y es­tán sien­do apro­ve­cha­das por cien­tos de per­so­nas, que bus­can am­pliar los co­no­ci­mien­tos me­dian­te el uso de pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas.

El es­tu­dio el Mer­ca­do Global del e-lear­ning, pu­bli­ca­do por On­li­ne Bu­si­ness School ( OBC), ase­gu­ra que pa­ra fi­na­les de 2017 el sec-

tor se­rá ca­paz de ge­ne­rar un vo­lu­men cer­cano a los US$ 255.000 mi­llo­nes y ade­más que la edu­ca­ción su­pe­rior mo­ve­rá US$ 149.000 mi­llo­nes en tec­no­lo­gía y ser­vi­cios de apren­di­za­je ba­jo las mo­da­li­da­des de reali­dad au­men­ta­da en con­jun­to con el e-lear­ning.

En la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na par­ti­cu­lar­men­te se es­tá vien­do un ma­yor in­te­rés por los es­tu­dian­tes de pro­fe­sio­na­li­zar­se a tra­vés de di­chas pla­ta­for­mas vir­tua­les que ofre­cen las uni­ver­si­da­des.

Sin em­bar­go, Johnny Agui­rre, Ceo de Wow Emo­tions en Cos­ta Ri­ca, sos­tie­ne que en los paí­ses del área en el te­ma de for­ma­ción de eje­cu­ti­vos, ba­jo esos me­ca­nis­mos tec­no­ló­gi­cos el pro­ce­so es­tá mu­cho más len­to, en com­pa­ra­ción con otras pro­fe­sio­nes y na­cio­nes del mun­do.

Pa­ra es­te ex­per­to, es en otras ca­rre­ras co­mo quí­mi­ca e his­to­ria don­de ya se ha im­ple­men­ta­do en al­gu­nas uni­ver­si­da­des el uso de la reali­dad au­men­ta­da y en me­di­ci­na es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra cues­tio­nes de ana­to­mía, prác­ti­cas de ci­ru­gía y es­tu­dios ge­ne­ra­les.

En­tre los prin­ci­pa­les apa­ra­tos uti­li­za­dos por uni­ver­si­da­des más avan­za­das, des­ta­ca el ma­ne­jo de sis­te­mas co­mo el Ho­lolens de Mi­cro­soft que es un vi­sor de RA de los más des­ta­ca­dos que tie­ne el mer­ca­do.

En cuan­to a reali­dad vir­tual prin­ci­pal­men­te se ha vis­to en­fo­ca­do el uso de dos vi­so­res el Ócu­lo Rift y el HTC Vi­ve, que sir­ven a los es­tu­dian­tes pa­ra ha­cer si­mu­la­cio­nes a fin de te­ner la opor­tu­ni­dad de ir adap­tán­do­se a las ex­pe­rien­cias de un mun­do la­bo­ral real.

Sin em­bar­go, re­fie­re que pe­se a con­tar con apa­ra­tos avan­za­dos, en los paí­ses del área, en la par­te eje­cu­ti­va si exis­te una deu­da pendiente, es­to de­bi­do a que la edu­ca­ción en ge­ne­ral es un mer­ca­do ma­yor­men­te tra­di­cio­na­lis­ta. “A ni­vel de la re­gión em­pe­za­re­mos a ver un ma­yor au­ge a par­tir de 2018”.

Se­gún el ex­per­to, “ya hay co­sas más es­pe­cí­fi­cas pe­ro a la vez muy tí­mi­das, y las uni­ver­si­da­des más arries­ga­das e in­no­va­do­ras se irán adap­tan­do a los pri­me­ros plan pi­lo­to”, pe­ro “en la par­te de ne­go­cios se pue­den ha­cer cier­tas si­mu­la­cio­nes tal vez”, agre­gó.

Pa­ra el ca­so la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca Cen­troa­me­ri­ca­na (Unitec) en las ca­rre­ras de Ne­go­cios y Fi­nan­zas uti­li­za si­mu­la­do­res que les per­mi­te a los es­tu­dian­tes rea­li­zar ejem­plos so­bre el com­por­ta­mien­to de los clien­tes, la ad­mi­nis­tra­ción de las em­pre­sas y sa­ber más so­bre el mo­vi­mien­to de la bol­sa de va­lo­res.

Pa­ra me­jo­rar la en­se­ñan­za que brin­da en ca­rre­ras ad­mi­nis­tra­ti­vas y de otra ín­do­le en esa ca­sa de es­tu­dios, tan­to los do­cen­tes co­mo los jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rios in­ter­ac­túan ba­jo la pla­ta­for­ma Mood­le, sis­te­ma de apren­di­za­je me­dian­te el cual se en­tre­gan ta­reas, se par­ti­ci­pa en fo­ros y se ha­cen con­sul­tas.

De su la­do, la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca de Hon­du­ras (UTH) bus­ca rom­per sus pro­pios es­que­mas tra­di­cio­na­les de for­ma­ción al abrir su aba­ni­co de op­cio­nes pa­ra que los es­tu­dian­tes cur­sen pre­gra­dos con pro­fe­so­res na­cio­na­les y ex­tran­je­ros ba­jo un es­que­ma edu­ca­ti­vo vir­tual.

No solo pa­ra la for­ma­ción de eje­cu­ti­vos sino que pa­ra otras pro­fe­sio­nes. En la UTH se es­tá apli­can­do el Sis­te­ma de Ad­mi­nis­tra­ción de En­se­ñan­za “Cha­mi­lo LMS”, que fue desa­rro­lla­do en Eu­ro­pa y que per­mi­te la crea­ción de un cam­pus vir­tual pa­ra la for­ma­ción on­li­ne y se­mi­pre­sen­cial.

Ma­ri­na Cas­te­lla­nos, di­rec­to­ra de in­no­va­ción en di­cha uni­ver­si­dad re­fi­rió que el mo­de­lo es bas­tan­te com­ple­to pues en el los es­tu­dian­tes pue­den en­con­trar des­de fo­ros, chat, asig­na­cio­nes, ejer­ci­cios, ta­reas, y tam­bién rea­li­zar los exá­me­nes en lí­nea.

Pa­ra lo­grar una for­ma­ción ade­cua­da en el área eje­cu­ti­va, el es­tu­dian­te de­be ma­ne­jar en­tre sus com­pe­ten­cias la ofi­má­ti­ca pa­ra que pue­da rea­li­zar ar­chi­vos y con­ver­tir­los a otros for­ma­tos y po­der agre­gar­los a la pla­ta­for­ma, ex­pli­có.

Se pre­vé que la for­ma­ción de per­so­nas en áreas ad­mi­nis­tra­ti­vas se in­cre­men­ta­ra por el in­te­rés ade­más de las em­pre­sas de ca­pa­ci­tar a su per­so­nal en áreas es­pe­cí­fi­cas, los es­tu­dios apun­tan que pa­ra es­te año en di­cho mer­ca­do se mo­ve­rán US$ 12.300 mi­llo­nes apro­xi­ma­da­men­te.

Ba­jo esa pers­pec­ti­va, ex­pre­só Cas­te­lla­nos, las uni­ver­si­da­des de­ben im­ple­men­tar ma­yo­res he­rra­mien­tas que fa­ci­li­ten el apren­di­za­je en ese ti­po de sec­to­res, y que atrai­gan a esas em­pre­sas que bus­can am­pliar las ca­pa­ci­da­des de su per­so­nal, por tan­to el uso de la reali­dad au­men­ta­da se ve co­mo un re­to que se de­be en­fren­tar y apro­ve­char a ni­vel de es­te pa­ra­dig­ma de edu­ca­ción vir­tual.

Apos­tan­do a la edu­ca­ción del fu­tu­ro

Ade­más el re­to se plan­tea con fuer­za pa­ra las uni­ver­si­da­des tra­di­cio­na­les, de­bi­do a la fuer­te com­pe­ten­cia que sur­ge des­de cen­tros de en­se-

ñan­za on­li­ne, que hoy en día ofre­cen las opor­tu­ni­da­des de es­tu­dio has­ta los rin­co­nes más apar­ta­dos del mun­do.

Las he­rra­mien­tas co­mo ga­fas vir­tua­les y lá­pi­ces in­te­li­gen­tes, en­tre otras, tie­nen un im­pac­to ca­da vez ma­yor en la for­ma­ción de los fu­tu­ros pro­fe­sio­na­les, ya que se adap­tan a los in­tere­ses y re­que­ri­mien­tos de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

En Su­da­mé­ri­ca la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Colombia (UNC) ha im­pul­sa­do el uso de es­tas tec­no­lo­gías acom­pa­ña­da por una pe­da­go­gía in­no­va­do­ra, en la ac­tua­li­dad, cuen­ta con un ta­ller de reali­dad vir­tual y au­men­ta­da que per­mi­te su uso en di­ver­sas ca­rre­ras.

Acá tam­bién se re­sal­ta el uso de pro­yec­to­res in­ter­ac­ti­vos, y de los de­no­mi­na­dos lá­pi­ces in­te­li­gen­tes (smart pen), que per­mi­tan a los jó­ve­nes crear sus pro­pios vi­deos en un cua­derno, re­gis­tran­do au­dio e imá­ge­nes, los que pue­den ser re­gis­tra­dos en ar­chi­vos y uti­li­za­dos lue­go por el alumno cuan­do es­te lo re­quie­ra.

En ese ca­so, se men­cio­na las fa­ci­li­da­des de es­tu­dio que se brin­dan des­de uni­ver­si­da­des que emer­gen y van po­si­cio­nan­do co­mo es el ca­so de Next Uni­ver­sity, que se mues­tra co­mo una de las me­jo­res pla­ta­for­mas de apren­di­za­je on­li­ne en­fo­ca­da en ca­rre­ras de al­ta de­man­da co­mo em­pren­di­mien­to, di­se­ño y es­tra­te­gia de mar­ke­ting di­gi­tal.

En­tre los be­ne­fi­cios de es­tu­diar en Next U se pre­sen­tan pa­ra los fu­tu­ros eje­cu­ti­vos una for­ma­ción in­te­gral, es­truc­tu­ra­da y con fun­da­men­to, que se fa­ci­li­ta por el ac­ce­so que tie­ne las 24 ho­ras del día, y cuen­ta con apo­yo pri­va­do de tu­to­res on­li­ne y vi­deo­chat pa­ra de­ba­tir te­mas en gru­po.

El atrac­ti­vo de es­te ti­po de ca­na­les de for­ma­ción ra­di­ca en con­tar con un pro­fe­sor en ca­sa, el aho­rro de cos­tos y fle­xi­bi­li­dad de horarios que se ajus­tan a las ne­ce­si­da­des del alumno.

Ade­más la in­ter­ac­ción que tie­ne el es­tu­dian­te pa­ra su for­ma­ción es sig­ni­fi­ca­ti­va, pues la reali­dad au­men­ta­da le per­mi­te com­bi­nar los he­chos de for­ma vir­tual con el mun­do real, es de­cir en­fren­tar las si­tua­cio­nes co­mo si las es­tu­vie­ran vi­vien­do.

Pa­ra Agui­rre las ven­ta­jas de esos mo­de­los tec­no­ló­gi­cos de en­se­ñan­za apren­di­za­je “es la in­ter­ac­ción y eva­lua­ción”, ya que le per­mi­te al alumno ver si real­men­te es­tá apren­dien­do o no.

Pa­ra una uni­ver­si­dad tra­di­cio­nal, agre­gó, el desa­rro­llar edu­ca­ción vir­tual y de reali­dad au­men­ta­da pa­ra la for­ma­ción en ca­rre­ras pa­ra eje­cu­ti­vos y de ni­vel ge­ne­ral la ha­cen di­fe­ren­ciar­se “por­que es­tán apos­tan­do a la tec­no­lo­gía del fu­tu­ro”.

Pa­ra Ger­mán Nie­to, CEO de Vi­sio­nar Colombia, la reali­dad au­men­ta­da per­mi­te que des­de la aca­de­mia se em­pie­ce a des­cu­brir nue­vas po­si­bi­li­da­des y lí­neas en el desa­rro­llo de pro­duc­tos, por lo que me­jo­rar los pla­nes de es­tu­dio pa­ra pre­pa­rar más gen­te que quie­ra in­cur­sio­nar en las di­fe­ren­tes in­dus­trias de­be ser una prio­ri­dad.

Nie­to ma­ni­fies­ta que una for­ma­ción más in­ter­ac­ti­va, per­mi­ti­rá en el fu­tu­ro cer­cano di­na­mi­zar tam­bién a las em­pre­sas, por tan­to se de­be con­tar con el per­so­nal ade­cua­do que se­pa ac­tuar an­te las de­man­das que plan­teen los clien­tes y que den ideas in­no­va­do­ras de lo apren­di­do ba­jo los nue­vos mo­de­los tec­no­ló­gi­cos.

Re­cor­dó que hoy en día na­die quie­re leer un ma­nual de ins­truc­cio­nes de un pro­duc­to mu­cho me­nos en­ten­der los pro­ce­sos em­pre­sa­ria­les o in­dus­tria­les le­yen­do ma­nua­les abu­rri­dos y ex­ten­sos.

El CEO por tan­to re­co­mien­da la uti­li­za­ción de reali­dad au­men­ta­da, por­que se tra­ta de una tec­no­lo­gía in­tui­ti­va e im­pac­tan­te vi­sual­men­te, lo que con­lle­va a una es­ti­mu­la­ción de la cu­rio­si­dad de la per­so­na y be­ne­fi­cia el apren­di­za­je, pa­ra es­to se de­be con­tar con el per­so­nal ca­paz de tras­mi­tir la in­for­ma­ción de for­ma ade­cua­da.

Ade­más gra­cias a la gran va­rie­dad de po­si­bi­li­da­des de in­ter­ac­ción que pre­sen­ta, a tra­vés de compu­tado­ras con web­cam, ce­lu­la­res, ga­fas, sen­so­res de mo­vi­mien­to, en-

tre otros; da la po­si­bi­li­dad de im­ple­men­tar las apli­ca­cio­nes de la for­ma más ade­cua­da, se­gún sea el pú­bli­co ob­je­ti­vo.

In­di­có tam­bién que la con­so­li­da­ción de la reali­dad au­men­ta­da, de­pen­de­rá de la aceptación de los agen­tes de la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va, es de­cir, de la adap­ta­ción tan­to de la in­for­ma­ción co­mo de los do­cen­tes que la im­par­ten.

En ese sen­ti­do, re­fi­rió que “la edu­ca­ción pre­ten­de for­mar a pro­fe­sio­na­les po­li­va­len­tes que pue­dan afron­tar los desafíos del mun­do em­pre­sa­rial”.

Los cos­tos de la edu­ca­ción

En el te­ma de cos­tos en es­te ti­po de for­ma­ción pa­ra los es­tu­dian­tes, el ex­per­to de Woe Emo­tions sos­tu­vo que a cor­to pla­zo hay una barrera to­da­vía eco­nó­mi­ca, en cuan­to al ti­po de apa­ra­tos que se re­quie­ren aun­que en el te­ma de los vi­so­res no cues­ta o re­pre­sen­ta mu­cho por­que se pue­den en­con­trar has­ta por US$ 50 dó­la­res, el pro­ble­ma es­tá en el te­lé­fono que solo fun­cio­nan con cier­tos sis­te­mas.

“Si se tie­ne un ipho­ne se tie­ne que ha­cer una in­ver­sión en un te­lé­fono es­pe­cí­fi­co pa­ra po­der vi­sua­li­zar, y ob­via­men­te a ni­vel de equi­po pro­fe­sio­nal to­da­vía más por­que una compu­tado­ra pa­ra reali­dad vir­tual pue­de an­dar en US$ 1500 en ade­lan­te y un vi­sor pro­fe­sio­nal en US$ 800 a US$ 1000 ca­da uno”, re­cor­dó.

Acá di­jo el im­pe­di­men­to re­cae en la par­te de usua­rio fi­nal, o sea que el es­tu­dian­te co­mo tal, to­da­vía hay esa barrera a ni­vel de cos­tos.

Sin em­bar­go, pa­ra una uni­ver­si­dad los cos­tos son me­no­res por­que mon­tar un la­bo­ra­to­rio de reali­dad vir­tual que cuen­te con 3 a 6 equi­pos pue­de an­dar en una in­ver­sión en­tre US$10.000 a US$20.000.

Ya en el te­ma de reali­dad au­men­ta­da cam­bian las cir­cuns­tan­cias, por­que se pue­de uti­li­zar el te­lé­fono que po­see en ese mo­men­to, pues no hay que com­prar un vi­sor si no que son desa­rro­llos de apps pro­pia­men­te a ni­vel de las ma­te­rias que se implementan, lo cual lo ha­ce com­ple­ta­men­te ac­ce­si­ble.

Aun­que en la ac­tua­li­dad las em­pre­sas es­tán bus­can­do un equi­li­bro en­tre am­bas pla­ta­for­mas, en el ca­so de las uni­ver­si­da­des lo me­jor

Una for­ma­ción más in­ter­ac­ti­va, per­mi­ti­rá en el fu­tu­ro cer­cano di­na­mi­zar a las em­pre­sas.

es te­ner am­bas tec­no­lo­gías pa­ra po­der lle­gar a ma­yor al­can­ce.

Di­ver­sas uni­ver­si­da­des en es­tos ca­sos es­tán im­ple­men­tan­do el con­trol en la can­ti­dad de alum­nos que se ma­ne­jan ba­jo las pla­ta­for- mas a fin de brin­dar una me­jor ca­li­dad de edu­ca­ción.

En el ca­so de Unitec y UTH, el nú­me­ro de es­tu­dian­tes no es su­pe­rior a 40, eso fa­ci­li­ta que el maes­tro pue­da in­ter­ac­tuar más per­so­na­li­za­do con ca­da es­tu­dian­te aun­que no lo va a ver más que ni­vel de una fo­to­gra­fía, vi­deo o de un chat.

Igual el mis­mo es­tu­dian­te no es­tá to­da­vía lis­to pe­ro es una ten­den­cia y por ello in­clu­si­ve lo que se les pi­de es que ela­bo­ren vi­deos pa­ra de­ter­mi­na­dos tra­ba­jos y el maes­tro sube sus pro­pios vi­deos de­mos­tran­do lo que a ni­vel de la teo­ría se es­tá ha­cien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.