Las apps au­tóc­to­nas ame­na­zan a Uber

In­no­var y re­vo­lu­cio­nar la ma­ne­ra en que las per­so­nas se trans­por­tan, son los ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les de las pro­pues­tas re­gio­na­les que se unen a la cre­cien­te ten­den­cia de la mo­vi­li­dad co­la­bo­ra­ti­va.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Apertura - Por Ale­jan­dra Or­dó­ñez ale­jan­dra.or­do­nez@gru­po­cer­ca.com

Lar­gas ho­ras en el trán­si­to, blo­queos y fal­ta de lu­ga­res pa­ra par­quear forman par­te de la es­ce­na co­ti­dia­na de mu­chas per­so­nas que a dia­rio se en­fren­tan con los pro­ble­mas de den­si­dad ur­ba­na que tra­jo con­si­go la mo­der­ni­dad.

En me­dio de ese caos, apa­re­cie­ron op­cio­nes co­mo Uber y Ca­bify, con­vir­tién­do­se en los ejem­plo de in­no­va­ción dis­rup­ti­va más ci­ta­dos en so­cie­da­des que es­tán apren­dien­do a apro­ve­char los be­ne­fi­cios de la lla­ma­da eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va. Y es que en la ac­tua­li­dad, el 44% de los con­su­mi­do­res de Es­ta­dos Uni­dos es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos con la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va y el 19% de és­tos ase­gu­ran ha­ber par­ti­ci­pa­do en al­gu­na transac­ción de eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va, y las cifras ca­da día au­men­tan más.

Sin em­bar­go, el ca­mino no ha si­do del to­do fá­cil y, por ejem­plo, no to­dos ce­le­bran la exis­ten­cia de Uber, por lo que su en­tra­da a va­rios paí­ses en Amé­ri­ca La­ti­na se ha vis­to mar­ca­da por la mo­les­tia que ha oca­sio­na­do a los due­ños de li­cen­cias de ta­xis y a al­gu­nos go­bier­nos que han vis­to caer la re­cau­da­ción ge­ne­ra­da por la au­to­ri­za­ción de li­cen­cias pa­ra ta­xis. Por otro la­do, los usua­rios de es­te ti­po de apli­ca­cio­nes fes­te­jan la com­pe­ten­cia con el ta­xi y ce­le­bran te­ner la op­ción de pa­gar por su ser­vi­cio de trans­por­te me­dian­te una apli­ca­ción.

Se­gún el Ser­vi­cio de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos del BBVA, la ba­se de la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va siem­pre ha exis­ti­do, pues los pro­pie­ta­rios de ac­ti­vos in­fra­uti­li­za­dos (co­mo un vehícu­lo) bus­ca­ban a aque­llos que desea­ban el uso tem­po­ral de di­chos ac­ti­vos en su co­mu­ni­dad a tra­vés de anun­cios o de bo­le­ti­nes in­for­ma­ti­vos. En la ac­tua­li­dad, lo que ha cam­bia­do, es la apa­ri­ción de pla­ta­for­mas de soft­wa­re mó­vi­les que per­mi­ten a es­tas dos par­tes re­unir­se fá­cil­men­te cuan­do quie­ran y des­de don­de quie­ran. Es­ta im­por­tan­te re­duc­ción de la bús­que­da y de las fric­cio­nes de las transac­cio­nes, así co­mo la fle­xi­bi­li­dad pa­ra lle­var a ca­bo una ne­go­cia­ción en cual­quier mo­men­to y lu­gar a tra­vés de un te­lé­fono in­te­li­gen­te, ha pro­pi­cia­do que la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va en­tre en la vi­da co­ti­dia­na de mu­chas per­so­nas, cam­bian­do los pa­tro­nes de com­por­ta­mien­to de los con­su­mi­do­res.

Tec­no­lo­gía au­tóc­to­na

El mo­de­lo im­ple­men­ta­do por Uber y Ca­bify es un buen ejem­plo de los idea­les de la ge­ne­ra­ción del mi­le­nio de rom­per con la for­ma tra­di­cio­nal de ha­cer las co­sas, de ser fle­xi­ble y de apro­ve­char las ven­ta­jas de la tec­no­lo­gía mó­vil y di­gi­tal.

En Cen­troa­mé­ri­ca, ade­más, ha ser­vi­do pa­ra des­per­tar el mer­ca­do au­tóc­tono de las apps orien­ta­das a pro­mo­ver la mo­vi­li­dad co­la­bo­ra­ti­va co­mo un mé­to­do pa­ra en­fren­tar el cre­cien­te pro­ble­ma de trán­si­to que aque­ja a la ma­yo­ría de paí­ses del ist­mo.

Así, al­gu­nos de los paí­ses de la re­gión ya cuen­tan con apli­ca­cio­nes dis­pues­tas a dar­le la ba­ta­lla a las apps de trans­por­te ex­tran­je­ras, es­pe­cial­men­te a Uber, apli­ca­ción que ha cau­sa­do re­vo­lu­ción por don­de lle­ga, y Cen­troa­mé­ri­ca no ha si­do la ex­cep­ción, con pre­sen­cia en paí­ses co­mo Pa­na­má, Gua­te­ma­la, Cos­ta Ri­ca y, pró­xi­ma­men­te, El Sal­va­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.