El Ca­nal Pa­na­má ten­drá com­pe­ten­cia

El pro­yec­to de MTA in­yec­ta­rá un nue­vo di­na­mis­mo a Cos­ta Ri­ca, im­pul­san­do la in­dus­tria na­vie­ra del país y ge­ne­ran­do mi­les de em­pleos di­rec­tos e in­di­rec­tos.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Entrevista - Por Ma­ría Melba Ca­le­ro ma­ria.ca­le­ro@gru­po­cer­ca.com

Na­ve­gar por el Atlán­ti­co po­dría con­ver­tir­se en los pró­xi­mos años en al­go sen­ci­llo gra­cias al desa­rro­llo del pro­yec­to Me­ga Ter­mi­nal de Trans­bor­do del Atlán­ti­co (MTA), cu­yo ob­je­ti­vo fun­da­men­tal es la cons­truc­ción de un nue­vo puer­to es­pe­cia­li­za­do en trans­bor­do in­ter­na­cio­nal de con­te­ne­do­res pa­ra lo cual han des­em­bol­sa­do más de US$1.000 mi­llo­nes. Jo­sé R. Den­go, vi­ce pre­si­den­te pa­ra Cos­ta Ri­ca Ame­ri­cas Ga­te­way De­ve­lop­ment Cor­po­ra­tion (Ame­ga), ha­bló con M&T so­bre los be­ne­fi­cios que trae­ría es­ta ter­mi­nal.

¿Có­mo fun­cio­na­rá el pro­yec­to?

El puer­to fun­cio­na­rá co­mo cen­tro de dis­tri­bu­ción don­de se con­so­li­dan car­gas de di­fe­ren­tes des­ti­nos que vie­nen en bar­cos pe­que­ños y se tras­la­dan a bar­cos

Es­te pro­yec­to es solo la pri­me­ra eta­pa del Ca­nal Se­co, y a fu­tu­ro sí se­ría un com­pe­ti­dor del Ca­nal de Pa­na­má

gran­des pa­ra ha­cer una ru­ta in­ter­oceá­ni­ca y vi­ce­ver­sa.

¿Có­mo se co­nec­ta­ría con el puer­to de Pa­na­má?

Ini­cial­men­te vie­ne a com­ple­men­tar la ope­ra­ción del ca­nal de Pa­na­má y a des­con­ges­tio­nar los puer­tos, por­que es­te país ob­via­men­te rea­li­za trans­bor­do pe­ro hay una fi­la muy lar­ga pa­ra in­gre­sar a esos des­em­bar­ca­de­ros, en­ton­ces, es pre­fe­ri­ble pa­ra las na­vie­ras te­ner op­cio­nes muy cer­ca co­mo es el ca­so de Cos­ta Ri­ca.

¿Có­mo ga­na­rá Cos­ta Ri­ca com­pe­ti­ti­vi­dad con es­te pro­yec­to?

Ga­na­rá en di­fe­ren­tes as­pec­tos. Pri­me­ro, es una in­ver­sión di­rec­ta de US$1.000 mi­llo­nes, en una zo­na con muy ba­jos ni­ve­les de desa­rro­llo co­mo Li­món, in­yec­ta­rá mu­chí­si­mo ca­pi­tal en la zo­na y com­bi­na­do con pro­yec­tos de Zo­na Fran­ca y de­más, le da­rá un nue­vo di­na­mis­mo al puer­to.

En se­gun­do lu­gar, son mi­les de em­pleos di­rec­tos e in­di­rec­tos en fa­se cons­truc­ti­va y mil pues­tos per­ma­nen­tes di­rec­tos en fa­se de ope­ra­ción pa­ra los tres tur­nos, pa­ra te­ner una jor­na­da con­ti­nua de 24 ho­ras to­dos los días del año. El país ga­na com­pe­ti­ti­vi­dad al in­gre­sar a un mer­ca­do que ac­tual­men­te no par­ti­ci­pa.

Y la ter­ce­ra, que no de­ja de ser muy im­por­tan­te, es la in­te­gra­ción del país con to­do es­to del trans­bor­do y una in­dus­tria en­fo­ca­da ha­cia el so­por­te de in­dus­tria na­vie­ra. Hay mu­chas co­sas que po­de­mos apro­ve­char en co­mer­cio e in­te­gra­ción tu­rís­ti­ca con las is­las del Ca­ri­be, por­que aho­ra to­do el mun­do ve a Cu­ba co­mo la nue­va gran ame­na­za en el tu­ris­mo.

¿Se­ría un com­pe­ti­dor más del ca­nal pa­na­me­ño?

En es­ta eta­pa no, a fu­tu­ro sí. Ame­ga vino a Cos­ta Ri­ca más o me­nos ha­ce 10 años con el pro­pó­si­to de desa­rro­llar un Ca­nal Se­co y es­te pro­yec­to, lo ve­mos co­mo la fa­se uno del Ca­nal Se­co, ob­via­men­te pa­ra esa eta­pa sí se­ría un com­pe­ti­dor del ca­nal de Pa­na­má en­fo­ca­do en los bar­cos que in­clu­so ya hoy son de­ma­sia­do gran­des pa­ra pa­sar por la am­plia­ción. Esos bar­cos tie­nen que ha­cer trans­bor­do, en­ton­ces ese es el mer­ca­do al que le es­ta­ría­mos apun­tan­do en una even­tual com­pe­ten­cia. ¿Qué tan via­ble se­rá el Ca­nal Se­co cuan­do es­té lis­to?

Es una idea que se vie­ne ma­ne­jan­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po y lo ve­ni­mos ma­ne­jan­do en eta­pas. Si un bar­co vie­ne de Chi­na y quie­re trans­por­tar su car­ga a Es­ta­dos Uni­dos, pa­ra cru­zar el ca­nal tie­ne que ba­jar­la, trans­fe­rir­la a bar­cos más pe­que­ños, que esos bar­cos cru­cen el ca­nal y que del otro la­do, es­pe­re un bar­co gran­de pa­ra su­bir la car­ga, esa ope­ra­ción es más efi­cien­te y más ágil con un fe­rro­ca­rril, en­ton­ces ahí se­ría más com­pe­ti­ti­vo el pro­yec­to. Pa­ra que el Ca­nal Se­co sea via­ble, pri­me­ro de­ben apun­tar al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal por­que el na­cio­nal no le da el vo­lu­men de mo­vi­mien­to. ¿Qué re­tos en­con­tra­ron al desa­rro­llar es­te pro­yec­to?

Los tí­pi­cos de in­ver­sión y cons­truc­ción en Cos­ta Ri­ca, acá hay mu­chas le­yes ade­más el te­ma am­bien­tal que es de­li­ca­do, sin em­bar­go, Ame­ga ha te­ni­do el cui­da­do des­de un ini­cio de con­tem­plar ese as­pec­to y en la se­lec­ción de si­tios del pro­yec­to de la MTA. Te­ne­mos el be­ne­fi­cio de la ex­pe­rien­cia vi­vi­da por APM Ter­mi­nals, ellos tu­vie­ron que ha­cer es­tu­dios y nue­vos son­deos pa­ra pro­yec­tos de la ter­mi­nal de con­te­ne­do­res de Moín, y eso nos da una lí­nea bá­si­ca y re­cien­te a có­mo era la reali­dad am­bien­tal de ha­ce tres a cua­tro años.

¿Qué otros desafíos tie­nen con la cons­truc­ción?

Bueno, el he­cho de que APM se ha­ya he­cho pri­me­ro, ayu­da a de­rri­bar ba­rre­ras men­ta­les de que no se ha­cen gran­des pro­yec­tos. Creo que eso es un hi­to im­por­tan­te, los re­tos van a ve­nir so­bre to­do en la se­gun­da fa­se don­de se va a te­ner que ha­cer al­go que es com­ple­ta­men­te nue­vo, ata­can­do esa le­yen­da ur­ba­na. Del Ca­nal Se­co se vie­ne ha­bla­do des­de ha­ce dé­ca­das y es un te­ma don­de te­ne­mos una his­to­ria muy tris­te, es el te­ma del fe­rro­ca­rril, en­ton­ces ese va a ser un re­to muy in­tere­san­te.

¿Có­mo im­pac­ta­ría es­te pro­yec­to a ni­vel re­gio­nal

Trae­rá mu­chas ven­ta­ja. El he­cho de es­tar muy cer­ca de Pa­na­má es una ben­di­ción por­que per­mi­ti­rá ha­cer es­tos mo­vi­mien­tos e in­ter­cam­bios sin te­ner que al­te­rar sus ru­tas. Tam­bién nues­tra Cos­ta Atlán­ti­ca nun­ca ha re­ci­bi­do el im­pac­to di­rec­to de un hu­ra­cán y pa­ra las na­vie­ras exis­te un aho­rro en te­mas de se­gu­ros, por­que las ase­gu­ra­do­ras les co­bran ex­tra en tem­po­ra­das de hu­ra­ca­nes si tran­si­tan por puer­tos sus­cep­ti­bles.

Aun así las pro­yec­cio­nes que he­mos he­cho en los es­tu­dios de mer­ca­do y que es­ta­mos rec­ti­fi­can­do aho­ra con la ac­tua­li­za­ción de es­tu­dios fi­na­les es que se es­pe­ra que a me­diano pla­zo, la de­man­da des­aten­di­da por tras­bor­do en el Ca­ri­be su­pere no solo la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da, sino que las pro­yec­cio­nes de am­plia­ción que tie­nen to­dos los puer­tos en la re­gión.

Las ge­ne­ra­cio­nes es­tán cam­bian­do las re­glas del jue­go. Pa­ra­le­la­men­te, la tec­no­lo­gía es­tá ju­gan­do un gran pa­pel. ¿Qué ca­rre­ra es más ren­ta­ble? , ¿qué bus­can las em­pre­sas?, ¿en qué pue­do es­tu­diar pa­ra que me con­tra­ten rá­pi­do? Es­tas se­gui­rán sien­do las pre­gun­tas que mar­ca­rán el ca­mino pa­ra que un jo­ven eli­ja una pro­fe­sión.

Las ge­ne­ra­cio­nes hoy son di­ver­sas y ac­ti­vas, vi­ven co­nec­ta­das y tie­nen di­fe­ren­tes pen­sa­mien­tos la­bo­ra­les. Mu­chos has­ta sue­ñan con ser ge­ren­tes ape­nas al sa­lir de las uni­ver­si­da­des; sin em­bar­go, to­da­vía ca­re­cen de mu­cha for­ma­ción y ex­pe­rien­cia.

In­clu­so, las em­pre­sas se que­jan por­que los pos­tu­lan­tes lle­gan muy de­fi­cien­tes de las uni­ver­si­da­des aún en lo teó­ri­co; así su­ce­de tam­bién por la fal­ta de ex­pe­rien­cia en áreas que se ne­ce­si­ta co­no­ci­mien­to pre­vio, por lo que al­gu­nas em­pre­sas ha­cen la la­bor de men­tor pa­ra lo­grar un ni­vel mí­ni­mo en el pos­tu­lan­te que va desem­pe­ñar di­cha área.

El sec­tor que su­fre más esa si­tua­ción es el in­dus­trial. Cá­ma­ras y gre­mia­les han co­men­ta­do la fal­ta de re­cur­so hu­mano pa­ra po­der desa­rro­llar ple­na­men­te los co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos pa­ra fun­gir el pues­to de ma­ne­ra efi­caz.

Un pun­to a fa­vor de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes tie­ne que ver con que, por lo ge­ne­ral, son muy há­bi­les pa­ra ma­ne­jar he­rra­mien­tas di­gi­ta­les, pe­ro cuan­do es­tas van acom­pa­ña­das de es­tra­te­gias or­ga­ni­za­cio­na­les pa­ra po­ner­las en prác­ti­ca, tam­bién sur­gen los pro­ble­mas.

Y es que un por­cen­ta­je con­si­de­ra­ble de jó­ve­nes se gradúan con un buen desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des du­ras (hards­kills), es de­cir, aque­llas re­la­cio­na­das a te­mas de ma­ne­jo de pro­yec­tos, fi­nan­zas cor­po­ra­ti­vas, etc. Pe­ro, las ha­bi­li­da­des blan­das que son su­ma­men­te im­por­tan­tes, co­mo las de ges­tión hu­ma­na (softs- kills), no sue­len ser par­te del pén­sum aca­dé­mi­co.

Es por ello que las or­ga­ni­za­cio­nes hoy en día ado­le­cen de nue­vas ge­ne­ra­cio­nes con el ma­ne­jo de am­bas ha­bi­li­da­des, y es un pun­to en el que de­ben tra­ba­jar las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas.

Los pues­tos del fu­tu­ro es­tán bien re­la­cio­na­dos al en­torno di­gi­tal o el uso de he­rra­mien­tas di­gi­ta­les, ge­ne­ra­ción de ne­go­cios a tra­vés del mun­do on­li­ne, la ges­tión de ne­go­cios a tra­vés de las mis­mas re­des so­cia­les y pues­tos que tie­nen que ver con la ges­tión del co­no­ci­mien­to, eso sig­ni­fi­ca que lo im­por­tan­te no es so­la­men­te sa­ber, sino te­ner no­ción so­bre qué se tie­ne que ha­cer con el co­no­ci­mien­to.

Los te­mas de in­no­va­ción per­mi­te tra­ba­jar un pen­sa­mien­to es­tra­té­gi­co dis­rup­ti­vo, que es lo que ne­ce­si­tan las or­ga­ni­za­cio­nes hoy en día, pen­sar fue­ra de la ca­ja, gen­te que ten­ga la ca­pa­ci­dad de apren­der de to­das sus ex­pe­rien­cias y las pue­da tra­du­cir en su em­pre­sa.

Otros te­mas im­por­tan­tes en las or­ga­ni­za­cio­nes son los re­la­cio­na­dos al ma­ne­jo de la in­for­ma­ción, co­mo el Aná­li­sis Es­tra­té­gi­co Com­pe­ti­ti­vo. Es­te te­ma lo dic­tan en las áreas es­tra­té­gi­cas, y tra­ta so­bre qué se ha­ce con to­da la in­for­ma­ción que lle­ga a las or­ga­ni­za­cio­nes.

Vis­ta aé­rea del Ca­nal de Pa­na­má.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.