El ba­lan­ce es vi­tal en el flu­jo de ca­ja

Las em­pre­sas que no ejer­cen una bue­na ges­tión de su efec­ti­vo pue­den no ser ca­pa­ces de ha­cer las in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra com­pe­tir.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Management - Por Shei­la Sal­ga­do shei­la.sal­ga­do@gru­po­cer­ca.com

Di­ver­si­dad de es­tu­dios aca­dé­mi­cos han se­ña­la­do que los pro­ble­mas de flu­jo de ca­ja de las pe­que­ñas em­pre­sas pue­den lle­gar a ser una de las prin­ci­pa­les cau­sas de la rui­na y ban­ca­rro­ta.

Por lo an­te­rior, man­te­ner una em­pre­sa exi­to­sa y ren­ta- ble no es ta­rea fá­cil, y en­tre las claves fun­da­men­ta­les se en­cuen­tra la ad­mi­nis­tra­ción ade­cua­da del efec­ti­vo o cash flow que con­lle­ve a ge­ne­rar una ma­yor li­qui­dez que dé sol­ven­cia a las ope­ra­cio­nes.

Las em­pre­sas tie­nen co­mo una de las prin­ci­pa­les lu­chas dia­rias sa­ber ma­ne­jar la en­tra­da y sa­li­da del di­ne­ro, por ello con­tar con es­tra­te­gias o con­se­jos prác­ti­cos so­bre có­mo me­jo­rar es­tas áreas se vuel­ve de­ter­mi­nan­te.

Las em­pre­sas que no ejer­cen una bue­na ges­tión de su efec­ti­vo pue­den no ser ca­pa­ces de ha­cer las in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra com­pe­tir, o pue­den te­ner que pa­gar más al pe­dir di­ne­ro pres­ta­do pa­ra fun­cio­nar.

Pa­ra Ja­vier Bell Pan­to­ja, je­fe de­par­ta­men­to de Con­sul­to­ría Téc­ni­ca del Co­le­gio de Con­ta­do­res Pú­bli­cos (CCPA) de Cos­ta Ri­ca, el flu­jo de efec­ti­vo de una em­pre­sa es una de las va­ria­bles

que se de­ben to­mar en con­si­de­ra­ción den­tro de la pla­ni­fi - ca­ción tan­to pa­ra el pe­rio­do co­rrien­te co­mo pa­ra los fu­tu­ros.

La ope­ra­ción de la em­pre­sa de­be re­fle­jar­se en un pre­su­pues­to ope­ra­ti­vo en el cual la ad­mi­nis­tra­ción de­fi­ne en­tre otras co­sas los ser­vi­cios que ofre­ce­rá o la can­ti­dad de uni­da­des que pien­sa co­mer­cia­li­zar, ya sea que las pro­duz­ca o sim­ple­men­te las re­ven­da. Así co­mo los cos­tos y gas­tos ne­ce­sa­rios pa­ra ge­ne­rar los in­gre­sos pre­su­pues­ta­dos.

Bell sos­tie­ne que el pro­ce­so an­te­rior ha­ce ne­ce­sa­rio que se res­pon­dan in­te­rro­gan­tes so­bre có­mo se van a lo­grar los ob­je­ti­vos; si se dis­po­ne de la plan­ta fí­si­ca, el per­so­nal, los pro­vee­do­res, los ca­na­les de dis­tri­bu­ción, y del efec­ti­vo ne­ce­sa­rio pa­ra man­te­ner la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial.

Sal­dos ne­ga­ti­vos

Cuan­do el sal­do de una em­pre­sa re­sul­ta ne­ga­ti­vo, se de­ben to­mar ac­cio­nes in­me­dia­tas pa­ra co­rre­gir­lo y con es­to evi­tar que la em­pre­sa no pue­da en­fren­tar los com­pro­mi­sos fi­nan­cie­ros que ten­ga, lo que im­pac­ta­ría so­bre su ope­ra­ti­vi­dad, opi­nó el ana­lis­ta fi nan­cie­ro, Mar­co Cas­tro.

Pa­ra el ex­per­to un fl ujo de efec­ti­vo ne­ga­ti­vo, se de­be com­pen­sar por en­tra­das ex­tra­or­di­na­rias de di­ne­ro que pue­den lo­grar­se ser al so­li­ci­tar un cré­di­to, au­men­tar el ca­pi­tal so­cial de la em­pre­sa, so­li­ci­tar a los pro­vee­do­res ma­yor pla­zo de pa­go o bien me­jo­rar las con­di­cio­nes pa­ra que se les pa­gue una par­te un día y la otra en ex­hi­bi­cio­nes pos­te­rio­res. coin­ci­de en que un buen fl ujo de efec­ti­vo ayu­da a las em­pre­sas ade­más a de­tec­tar ne­ce­si­da­des de fi - nan­cia­mien­to fu­tu­ras.

Se­gún Cas­tro, “el ni­vel de de­ta­lle que ge­ne­ra­ra en los ren­glo­nes de en­tra­das y de sa­li­das va a ser a cri­te­rio de ca­da em­pre­sa”, pe­ro al­go sig­ni­fi ca­ti­vo que ayu­da en los es­ta­dos fi nan­cie­ro, es que en­tre más de­ta­lla­do se ten­ga, se­rá más fá­cil de­tec­tar don­de se es­tá in­cre­men­tan­do la en­tra­da o sa­li­da de di­ne­ro.

No obs­tan­te, pa­ra los ex­per­tos el flu­jo de ca­ja re­sul­ta de otras cifras fi­nan­cie­ras, in­clu­yen­do las cuen­tas por co­brar, el in­ven­ta­rio, las cuen­tas por pa­gar, los gas­tos de ca­pi­tal y los ser­vi­cios de la deu­da y por tan­to ad­mi­nis­trar in­te­li­gen­te­men­te ese flu­jo im­pli­ca en­fo­car­se en ca­da uno de esos ele­men­tos.

Pa­ra la com­pa­ñía Ca­mino Fi­nan­cial, una de las pri­me­ras op­cio­nes tam­bién es echar mano al di­ne­ro que es­tá en la ca­lle. Es de­cir, ace­le­rar el re­ci­bo y pro­ce­sa­mien­to de las cuen­tas por co­brar, va­lién­do­se de es­tra­te­gias que agi­li­cen el trán­si­to del di­ne­ro ha­cia la em­pre­sa sin mo­les­tar al clien­te.

Por otro la­do, au­men­tar las ven­tas es otra op­ción, ya que si se ne­ce­si­ta más di­ne­ro en efec­ti­vo, pa­re­ce ele­men­tal atraer nue­vos clien­tes o ven­der pro­duc­tos o ser­vi­cios adi­cio­na­les a los clien­tes ac­tua­les, aun­que es­to pue­de ser más com­pli­ca­do de lo que sue­na.

Pre­su­pues­to de efec­ti­vo

En el te­ma de la li­qui­dez los ex­per­tos re­fie­ren ha­cer un pre­su­pues­to de efec­ti­vo que re­fle­je los ob­je­ti­vos ope­ra­cio­na­les de la em­pre­sa, al cual se le dé se­gui­mien­to cons­tan­te, de ser ne­ce­sa­rio se­ma­nal­men­te, pues es­te se plan­tea co­mo la for­ma ade­cua­da de me­jo­rar y con­tro­lar la li­qui­dez.

Bell Pan­to­ja in­di­ca que en el pro­ce­so an­tes plan­tea­do “la ela­bo­ra­ción y se­gui­mien­to del pre­su­pues­to de­be ser apo­ya­do por el ni­vel je­rár­qui­co per­ti­nen­te, ya que su prác­ti­ca se con­ver­ti­rá en un sis­te- ma de mo­ni­to­reo que avi­sa­ra con la an­te­la­ción ne­ce­sa­ria las ne­ce­si­da­des de efec­ti­vo re­que­ri­das pa­ra man­te­ner los ni­ve­les de ac­ti­vi­dad pla­nea­dos, y los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra ge­ne­rar los in­gre­sos aso­cia­dos a és­tos”. Re­co­mien­da ade­más que den­tro del pre­su­pues­to de efec­ti­vo, “se de­ben in­cluir el efec­ti­vo ne­ce­sa­rio pa­ra la can­ce­la­ción de im­pues­tos al fi nal del pe­rio­do”.

Ade­más te­ner en cuen­ta los ac­ti­vos de la em­pre­sa es otra he­rra­mien­ta que se de­be usar de ser ne­ce­sa­rio.

Soft­wa­re es­pe­cia­li­za­do

El ex­per­to de CCPA re­fie­re ade­más que un buen sis­te­ma de in­for­ma­ción, acor­de con la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial, es esen­cial pa­ra re­ca­bar la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra pre­pa­rar y mo­ni­to­rear el pre­su­pues­to de efec­ti­vo, así co­mo per­mi­te la pla­ni­fi­ca­ción fu­tu­ra to­man­do en con­si­de­ra­ción di­fe­ren­tes es­ce­na­rios de cum­pli­mien­to de los ob­je­ti­vos pro­pues­tos.

La ma­yo­ría de los pa­que­tes de soft­wa­re de con­ta­bi­li­dad orien­ta­dos a las em­pre­sas le ayu­da­rán a pro­du­cir una de­cla­ra­ción de flu­jo de ca­ja. Tam­bién hay otros si­tios web que ofre­cen plan­ti­llas gra­tui­tas, que le fa­ci­li­ta­rán el tra­ba­jo enor­me­men­te, apun­tó.

Se plan­tea que una bue­na idea es te­ner un ma­ne­jo bá­si­co del pro­gra­ma compu­tacio­nal Ex­cel, que per­mi­te rea­li­zar dia­ria­men­te un flu­jo de ca­ja y de es­ta for­ma te­ner cla­ri­dad com­ple­ta de con cuan­to efec­ti­vo cuen­ta real­men­te el ne­go­cio.

Ade­más hoy en día exis­ten apli­ca­cio­nes mó­vi­les pa­ra IOS y An­droid co­mo Quick-books, Mint.com y Wa­llet que pue­den fa­ci­li­tar el tra­ba­jo de las em­pre­sas.

Mu­chas em­pre­sas tie­nen pro­ble­mas fi­nan­cie­ros por no te­ner un con­trol dia­rio, quin­ce­nal o men­sual de su li­qui­dez. Lo que re­per­cu­te en una ines­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra que po­dría lle­gar a ter­mi­nar con el ne­go­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.