Si no te gus­ta tu vi­da, ¡cám­bia­la! El desafío dia­rio de ha­cer reali­dad tus sue­ños

La ilu­sión y el es­fuer­zo pue­den lle­var a una per­so­na a con­se­guir gran­des me­tas, por ejem­plo, la ci­ma del Eve­rest.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - M&T Recomienda -

En Si no te gus­ta tu vi­da, ¡cám­bia­la!, el em­pre­sa­rio, ex­plo­ra­dor y co­mu­ni­ca­dor Je­sús Ca­lle­ja na­rra las cir­cuns­tan­cias y de­ci­sio­nes que lo lle­va­ron a cum­plir sus sue­ños per­so­na­les. Des­pués de con­quis­tar el Eve­rest, in­ten­tó al­can­zar los otros cua­tro re­tos car­di­na­les ex­tre­mos de la Tie­rra: am­bos po­los y el ho­yo más pro­fun­do, en el Cáu­ca­so, en el cual es­tu­vo atra­pa­do diez días y en pe­li­gro de mo­rir. An­tes de ser el pro­ta­go­nis­ta del exi­to­so pro­gra­ma “Desafío ex­tre­mo” en la te­le­vi­sión es­pa­ño­la –que do­cu­men­ta su par­ti­ci­pa­ción en va­ria­das y di­fí­ci­les dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas–, em­pren­dió di­ver­sas em­pre­sas con sus her­ma­nos. Pe­ro tal vez su ma­yor lo­gro sea se­guir con vi­da, ya que mu­chos de los que as­cien­den a los gran­des pi­cos bus­can ca­da vez re­tos ma­yo­res y aca­ban muer­tos en su in­ten­to por al­can­zar­los. Se con­se­ja la lec­tu­ra de es­ta obra a to­da per­so­na que ne­ce­si­te una mo­ti­va­ción pa­ra con­quis­tar gran­des me­tas:

1- Ha­cer un cam­bio

Via­jar de un lu­gar a otro pa­ra to­mar par­te en aven­tu­ras apa­sio­nan­tes, en las que se co­no­cen cul­tu­ras y per­so­nas que fas­ci­nan, es una for­ma en­vi­dia­ble de ga­nar­se la vi­da, que pu­do ser el re­sul­ta­do de una se­rie de re­so­lu­cio­nes per­so­na­les, cir­cuns­tan­cias aje­nas, coin­ci­den­cias, ca­rác­ter per­so­nal y la gen­te que uno des­cu­bre du­ran­te la vi­da.

La Es­pa­ña fran­quis­ta y la li­be­ra­ción

En los años de Fran­co en Es­pa­ña, la ma­yo­ría de las fa­mi­lias ca­re­cía de opor­tu­ni­da­des de al­can­zar más apren­di­za­jes que los que se brin­da­ban en los pue­blos, que eran bá­si­cos y de­bían mez­clar­se con una gran can­ti­dad de de­be­res ho­ga­re­ños. Las per­so­nas de ori­gen mo­des­to, a quie­nes no se les dio na­da gra­tis, des­de ni­ños ob­te­nían to­do ga­nán­do­se­lo ellos mis­mos, ya fue­ra ven­dien­do co­sas o tra­ba­jan­do. No se de­bía a que los pa­dres fue­ran mez­qui­nos, pe­ro sen­ci­lla­men­te no po­dían des­ti­nar di­ne­ro a los hi­jos.

Im­pul­sar el cam­bio y la fan­ta­sía

Solo us­ted sa­be cual es su fan­ta­sía y có­mo ha­cer­la reali­dad. Lle­va­rá a ca­bo su ideal cuan­do ten­ga cer­te­za de él. Hay gen­te que se ex­cu­sa con los im­pe­di­men­tos a su al­re­de­dor o con las pe­no­sas cir­cuns­tan­cias na­cio­na­les pa­ra no ac­tuar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.