Fon­dos de In­ver­sión

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Sumario - Por Alejandra Or­dó­ñez alejandra.or­do­nez@gru­po­cer­ca.com

Cla­ves pa­ra ga­ran­ti­zar la ren­ta­bi­li­dad del di­ne­ro y evi­tar ries­gos in­ne­ce­sa­rios.

Ima­gi­ne que de­ci­de unir­se a un gru­po de in­ver­sio­nis­tas en la com­pra de un edi­fi­cio. Pronto, el bien in­mue­ble se al­qui­la y so­bre la ren­ta que és­te ge­ne­ra, us­ted pe­rió­di­ca­men­te ob­tie­ne un re­pa­go. Si le pa­re­ce una idea atrac­ti­va y es­tá pen­san­do en in­ver­tir al­go de di­ne­ro, los fon­dos de in­ver­sión po­drían re­sul­tar una op­ción ideal.

Aun­que en al­gu­nos paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca aún es un te­ma que no des­pe­ga del to­do, lo cier­to es que en paí­ses desa­rro­lla­dos, co­mo Es­ta­dos Uni­dos, es­ta es una prác­ti­ca co­mún y es con­si­de­ra­da una de las for­mas más efi­cien­tes ma­ne­ras de in­ver­tir en la bol­sa de va­lo­res.

Los fon­dos de in­ver­sión unen el aho­rro de mu­chas per­so­nas pa­ra con­for­mar un mon­to de di­ne­ro de ma­yor di­men­sión, que per­mi­te ad­qui­rir tí­tu­los va­lo­res a los me­jo­res pre­cios con la ase­so­ría de una em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en in­ver­sio­nes.

Par­ti­ci­par de es­tos fon­dos no es un pro­ce­di­mien­to com­pli­ca­do, sin em­bar­go, es im­por­tan­te te­ner pre­sen­tes al­gu­nos pun­tos pa­ra ga­ran­ti­zar la ren­ta­bi­li­dad

Aun­que no se con­si­de­ra un pro­ce­di­mien­to com­pli­ca­do, es im­por­tan­te co­no­cer las cla­ves pa­ra ga­ran­ti­zar la ren­ta­bi­li­dad del di­ne­ro y evi­tar ries­gos in­ne­ce­sa­rios.

de su di­ne­ro y evi­tar ries­gos in­ne­ce­sa­rios.

De acuer­do con Ro­ber­to Ramírez, Ge­ren­te de Va­lo­ra­cio­nes pa­ra la re­gión de EY, de Cen­troa­mé­ri­ca el país que tie­ne el mo­de­lo de fon­dos de in­ver­sión más desa­rro­lla­do es Cos­ta Ri­ca, don­de los fon­dos de mer­ca­do de di­ne­ro son de los más po­pu­la­res. “Son de cor­to pla­zo y son con­si­de­ra­dos los más se­gu­ros”, ex­pli­ca el di­rec­ti­vo, quien ase­gu­ra que a la ho­ra de me­dir ries­gos, una for­ma de ha­cer­lo es con­si­de­ran­do el tiem­po en el que el fon­do va a es­tar ha­cien­do in­ver­sio­nes.

“No es lo mis­mo ha­cer una in­ver­sión de acá a un mes o tres me­ses, que de 10 años. Los fon­dos que son de cor­ta du­ra­ción se con­si­de­ran ope­ra­cio­nes más se­gu­ras”, ex­po­ne.

Pa­ra 2015, la Cá­ma­ra de Fon­dos de In­ver­sión (CAFI) te­nía re­gis­tra­das 17 ad­mi­nis­tra­do­ras ges­tio­nan­do 97 fon­dos de in­ver­sión, en­tre los cua­les 74 in­vier­ten en va­lo­res ac­ti­vos y fi­nan­cie­ros, y 23, en ac­ti­vos de ca­rác­ter in­mo­bi­lia­rio.

¿Cómo in­ver­tir?

La se­lec­ción del fon­do siem­pre de­be­rá es­tar en fun­ción del per­fil de ries­go del in­ver­sio­nis­ta, el cual per­mi­te es­ta­ble­cer el ho­ri­zon­te de in­ver­sión al cual es­tá dis­pues­to, así co­mo el ni­vel de to­le­ran­cia al ries­go y los mon­tos dis­po­ni­bles pa­ra in­ver­tir, en­tre otras co­sas. Pe­ro in­de­pen­dien­te­men­te de la op­ción que es­co­ja, el pro­ce­so de com­pra de un fon­do de in­ver­sión es una ope­ra­ción bas­tan­te sen­ci­lla, la cual en mu­chos ca­sos se resuelve con una lla­ma­da de te­lé­fono o con un clic.

El pri­mer pa­so es de­ci­dir qué ti­po de ac­ti­vo quie­re ad­qui­rir, el mon­to del mis­mo, con ba­se en los re­cur­sos dis­po­ni­bles, así co­mo de­fi­nir en qué ins­ti­tu­ción se sien­te có­mo­do pa­ra con­fiar su di­ne­ro, y

du­ran­te cuán­to tiem­po va a te­ner di­cho ac­ti­vo o ac­ti­vos.

Ase­gú­re­se de es­co­ger la So­cie­dad Ad­mi­nis­tra­do­ra de Fon­dos de In­ver­sión o la ges­to­ra de su pre­fe­ren­cia y re­gis­trar­se co­mo in­ver­sio­nis­tas, cum­plien­do con to­da la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria pa­ra abrir una cuen­ta. Pos­te­rior­men­te, co­mo in­ver­sio­nis­ta, de­be in­for­mar am­plia­men­te a la so­cie­dad ad­mi­nis­tra­do­ra de los ob­je­ti­vos y ex­pec­ta­ti­vas que se tie­nen, de mo­do tal que es­ta pue­da re­co­men­dar el ti­po de fon­do o fon­dos más apro­pia­dos pa­ra man­te­ner una in­ver­sión di­ver­si­fi­ca­da y ba­lan­cea­da.

Pe­ro, ¿cuál es el fon­do más re­co­men­da­ble pa­ra us­ted? Eso va a de­pen­der del ob­je­ti­vo que ten­ga, ya que en la in­dus­tria hay va­rie­dad de op­cio­nes. Por ejem­plo, exis­ten fon­dos en dó­la­res o en mo­ne­da nacional, otros a cor­to o lar­go pla­zo, abier­tos o ce­rra­dos, y que ad­mi- nis­tran di­fe­ren­tes ries­gos, to­do de­pen­dien­do de la na­tu­ra­le­za de la in­ver­sión, ex­pli­ca Die­go So­to, Ge­ren­te Ge­ne­ral de Vis­ta SFI.

Pa­ra­le­lo a lo an­te­rior, el in­ver­sio­nis­ta tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de leer y ana­li­zar el pros­pec­to del Fon­do de su elec­ción pre­vio a rea­li­zar la in­ver­sión.

Aho­ra bien, pa­ra cal­cu­lar la ren­ta­bi­li­dad de fon­dos de in­ver­sión es ne­ce­sa­rio to­mar en cuen­ta el va­lor de mer­ca­do de ca­da una de las par­ti­ci­pa­cio­nes en las que va­ya a in­ver­tir, que es cal­cu­la­do dia­ria­men­te me­dian­te una di­vi­sión en­tre el pa­tri­mo­nio to­tal y el nú­me­ro de par­ti­ci­pa­cio­nes que hay en cir­cu­la­ción en ese mo­men­to de­ter­mi­na­do. Co­mo re­sul­ta­do, ten­drá el lla­ma­do “va­lor li­qui­da­ti­vo”, ci­fra que pue­de con­sul­tar con la mis­ma SFI o ges­to­ra con la que es­tá in­vir­tien­do.

Así, la ren­ta­bi­li­dad que va a ob­te­ner co­mo in­ver­sor se cal­cu­la te­nien­do en cuen­ta el va­lor li­qui­da­ti­vo de la fe­cha de sus­crip­ción y re­em­bol­so del fon­do de in­ver­sión. La cla­ve: Los fon­dos que ge­ne­ran más ren­ta­bi­li­dad son los que pre­sen­tan un ma­yor ries­go aso­cia­do.

In­ver­sio­nes se­gu­ras

Na­die quie­re per­der su di­ne­ro, prin­ci­pal­men­te si se tra­ta de los aho­rros de to­da una vi­da. Aun­que cual­quier ti­po de in­ver­sión siem­pre con­lle­va­rá al­gún gra­do de ries­go, la ad­mi­nis­tra­ción de és­te por par­te de una em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en in­ver­sión, po­dría re­du­cir el im­pac­to.

Por ello, un pa­so fun­da­men­tal an­tes de ad­qui­rir un com­pro­mi­so de es­te ti­po es in­for­mar­se so­bre los di­fe­ren­tes ti­pos de in­ver­sio­nes que exis­ten en el mer­ca­do. Pa­ra Ramírez, de EY, es pre­ci­so en­ten­der cuál es el con­cep­to de un fon­do de in­ver­sión, en el que el in­ver­sio­nis­ta ha­ce un apor­te, pe­ro le otor­ga a al­guien más que la po­tes­tad de ad­mi­nis­trar­lo. “Ese al­guien va a to­mar las de­ci­sio­nes so­bre dón­de y cuán­do in­ver­tir, qué ha­cer con el di­ne­ro”, di­ce.

De es­ta ma­ne­ra, in­ves­ti­gar quién es la per­so­na o em­pre­sa del fon­do de in­ver­sio­nes y cuál es su his­to­rial es un pa­so obli­ga­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.