Gua­te­ma­la, el pro­vee­dor de Ni­ke y Adi­das s

Mercados & Tendencias Costa Rica - - M&T Report -

Con Es­ta­dos Uni­dos co­mo su des­tino prin­ci­pal, rin­ci­pal, las fá­bri­cas gua­te­mal­te­cas pro­veen a clien­tes­tes im­por­tan­tes, co­mo Wal­mart, Tar­get, Kohl´s, Ni­ke y Adi­das, en­tre otros. En to­tal, en 2016 fue­ron ex­por­ta­das 42.8 mi­llo­nes de do­ce­nas de pren­das de ves­tir a más de 500 clien­tes en el mun­do; y pa­ra es­te año es­pe­ran que ese nú­me­ro crez­ca.

Las exportaciones de ves­tua­rio y tex­ti­les han man­te­ni­do una ten­den­cia es­ta­ble, se­gún la Aso­cia­ción de la In­dus­tria del Ves­tua­rio y Tex­ti­les (VES­TEX), que de­ta­lla que en 2015 se dio un cre­ci­mien­to de un 4.11%; que no pu­do ser sos­te­ni­do en el 2016, año en el que de­cre­ció 4.07%, se­gún los re­gis­tros del Ban­co de Gua­te­ma­la (Ban­guat).

Es­ta in­dus­tria es la ex­por­ta­do­ra nú­me­ro uno del país y la se­gun­da ge­ne­ra­do­ra de di­vi­sas, des­pués de las re­me­sas. En el año 2016 ex­por­tó US$1,526 mi­llo­nes ha­cia dis­tin­tos paí­ses del mun­do. Es ade­más una in­dus­tria in­ten­si­va en mano de obra, lo que la con­vier­te en una de las prin­ci­pa­les ge­ne­ra­do­ras de em­pleo for­mal del país, afir­ma el gre­mio.

Gua­te­ma­la se ha con­so­li­da­do co­mo un clús­ter in­te­gra­do, pues cuen­ta con ca­de­nas de su­mi­nis­tros com­ple­tas, lo que per­mi­te al cliente en­con­trar to­dos los com­po­nen­tes sin sa­lir del país. Es­to es una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va im­por­tan­te.

“Adi­cio­nal­men­te, Gua­te­ma­la se ha con­cen­tra­do en ni­chos de ne­go­cio que re­quie­ren pren­das más ela­bo­ra­das, con un al­to va­lor agregado y que de­jan más di­vi­sas en el país. El sec­tor se ha es­pe­cia­li­za­do, por ejem­plo, en pren­das de­por­ti­vas que re­quie­ren al­tos gra­dos de so­fis­ti­ca­ción, tan­to en su ma­nu­fac­tu­ra co­mo en las ca­rac­te­rís­ti­cas de las te­las que se uti­li­zan”, in­di­can des­de Ves­tex. Ap­pa­re­lAp­pa Coun­cil, se­ña­la que cuan­do­cuan se re­vi­san las ci­fras re­gio­na­les­gio de las exportaciones a lo­slo Es­ta­dos Uni­dos, se ve que “no he­mos cre­ci­do en cuan­to a la par­ti­ci­pa­ción en mer­ca­do, pues mues­tran que la de la re­gión Cen­troa­me­ri­ca­na ha dis­mi­nui­do li­ge­ra­men­te, sin em­bar­go va­le la pe­na men­cio­nar que lo que se ha in­cre­men­ta­do es el va­lor agregado de los pro­duc­tos cen­troa­me­ri­ca­nos”.

En el cua­dro de los pro­vee­do­res prin­ci­pa­les de los Es­ta­dos Uni­dos, Hon­du­ras y El Sal­va­dor son los úni­cos paí­ses que fi­gu­ran con una par­ti­ci­pa­ción del 2.5 % y 1.9 %, res­pec­ti­va­men­te.

La com­pe­ten­cia

La re­gión cen­troa­me­ri­ca­na com­pi­te con gi­gan­tes co­mo Chi­na, Vietnam e In­dia; en­tre otras na­cio­nes que tie­nen sa­la­rios más com­pe­ti­ti­vos y cu­yos go­bier­nos han apo­ya­do a las em­pre­sas con in­cen­ti­vos, sos­tie­ne la Aso­cia­ción de la In­dus­tria del Ves­tua­rio y Tex­ti­les (Ves­tex).

Por ejem­plo, Chi­na tie­ne una par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do de Es­ta­dos Uni­dos de un 40% y Vietnam, de un 13%; mien­tras que la re­gión ha lo­gra­do só­lo el 11%. “Es una par­ti­ci­pa­ción muy pe­que­ña y la tie­ne des­de ha­ce mu­chos años, a pe­sar de que la re­gión fue pri­vi­le­gia­da con una re­duc­ción de los aran­ce­les de más del 70%”, in­di­ca Fi­gue­roa, de Cam­tex.

El sec­tor tex­til, agre­ga, ha si­do uno de los gran­des ga­na­do­res del TLC con Es­ta­dos Uni­dos, ya que cual­quier pren­da ela­bo­ra­da en los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos, con te­la e hi­la­za re­gio­na­les, en­tra a los Es­ta­dos Uni­dos sin pa­gar im­pues­tos, pe­ro es­ta si­tua­ción no es­tá bien apro­ve­cha­da.

Iza­gui­rre ex­pli­có que por ser una in­dus­tria de­di­ca­da ex­clu­si­va­men­te a la ex­por­ta­ción, con su prin­ci­pal des­tino en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se, más del 60% de las exportaciones de­pen­den del sen­ti­mien­to del con­su­mi­dor nor­te­ame­ri­cano y de los vai-

Un Una de las for­ta­le­zas co con las que cuen­ta la reg re­gión fren­te al res­to del m mun­do es la cer­ca­nía a s su prin­ci­pal mer­ca­do de ex­por­ta­ción. Pe­ro es­to también pue­de ser una de­bi­li­dad, da­do el al­to gra­do de de­pen­den­cia a la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se Juan Fer­nan­do Iza­gui­rre, economista de la Se­cre­ta­ría Eje­cu­ti­va del Con­se­jo Mo­ne­ta­rio Cen­troa­me­ri­cano (SECMCA).

ve­nes de las po­lí­ti­cas co­mer­cia­les de ese país.

“Sin em­bar­go, hay fac­to­res es­pe­cí­fi­cos que obs­ta­cu­li­zan el cre­ci­mien­to. El en­ca­re­ci­mien­to de los in­su­mos im­por­ta­dos y los gas­tos lo­ca­les; co­mo la mano de obra, el ele­va­do cos­to de la ener­gía eléc­tri­ca, los al­qui­le­res de las na­ves in­dus­tria­les, son al­gu­nos de ellos. A es­tos se su­man las de­fi­cien­cias de las in­fra­es­truc­tu­ras, co­mo la por­tua­ria; y la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y per­so­nal”, de­ta­lla.

El economista, en lí­nea con el in­di­ca­dor de com­pe­ti­ti­vi­dad glo­bal, afir­ma que la re­gión tie­ne va­rios pro­ble­mas que afec­tan el cli­ma de ne­go­cios, que van des­de la in­efi­cien­cia de la bu­ro­cra­cia, una in­fraes­truc­tu­ra inade­cua­da, el cri­men, la co­rrup­ción y la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, has­ta una fuer­za la­bo­ral po­co ca­li­fi­ca­da. De las an­te­rio­res las más per­ju­di­cia­les son la in­efi­cien­cia gu­ber­na­men­tal y la inade­cua­da in­fraes­truc­tu­ra.

Mano de obra cos­to­sa

Al com­pa­rar a Cen­troa­mé­ri­ca con los pro­duc­to­res de Asia, re­sal­tan las enor­mes di­fe­ren­cias en par­ti­das cla­ves, co­mo el cos­to de la mano de obra. Chi­na es el má­xi­mo pro­duc­tor y ex­por­ta­dor de pro­duc­tos tex­ti­les, ya que em­plea a más de 15 mi­llo­nes de per­so­nas. El sa­la­rio mí­ni­mo en las zo­nas me­nos desa­rro­lla­das ron­da los 1.100 yua­nes (unos US$180). En Cen­troa­mé­ri­ca el país con el me­nor cos­to de mano de obra es Ni­ca­ra­gua, don­de los 109.000 tra­ba­ja­do­res en la in­dus­tria tie­nen un sa­la­rio de U S$166. Pe­ro en Hon­du­ras, de acuer­do al SIECA, se pa­ga al­re­de­dor de US$265.62; Gua­te­ma­la US$354.72 y en El Sal­va­dor de US$379.16.

Cos­ta Ri­ca, en cam­bio, es el país con el ma­yor sa­la­rio mí­ni­mo de la in­dus­tria, US$ 576.51, el cual no lo ha­ce com­pe­ti­ti­vo pa­ra la ex­por­ta­ción de sus pren­das. Ro­dol­fo Mo­li­na, pre­si­den­te de Cá­ma­ra Tex­til Cos­ta­rri­cen­se ( Ca­te­co) se­ña­la que pa­ra na­die es un se­cre­to que Cos­ta Ri­ca no es un buen pro­duc­tor de ma­qui­la tex­til: “es­ta­mos ro­dea­dos en el área cen­troa­me­ri­ca­na por paí­ses cu­yo cos­to de mano de obra es la mi­tad o me­nos del cos­ta­rri­cen­se; por lo cual la ma­qui­la pu­ra, que es traer te­la y de­vol­ver­la co­ci­da, no fun­cio­na y Cos­ta Ri­ca se ha ale­ja­do de esa pro­duc­ción”.

De León in­di­ca que pa­ra las em­pre­sas de confección, que son in­ten­si­vas en el em­pleo de mano de obra, el al­to cos­to sa­la­rial es un te­ma de­ter­mi­nan­te. “El que nos con­vir­ta­mos en paí­ses ca­ros es un des­in­cen­ti­vo pa­ra que los clien­tes co­lo­quen un ma­yor nú­me­ro de ór­de­nes de pro­duc­ción y se ins­ta­len nue­vas in­ver­sio­nes de ma­nu­fac­tu­ra”.

Si­mán, pre­si­den­te de la ASI, agre­gó que los em­pre­sa­rios cen­troa­me­ri­ca­nos del sec­tor com­pi­ten en un mun­do glo­ba­li­za­do en el que cons­tan­te­men­te apa­re­cen otros paí­ses que se po­si­cio­nan en los mer­ca­dos; al­gu­nos de los com­pe­ti­do­res que hoy en día abas­te­cen al mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano cuen­tan con po­lí­ti­cas que les han per­mi­ti­do el ace­le­ra­do cre­ci­mien­to de sus in­dus­trias.

EDI­CIÓN 118

El sec­tor tex­til ha si­do uno de los gran­des ga­na­do­res del TLC con Es­ta­dos Uni­dos Pa­tri­cia Fi­gue­roa, di­rec­to­ra de Cam­tex.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.