Un in­ter­cam­bio es­plén­di­do Cómo el co­mer­cio mo­de­ló el mun­do

El atrac­ti­vo de es­ta am­plia his­to­ria so­bre el co­mer­cio mun­dial ra­di­ca en su in­for­ma­ción va­lio­sa, sus ideas pro­fun­das y su bri­llan­te re­dac­ción.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - M&T Recomienda -

En el li­bro “Un in­ter­cam­bio es­plén­di­do”, el teó­ri­co Wi­lliam J. Berns­tein abor­da en su na­rra­ción po­cos de­ta­lles co­no­ci­dos que lo de­ja­rán fas­ci­na­do. Por ejem­plo, ¿sa­bía us­ted que el mo­tín del té, el le­gen­da­rio su­ce­so que dio pie a la Re­vo­lu­ción de Es­ta­dos Uni­dos, no fue un ab­ne­ga­do ac­to pa­trió­ti­co, sino una ar­ti­ma­ña de con­tra­ban­dis­tas y co­mer­cian­tes ava­ri­cio­sos que, de he­cho, cos­tó a los co­lo­nos mu­chí­si­mo di­ne­ro? ¿O sa­bía que un pas­tor etío­pe po­si­ble­men­te des­cu­brió el ca­fé en el año 700 d. C. cuan­do se per­ca­tó de que sus chi­vos y sus ca­me­llos brin­ca­ban ale­gre­men­te to­da la no­che tras mas­ti­car los fru­tos ro­jos de un ar­bus­to des­co­no­ci­do? Berns­tein lle­na su li­bro con es­tos se­duc­to­res de­ta­lles, pe­ro fun­da­men­tal­men­te pre­sen­ta un in­for­me sa­gaz, ex­haus­ti­vo y pers­pi­caz del co­mer­cio mun­dial. Al­gu­nos pun­tos so­bre­sa­lien­te en sus ca­pí­tu­los:

1-El co­mer­cio glo­bal: una his­to­ria na­rra­da y ve­ne­ra­ble

El co­mer­cio a lar­ga dis­tan­cia no siem­pre fue tan co­mún, pe­ro el co­mer­cio ex­te­rior, por su la­do, ha si­do un fac­tor vi­tal en las re­la­cio­nes hu­ma­nas des­de tiem­pos prehis­tó­ri­cos. Ha­ce mi­les de años, los co­mer­cian­tes trans­por­ta­ban so­lo los pro­duc­tos más va­lio­sos (se­da, oro, pla­ta, es­pe­cias, jo­yas, por­ce­la­nas y me­di­ci­nas) a tra­vés de an­ti­guas y lar­gas ru­tas co­mer­cia­les te­rres­tres y ma­rí­ti­mas, in­clui­da la le­gen­da­ria Ru­ta de la Se­da que atra­ve­sa­ba Asia cen­tral. 2-Los ca­me­llos, el in­cien­so y la Edad de Oro del Is­lam Du­ran­te el Pleis­to­ceno tar­dío, ha­ce 10 mil años, los ca­me­llos se con­vir­tie­ron en las bes­tias de car­ga prin­ci­pa­les pa­ra trans­por­tar mer­can­cías a tra­vés de Asia, in­clui­do el de­sier­to de Ara­bia. Dia­ria­men­te, un ca­me­lle­ro que tu­vie­ra en­tre tres y seis dro­me­da­rios po­día tras­la­dar ca­si dos to­ne­la­das de car­ga de 30 a 90 ki­ló­me­tros. 3-Las ru­tas ma­rí­ti­mas y los cue­llos de bo­te­lla El co­mer­cio ma­rí­ti­mo era tan im­por­tan­te en el mun­do an­ti­guo, que las pri­me­ras po­ten­cias grie­gas pe­lea­ban bru­tal­men­te en­tre sí por el con­trol de las ru­tas ma­rí­ti­mas y los es­tre­chos de He­les­pon­to y Bós­fo­ro, dos cue­llos de bo­te­lla. De­bi­do a la fer­ti­li­dad li­mi­ta­da de sus sue­los, las ciu­da­des-es­ta­do grie­gas te­nían que in­ter­cam­biar acei­te de oli­va y vino por tri­go y ce­ba­da pa­ra so­bre­vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.