Las mu­je­res lí­de­res y su im­por­tan­cia en el mun­do la­bo­ral

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Dossier - Por Mir­na Lié­vano de Mar­ques, re­pre­sen­tan­te del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo en Hon­du­ras.

Aun­que hay avan­ce en la in­clu­sión de las mu­je­res en las em­pre­sas en com­pa­ra­ción con años an­te­rio­res, aún pre­va­le­cen re­tos co­mo te­ner el ac­ce­so a un ni­vel al­to de es­tu­dios.

La mu­jer jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te en la fa­mi­lia y la so­cie­dad, por eso no es ex­tra­ño que sean las más be­ne­fi­cia­das en los pro­gra­mas de trans­fe­ren­cias con­di­cio­na­das, de­bi­do a que su prio­ri­dad es el bie­nes­tar de la fa­mi­lia an­te­po­nien­do los gas­tos que las fa­vo­re­cen an­te cual­quier otro gas­to que sea con­si­de­ra­do inú­til.

En la actualidad exis­te ma­yor pre­sen­cia de las mu­je­res en el mun­do la­bo­ral y al­gu­nos paí­ses tie­nen la po­lí­ti­ca de es­ta­ble­cer cuo­tas a las em­pre­sas. Éstas cuo­tas de­ben ser lle­na­das obli­ga­to­ria­men­te por ellas, no obs­tan­te la reali­dad es que en un am­bien­te don­de im­pe­ra la com­pe­ten­cia y la trans­pa­ren­cia del pro­ce­so, la po­si­ción se da al más ca­li­fi­ca­do.

Es im­por­tan­te que hoy en día las mu­je­res se pre­pa­ren y es­tu­dien pa­ra com­pe­tir por las po­si­cio­nes más al­tas ya sea en gran­des em­pre­sas o en di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes pú­bli­cas o pri­va­das.

Va­rios es­tu­dios han de­mos­tra­do que las mu­je­res son igual­men­te com­pe­ten­tes que los hom­bres pa­ra ocu­par di­fe­ren­tes po­si­cio­nes, in­clu­so, al­gu­nas ac­ti­vi­da­des co­mo el ma­ne­jo de ma­qui­na­ria que se creían ap­tas so­lo pa­ra hom­bres, ellas las han desem­pe­ña­do efi­caz­men­te.

Y aun­que ha ha­bi­do un avan­ce muy gran­de en la in­clu­sión de las mu­je­res en las em­pre­sas en com­pa­ra­ción con años an­te­rio­res, aún hay áreas que las co­lo­can en des­ven­ta­ja y por lo cual se re­quie­re ma­yor con­cien­cia de los em­plea­do­res.

Una de las deu­das es que las mu­je­res re­quie­ren un pe­río­do de li­cen­cia por ma­ter­ni­dad más ex­ten­so y a ve­ces guar­de­rías que se ocu­pen del cui­da­do de sus hi­jos; sin em­bar­go su de­di­ca­ción y leal­tad al cen­tro de tra­ba­jo com­pen­san es­tas si­tua­cio­nes. Por otro la­do, los re­que­ri­mien­tos de la vida ac­tual y su mis­mo cos­to, so­li­ci­tan que el ho­gar cuen­te con in­gre­sos tan­to del hom­bre co­mo de la mu­jer, de allí que ca­da vez es más usual que am­bos miem­bros tra­ba­jen.

Hoy en día los re­tos a los que se en­fren­tan las mu­je­res son te­ner el ac­ce­so a un ni­vel al­to de es­tu­dios lo que im­pli­ca tam­bién evitar em­ba­ra­zos tem­pra­nos ade­más de re­afir­mar la au­to­es­ti­ma y con ello de­mos­trar que sí so­mos ca­pa­ces de lo que nos pro­po­ne­mos. Mu­chas ins­ti­tu­cio­nes ya son cons­cien­tes de las ne­ce­si­da­des de las mu­je­res den­tro de su or­ga­ni­za­ción, por lo que va­le la pe­na di­vul­gar las me­jo­res prác­ti­cas de di­ver­sos cen­tros de tra­ba­jo pa­ra que se va­yan adop­tan­do.

La si­tua­ción en un pla­zo de cin­co años es muy pro­me­te­do­ra, es­pe­cial­men­te por- que en los paí­ses del área hay mu­chas ni­ñas asis­tien­do a la es­cue­la, in­clu­so en na­cio­nes co­mo Hon­du­ras es ma­yor el nú­me­ro de ni­ñas en re­la­ción a los ni­ños en cier­tos ni­ve­les. Si ade­más se ha­ce un es­fuer­zo por re­du­cir el em­ba­ra­zo tem­prano, ha­brá mu­chas mu­je­res ocu­pan­do di­ver­sas po­si­cio­nes, no hay más lí­mi­tes que la ima­gi­na­ción, si se pre­pa­ran y tie­ne am­bi­cio­nes bien en­ca­mi­na­das po­drán lo­grar mu­cho.

Un set de la­bo­ra­to­rio que re­ci­bió cuan­do era ni­ña mar­có el des­tino de una de las mu­je­res pio­ne­ras no so­lo de las que se atre­vie­ron a rom­per los es­que­mas y lu­char por te­ner su pro­pio ne­go­cio, sino por que­rer ejer­cer una ca­rre­ra que en aquel en­ton­ces si si­quie­ra se im­par­tía a ni­vel uni­ver­si­ta­rio en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Una vez se gra­duó de la se­cun­da­ria in­gre­só al Ins­ti­tu­to pa­ra la­bo­ra­to­ris­tas Doc­tor De­fi­lló. La vida se en­car­gó de en­ca­mi­nar su des­tino y en Es­ta­dos Uni­dos tu­vo la opor­tu­ni­dad de in­gre­sar a un en­tre­na­mien­to ro­ta­ti­vo en el Presby­te­rian Hos­pi­tal de la Uni­ver­si­dad de Pennsyl­va­nia, es­ta ex­pe­rien­cia le va­lió pa­ra, una vez de re­gre­so al país, tu­vie­ra el va­lor de abrir su pri­mer la­bo­ra­to­rio en 1959. Hoy La­bo­ra­to­rios Ama­di­ta em­plea a más de 600 per­so­nas, tie­ne 26 su­cur­sa­les dis­tri­bui­das en to­do el país y es el pri­mer la­bo­ra­to­rio en desa­rro­llar su pro­pia apli­ca­ción.

Ama­di­ta Pit­ta­lu­ga de Gon­zá­lez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.