EL FU­TU­RO de la mo­ne­da pin­ta azul

El dó­lar, el eu­ro y el yen ce­le­bran su es­ta­bi­li­dad, pe­ro el Bre­xit tra­jo con­se­cuen­cias a la libra es­ter­li­na, ¿qué más le es­pe­ra al pa­no­ra­ma de es­tas mo­ne­das?

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Forturo De La Moneda - Por amanda.ro­das@gru­pocer­ca.com Amanda Ro­das

La ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de Es­ta­dos Uni­dos se en­cuen­tra en me­dio de una ta­sa ba­ja de des­em­pleo y una me­jo­ra de la con­fian­za de los con­su­mi­do­res y los em­pre­sa­rios. En el otro la­do del mun­do, la Eu­ro­zo­na tie­ne un me­nor des­em­pleo, la de­pre­cia­ción de su di­vi­sa im­pul­sa la com­pe­ti­ti­vi­dad de las ex­por­ta­cio­nes y su po­lí­ti­ca fis­cal me­nos res­tric­ti­va. En el con­ti­nen­te asiá­ti­co, Ja­pón ha ob­te­ni­do be­ne­fi­cios del au­men­to del cre­ci­mien­to de las eco­no­mías avan­za­das y de Chi­na, la de­pre­cia­ción del yen y una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­pan­si­va.

El pa­no­ra­ma de es­tos cua­tro mer­ca­dos cla­ve tie­ne a los in­ver­sio­nis­tas pe­ga­dos a sus compu­tado­ras y en pleno aná­li­sis de los mo­vi­mien­tos de las mo­ne­das, con el pro­pó­si­to de­tec­tar el me­jor mo­men­to pa­ra de­ci­dir sus in­ver­sio­nes.

De acuer­do al Ban­co In­ter­na­cio­nal de Pa­gos ( BIS), en ba­se a la En­cues­ta Tria­nual de Ban­cos Cen­tra­les, las ne­go­cia­cio­nes en los mer­ca­dos de di­vi­sas tu­vie­ron un pro­me­dio de US$5.1 tri­llo­nes dia­rios en abril de 2016, le­ve­men­te me­nor a los de US$5.4 tri­llo­nes dia­rios en abril de 2013.

Es de se­ña­lar que el mer­ca­do de transac­cio­nes spot de di­vi­sas dis­mi­nu­yó de US$2.0 tri­llo­nes dia­rios, en abril de 2013 a US$1.7 tri­llo­nes dia­rios en abril de 2016.

El dó­lar es­ta­dou­ni­den­se se mantiene co­mo la mo­ne­da do­mi­nan­te, al ab­sor­ber el 88% de to­das las transac­cio­nes en abril de 2016; mien­tras que el eu­ro, el yen y el dó­lar aus­tra­liano han perdido te­rreno en la par­ti­ci­pa­ción glo­bal. El ren­min­bi (mo­ne­da de Chi­na), sin em­bar­go, du­pli­có su par­ti­ci­pa­ción has­ta lle­gar a ser la oc­ta­va mo­ne­da más ac­ti­va­men­te ne­go­cia­da, lo cual ha si­do a con­se­cuen- cia del in­cre­men­to de las ne­go­cia­cio­nes con­tra el dó­lar es­ta­dou­ni­den­se.

Por su par­te, la par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do de di­vi­sas de los “tra­ders” re­pre­sen­tó el 42% en abril de 2016 en com­pa­ra­ción al 39% de abril de 2013. Los ban­cos re­pre­sen­ta­ron un 22% de la fac­tu­ra­ción en di­cho mer­ca­do y los in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les fue­ron el ter­cer gru­po en im­por­tan­cia, al par­ti­ci­par con un 16%; in­for­mó el Ing. Car­los Sa­na­bria, Je­fe del De­par­ta­men­to de In­ves­ti­ga­ción Eco­nó­mi­ca y Fi­nan­cie­ra (DIEF) del Ban­co Cen­tral de Re­ser­va, Ban­co Cen­tral de Re­ser­va (BCR).

En abril de 2016 las ven­tas en cin­co paí­ses: Reino Uni­do, Es­ta­dos Uni­dos, Sin­ga­pur, Hong Kong y Ja­pón; in­ter­me­dia­ron el 77% de las ne­go­cia­cio­nes de di­vi­sas, por so­bre el 75% de lo re­gis­tra­do en abril de 2013 y del 71% de abril de 2010.

La sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea, de­ci­sión adop­ta­da el 23 de ju­nio de 2016, ge­ne­ró una fuer­te ba­ja de la libra es­ter­li­na en re­la­ción a las prin­ci­pa­les mo­ne­das, que son el eu­ro, el US$ y el yen ja­po­nés.

El pro­ce­so de re­ti­ra­da del Reino Uni­do se ini­ció cuan­do in­vo­có el ar­tícu­lo 50 del Tra­ta­do de la Unión Eu­ro­pea, lo que su­ce­dió el miér­co­les 29 de mar­zo de 2017. Se es­ti­ma que el pro­ce­so du­ra­rá en­tre 18 y 24 me­ses. El re­ti­ro to­tal del club co­mu­ni­ta­rio ten­drá lu­gar an­tes del 29 de mar­zo de 2019. Pro­yec­cio­nes

Ac­tual­men­te las mo­ne­das más fuer­tes son el dó­lar de los Es­ta­dos Uni­dos y el eu­ro. Los ana­lis­tas con­si­de­ran que la Re­ser­va Fe­de­ral ( FED) de los Es­ta­dos Uni­dos man­ten­drá un con­trol más fé­rreo de su mo­ne­da du­ran­te el man­da­to del Pre­si­den­te Do­nald Trump.

Las subas de las ta­sas de in­te­rés que hi­zo la FED y las que pue­da ha­cer en el fu­tu­ro, de­jan abier­ta la puer­ta pa­ra que el dó­lar se man­ten­ga apre­cia­do en re­la­ción a sus pa­res, tal co­mo se ha co­men­za­do a ver en su ten­den­cia.

El eu­ro, si bien es una mo­ne­da fuer­te, pue­de en­con­trar al­gu­na ines­ta­bi­li­dad de­ri­va­da de los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y so­cia­les de sus paí­ses miem­bros; por lo tan­to po­dría es­tar su­je­to a al­tas vo­la­ti­li­da­des en un fu­tu­ro. En tal sen­ti­do se es­pe­ra una con­ti­nua­ción de la po­lí­ti­ca de fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y una dis­mi­nu­ción de los ries­gos po­lí­ti­cos ( so­bre to­do en Fran­cia y Ale­ma­nia), a fin de que ayu­den a sos­te­ner la mo­ne­da eu­ro­pea.

La libra es­ter­li­na se vio afec­ta­da por el Bre­xit, ca­yen­do a los mí­ni­mos de los úl­ti­mos 30 años; sin em­bar­go se re­cu­pe­ró rá­pi­da­men­te en los días pos­te­rio­res. Se pue­de lle­gar a la con­clu­sión que el im­pac­to pre­via­men­te es­pe­ra­do por la ma­yo­ría de los or­ga­nis­mos e ins­ti­tu­cio­nes que­dó mi­ni­mi­za­do an­te la fa­ci­li­dad con la que los mer­ca­dos ab­sor­bie­ron la vo­la­ti­li­dad ge­ne­ra­da tras el re­fe­rén­dum. El pro­ce­so de la sa­li­da de la Unión Eu­ro­pea aún es­tá en su eta­pa ini­cial y pue­de du­rar unos dos años, du­ran­te los cua­les el mer­ca­do de­be­rá to­mar en cuen­ta los ries­gos aso­cia­dos a di­cho acon­te­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.