Gol­pe ba­jo a la eco­no­mía

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Sumario - Por Ma­ría Mel­ba Ca­le­ro

Le eva­sión fis­cal que oca­sio­na el sec­tor in­for­mal es uno de los obs­tácu­los si­len­cio­sos del cre­ci­mien­to y la pro­duc­ti­vi­dad.

La eva­sión fis­cal que oca­sio­na el sec­tor in­for­mal es uno de los obs­tácu­los si­len­cio­sos del cre­ci­mien­to y la pro­duc­ti­vi­dad.

La eco­no­mía in­for­mal, que se ha­bía re­du­ci­do en la dé­ca­da an­te­rior, em­pe­zó a cre­cer nue­va­men­te, lo que se ha acen­tua­do en los úl­ti­mos dos años. Se es­ti­ma que en el año an­te­rior la ci­fra de tra­ba­ja­do­res con em­pleo in­for­mal se acer­có a los 134 mi­llo­nes en Amé­ri­ca La­ti­na y aún es­tá en cre­ci­mien­to.

En el 2016 unos 1.500 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do te­nían un em­pleo pre­ca­rio que le pro­veía los re­cur­sos pa­ra so­bre­vi­vir. La Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) sos­tie­ne que pa­ra de­te­ner­lo se­ría ne­ce­sa­rio ge­ne­rar pa­ra el 2019 unos 280 mi­llo­nes de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo.

La in­for­ma­li­dad, que es alar­man­te, pre­sen­ta dos as­pec­tos. Ade­más de afec­tar a la ciu­da­da­nía que la­bo­ra en es­tas con­di­cio­nes, im­pac­ta de ma­ne­ra ne­ga­ti­va en los ám­bi­tos eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co y so­cial; pues dis­mi­nu­ye la po­ten­cia­li­dad de la eco­no­mía pa­ra cre­cer e im­pul­sar el desa­rro­llo so­cial e im­pi­de que el Estado me­jo­re los ser­vi­cios que ofre­ce a la po­bla­ción, de­bi­do a la im­po­si­bi­li­dad de am­pliar la ba­se tri­bu­ta­ria y ob­te­ner ma­yo­res in­gre­sos. No obs­tan­te, es­te ti­po de em­pleo com­ba­te la de­lin­cuen­cia y per­mi­te que la cla­se ba­ja ac­ce­da a pro­duc­tos bá­si­cos .

El in­for­me “Pa­no­ra­ma La­bo­ral 2016”, pu­bli­ca­do por la OIT, re­gis­tró en el año 2009 una ta­sa de in­for­ma­li­dad de 50,1%, la cual lue­go fue re­du­cién­do­se has­ta 46,8% en 2013. La dis­mi­nu­ción con­ti­nuó du­ran­te el año 2014 pe­ro en el año 2015 se ob­ser­vó un re­pun­te a 46,8%, el mis­mo ni­vel del año 2013.

“Es­te in­di­ca­dor, que fue cal­cu­la­do pa­ra los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, no in­clu­ye al sec­tor agro­pe­cua­rio, cu­yas ta­sas de in­for­ma­li­dad su­pe­ran a las de otros sec­to­res eco­nó­mi­cos. Por ello se es­ti­ma que en 2015 por lo me­nos 133 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res ya se en­con­tra­ban

Sin em­bar­go, pa­ra Gon­zá­lez es im­por­tan­te ver a es­ta eco­no­mía des­de otro pun­to de vis­ta, pues la in­for­ma­li­dad cons­ti­tu­ye un sec­tor que, al ab­sor­ber el re­cur­so hu­mano ex­ce­den­te, con­tri­bu­ye a ate­nuar los efec­tos de la po­bre­za y evitar que más per­so­nas se de­di­quen a la de­lin­cuen­cia que ali­men­ta la in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na.

In­for­ma­li­dad le­gal

Ni­ca­ra­gua tie­ne a una gran par­te de su po­bla­ción den­tro de la eco­no­mía in­for­mal, la cual es­tá con­cen­tra­da en sec­to­res co­mo la agri­cul­tu­ra y co­mer­cio, en los que la pro­duc­ti­vi­dad es me­nor al pro­me­dio de la eco­no­mía na­cio­nal.

Ly­lliam Huel­va, di­rec­to­ra del área so­cial e ins­ti­tu­cio­nal de la Fun­da­ción Ni­ca­ra­güen­se pa­ra el Desa­rro­llo So­cial (Fu­ni­des), ex­pli­ca que la ma­yo­ría de mi­cro y pe­que­ñas em­pre­sas son in­for­ma­les, es­tán muy po­co co­nec­ta­das al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, no lle­van una con­ta­bi­li­dad for­mal y en ellas pre­do­mi­nan los ba­jos ni­ve­les edu­ca­ti­vos, tan­to en­tre los pro­pie­ta­rios co­mo en los tra­ba­ja­do­res.

Ca­be se­ña­lar que la En­cues­ta de Em­pre­sas Sos­te­ni­bles rea­li­za­da en 2015 tam­bién mos­tró que la in­for­ma­li­dad le­gal, es de­cir, las em­pre­sas que no es­tán re­gis­tra­das ni en la Di­rec­ción Ge­ne­ral de In­gre­sos (DGI) ni en el Ins­ti­tu­to Ni­ca­ra­güen­se de la Se­gu­ri­dad So­cial (INSS), ron­da el 88%, en es­pe­cial en­tre las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas. Las cau­sas prin­ci­pa­les de es­te gran nú­me­ro son los com­ple­jos pro­ce­sos de for­ma­li­za­ción y la de­ci­sión los em­pre­sa­rios, quie­nes con­si­de­ran que “así es­tán bien”, y que los be­ne­fi­cios de in­gre­sar al mer­ca­do for­mal son mí­ni­mos.

Las es­ti­ma­cio­nes ba­sa­das en la En­cues­ta de Me­di­ción

EDI­CIÓN 119

de Ni­vel de Vida in­di­can que la in­for­ma­li­dad la­bo­ral se re­du­jo del 83.5% en 2009 al 75.1% en 2014. Acer­ca de los sec­to­res, un es­tu­dio rea­li­za­do por Fu­ni­des lle­gó a dos con­clu­sio­nes: Ni­ca­ra­gua no asig­na sus re­cur­sos hu­ma­nos a las ac­ti­vi­da­des de más al­ta pro­duc­ti­vi­dad y la eco­no­mía cam­bió po­co en­tre el 2005 y el 2014.

“Los sec­to­res que más mano de obra ab­sor­bían en 2005 eran los de me­nor pro­duc­ti­vi­dad, co­mo el agro­pe­cua­rio y el co­mer­cio , que ade­más se ca­rac­te­ri­zan por su al­ta in­for­ma­li­dad. En el 2014 el pa­no­ra­ma fue si­mi­lar al ob­ser­va­do en 2005”, re­la­ta Huel­va.

Por lo que se re­fie­re a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, la En­cues­ta Na­cio­nal de Fuer­za de Tra­ba­jo (ENFT), rea­li­za­da por el Ban­co Cen­tral, con­clu­yó que exis­te una ten­den­cia a una ba­ja par­ti­ci­pa­ción del sec­tor in­for­mal en la po­bla­ción ocu­pa­da. En el 2016 el sec­tor for­mal al­can­zó 46.7% y el sec­tor in­for­mal se si­tuó con un por­cen­ta­je de 53.3%.

Pe­ro aun­que la in­for­ma­li­dad la­bo­ral es re­du­ci­da, no de­ja de res­trin­gir el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, li­mi­tan­do el desa­rro­llo de di­ver­sos em­pren­di­mien­tos. En ge­ne­ral, los fac­to­res que pro­vo­can que to­da­vía exis­ta es­ta pro­ble­má­ti­ca son los al­tos cos­tos de con­tra­tar em­plea­dos y las al­tas car­gas tri­bu­ta­rias.

En Cos­ta Ri­ca 6 de ca­da 10 per­so­nas que tra­ba­jan lo ha­cen en sec­tor for­mal. El em­pleo in­for­mal tu­vo un cre­ci­mien­to muy im­por­tan­te en­tre 2011 y 2014, pe­rio­do en que el nú­me­ro de per­so­nas con em­pleo in­for­mal pa­só de 667.885 a 918.859. En­tre 2014 y 2015 se man­tu­vo re­la­ti­va­men­te es­ta­ble y en 2016 se re­du­jo. En el pri­mer tri­mes­tre del 2017 el nú­me­ro de per­so­nas con em­pleo in­for­mal fue de 891.000 es de­cir un 43.9% del em­pleo to­tal.

Pe­se a que el sec­tor in­for­mal tie­ne un ba­jo por­cen­ta­je, aún hay ope­ra­cio­nes tra­di­cio­nal­men­te for­ma­les que son rea­li­za­das con la mo­da­li­dad de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les o por pro­yec­to, lo cual no es­ta­ble­ce

una re­la­ción en­tre el em­plea­do y la pa­tro­nal.

El sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial se ba­sa en el em­pleo for­mal. “A tra­vés de las cuo­tas obre­ras y pa­tro­na­les se fi­nan­cian los se­gu­ros uni­ver­sa­les de sa­lud y pen­sio­nes, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Apren­di­za­je, el Ins­ti­tu­to Mix­to de Ayu­da So­cial y el Fon­do de Desa­rro­llo So­cial y Asig­na­cio­nes Fa­mi­lia­res. Es de­cir que los re­cur­sos pa­ra fi­nan­ciar los gas­tos en sa­lud, el bie­nes­tar en la ve­jez y en la en­fer­me­dad, la capacitación pa­ra el tra­ba­jo y la lu­cha con­tra la po­bre­za de­pen­den de que la eco­no­mía ge­ne­re en for­ma sos­te­ni­da em­pleos for­ma­les”, ma­ni­fies­ta Al­fre­do Has­bum Ca­ma­cho, Ministro de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial.

In­for­ma­li­dad y tec­no­lo­gía

Los cam­bios tec­no­ló­gi­cos han fa­vo­re­ci­do la in­for­ma­li­dad, pues ge­ne­ra­ron una nue­va ola de ne­go­cios, con em­pre­sas que ofre­cen sus ser­vi­cios a tra­vés de in­ter­net y, en oca­sio­nes, ni si­quie­ra po­seen ofi­ci­nas en el país. Una de las cau­sas por las que sur­gió es­ta nue­va mo­da­li­dad es que la le­gis­la­ción de los paí­ses ha que­da­do des­fa­sa­da y las ins­ti­tu­cio­nes que re­gu­lan las ope­ra­cio­nes de las em­pre­sas no es­tán dis­pues­tas a ne­go­ciar cier­tas nor­mas de ope­ra­ción. Pa­ra los des­em­plea­dos, sin em­bar­go, la tec­no­lo­gía re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad de te­ner un sa­la­rio.

Pa­ra Has­bum Ca­ma­cho, al­gu­nos ejem­plos son Ca­bify, Ya­xi, Ta­xi Beat y Uber, apli­ca­cio­nes que per­mi­ten a los usua­rios mo­vi­li­zar­se en vehícu­los par­ti­cu­la­res y tie­nen pre­sen­cia en más de 230 ciu­da­des de 52 paí­ses en el mun­do. Uber ha te­ni­do, des­de su crea­ción, di­ver­sos con­flic­tos tan­to con las au­to­ri­da­des lo­ca­les co­mo con los ta­xis­tas que ope­ran en la zo­na, has­ta al pun­to que en al­gu­nos paí­ses es­tá prohi­bi­da y en otros se con­si­de­ra que cho­fer y em­pre­sa son so­cios.

Los con­duc­to­res de vehícu­los Uber au­men­tan la eco­no­mía in­for­mal por­que no pa­gan im­pues­tos, no tie­nen ho­ras es­pe­cí­fi­cas pa­ra la­bo­rar y no son re­gu­la­dos por las au­to­ri­da­des de trans­por­te, mien­tras que el trans­por­te pú­bli­co de­be cum­plir con las exi­gen­cias de los di­ver­sos mi­nis­te­rios.

Otros ejem­plos son Ho­me Away, Win­du, Ho­mes­tay, Hou­se­trip y Airbnb, que se­gún Ca­ma­cho cuen­tan en la actualidad con más de tres mi­llo­nes de alo­ja­mien­tos en el mun­do y a los que el sec­tor ho­te­le­ro ca­li­fi­ca de com­pe­ten­cia des­leal, por­que no cum­plen con las le­gis­la­cio­nes y no pa­gan im­pues­tos.

Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Bos­ton, rea­li­za­do en Te­xas, con­clu­yó que por ca­da au­men­to del 1% de la ofer­ta de Airbnb en una ciu­dad, los ho­te­les pier­den 0.05% de sus in­gre­sos, sien­do los más afec­ta­dos los de las ca­te­go­rías me­dia y ba­ja. Si bien pa­re­ce una ci­fra pe­que­ña no lo es, de­bi­do a que el cre­ci­mien­to de la com­pa­ñía es ace­le­ra­do, co­mo por ejem­plo en Bra­sil, don­de ya hay 33,000 ofer­tas de de­par­ta­men­tos y ca­sas.

Aun­que es­tos ne­go­cios son par­te de la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va, en el fu­tu­ro, con la de­bi­da le­gis­la­ción, po­drán ser in­te­gra­dos al sec­tor for­mal de la eco­no­mía, prin­ci­pal­men­te por el he­cho de que sus transac­cio­nes se ha­cen a tra­vés de tar­je­ta de cré­di­to, lo cual ge­ne­ra la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar un ade­cua­do con­trol.

Des­de otra pers­pec­ti­va, Car­los Gon­zá­lez Aré­va­lo, in­ves­ti­ga­dor del de­par­ta­men­to eco­nó­mi­co de la Aso­cia­ción de In­ves­ti­ga­ción y Es­tu­dios So­cia­les de Gua­te­ma­la (Asies), con­si­de­ra que las nue­vas tec­no­lo­gías no ne­ce­sa­ria­men­te ayu­dan al in­cre­men­to del em­pleo in­for­mal, por­que si bien la tec­no­lo­gía de co­mu­ni­ca­cio­nes ha in­cor­po­ra­do prác­ti­ca­men­te a to­da la po­bla­ción en la di­ná­mi­ca eco­nó­mi­ca del país, otras tec­no­lo­gías re­la­cio­na­das con el desa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des in­dus­tria­les y agroin­dus­tria­les (ma­qui­na­ria y equi­po), son uti­li­za­das en ma­yor vo­lu­men por las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas que se desa­rro­llan en el sec­tor for­mal.

“Por lo ge­ne­ral, en las ac­ti­vi­da­des que se desen­vuel­ven en el sec­tor in­for­mal pre­do­mi­nan las téc­ni­cas de pro­duc­ción ar­te­sa­na­les, por lo que no em­plean los ins­tru­men­tos so­fis­ti­ca­dos y mo­der­nos que ofre­cen los avan­ces tec­no­ló­gi­cos. Los ne­go­cios que pre­do­mi­nan en el sec­tor in­for­mal son pe­que­ños co­mer­cios, ubi­ca­dos en los mer­ca­dos can­to­na­les o al­re­de­dor de ellos o tien­das en las ciu­da­des y pe­que­ños po­bla­dos; así co­mo en el sec­tor de ser­vi­cios, co­mo el trans­por­te y los pe­que­ños restaurantes”, fi­na­li­za.

EDI­CIÓN 119

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.