Los es­ca­lo­nes que per­sis­ten en las bre­chas de gé­ne­ro

Aun­que ellas re­pre­sen­tan más de la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial, la igual­dad de de­re­chos en­tre hom­bres y mu­je­res no se­rá po­si­ble has­ta den­tro de 170 años .

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Especial - Por Shei­la Sal­ga­do shei­la.sal­ga­do@gru­pocer­ca.com

Aun­que la bre­cha en­tre la igual­dad de de­re­chos y opor­tu­ni­da­des pa­ra mu­je­res y hom­bres, en dis­tin­tos ám­bi­tos co­mo edu­ca­ción y sa­lud se han ce­rra­do en al­gu­nos paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, per­sis­te un sal­do pen­dien­te en otros sec­to­res co­mo par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca, ocu­pa­ción de car­gos pú­bli­cos y pues­tos de li­de­raz­go en el sec­tor em­pre­sa­rial.

Se­gún un in­for­me del Ban­co Mun­dial (BM), un 90% de los paí­ses cuen­ta con po­lí­ti­cas que li­mi­tan la par­ti­ci­pa­ción eco­nó­mi­ca ple­na de las mu­je­res y tie­nen al­gún ti­po de res­tric­ción dis- cri­mi­na­to­ria que im­pi­de que pue­dan te­ner los mis­mos de­re­chos que los hom­bres, ya que las le­yes res­trin­gen su ca­pa­ci­dad de par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les de em­pleo, en­tre otros.

El BM, apun­ta que los lí­de­res de hoy de­ben crear las con­di­cio­nes pa­ra avan­zar ha­cia la igual­dad de gé­ne­ro, pro­mo­vien­do po­lí­ti­cas que ga­ran­ti­cen los mis­mos de­re­chos pa­ra hom­bres y mu­je­res.

Re­cien­te­men­te la di­rec­to­ra del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal ( FMI) Ch­ris­ti­ne La­gar­de, hi­zo un lla­ma­do a los lí­de­res pa­ra que pro­mue­van la igual­dad.

“Los men­sa­jes son po­de­ro­sos, de­be­mos abo­gar por men­sa­jes co­rrec­tos con la cau­sa de la pa­ri­dad, y los lí­de­res tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­mo­ver­los”, ex­pre­só la fun­cio­na­ria.

¿Avan­ces?

Si se quie­re me­dir el im­pac­to, Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, se mues­tra co­mo una de las re­gio­nes con gran­des avan­ces, por de­trás de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca del Nor­te, al es­ta­ble­cer una pa­ri­dad de 70%. Y ade­más des­ta­ca por con­tar con seis paí­ses que han ce­rra­do por com­ple­to la bre­cha de gé­ne­ro en el ám- bi­to de ins­truc­ción, sa­lud y su­per­vi­ven­cia; sien­do és­ta la úni­ca re­gión con es­ta dis­tin­ción. En las pró­xi­mas seis dé­ca­das se ha pro­yec­ta­do que cie­rre tam­bién la bre­cha en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos.

Se­gún el ín­di­ce Glo­bal de la Bre­cha de Gé­ne­ro 2016, a es­ta re­gión per­te­ne­cen tres de los diez paí­ses que re­gis­tran ma­yo­res avan­ces en el mun­do des­de ha­ce una dé­ca­da, es­tos son Ni­ca­ra­gua, Bo­li­via y Ecua­dor, las na­cio­nes me­jor eva­lua­das. No obs­tan­te, en el ín­di­ce tam­bién so­bre­sa­len los paí­ses de más ba­jo ren­di­mien­to de la re­gión en­ca­be­za­dos por Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Be­li­ce y Gua­te­ma­la.

Has­ta la fe­cha en La­ti­noa­mé­ri­ca, Bo­li­via, Cos­ta Ri­ca, Bra­sil, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, Mé­xi­co, Ni­ca­ra­gua, Pa­na­má y Uru­guay han es­ta­ble­ci­do pla­nes de igual­dad de gé­ne­ro a par­tir de de­cre­tos del po­der eje­cu­ti­vo. Sin em­bar­go, un to­tal de 16 paí­ses han apro­ba­do le­yes de cuo­tas de al­gún ti­po per­mi­tien­do de es­ta ma­ne­ra un ni­vel más equi­ta­ti­vo en la dis­tri­bu­ción de gé­ne­ros en los car­gos de elec­ción po­pu­lar.

Par­ti­cu­lar­men­te en Cen­troa­mé­ri­ca, con una po­bla­ción de más de 50 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, las mu­je­res re­pre­sen­tan la mi­tad de es­ta po­bla­ción, es de­cir 50.8%, y la si­tua­ción ha me­jo­ra­do de ma­ne­ra sus­tan­ti­va en di­fe­ren­tes ám­bi­tos, sos­tie­ne Sis­te­ma de la In­te­gra­ción Cen­troa­me­ri­ca­na (SICA).

Se­gún el en­te, los in­di­ca­do­res mues­tran ade­lan­tos en el gra­do edu­ca­ti­vo de las mu­je­res, au­men­tos en su in­ser­ción en el mer­ca­do la­bo­ral y en los car­gos de to­ma de de­ci­sio­nes, pe­ro exis­ten im­por­tan­tes de­sa­fíos co­mo el ac­ce­so de las mu­je­res a la justicia y a pues­tos de to­ma de de­ci­sio­nes en el ám­bi­to pú­bli­co y pri­va­do, en­tre otros.

Pa­ri­dad en el mun­do la­bo­ral

En la ba­se de da­tos de in­di­ca­do­res in­ter­na­cio­na­les del PNUD, La­ti­noa­mé­ri­ca ha ob­ser­va­do un cre­ci­mien­to de la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en la Po­bla­ción Eco­nó­mi­ca­men­te Ac­ti­va (PEA), la cual re­pre­sen­ta­ba un 50% en el año 2000 y lle­gó al 58% co­mo pro­me­dio pa­ra la re­gión en el 2011. Sin em­bar­go, el por­cen­ta­je pro­me­dio de fé­mi­nas sin in­gre­sos pro­pios es de más de un 35%, un por­cen- ta­je con­si­de­ra­ble­men­te su­pe­rior al de los hom­bres.

En 2016, el des­em­pleo en la re­gión pa­ra las mu­je­res se in­cre­men­tó más qué el de los hom­bres, con un 9,8%, se­gún es­ti­ma­cio­nes de Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT). En ese sen­ti­do, el di­rec­tor re­gio­nal Jo­sé Ma­nuel Sa­la­zar, ha he­cho lla­ma­mien­tos a per­sis­tir en los es­fuer­zos por traer más igual­dad a los mer­ca­dos la­bo­ra­les.

En un ar­tícu­lo di­fun­di­do es­te año, en el mar­co del Día In­ten­cio­nal de la Mu­jer, Sa­la­zar, pi­dió “no ba­jar la guar­dia”, ya que con­si­de­ró que las es­ta­dís­ti­cas que in­di­can una po­si­ción me­nos fa­vo­ra­ble de las mu­je­res en un mer­ca­do la­bo­ral de­ben ser con­si­de­ra­das co­mo “un lla­ma­do a la ac­ción”.

En da­tos in­clui­dos en el úl­ti­mo in­for­me anual Pa­no­ra­ma La­bo­ral de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be de OIT la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en la fuer­za la­bo­ral con­ti­nuó au­men­tan­do du­ran­te el úl­ti­mo año. No obs­tan­te un in­for­me de la CE­PAL de 2016 es­ta­ble­ce que las mu­je­res ga­nan 83,9 uni­da­des mo­ne­ta­rias por ca­da 100 que ob­tie­nen los hom­bres co­mo sa­la­rio en la re­gión.

Fren­te a es­ta reali­dad, Sa­la­zar sos­tie­ne que “es­ta­mos fren­te a un desafío es­truc­tu­ral que im­pli­ca cam­bios eco­nó­mi­cos, so­cia­les y cul­tu­ra­les”. Por eso “es ne­ce­sa­rio que los go­bier­nos y los ac­to­res so­cia­les, man­ten­gan co­mo prio­ri­dad esen­cial pro­mo­ver una ma­yor igual­dad en­tre mu­je­res y hom­bres”.

De acuer­do con la Con­sul­to­ra Ernst & Young (EY), po­ten­ciar la in­no­va­ción de las or­ga­ni­za­cio­nes re­quie­re de ma­yor di­ver­si­dad de gé­ne- ro y un 30% de las mu­je­res lí­de­res po­dría agre­gar has­ta seis pun­tos por­cen­tua­les en el mar­gen ne­to de una em­pre­sa. Pe­ro la fal­ta de mul­ti­pli­ci­dad de pen­sa­mien­to y de ex­pe­rien­cia ha li­mi­ta­do la to­ma de de­ci­sio­nes y res­trin­gi­do la in­no­va­ción, por la inequi­dad de gé­ne­ro que ac­tual­men­te se vi­ve en mu­chas de las or­ga­ni­za­cio­nes al­re­de­dor del mun­do.

Ga­brie­la Mo­ra­les, Coor­di­na­do­ra de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial de EY Cen­troa­mé­ri­ca, re­fi­rió que aún cuan­do en mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes se va­lo­ra la di­ver­si­dad y se con­si­de­ra es­tá en pro­gre­so ha­cia la pa­ri­dad de gé­ne­ro y que in­clu­so creen que es un te­ma su­pe­ra­do, so­la­men­te el 13% an­ti­ci­pa me­jo­ras sig­ni­fi­ca­ti­vas du­ran­te los pró­xi­mos cin­co años.

El es­tu­dio de EY se­ña­la que me­nos de la mi­tad de las or­ga­ni­za­cio­nes tie­nen pro­gra­mas pa­ra me­dir for­mal­men­te el pro­gre­so y muy po­cas em­pre­sas tie­nen mé­tri­cas pa­ra dar se­gui­mien­to a las mu­je­res a me­di­da que avan­zan en su ca­rre­ra. “De he­cho so­lo el 2% de las or­ga­ni­za­cio­nes mi­de el im­pac­to de las jun­tas con di­ver­si­dad de gé­ne­ro en el desem­pe­ño fi­nan­cie­ro y el 70% no lo tie­ne con­tem­pla­do co­mo una ta­rea por rea­li­zar”, ex­pli­ca Mo­ra­les.

Agre­gó que otro as­pec­to que com­pli­ca la pa­ri­dad de gé­ne­ro en las or­ga­ni­za­cio­nes es el he­cho de que las em­pre­sas no se en­fo­can en el desa­rro­llo del li­de­raz­go fe­me­nino: “Si bien el 72% di­ce ser efi­caz atra­yen­do mu­je­res a su or­ga­ni­za­ción y re­te­nién­do­las, so­lo el 56% afir­ma ser efi­cien­te en la iden­ti­fi­ca­ción, re­ten­ción y pro­mo­ción de mu­je­res lí­de­res”, fi­na­li­zó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.