La ge­ne­ra­ción más ver­de

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Especial Rse - Por Aman­da Ro­das aman­da.ro­das@gru­po­cer­ca.com

Los Mi­llen­nials va­lo­ran el com­pro­mi­so con las prácticas em­pre­sa­ria­les res­pon­sa­bles co­mo un fac­tor cla­ve en sus de­ci­sio­nes.

Pa­re­cie­ra que es­tán más en­fo­ca­dos en lo que su­ce­de en las re­des so­cia­les o las co­sas “light”, pe­ro es to­do lo con­tra­rio, los jó­ve­nes, so­bre to­do las ge­ne­ra­cio­nes Mi­llen­nials, son ca­da vez más ver­des, les im­por­ta lo que su­ce­de en el mun­do y se sien­ten co­mo “su­per­man con ca­pa ver­de” cuan­do apor­tan su grano de are­na.

Es­ta ge­ne­ra­ción tie­ne en su men­te el te­ma de re­ci­cla­je, la siem­bra de ár­bo­les, el cui­da­do del eco­sis­te­ma y un sin­fín de ac­cio­nes orien­ta­das a la ac­ti­tud y ac­cio­nes ver­des. Se­gún Co­ne Com­mu­ni­ca­tions, del Gru­po Om­ni­com, los mi­llen­nials re­pre­sen­tan 2.45 bi­llo­nes de dó­la­res en po­der ad­qui­si­ti­vo y el 70% de ellos gas­ta más en las mar­cas que apo­yan las cau­sas que les in­tere­san.

En su úl­ti­mo In­for­me Glo­bal de Sos­te­ni­bi­li­dad Cor­po­ra­ti­va de 2015, Niel­sen en­con­tró que “66% de los con­su­mi­do­res glo­ba­les di­cen que es­tán dis­pues­tos a pa­gar más por las mar­cas sos­te­ni­bles, mien­tras que en 2014 fue el 55% y en 2013 el 50%. Tam­bién en- con­tró que el 73% de los Mi­llen­nials glo­ba­les es­tán dis­pues­tos a pa­gar ex­tra por las ofer­tas sos­te­ni­bles (el 50% en 2014)”.

Se­gún el 2016 Co­ne Com­mu­ni­ca­tions Mi­llen­nial Em­plo­yee En­ga­ge­ment Study, la RSE ha­ce más que for­mar las per­cep­cio­nes de los Mi­llen­nials so­bre las mar­cas; tam­bién in­flu­ye en una va­rie­dad de de­ci­sio­nes per­so­na­les, des­de lo que com­pran has­ta don­de tra­ba­jan: qué o dón­de com­prar el 84%, dón­de tra­ba­jar el

El pro­gra­ma “Nu­trien­do el Fu­tu­ro” be­ne­fi­cia a más de 30.000 es­tu­dian­tes e in­clu­ye for­ma­ción en nu­tri­ción pa­ra pa­dres de fa­mi­lia.

Co­mo una me­ta pa­ra pros­pe­rar jun­to a las co­mu­ni­da­des don­de tie­ne pre­sen­cia, Cargill Cen­troa­mé­ri­ca desa­rro­lla ac­ti­vi­da­des so­bre cua­tro ejes in­te­gra­les que son nu­tri­ción, edu­ca­ción, se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y pro­duc­ti­vi­dad en to­da la re­gión. Jor­ge Cal­de­rón, vi­ce­pre­si­den­te de Re­la­cio­nes Gu­ber­na­men­ta­les pa­ra Cargill Amé­ri­ca La­ti­na, se­ña­ló que gra­cias al pro­gra­ma “Nu­trien­do el Fu­tu­ro”, apo­yan a más de 85 es­cue­las que be­ne­fi­cian cer­ca de 30.000 es­tu­dian­tes de la re­gión. Es­te pro­gra­ma in­clu­ye for­ma­ción en nu­tri­ción pa­ra maes­tros y pa­dres de fa­mi­lia, pro­mo­ción de huer­tos es­co­la­res, me­jo­ras en in­fra­es­truc­tu­ra li­ga­das a la ali­men­ta­ción es­co­lar y ac­ce­so a proteína. El pro­yec­to fun­cio­na con el apo­yo de CARE y la FAO, y en la re­gión in­vier­te más de US$2 mi­llo­nes de for­ma di­rec­ta por año. Vo­lun­ta­ria­do

Su­ma­do a lo an­te­rior, sus co­la­bo­ra­do­res brin­dan asis­ten­cia téc­ni­ca en los di­fe­ren­tes pro­gra­mas que im­ple­men­ta la em­pre­sa, des­ta­can­do la par­ti­ci­pa­ción de más del 80% de sus em­plea­dos en vo­lun­ta­ria­do. En paí­ses co­mo Hon­du­ras y Ni­ca­ra­gua es­te por­cen­ta­je es has­ta del 99%. Otro de los im­pac­tos del pro­gra­ma es la cons­truc­ción de más de 65 co­ci­nas bo­de­gas, que ase­gu­ran la me­rien­da es­co­lar en igual nú­me­ro de es­cue­las en to­da la re­gión. Así co­mo la do­na­ción de proteína es­ti­ma­da en unos US$ 400.000 por año, be­ne­fi­cian­do a más de 100.000 per­so­nas. En el mar­co de la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial (RSE) Cargill Cen­troa­mé­ri­ca apues­ta por las soluciones a lar­go pla­zo pa­ra su­pe­rar los re­tos so­cia­les, más allá de la fi­lan­tro­pía. Por lo que su en­fo­que se ba­sa en es­ta­ble­cer alian­zas es­tra­té­gi­cas glo­ba­les y re­gio­na­les que ase­gu­ren pro­ce­sos de de­sa­rro­llo sos­te­ni­bles, que per­du­ren más allá de la vi­da de un pro­yec­to.

76%, qué pro­duc­tos y ser­vi­cios re­co­men­dar a la gen­te el 82%. Ca­si dos ter­cios, el 64%, no acep­ta­ría un tra­ba­jo si el po­ten­cial em­plea­dor no tie­ne una fuer­te res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va.

Un “snack” de lo an­te­rior es lo que se vi­vió en la Se­ma­na de la RSE en El Sal­va­dor, or­ga­ni­za­da por la Fun­da­ción Em­pre­sa­rial pa­ra la Ac­ción So­cial (Fun­de­mas), en la que un gru­po de jó­ve­nes em­pren­de­do­res se hi­zo es­cu­char por más de 200 in­vi­ta­dos.

Con su con­cien­cia so­cial y sos­te­ni­ble han crea­do mar­cas de ne­go­cios, las que es­pe­ran sean re­pli­ca­das. Tal es el ca­so de Wendy Mo­ra­les, una tra­ba­ja­do­ra so­cial, ar­te­sa­na, ac­triz de tea­tro y em­pren­de­do­ra; que fun­dó “Azul Ori­gi­na­rio”, una aso­cia­ción de jó­ve­nes que in­ten­ta ge­ne­rar un cam­bio so­cial-am­bien­tal a tra­vés del ar­te, la edu­ca­ción y la cul­tu­ra. Su in­ten­ción es pro­mo­ver la cul­tu­ra de la paz, la equi­dad de gé­ne­ro y el cui­da­do del me­dio am­bien­te.

Ca­leb Pa­di­lla es otro jo­ven em­pren­de­dor que subió al es­ce­na­rio pa­ra ha­blar so­bre el im­pac­to que el ser hu­mano ge­ne­ra en el me­dio am­bien­te cuan­do no con­tri­bu­ye al cui­da­do de és­te.

Es­te jo­ven san­ta­ne­co es el ac­tual pre­si­den­te de “Un pul­món más”, una or­ga­ni­za­ción no gu­ber­na­men­tal sin fi­nes de lu­cro ni tin­te po­lí­ti­co, que na­ció con el ob­je­ti­vo de li­de­rar ac­cio­nes pa­ra desa­rro­llar una so­cie­dad am­bien­tal­men­te res­pon­sa­ble.

Un ca­so di­fe­ren­te es el de Egly La­rrey­na­ga, una ac­triz de tea­tro que re­si­día en Es­pa­ña y de­ci­dió re­gre­sar a El Sal­va­dor pa­ra con­tar his­to­rias reales. Ac­tual­men­te es la di­rec­to­ra de La Ca­cha­da Tea­tro, un gru­po de mu­je­res ven­de­do­ras am­bu­lan­tes y dos es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rias que ac­túan pa­ra mos­trar la tris­te vi­da de al­gu­nas per­so­nas en El Sal­va­dor, in­clu­yen­do la vul­ne­ra­bi­li­dad del eco­sis­te­ma.

Otra jo­ven que es­tá en­fo­ca­da de lleno en lo am­bien­tal es Sui­za Men­do­za, quien men­cio­nó que al­gu­nos de los com­po­nen­tes uti­li­za­dos en la in­dus­tria tex­til son al­ta­men­te con­ta­mi­nan­tes pa­ra el me­dioam­bien­te. “Re­pre­sen­to a Me­ra­ki, un es­tu­dio tex­til emer­gen-

El 64% de los jó­ve­nes no acep­ta­ría un tra­ba­jo si el po­ten­cial em­plea­dor no pro­mue­ve la RSE.

te que se de­di­ca a la com­bi­na­ción de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos pa­ra es­tam­par e im­pri­mir en pren­das, uti­li­zan­do ma­qui­na­ria de úl­ti­ma tec­no­lo­gía es­pe­cia­li­za­das en la ra­ma tex­til, que no da­ñan al am­bien­te”, ex­pli­có.

Es­ta ge­ne­ra­ción bus­ca su­pe­rar las ba­rre­ras fí­si­cas e ideo­ló­gi­cas y unir los es­fuer­zos que per­mi­ti­rán a los go­bier­nos, em­pre­sas y so­cie­da­des ci­vi­les de la re­gión la­ti­noa­me­ri­ca­na, en par­ti­cu­lar de El Sal­va­dor, lo­grar avan­ces con­cre­tos en el cum­pli­mien­to de los Ob­je­ti­vos de De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS) de las Na­cio­nes Uni­das. Así opi­na el re­pre­sen­tan­te de “El Mer­ca­di­to”, Óscar Va­ne­gas, tam­bién uno de los jó­ve­nes que for­mó par­te de los em­pren­de­do­res que ha­bla­ron so­bre sus pro­yec­tos en­fo­ca­dos en los ODS. “Lo que se tra­ta es de crear es­pa­cios con­jun­tos que per­mi­tan po­lí­ti­cas cohe­ren­tes pa­ra cum­plir los ob­je­ti­vos; y creo que ca­da uno tie­ne al­go que apor­tar”.

Si la re­gión quie­re po­ner fin a la po­bre­za, pro­te­ger el pla­ne­ta y ga­ran­ti­zar que to­das las per­so­nas go­cen de paz y pros­pe­ri­dad; de­be apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que ofre­ce el tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo, se­ña­ló.

José Cal­de­rón Vi­ce­pre­si­den­te de Re­la­cio­nes Gu­ber­na­men­ta­les de Cargill.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.