El gol­pe de ISIS al tu­ris­mo

El in­cre­men­to de aten­ta­dos te­rro­ris­tas en las ciu­da­des eu­ro­peas im­pac­ta al tu­ris­mo, unas de las prin­ci­pa­les fuen­tes de in­gre­sos del con­ti­nen­te.

Mercados & Tendencias Costa Rica - - Sumario - María Mel­ba Ca­le­ro Por ma­ria.ca­le­ro@gru­po­cer­ca.com

Los aten­ta­dos te­rro­ris­tas en las ciu­da­des eu­ro­peas que de­ja­ron hue­lla en el PIB tu­rís­ti­co.

El te­rro­ris­mo que su­fre Eu­ro­pa es­tá vin­cu­la­do a la ideo­lo­gía yiha­dis­ta, cu­yo má­xi­mo re­fe­ren­te es Daesh, tam­bién lla­ma­do Es­ta­do Is­lá­mi­co. El au­men­to de los aten­ta­dos en los paí­ses oc­ci­den­ta­les, en los úl­ti­mos dos años y me­dio, se de­be que es­te gru­po es­tá en un cla­ro re­tro­ce­so en los te­rri­to­rios si­rios e ira­quíes que se en­con­tra­ban ba­jo su do­mi­nio.

En un in­ten­to de mos­trar su fuer­za lla­mó a sus se­gui­do­res a aten­tar en sus paí­ses de ori­gen, da­do que les re­sul­ta­ba com­pli­ca­do com­ba­tir va­rios lu­ga­res al mis­mo tiem­po. Por ello, el au­men­to de los aten­ta­dos en Eu­ro­pa de­be ver­se co­mo una mues­tra de de­bi­li­dad del gru­po yiha­dis­ta, que ya se ve im­po­ten­te pa­ra com­ba­tir y de­fen­der los te­rri­to­rios de su ca­li­fa­to.

Eu­ro­pa ha vi­vi­do una se­rie de aten­ta­dos te­rro­ris­tas: un ti­ro­teo en el se­ma­na­rio Char­lie Heb­do, el ata­que en el Ba­ta­clán en Pa­rís, las ex­plo­sio­nes en el me­tro de Bruselas, los atro­pe­llos ma­si­vos en el mer­ca­do na­vi­de­ño de Ber­lín y el ata­que al es­ta­dio Man­ches­ter Are­na; en­tre otros, mar­ca­ron una épo­ca de do­lor pa­ra el con­ti­nen­te y el mun­do, el que fue re­vi­vi­do por lo ocu­rri­do es­te año, en agos­to, en Bar­ce­lo­na

¿ Por­qué so­lo al­gu­nos paí­ses se han vis­to afec­ta­dos por el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta? En­tre las ra­zo­nes que lo pue­den ex­pli­car es­tán, por una par­te la pre­sen­cia de ele­va­dos ni­ve­les de ra­di­ca­li­za­ción en las se­gun­das y ter­ce­ras ge­ne­ra­cio­nes de mu­sul­ma­nes, que no se con­si­de­ran to­tal­men­te in­te­gra­das; y por la otra la pre­sen­cia a mi­li­tar de es­tos paí­ses en la lu­cha con­tra el Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Paí­ses que pa­re­cían no es­tar en la mi­ra de las ac­cio­nes yiha­dis­tas las han su­fri­do re­cien­te­men­te. Es­pa­ña, que su­frió el 11 de mar­zo de 2004 el atentado en Ato­cha, la ter­mi­nal fe­rro­via­ria de Ma­drid, vi­vió el pa­sa­do 17 de agos­to una jor­na­da fa­tal, cuan­do una fur­go­ne­ta reali­zó un atro­pe­lla­mien­to ma­si­vo en la zo­na cen­tral del pa­seo de Las Ram­blas, des­de la ca­lle Buen Su­ce­so has­ta el pa­vi­men­to Mi­ró, fren­te al Mer­ca­do de la Bo­que­ría. El ata­que, que de­jó 15 per­so­nas

Tú­nez, Egip­to y Tur­quía per­die­ron prác­ti­ca­men­te la mi­tad de los in­gre­sos que re­ci­bían años atrás por el ru­bro tu­ris­mo.

muer­tas y más de un cen­te­nar de he­ri­dos, fue obra de una cé­lu­la yiha­dis­ta de 12 miem­bros re­clu­ta­dos por el imán de Ri­poll, Ab­del­ba­ki Es Satty, quien ha­bía es­ta­do en con­tac­to con de­te­ni­dos por el atentado en Ato­cha.

Sin em­bar­go, el ob­je­ti­vo ini­cial de los te­rro­ris­tas era más am­bi­cio­so. Un día an­tes, el 16 de agos­to, una ex­plo­sión ac­ci­den­tal en una ur­ba­ni­za­ción de Al­ca­nar, cer­ca­na a Bar­ce­lo­na, ace­le­ró los pla­nes. La po­li­cía en­con­tró 15 ga­rra­fas de gas bu­tano y di­ver­sos pro­duc­tos pa­ra fa­bri­car bom­bas ca­se­ras con las que pen­sa­ban ata­car mo­nu­men­tos e igle­sias, en­tre ellas la cé­le­bre Sa­gra­da Fa­mi­lia, de Gau­dí.

Al día si­guien­te, el vier­nes 18 de agos­to, en Fin­lan­dia, un ata­que con un pu­ñal de­jó co­mo re­sul­ta­do 2 muer­tos y ocho he­ri­dos; y el sá­ba­do en Ru­sia fue­ron apu­ña­la­das sie­te per­so­nas.

Es­to de­mues­tra que cual­quier Es­ta­do pue­de ver­se sor­pren­di­do en cual­quier mo­men­to por un atentado, da­do que re­sul­ta im­po­si­ble ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los ciu­da­da­nos en un 100%.

El gol­pe al tu­ris­mo

Los di­ver­sos ata­ques en Eu­ro­pa han sig­ni­fi­ca­do un du­ro gol­pe pa­ra el tu­ris­mo en una re­gión que atrae a vi­si­tan­tes de to­do el mun­do. De acuerdo con la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu­ris­mo ( OMT) mi­llo­nes de per­so­nas lle­gan ca­da año a Eu­ro­pa con la fi­na­li­dad de co­no­cer sus di­ver­sos lu­ga­res his­tó­ri­cos.

En 2016, las lle­ga­das in­ter­na­cio­na­les al con­ti­nen­te eu­ro­peo se si­tua­ron en los 620 mi­llo­nes, 2% más que en el 2015. Des­glo­sa­das por área, a Eu­ro­pa Me­ri­dio­nal y Me­di­te­rrá­nea las lle­ga­das so­lo au­men­ta­ron el 1% mien­tras que Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal no re­gis­tró va­ria­cio­nes.

El pro­ble­ma no es tan­to el po­co flu­jo de via­je­ros, sino que el nú­me­ro de ata­ques se mul­ti­pli­ca. Se­gún el Glo­bal Te­rro­rism Da­ta­ba­se ( GTD) en el 2011 hu­bo 5.000 aten­ta­dos y ya pa­ra el 2015 su­ma­ron 14,806.

Las ca­pi­ta­les cen­troeu­ro­peas en las que se pro­du­je­ron aten­ta­dos du­ran­te los úl­ti­mos dos años ya han em­pe­za­do a su­frir las con­se­cuen­cias, co­mo es el ca­so de Pa­rís o Lon­dres. Car­los Igua­la­da,

es­pe­cia­lis­ta en aná­li­sis de te­rro­ris­mo y crea­dor y coor­di­na­dor del Ob­ser­va­to­rio de Aten­ta­dos, en Es­pa­ña, ase­gu­ra que de to­dos los paí­ses Tur­quía es el más afec­ta­do en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos por la ac­ción te­rro­ris­ta, ya que ha per­di­do cer­ca del 50% de los in­gre­sos que re­ci­bía gra­cias al tu­ris­mo, de­bi­do a que los ac­tos te­rro­ris­tas que su­frió no pro­vi­nie­ron só­lo de Daesh ( Es­ta­do Is­lá­mi­co), sino tam­bién del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res de Kur­dis­tán ( PKK).

El Ob­ser­va­to­rio de la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo y Con­gre­so de la ca­pi­tal fran­ce­sa es­ti­ma que los ata­ques te­rro­ris­tas su­fri­dos en la ciu­dad de la To­rre Eif­fel a fi­na­les del 2015 y prin­ci­pios del 2016 se tra­du­je­ron en la dis­mi­nu­ción del arri­bo de tu­ris­tas a Pa­rís de 1,3 mi­llo­nes. Las re­ser­vas en los ho­te­les se re­du­je­ron el 6%, una ci­fra que no se re­gis­tra­ba des­de el 2009, lo que re­pre­sen­ta un du­ro gol­pe pa­ra el Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB), en el cual el sec­tor tu­rís­ti­co re­pre­sen­ta un 8%.

“El te­rro­ris­mo afec­ta en gran me­di­da al tu­ris­mo en de­ter­mi­na­dos paí­ses, es­pe­cial­men­te en aque­llos cu­yo flu­jo de vi­si­tan­tes bus­ca­ba el ocio. Los paí­ses que más pér­di­das en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos han su­fri­do de­bi­do a los ata­ques te­rro­ris­tas son Tú­nez, Egip­to y Tur­quía; que per­die­ron prác­ti­ca­men­te la mi­tad de los in­gre­sos que re­ci­bían años atrás”, ex­pli­ca Igua­la­da.

El he­cho que los paí­ses re­ci­ban me­nos in­gre­sos afec­ta di­rec­ta­men­te al pa­tri­mo-

Lue­go de los aten­ta­dos en Pa­rís, las re­ser­vas en los ho­te­les se re­du­je­ron el 6%, una ci­fra que no se re­gis­tra­ba des­de el 2009, lo que re­pre­sen­ta un du­ro gol­pe pa­ra el Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB), en el cual el sec­tor tu­rís­ti­co re­pre­sen­ta un 8%.

nio cul­tu­ral. En Egip­to el sec­tor tu­rís­ti­co fi­nan­cia el man­te­ni­mien­to y la res­tau­ra­ción de los mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos y sin es­tos es­tos se co­rre el ries­go de que se de­te­rio­ren e in­clu­so pue­dan per­der­se.

La ac­ción del te­rro­ris­mo po­ne in­du­da­ble­men­te en ries­go los in­tere­ses de las com­pa­ñías trans­na­cio­na­les pre­sen­tes en di­chos paí­ses y com­pli­ca la lle­ga­da de nue­vas in­ver­sio­nes. Ello con­lle­va a que mu­chos paí­ses, que en otros mo­men­tos han con­ta­do con em­pre­sas ex­tran­je­ras que les ge­ne­ran ri­que­za, ha­yan aban­do­na­do sus pla­nes co­mer­cia­les, lo que agra­va una ya de­li­ca­da si­tua­ción eco­nó­mi­ca.

En con­tra de los oc­ci­den­ta­les

El au­men­to de los aten­ta­dos ha obli­ga­do a los paí­ses eu­ro­peos a re­vi­sar sus es­tra­te­gias de se­gu­ri­dad, da­do que en al­gu­nos de ellos se ha com­pro­ba­do la exis­ten­cia de im­por­tan­tes erro­res en torno a es­tas cues­tio­nes.

En el as­pec­to so­cial, el te­rro­ris­mo tie­ne co­mo ob­je­ti­vo pro­vo­car que las per­so­nas se sien­tan in­se­gu­ras y vi­van te­me­ro­sas, con lo que con­si­gue su fi­na­li­dad al al­te­rar la vi­da dia­ria de los ciu­da­da­nos; y po­la­ri­zar a la so­cie­dad pa­ra con­ver­tir a la po­bla­ción mu­sul­ma­na en el ob­je­ti­vo de la ira en los paí­ses eu­ro­peos, lo que po­dría lle­var a una mar­gi­na­li­za­ción que se­ría el cal­do de cul­ti­vo ideal pa­ra su re­clu­ta­mien­to por las or­ga­ni­za­cio­nes yiha­dis­tas.

La elec­ción de los ob­je­ti­vos tie­ne un tras­fon­do que va más allá que el del pro­pio ata­que y el pá­ni­co que pro­vo­ca. Igua­la­da ex­pli­ca que una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de Daesh a la ho­ra es­co­ger los blan­cos es que los mis­mos sue­len ha­cer re­fe­ren­cia al mo­do de vi­da o a los va­lo­res oc­ci­den­ta­les.

Co­mo ejem­plo se pue­den ana­li­zar los aten­ta­dos rea­li­za­dos en Pa­rís en va­rios res­tau­ran­tes y en la sa­la Ba­ta­clán en el año 2015, don­de se re­fle­ja que fue un cla­ro ata­que con­tra la for­ma de vi­da y de ocio oc­ci­den­tal. Por otro la­do, el atentado en Lon­dres en mar­zo de es­te año se pro­du­jo jun­to al par­la­men­to bri­tá­ni­co, que re­pre­sen­ta la cu­na de la de­mo­cra­cia en Eu­ro­pa, un sis­te­ma de go­bierno al que los te­rro­ris­tas yiha­dis­tas son con­tra­rios.

Co­mo res­pues­ta a los ata­ques los go­bier­nos han to­ma­do di­ver­sas me­di­das de se­gu­ri­dad. “Los Es­ta­dos oc­ci­den­ta­les han me­jo­ra­do su coope­ra­ción y han adop­ta­do nue­vas es­tra­te­gias pa­ra com­ba­tir al te­rro­ris­mo. No obs­tan­te, to­da­vía que­da mu­cho tra­ba­jo por ha­cer, es­pe­cial­men­te en las re­des so­cia­les, que son el me­dio prin­ci­pal a tra­vés del cual los gru­pos yiha­dis­tas rea­li­zan las la­bo­res de adoc­tri­na­mien­to y re­clu­tan a nue­vos adep­tos a su cau­sa”, en­fa­ti­za Igua­la­da.

¿Qué le es­pe­ra a Eu­ro­pa?

Luis de la Cor­te, miem­bro del Ob­ser­va­to­rio In­ter­na­cio­nal de Es­tu­dios so­bre Te­rro­ris­mo ( OIT), in­di­ca que la si­tua­ción ac­tual en los paí­ses afec­ta­dos de­pen­de del área que se ana­li­ce. Si se en­fo­ca en los paí­ses de Orien­te Me­dio la si­tua­ción es dra­má­ti­ca, ya que los aten­ta­dos se dan de for­ma dia­ria mien­tras en Oc­ci­den­te son es­po- rá­di­cos, pe­se al au­men­to que se ha da­do en los úl­ti­mos dos años.

Por en­de, es di­fí­cil ha­cer un va­ti­ci­nio so­bre el de­sa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos. Lo más pro­ba­ble es que los aten­ta­dos yiha­dis­tas se re­pi­tan, con ma­yor o me­nor asi­dui­dad en fun­ción de la evo­lu­ción de la lu­cha con­tra Daesh en los te­rri­to­rios que to­da­vía con­tro­la en Siria e Irak.

“Vi­vi­mos en un mun­do in­ter­co­nec­ta­do y glo­ba­li­za­do, en el que cual­quier ries­go y ame­na­za afec­ta di­rec­ta­men­te al mun­do en­te­ro, por lo que en cual­quier mo­men­to pue­de dar­se una si­tua­ción ines­pe­ra­da que ha­ga cam­biar el con­tex­to ge­po­lí­ti­co en el que nos en­con­tra­mos y al­te­rar de un día pa­ra otro los in­tere­ses y la se­gu­ri­dad de los Es­ta­dos.”, fi­na­li­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.