¡QUE LA LLU­VIA NO HA­GA ES­TRA­GOS CON SU CARRO!

LA ÉPO­CA LLU­VIO­SA PRE­PA­RE SU AU­TO PA­RA CA­TÁS­TRO­FES Y APREN­DA A EVI­TAR

Motores Elite - - PORTADA -

Lle­ga­ron las llu­vias y con ellas los do­lo­res de ca­be­za que nin­gu­na aspirina pue­de ali­viar, y el cau­san­te es el caos vial en una tar­de de agua­ce­ro pa­re­jo. El vi­drio em­pa­ña­do y la im­pa­cien­cia pro­vo­ca­da por las bo­ci­nas de los de­más con­duc­to­res ge­ne­ran un es­trés que se apo­de­ra de los con­duc­to­res y an­te la im­po­ten­cia se tien­de a pi­sar con ma­yor fuer­za el ace­le­ra­dor y es en es­te pre­ci­so mo­men­to que se pro­du­ce una gran can­ti­dad de ac­ci­den­tes. Sin em­bar­go, si­tua­cio­nes de es­te ti­po se pue­den evi­tar pre­pa­rán­do­se uno mis­mo y al carro, pa­ra que nin­gún di­lu­vio sea cau­san­te de un su­ce­so. las ca­rre­te­ras se vuel­ven más pe­li­gro­sas por el efec­to de hi­dro­pla­nea­mien­to (que es la com­bi­na­ción del agua de la llu­via con el acei­te que de­jan los vehícu­los en las ca­rre­te­ras), lo cual las vuel­ve más res­ba­lo­sas, o la ne­bli­na o llu­via tu­pi­da que re­du­cen la vi­si­bi­li­dad, y por tan­to, au­men­tan el ries­go pa­ra un ac­ci­den­te”, ex de Ser­vi­cio de Au­tos Su­ba­ru. Las pri­me­ras llu­vias por lo ge­ne­ral son pe­li­gro­sas y sa­can a - cias que se ha­yan im­preg­na­do du­ran­te la es­ta­ción se­ca.

Wal­ter He­rre­ra

whe­rre­ra@la­re­pu­bli­ca.net

18

LA RE­PÚ­BLI­CA Ja­son Meléndez, ge­ren­te de Ser­vi­cio de Au­tos Su­ba­ru, brin­da con­se­jos úti­les pa­ra ga­nar­le la ba­ta­lla a la llu­via y pre­ve­nir al­gún even­to des­afor­tu­na­do. Iden­ti­fi­que un hon­go Si el pa­ra­bri­sas mues­tra un la­grimeo o ve una fi­gu­ra de ho­jue­la y pier­de la ni­ti­dez, un hon­go se apo­de­ró de su vi­drio. Al pa­sar un tra­po se ve una man­cha y el agua no lo qui­ta­rá, se re­quie­re un agen­te an­ti­hon­gos es­pe­cial. Vi­drios em­pa­ña­dos Si el vi­drio se em­pa­ña y al pren­der el ai­re pa­ra mi­ti­gar la con­den­sa­ción es­te si­gue igual, hay que lle­var­lo al ta­ller. ¿Qué no es ne­go­cia­ble ni apla­za­ble con el vehícu­lo? • Las es­co­bi­llas de­ben

fun­cio­nar ade­cua­da­men­te. • Re­vi­se que las llan­tas no

es­tén li­sas. • To­das las luces de­ben

fun­cio­nar ade­cua­da­men­te. • Los fre­nos de­ben es­tar en

per­fec­to es­ta­do. • El cin­tu­rón de se­gu­ri­dad es un im­ple­men­to que sal­va la vi­da, úse­lo ade­cua­da­men­te y ve­le por que los de­más pa­sa­je­ros tam­bién lo ha­gan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.