MU­JE­RES TRANS­FOR­MA­RON EL MUN­DO DE LOS AU­TOS

IN­GE­NIO­SA MU­JER FUE­RON FRU­TO DE UNA USO DIA­RIO EN LA AC­TUA­LI­DAD MU­CHOS OB­JE­TOS DE

Motores Elite - - ÍNDICE - Walter He­rre­ra whe­rre­ra@la­re­pu­bli­ca.net

Alo lar­go de las úl­ti­mas dé­ca­das una gran can­ti­dad de hom­bres han ins­cri­to sus nom­bres en la his­to­ria del au­to­mó­vil. Con sus in­ven­tos desa­rro­lla­ron he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer­nos a to­dos los con­duc­to­res la vi­da un po­co más sen­ci­lla. Pe­ro no siem­pre tu­vi­mos las fa­ci­li­da­des que en­con­tra­mos hoy. En al­gún mo­men­to de la his­to­ria no era po­si­ble qui­tar el agua del pa­ra­bri­sas con el caer de la llu­via. Du­ran­te los in­vier­nos tam­po­co exis­tía un sis­te­ma que man­tu­vie­ra la tem­pe­ra­tu­ra agra­da­ble den­tro del ha­bi­tácu­lo, en­tre otras co­sas. mu­je­res uti­li­za­ron su as­tu­cia pa­ra in­ven­tar ar­tícu­los pro­pios del au­to que so­lu­cio­na­ron es­tos in­con­ve­nien­tes. Por eso MO­TO­RES quie­re ren­dir ho­me­na­je a to­das aque­llas in­ge­nio­sas mu­je­res que re­vo­lu­cio­na­ron la in­dus­tria y les pre­sen­ta­mos los in­ven­tos pa­ra au­tos pen­sa­dos y desa­rro­lla­dos por mu­je­res pa­ra el mun­do en­te­ro.

MAR­GA­RET WILCOX

CA­LE­FAC­CIÓN PA­RA AU­TOS

El sis­te­ma de ca­le­fac­ción pa­ra au­to­mó­vi­les, el cual lle­va­ba el ai­re di­rec­ta­men­te del mo­tor, fue in­ven­ta­do por Mar­ga­ret

A. Wilcox en 1893. Su di­se­ño con­sis­tía en una sim­ple aber­tu­ra que co­mu­ni­ca­ba la zo­na del mo­tor con el ha­bi­tácu­lo des­ti­na­do a los pa­sa­je­ros. Sin em­bar­go, es­te sis­te­ma no per­mi­tía con­tro­lar la tem­pe­ra­tu­ra, por lo que el sis­te­ma fue me­jo­ran­do con

el pa­so de los años.

FLO­REN­CE LAW­REN­CE

IN­DI­CA­DOR DE CAM­BIOS DI­REC­CIO­NAL

La exi­to­sa ac­triz ca­na­dien­se de ci­ne mu­do tu­vo la opor­tu­ni­dad de ac­tuar en más de 270 fil­mes de re­nom­bre. Sin em­bar­go, no es so­lo su desem­pe­ño co­mo ac­triz lo que lle­va a Flo­ren­ce a apa­re­cer en los li­bros de his­to­ria. Tam­bién fue

la in­ven­to­ra de las “di­rec­cio­na­les”. El in­ven­to con­sis­tía en una pa­lan­ca que cuan­do

era ti­ra­da por el con­duc­tor ac­cio­na­ba un “bra­zo” que subía o ba­ja­ba se­gún la di­rec­ción ha­cia

don­de el vehícu­lo gi­ra­ría. Ade­más, desa­rro­lló una se­ñal de freno en la

que un “bra­zo” con una se­ñal de “al­to” se des­ple­ga­ba cuan­do el con­duc­tor pi­sa­ba el pe­dal

del freno. Law­ren­ce no pa­ten­tó su in­ven­to.

STEPHANIE KWOLEK

NEU­MÁ­TI­COS CON KE­VLAR

Es­ta quí­mi­ca po­la­co-es­ta­dou­ni­den­se es la in­ven­to­ra del po­li­pa­ra­fe­ni­leno te­ref­ta­la­mi­da más co­no­ci­do co­mo Ke­vlar. En 1965, for­mó par­te del equi­po que bus­ca­ba una fi­bra que fue­ra re­sis­ten­te y li­ge­ra pa­ra su uso en los neu­má­ti­cos. Kwolek des­cu­brió que los po­lí­me­ros con los que tra­ba­ja­ba en ese mo­men­to for­ma­ban cris­ta­les de lí­qui­do que po­dían con­ver­tir­se en fi­bra y al pro­bar­los en los neu­má­ti­cos, des­cu­brió que di­chas fi­bras lla­ma­das “Ke­vlar” no se rom­pe­rían en si­tua­cio­nes don­de el nai­lon sí lo ha­ría. Ac­tual­men­te, los Ke­vlar se usan en el di­se­ño de ar­tícu­los es­pa­cia­les, ca­bles sub­ma­ri­nos, cas­cos, fre­nos de au­to­mó­vi­les y cha­le­cos an­ti­ba­las.

MARY AN­DER­SON

LIMPIAPARABRISAS

Es­te ele­men­to tan in­dis­pen­sa­ble en días de llu­via es un in­ven­to de la em­pre­sa­ria nor­te­ame­ri­ca­na Mary An­der­son. En 1903, mien­tras via­ja­ba en tran­vía por un via­je de ne­go­cios a Nue­va York, ob­ser­vó có­mo el con­duc­tor de­bía ba­jar­se cons­tan­te­men­te a limpiar la nie­ve y el hie­lo que caían en los cris­ta­les. A su re­gre­so, se le ocu­rrió crear un dis­po­si­ti­vo gi­ra­to­rio con una lá­mi­na de cau­cho que el con­duc­tor po­día ac­cio­nar a tra­vés de una pa­lan­ca, des­de aden­tro del vehícu­lo. El limpiaparabrisas se con­vir­tió en un ele­men­to es­tán­dar de los au­tos a par­tir de 1916.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.