UN AU­TO, UNA PA­SIÓN, UN AMOR

Motores Elite - - EDITORIAL - Por Wal­ter He­rre­ra whe­rre­ra@la­re­pu­bli­ca.net

“La má­qui­na de en­sue­ño, una má­qui­na tan im­pe­ca­ble... Con los pis­to­nes bom­bean­do y los ta­pa­cu­bos re­lu­cien­tes... Cuan­do su­je­to tu vo­lan­te... to­do lo que es­cu­cho es tu en­gra­na­je”. Es­tas son al­gu­nas fra­ses de la can­ción “Es­toy enamo­ra­do de mi au­to”, que es­cri­bió Ro­ger Tay­lor, ba­te­ris­ta de la ban­da Queen en 1975. La le­tra de es­te clá­si­co fue pen­sa­da pa­ra to­dos aque­llos y aque­llas que ad­mi­ten ser más que sim­pa­ti­zan­tes por sus vehícu­los. Es­te ro­man­ce lo com­par­ten per­so­nas de to­do el país que se reúnen pa­ra con­ver­sar y sa­ciar­se de to­do lo que un mo­de­lo re­pre­sen­ta.

¿De qué ma­ne­ra?

For­man­do par­te de un club de au­tos. Un gru­po de ro­mán­ti­cos por los motores que bus­can cual­quier ex­cu­sa pa­ra sa­lir y pa­sear con los de su cla­se por las ca­rre­te­ras na­cio­na­les. En Cos­ta Ri­ca hay un sin­nú­me­ro de clu­bes de au­to. Créan­me que hi­ci­mos el es­fuer­zo de con­ta­bi­li­zar­los y re­sul­tó im­po­si­ble. Ca­da mo­de­lo tie­ne su pro­pio club y en oca­sio­nes un mis­mo mo­de­lo tie­ne más de un club en al­gún área del te­rri­to­rio na­cio­nal. En es­ta edi­ción nos aden­tra­mos en cua­tro de los clu­bes más im­por­tan­tes del país pa­ra com­pren­der es­ta afi­ción pa­ra aque­llos a quie­nes les co­rre acei­te por las ve­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.