Mi­sión Ti­bu­rón

La mu­jer ti­bu­ron

Perfil (Costa Rica) - - Contenido - An­drea Gon­zá­lez Me­sén Alon­so Te­no­rio

Sue­ño de un san­tua­rio ma­rino

Ile­na Za­ne­lla na­ció en Ita­lia, su len­gua na­tal no es el es­pa­ñol y aún hoy, con más de 15 años en Cos­ta Ri­ca, arras­tra en sus pa­la­bras hue­llas de su tie­rra de ori­gen. So­lo eso y su nú­me­ro de pa­sa­por­te la de­la­tan co­mo fo­rá­nea. Su amor por la fau­na ma­ri­na cos­ta­rri­cen­se la han con­ver­ti­do en una ver­da­de­ra ti­ca y no cual­quie­ra, sino una que lu­cha y que to­da­vía tie­ne es­pe­ran­za en la con­ser­va­ción de nues­tros ma­res.

Des­de jo­ven arri­bó jun­to a sus padres y her­ma­nos a Pla­yas del Co­co, en Gua­na­cas­te. Sus pro­ge­ni­to­res vie­ron en la lla­ma­da sui­za cen­troa­me­ri­ca­na una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio, una vi­da más tran­qui­la y más po­si­bi­li­dad de es­tar cer­ca de la na­tu­ra­le­za.

El cam­bio de ca­sa, co­mu­ni­dad, ami­gos y am­bien­te fue sua­vi­za­do por las olas del mar y por la pa­sión que po­co a po­co Ile­na fue desa­rro­llan­do por la bio­di­ver­si­dad.

Con­ver­tir­se en bió­lo­ga la guió a lo que ama: los ti­bu­ro­nes. Lue­go de gra­duar­se de la Uni­ver­si­dad Nacional lu­chó por ha­cer reali­dad el sue­ño de te­ner su pro­pia or­ga­ni­za­ción. Hoy des­de Mi­sión Ti­bu­rón pro­mue­ve la in­ves­ti­ga­ción, el ma­ne­jo y la con­ser­va­ción de es­pe­cies ma­ri­nas.

Mi­sión Ti­bu­rón es el sue­ño de Ile­na y la trin­che­ra des­de don­de la bió­lo­ga lu­cha por la con­ser­va­ción de la bio­di­ver­si­dad ma­ri­na, la edu­ca­ción y por crear un san­tua­rio pa­ra es­tos es­cua­los.

BIó­LO­GA DES­DE SIEM­PRE

El le­ga­do de la fa­mi­lia ya es­ta­ba es­cri­to. El ne­go­cio es la cons­truc­ción y las ex­pec­ta­ti­vas so­bre los Za­ne­lla era se­guir ma­ne­jan­do el pro­yec­to que sus padres fun­da­ron al lle­gar a Cos­ta Ri­ca. No obs­tan­te, pu­do más la na­tu­ra­le­za.

Una vez que con­clu­yó la edu­ca­ción se­cun­da­ria en Li­be­ria, Ile­na in­gre­só a la ca­rre­ra de bio­lo­gía, des­de sus días en las au­las se apa­sio­nó por los ti­bu­ro­nes. To­dos sus pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción los en­fo­có en tra­tar de co­no­cer la bio­di­ver­si­dad ma­ri­na. Cuen­ta que me­ses an­tes de con­cluir su ba­chi­lle­ra­to in­da­gó en­tre pro­fe­so­res la me­jor op­ción pa­ra es­pe­cia­li­zar­se en con­ser­va­ción; sin em­bar­go,

la úni­ca al­ter­na­ti­va, ase­gu­ra­ban, era sa­lir de Cos­ta Ri­ca o in­cli­nar­se por la acui­cul­tu­ra.

“Co­mo to­dos los pro­fe­so­res me de­cían eso, pen­sé en cur­sar una li­cen­cia­tu­ra con en­fo­que de acui­cul­tu­ra, no re­la­cio­na­do a con­ser­va­ción; me des­ani­mé un po­co y di­je ‘bueno es­tá bien voy a de­jar a los ti­bu­ro­nes de la­do‘”.

Ile­na nun­ca ima­gi­nó que su prác­ti­ca fi­nal so­bre el im­pac­to del bu­ceo en la Is­la del Co­co le da­ría un gi­ro a sus de­ci­sio­nes y a su vi­da. Su­mer­gir­se en el mar y te­ner a los mar­ti­llo a me­tros de dis­tan­cia en­cen­dió su con­vic­ción de trans­for­mar­se en bió­lo­ga ma­ri­na.

“Re­cuer­do cuando vi por pri­me­ra vez a un ti­bu­rón mar­ti­llo, que­dé com­ple­ta­men­te im­pac­ta­da y di­je ‘no, yo no voy a ha­cer esa li­cen­cia­tu­ra’ (de acui­cul­tu­ra). Me pro­pu­se es­tu­diar con­ser­va­ción y a los ti­bu­ro­nes que es lo que a mí me gus­ta. Si aquí es­tán en­fren­te mío pa­ra qué voy a ha­cer al­go que no me ani­ma y no me mue­ve”, re­cor­dó.

Por dos años for­mó parte de las fi­las del Pro­gra­ma de Res­tau­ra­ción de Tor­tu­gas Ma­ri­nas (Pre­to­ma), una de las pri­me­ras or­ga­ni­za­cio­nes en tra­ba­jar con ti­bu­ro­nes en el país, prin­ci­pal­men­te con la pro­ble­má­ti­ca del ale­teo.

Ahí, Ile­na co­no­ció a An­drés López, otro bió­lo­go ma­rino que al igual que ella se apa­sio­na por es­tos es­cua­los. Jun­tos, en el 2009 de­ci­die­ron crear Mi­sión Ti­bu­rón.

“En reali­dad es­ta­mos muy con­ten­tos. Mi­sión Ti­bu­rón fue nues­tro pri­mer be­bé. Crear una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro, ob­te­ner fi­nan­cia­mien­to y to­da esa parte fue du­ro, pe­ro

"Su ma­yor ame­na­za es la pes­ca, pe­ro la con­ta­mi­na­cion del ha­bi­tat tam­bien los es­ta afec­tan­do".

ya con el tiem­po he­mos lo­gra­do con­cre­tar va­rios pro­yec­tos”, co­men­tó.

Nun­ca se ima­gi­nó tra­ba­jan­do co­mo maes­tra, pe­ro así ha si­do. El pri­mer pro­yec­to –el que les dio el em­pu­je y la con­fian­za de se­guir– fue pre­ci­sa­men­te de edu­ca­ción am­bien­tal lla­ma­do Ruta Ti­bu­rón. Lle­ga­ron a cer­ca de 20 es­cue­las y po­co más de 2.500 ni­ños de co­mu­ni­da­des cos­te­ras re­la­cio­na­das con la pes­ca.

La pro­pues­ta era fo­men­tar la con­ser­va­ción de los ti­bu­ro­nes, tra­tan­do de cam­biar la vi­sión en los ni­ños de que es­te ani­mal es el ma­lo de la pe­lí­cu­la y en­se­ñar­les la im­por­tan­cia de con­ser­var­los.

“Las pri­me­ras ve­ces me po­nía ner­vio­sa cuando iba a ha­blar con es­tu­dian­tes, no es­ta­ba acos­tum­bra­da a esa in­ter­ac­ción. Aho­ra tra­ba­jar con ellos es mo­ti­va­dor y le de­vuel­ven a uno la es­pe­ran­za de que las co­sas pue­den cam­biar y que po­de­mos te­ner un fu­tu­ro me­jor. Los ni­ños son la car­ga de ener­gía que ne­ce­si­ta­mos pa­ra ha­cer que nues­tros re­sul­ta­dos se con­cre­ten”, di­ce Ile­na.

El pro­yec­to de es­tos bió­lo­gos no que­dó allí, co­mo di­ce es­ta mu­jer, los ti­bu­ro­nes se en­car­ga­ron de unir­los en lo pro­fe­sio­nal y lo per­so­nal. Ha­ce seis años se con­vir­tie­ron en pa­re­ja y ha­ce tres en padres de una ni­ña con la que sue­ñan lle­gar a bu­cear cer­ca de los ti­bu­ro­nes mar­ti­llo.

MI­SIóN TI­BU­RóN

“Cuando uno tra­ba­ja en lo que ama tie­ne la fe­li­ci­dad ase­gu­ra­da”. Es­ta fra­se la co­men­tó la bió­lo­ga ma­ri­na mien­tras iba so­bre una pe­que­ña lan­cha rumbo a la Is­la del Ca­ño en la bahía de Cor­co­va­do, en me­dio de los ca­na­les del hu­me­dal Té­rra­ba Sier­pe, el más gran­de de Cen­troa­mé­ri­ca con una ex­ten­sión que su­pera las 14.600 hec­tá­reas.

Pe­se a que las ofi­ci­nas de la fun­da­ción es­tán ubi­ca­das en Pla­yas del Co­co, Gua­na­cas­te; es­ta vi­si­ta es parte del pro­gra­ma de mo­ni­to­reo de es­pe­cies en el océano Pa­cí­fi­co de Cos­ta Ri­ca. Un plan que in­clu­ye la bús­que­da de fon­dos, la es­truc­tu­ra­ción,

el acer­ca­mien­to a co­mu­ni­da­des y lo que más ama Ile­na: el tra­ba­jo de cam­po, es­pe­cí­fi­ca­men­te el bu­ceo.

Cer­ca del pun­to co­no­ci­do co­mo el Dia­blo –lla­ma­do así por las fuer­tes co­rrien­tes ma­ri­nas que lo ro­dean– Mi­sión Ti­bu­rón co­lo­có uno de sus re­cep­to­res pa­ra iden­ti­fi­car la se­ñal emi­ti­da por las mar­cas acús­ti­cas ins­ta­la­das pre­via­men­te en los ti­bu­ro­nes y man­tas. Los ani­ma­les de­ben es­tar a un ki­ló­me­tro de dis­tan­cia del dis­po­si­ti­vo pa­ra que es­te pue­da iden­ti­fi­car el pa­so del ani­mal.

Las mar­cas acús­ti­cas son pe­que­ños apa­ra­tos que se in­ser­tan en el ab­do­men de los ti­bu­ro­nes. Si es ma­yor a 70 cen­tí­me­tros (cm) se le co­lo­ca un trans­mi­sor de 3,3 cm (V13) y si es ma­yor a un me­tro le co­rres­pon­de el V16 (6,3 cm).

Los ti­bu­ro­nes son cap­tu­ra­dos de for­ma ar­te­sa­nal y subidos a bor­da. En es­te ins­tan­te se to­man da­tos co­mo las di­men­sio­nes, se­xo y ma­du­rez se­xual en ca­so de ser ma­chos. Son de­vuel­tos al mar en me­nos de dos mi­nu­tos.

Los más gran­des son mar­ca­dos me­dian­te ar­ba­le­tas, ins­tru­men­to con pun­tas mo­di­fi­ca­das que pe­ne­tran so­lo la piel pa­ra en­gan­char el trans­mi­sor.

A la fe­cha Mi­sión Ti­bu­rón ha lo­gra­do co­lo­car cer­car de 20 re­cep­to­res, su ma­yo­ría en la zo­na de Gol­fo Dul­ce, otros cuan­tos en la Is­la del Co­co, Is­la del Ca­ño y Mur­cié­la­go. En­tre el 2010 y el 2015 mar­ca­ron más de 500 ti­bu­ro­nes y 150 ra­yas.

“La idea es tra­tar de que esa red fun­cio­ne ac­ti­va­men­te y ver cuando los ti­bu­ro­nes sa­len de Gol­fo Dul­ce, ya que he­mos de­tec­ta­do es el pun­to don­de las hem­bras vie­nen a pa­rir y sus crías se desa­rro­llan has­ta lle­gar a la eta­pa de re­pro­duc­ción. Pa­ra po­der lo­grar­lo ne­ce­si­ta­mos una red de 300 re­cep­to­res”, ex­pli­có la bió­lo­ga.

Con es­ta tec­no­lo­gía han mar­ca­do ti­bu­ro­nes ti­gre, mar­ti­llo, pun­ta blan­ca y pun­ta ne­gra. Con es­pe­cies más pe­que­ñas uti­li­zan se­ñas con­ven­cio­na­les, es de­cir, una mar­ca de plás­ti­co con los da­tos de con­tac­to de Mi­sión Ti­bu­rón, gra­cias a ellas han re­cu­pe­ra­do in­for­ma­ción de ti­bu­ro­nes.

“Hay una ti­bu­ro­na que yo siem­pre re­cuer­do, fue de las pri­me­ras diez que mar­ca­mos en el 2010. Pa­só un año dán­do­nos da­tos en el Gol­fo, lue­go se fue por 11 me­ses y volvió, su­po­ne­mos que se fue a re­pro­du­cir y re­gre­só a dar a luz a la bahía. Años más tar­de, un pes­ca­dor de mar abier­to la cap­tu­ró co­mo a 80 mi­llas de la Is­la del Co­co, nos lla­mó pa­ra avi­sar­nos que ha­bía muer­to”, la­men­tó Za­ne­lla.

“Por un la­do nos sen­tía­mos tris­tes por­que fue nues­tra hem­bra es­tre­lla, pe­ro es­tá­ba­mos emo­cio­na­dos por­que ca­si co­nec­ta­mos la Is­la de Co­co con Gol­fo Dul­ce. Ella nos con­tó al­go im­por­tan­te, nos dio da­tos re­le­van­tes y al fi­nal eso es lo que que­re­mos”.

TA­REAS PEN­DIEN­TES

Ile­na con­fie­sa que nun­ca ima­gi­nó que el pro­yec­to con el que so­ña­ba se fue­ra a con­cre­tar y mu­cho me­nos per­ma­ne­cie­ra con el tiem­po. Seis años más tar­de los ob­je­ti­vos evo­lu­cio­na­ron. Si bien evi­tar la pes­ca de la es­pe­cie sigue siendo un pi­lar, el nue­vo sue­ño se en­fo­ca en con­ver­tir a Cos­ta Ri­ca en un san­tua­rio de ti­bu­ro­nes, ini­cian­do por Gol­fo Dul­ce.

Pre­ci­sa­men­te es­ta bahía es el lu­gar de crian­za por pre­fe­ren­cia de los mar­ti­llo de­bi­do a la cer­ca­nía con los man­gla­res, el fon­do lo­do­so y las aguas tur­bias que ade­más de pro­veer de nu­trien­tes les fun­cio­na de ca­mu­fla­je de po­si­bles de­pre­da­do­res na­tu­ra­les.

La ini­cia­ti­va plan­tea­da por la bió­lo­ga ten­dría re­per­cu­sio­nes no so­lo en Cos­ta Ri­ca, sino en la re­gión prin­ci­pal­men­te en Ga­lá­pa­gos, Coi­ba en Pa­na­má y Co­lom­bia gra­cias a la na­tu­ra­le­za mi­gra­to­ria de es­tos ani­ma­les.

“Nues­tro nue­vo sue­ño es ge­ne­rar un área de pro­tec­ción pa­ra el ti­bu­rón mar­ti­llo y que de ver­dad sea efec­ti­va”, di­ce con pa­la­bras lle­nas de es­pe­ran­za.

No ha si­do fá­cil. La lu­cha por la con­ser­va­ción ha cos­ta­do no­ches en ve­la, mi­les de reunio­nes, plan-

"Re­cuer­do cuando vi por pri­me­ra vez a un ti­bu­rOn mar­ti­llo, que­de com­ple­ta­men­te im­pac­ta­da"

tea­mien­to de es­tra­te­gias y al­go de sa­cri­fi­cio fa­mi­liar. El pri­mer obs­tácu­lo si­guen siendo los fon­dos, aun­que re­co­no­ce que lo­gra­ron cap­tar in­ver­sio­nes re­le­van­tes co­mo las del Pro­yec­to BID Gol­fos, li­de­ra­do por la Fun­da­ción Ma­rVi­va con el que se pre­ten­de ge­ne­rar con­cien­cia so­bre el uso res­pon­sa­ble de los re­cur­sos ma­ri­nos y la pro­tec­ción de es­pe­cies.

Pa­ra te­ner una idea ca­da trans­mi­sor tie­ne un cos­to cer­cano a los $500 y tie­ne una vi­da útil de has­ta cua­tro años; mien­tras que ca­da re­cep­tor re­quie­re de una in­ver­sión de $1.600.

Otro obs­tácu­lo que pe­sa en el avan­ce del san­tua­rio es la eje­cu­ción a ni­vel po­lí­ti­co de las re­co­men­da­cio­nes da­das. “Lo más im­por­tan­te es que nues­tros da­tos sean uti­li­za­dos pa­ra pro­te­ger si­tios crí­ti­cos co­mo el ca­so de Gol­fo Dul­ce. El ma­yor obs­tácu­lo es pa­sar de lo da­tos y de su­ge­ren­cias a las ac­cio­nes”, se la­men­tó Ile­na.

El ini­cio del tra­ba­jo de Mi­sión Ti­bu­rón en Gol­fo Dul­ce coin­ci­dió con la prohi­bi­ción de las re­des de pes­ca y el tras­ma­llo, de­bi­do a la de­cla­ra­ción de área ma­ri­na de pes­ca res­pon­sa­ble en el que se pac­tó el re­ti­ro de las flo­tas in­dus­tria­les de la zo­na.

Se es­ti­ma que por ca­da 100 an­zue­los lan­za­dos 80 lo­gran atra­par un ti­bu­rón y de ellos so­lo el 14% so­bre­vi­ve.

Co­mo parte de su tra­ba­jo los ex­per­tos des­cu­brie­ron pun­tos de na­ci­mien­to, ten­den­cias en mo­vi­li­dad y com­por­ta­mien­tos. Ade­más del au­men­to en los ju­ve­ni­les. Lo que los mo­ti­va a pen­sar en una red de re­fu­gio mu­cho más am­plia.

El for­ta­le­ci­mien­to de co­no­ci­mien-

"Co­no­cer mas so­bre los ti­bu­ro­nes nos per­mi­ti­ra com­pren­der­los, apre­ciar­los, res­pe­tar­los y pro­te­ger­los".

tos de los fun­cio­na­rios del Mi­nis­te­rio de Am­bien­te y Ener­gía (Mi­nae), Guar­da­cos­tas e In­co­pes­ca en te­mas de bio­lo­gía, con­ser­va­ción y co­lec­ta de da­tos pa­ra sus la­bo­res de con­trol y pro­tec­ción tam­bién son parte del tra­ba­jo hor­mi­ga que rea­li­zan.

An­te la pre­gun­ta: ¿cuán­tos ti­bu­ro­nes nos que­dan en el océano?, la res­pues­ta es di­rec­ta y cru­da: ca­da vez me­nos.

Fuen­tes: Mi­sión Ti­bu­rón (www.mi­sion­ti­bu­ron.org) y Ma­rVi­va (www.ma­rvi­va.net)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.